El reposo del pájaro sabio Seguir história

sanjorge99 Jorge Luis Calero C

Dos amigos, dos esbeltos pájaros, las mismas dudas sobre la existencia, los dos responden con sus conceptos e ideas, tal vez encontremos una única y verdadera respuesta.


Conto Todo o público.
Conto
13
5.6mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

El reposo del pájaro sabio

- No, no es posible, siempre el argumento de Su existencia, si no es por una compilación de antiguos libros que aseguran estar unidos entre ellos más allá del tiempo en que fueron escritos, es por dogmas de fe, y algunos hechos sobrenaturales no probados. He escuchado a largo de estos cuarenta años de mi mediana vida y no hay más, lo única respuesta con la que quieren sostener la verdad, que dicen conocer, es la fe, y para mi la fe es una palabra que no se prueba a si misma con un concepto explícito y comprobado, dice de ella misma como una creencia y esperanza a la existencia de un ser superior, por lo cual debes seguir una serie de conceptos religiosos y normas de comportamiento social, discúlpame es lo que pienso de verdad, muchas veces lo he intentado y he buscado por todas partes a Dios del que ustedes hablan y aman. Para mi todo esto, de la creación, es el resultado de una arbitraria y casual fuerza explosiva, un cúmulo de consecuencias, si sucesos casuales, que dio paso, durante millones de siglos a lo que ahora somos, lo que nos rodea, lo que nos hace sentir que existimos, un error en esta casualidad o cadenas de sucesos habría logrado que tú y yo no estemos conversando a la orilla de este gran río.

- ¿Dime querido amigo, mis comentarios e ideas sobre este tema, te afectan de alguna manera y te alejan del cariño fraterno que nos tenemos?, ya que conozco con respeto cual es tu posición en este tema.


Lucio respondió

- No en lo absoluto, siempre habrá una parte de mi, la cual estará presta para escuchar, dialogar y refutar sobre este transcendental tema, tus dudas afirman mi Fe, cada vez que busco las respuestas a tus bien logradas inquietudes. No lo dudes, a veces por mayor experiencia y conocimiento que tenga en el tema, no lo logro encontrar aquellas palabras exactas, que formen los conceptos y que puedan explicar verdaderamente a un existencialista como tú, sin usar dogmas y la fe, lo cual, sin duda no satisface a tu racional intelecto.

- Nelson, déjame ver, pero pensar que una arbitraria y casual fuerza explosiva, un cúmulo de consecuencias, de sucesos haya formado el universo, me hace recordar un pequeño episodio aislado, pero sin dudar es algo que quiero compartir, hoy en la mañana mientras me preparaba para venir a este encuentro, mi esposa, como siempre muy comedida, mientras yo fui a mi estudio a revisar unos documentos, ella alistó la cama, con nuevas sábanas y la tendió, luego colocó el sobrecama y al final se recostó en ella para descansar unos minutos antes de alistarse para irnos juntos, cuando llegue a nuestra habitación encontré en el piso, debajo de la cama y alrededor de ella, diminutas y blanquecinas plumas de ave, descansaban como flotando sobre la clara baldosa de la habitación, sin ningún orden aparente, sin ningún sentido especial, solo estaban ahí, inmóviles y arriba de ellas sobre la cama, mi esposa descansaba plácidamente, aparentemente no se había dado cuenta, que al cambiar las fundas de las almohadas con el nuevo juego de sábanas, había provocado una diminuta ruptura involuntaria de una funda que forma la almohada, la cual está llena con pequeñas plumas de ganso y estas habían salido arbitrariamente, para formar un paisaje cósmico con apariencia algo estelar, en el piso frío de mi habitación, una sonrisa apareció en mi rostro, ella miraba desatendida el televisor y yo esbocé una singular mirada, ¿acaso había tenido una visión de la creación?, y pensé donde no debe haber nada más que el amplio piso, ahora había plumas blancas ubicadas en un perfecto orden casual, ¿cómo era posible esto? ¿cómo podían haber llegado ahí? ¿Acaso la ventana del balcón que forma mi habitación estaba abierta y un ave se desplumó?, eran sutiles y muy blancas y la ventana del balcón estaba cerrada, cualquier ave hubiera hecho ruido inquietando a mi esposa, fue entonces que mi visión se aclaró y desde lejos contemplé casi como una visión celestial, la inigualable creación del nuevo mundo de pequeñas plumas debajo de la cama y en sus alrededores próximos, no era casualidad, había un creador que descansaba sin saber lo que había creado, pero su reposo era como el de un verdadero creador, había entendido en la no casualidad, ni la espontaneidad del origen de las plumas en mi cuarto. Sin dudar será esto un hecho muy simple para alguien que conoce más de filosofía que yo, pero algo avergonzado te lo comparto, para mi fue bien claro, pero al adelantarme un poco a lo que me vas a responder, quisiera que me permitas contarte, justo ahora, en esta brillante mañana que nos acompaña, junto al río, con este exquisito café, un pequeño cuento, que lleva de generación en generación transmitiéndose, llegó a mi por la magnífica curiosidad que poseía mi abuelo sobre estos temas, quiero advertirte que este cuento, no buscará cambiar tus ideas existencialistas ni racionalistas, pero tal vez abra la pequeñita puerta de la Fe, aquella que todo hombre posee en el centro de su corazón.


El REPOSO DEL PÁJARO SABIO


Una muy esbelta y preciosa garza nocturna cangrejera volaba bien alto sobre la orilla del extenso río, buscando un refugio para reposar, justo en el amanecer. Horas antes, en la noche iluminada, una hermosa luna llena había matizado con su fría luz platinada las puras aguas del estero donde se estacionaba para nutrirse diariamente de su comida, descendió suavemente, hasta que logró aterrizar sobre el pilar de un muro que formaba parte de los extensos tramos del malecón que bordeaba el grande y extenso río, aterrizó muy pausadamente, casi con un imperceptible sonido en su final aleteo, se orientó y dirigió la parte frontal de su cuerpo hacia donde viene el ligero viento que navegaba invisible sobre el río, encogió su cuello como cobijándose en si mismo, y muy equilibradamente alzó su pata derecha, como escondiéndola entre su cuerpo y sus plumas, buscando el descanso, encontrando el reposo, inmóvil parecía ser una parte más del extenso pasamano que bordeaba al rio, parecía ser un bello y hermoso adorno y simplemente descanso, dejándose llevar por el tenue sonido de la corriente del rio.


Unos minutos más tarde cuatro negros matorraleros llegaron volando y aterrizaron muy cerca de donde la garza descansaba, muy ruidosos se movían por todas partes y uno de ellos, el más grande abrió sus alas y en un esfuerzo bajó su cabeza para luego subirla vociferando un agudo y ruidoso canto, luego sin volar pero saltando se acercó velozmente hacia el reflejo que el vidrio de una ventana cercana daba, casi como formando un espejo, el negro matorralero se miraba y cantaba, para luego al final picotear con firmeza su propio reflejo, esto lo hacía repetidamente, una y otra vez. Agotado, algo extenuado continuaba con el mismo propósito, mientras los otros tres negros matorraleros lo veían, casi como aprobando su extraño comportamiento.


La garza nocturna se despertó y ligeramente movió su rostro y se fijó en el constante ir y venir con el agudo y ruidoso canto, hasta que el fin preguntó:


- Amigo ¿que haces?


Los cuatro negros matorraleros se sorprendieron no habían detectado la presencia de la garza, que descansaba inmóvil y tres de ellos se alejaron un poco volando, pero aquel que cantaba y picoteaba la ventana no se movió y respondió:

- Acaso no lo ves, es evidente, estoy luchando contra un poderoso adversario, es enorme como yo, canta igual que yo, y tiene estratégicos movimientos de lucha igual que yo, en realidad, estoy ante uno de los desafíos más grandes de mi alada vida, tengo que vencer.


Y nuevamente embistió velozmente ante el vidrio de la ventana que reflejaba su propia imagen y cantando ruidosamente, con el pico golpeó su imagen.


- ¡Que extraño, a más de tus tres amigos que se han alejado un poco, yo solo te veo a ti, y no veo a ningún contrincante, desde aquí sólo veo tu negro y resplandeciente plumaje, sólo escucho tu ruidoso canto y por último sólo veo tus estratégicos movimientos de lucha. Comentó la garza.


- ¿Acaso tu inmóvil reposo te ha dejado ciego y son tus adaptados ojos nocturnos que no te permiten ver con la luz del sol, que me encuentro en una tenaz lucha, aquella que me permitirá salvar mi territorio?, respondió el negro matorralero.


- yo sólo veo que luchas contra tu propio reflejo, te pido que te detengas por un instante y al calmar todos tus sentidos, dejes de cantar, para que de esta manera me puedas escuchar atentamente lo que muy amigablemente te quiero decir, ¿acaso la aguda visión de combate te ciega en una imaginaria lucha? ¿acaso el agudo y lo ruidoso de tu canto de batalla no te deja oír que no hay batalla?, respondió la garza


- ¿Detenerme, para perder mi ventaja?, en realidad eres aliado de mi contrincante, sin duda, porque no hablas con ėl y le dices que se detenga, sólo así yo me detendré, respondió el negro matorralero.


- Muy bien, estoy de acuerdo, le pediré que se detenga, pero mientras se lo pido, tú quédate inmóvil viéndolo sin perder tu guardia de guerra.

- ¡Oye tú!, ¡detente! ya no luches más contra mi amigo, ya que ha llegado el tiempo de conversar, dijo la garza.


Mientras la garza decía estas palabras el negro matorralero le hizo caso y no se movió, se quedó inmóvil viéndose así mismo en guardia, pero creyendo que veía a un tenaz oponente.


<¡Victoria!¨> se dijo así mismo la garza, he conseguido por fin, que mi pequeño amigo deje de golpearse constantemente contra el concepto de algo que para el es desconocido y su primaria mente no es capaz de entender.


- Míralo, ¡ahí está!, es fuerte como yo, negro, poderoso y grande, y tiene una fuerza de ataque en su mirada que me atemoriza por dentro, es imposible que digas que no existe, ¿acaso tus ojos no lo pueden ver?. Existe como yo existo, respira, canta y lucha. Comentó el negro matorralero algo extenuado.


- <Creo que va a ser uno de esos largos días>, susurró la garza, hablando para si mismo y prosiguió diciendo:

- Sin dejar de mirar a tu amenazante oponente, respóndeme ¿que significa para ti existir? ¿Cómo sabes que todo aquello que te rodea existe? y ¿cual es el poder que te llevo a existir, sabiendo que en algún momento ya no existirás

- Profundas preguntas, pero poseo claras respuestas, pero antes de responderte bajaré mi guardia, ¡oye tú! impaciente contrincante baja la guardia junto conmigo, hagamos una pequeña tregua y escucha lo que tengo que decir.



Y poco a poco el negro matarrolero fue bajando su guardia y vio como su reflejo hacia lo mismo e intuyó que su contrincante había aceptado la tregua, descanso un poco y dejó de mirar su reflejo, ahora su mirada se dirigió hacia la garza nocturna y voló para estar más cerca de ella. La garza se complació sin demostrarlo, había logrado que su nuevo pequeño amigo se aleje por el momento del concepto existencial de ver a otro oponente en su propio reflejo y esperó a recibir las respuestas a las preguntas que había generado.


- Bien, lo primero que has preguntado ¿que significa para mi existir?, la respuesta a esta pregunta es lo que soy, es el conjunto de afirmaciones que me definen como lo que soy, muy pequeño la primera sensación de que existía fue la del calor que me deba mi madre en el nido y luego cuando mi padre y mi madre calmaron la sensación primaria de mi hambre, y lo hicieron alimentándome, luego descubrí el canto fuerte de mi padre, para luego descubrir, mis pequeñas alas, patas y plumaje, si claro me vi en el reflejo de mis hermanos que compartían el nido, luego me vi en la forma de mis padres, después descubrí muchas sensaciones, entre ellas la del dolor, como aquella vez que intenté volar por primera vez y me golpeé en una de mis alas, luego al entender y comprender la naturaleza que me rodea, con toda su extensa existencia y fragancias, mis rivales y mi comida, eso significa para mi existir.

- ¿Que, como sė que todo lo que me rodea existe?, al golpearme con un árbol, se que está ahí, al ver la huida desesperada de los pequeños insectos que son mi alimento, se que existen y quieren salvar sus vidas, al protegerme de amenazantes aves más grandes o animales furiosos con los cuales me topo, al sentir la lluvia, el viento, el sol, la noche, en fin todo me habla de que existo y que ellos existen en un mundo que nos contiene para existir.

- Y ¿cual es el poder que me llevó a existir, sabiendo que en algún momento ya no existiré? Muchas veces intuyo una fuerza que comanda al viento, la lluvia, las mareas de los ríos, influye en el nacimiento de los frutos y de las flores, gobierna los días de sol de los nublados, gobierna las formas en que se presenta la luna y gobierna las cualidades particulares de cada ser que vive y respira. Sobre aquel final momento, lo he visto desde lejos y entiendo que esta misma fuerza vital que te dio todo, un día esa fuerza vital desaparece y regresas a la tierra de donde saliste, no hay más que eso, para mi, no existe el destino sobre mi vida, pero dada mis características particulares heredadas, como mis alas, la forma de mi pico, mis garras, el color de mis plumas, las sustancias y hormonas que me gobiernan, sin duda hay un sendero con limitados caminos para un simple ave como yo, estos caminos son mi finito y conocido destino existencial. La historia de todos los seres de esta tierra, se traduce en una consecuente resultante que va directamente en función de sus dones físicos y químicos adquiridos a lo largo de generaciones de existencia, eso permite evolucionar y perdurar, pero no nos hace seres únicos en la generalidad de cada especie, sino bandadas de seres el cual su único e importante motivo es la supervivencia.


- ¿Y tu? ¿que crees de todo lo que he dicho y has preguntado?, pregunto el negro matorralero.


- yo sólo me detengo a reposar y no me preocupo tanto por analizar cada cosa que veo, pero en este silencioso estado, las respuestas llegan a mi, como la corriente de este gran río, o como el ligero viento que ahora me toca.

- Estoy pero no estoy, no levanto mis alas pero vuelo, canto, sin escuchar sonidos, llego a todas partes sin llegar, veo con los ojos cerrados, enmudezco pero por fin hablo, sí querido amigo, pero para mi esta tácita existencia no está solo en la afirmación de ser, de existir, de coexistir, hay un lugar donde las palabras no se pronuncian, sin embargo se escuchan, donde los pájaros no agitan sus alas para volar y sin embargo vuelan, donde los ojos no miran, pero sin embargo alcanzan a ver más allá del horizonte; más allá de lo que conocemos, ese lugar del que te hablo es el poder del pensamiento.

- Pero ¿que llena mis pensamientos? es simple son todas las emociones, el aprendizaje, la experiencia, el conocimiento, las conquistas, el inagotable deseo de vivir, de procrear, de comer, ¿acaso la suma de todo esto no es el reflejo real de lo que soy realmente?, adentro en lo profundo de esta envoltura de plumas y alas, en un lugar que no es lugar, pero que acompaña a este cuerpo, en un inconfundible sitio, dentro de mi, que no es tangible, no se puede medir, no se puede tocar y no se puede robar, es único para cada ser, ahí estoy yo.

- Cuando desperté y vi que luchabas contra lo que realmente crees que existe; aquel valiente contrincante, me asombró la fuerza y la firmeza de tu tenaz combate, no existen razones para creer que tu contrincante no existe, si lo estás viendo, te amenaza, te busca, o acaso simplemente puede ser el reflejo de ti mismo, en un nuevo mundo que no existe y que habita sólo en tu pensamiento, has unido en tu realidad lo que no existe y existe, tu pensamiento existencial ha evolucionado. La fuerza que lo domina todo, es semejante al humilde pensamiento, siempre está oculta y siempre esta visible, abarca el todo, perceptible y no perceptible, navega eternamente en las emociones, sin buscar encuentra, sin tener posee, es el eterno pensamiento del Hacedor.

- ¿Podrás luchar y vencer a la propia idea que refleja el concepto que tienes de tu propia existencia?, creo que estás atrapado solo en lo que tus sentidos te afirman como real y la vanidad de tu conocimiento no te deja interpretar los hechos con la verdadera humildad del pensamiento, aquella que te lleva a detenerte, a sentir, aquella que te invita a creer en posibilidades que pueden existir más allá de lo que entiendes que existe o no existe, amigo tu contrincante es tu bien logrado reflejo.


- ¡Que dices! No quiero que me veas como un necio, pero sigo afirmando que existe otra ave igual de poderosa que yo, la cual me espera desafiante, en este momento regreso a mi tenaz combate, contestó el negro matorralero.


- Antes de que te vayas quiero mostrarte algo, la garza bajo su pata derecha, alzó su cuello y extendió sus alas, su plumaje eras gris con blanco, algo azulado y dentro de sus alas, en el ala derecha se formaba una sombra o mancha de color dorado , era como un triángulo pequeño y le dijo:

- esta mancha es única, no existe otra garza que la posea fíjate bien en los detalles, algún día en que me vuelvas a ver y veas a otra ave parecida a mi, descubrirás que soy yo y sólo yo, por esta mancha.


La garza se elevó en un alto vuelo y dejó a su pequeño amigo, el cual viéndose sólo se acercó nuevamente hacia la ventana donde su reflejo se formaba y empezó nuevamente su combate, durante largos minutos, que luego se transformaron en una hora, cansado y viendo que no vencía, detrás suyo sintió un aleteo fuerte pero pausado, venia de lo alto, pero no se atrevió a mirar hacia arriba, ya que su contrincante en pie de lucha estaba en frente suyo, y espero, luego vio que atrás de su contrincante descendía una hermosa y esbelta garza azulada, la miro algo asustado impávido, se parecía mucho a la garza con la que había estado conversando y al final vio como esta garza extendía sus alas dejando ver el plumaje interior de sus hermosas alas y con admiración descubrió una mancha en el lado izquierdo, era un hermoso triángulo dorado, luego se marchó alzando un rápido vuelo, por un momento se dijo así mismo el negro matorralero.


- ¡Es verdad! ¡Es verdad!, estoy luchando con mi propio reflejo, la garza dijo que solo ella podía tener el triángulo en su lado derecho y que no había otra garza igual que posea esa mancha dorada, ella se mostró ante mi para enseñarme el error en el cual estaba inmerso, sí, ahora lo comprendí...pero ella me enseñó su mancha triangular la cual estaba en su ala derecha, pero ahora he visto la mancha triangular en un ala izquierda, ¡claro sin duda se trata de otra garza que es amigo de mi contrincante!


El cuento terminó, dijo Lucio y añadió:


- Difícil, pero no imposible amigo Nelson, cambiar los conceptos, los razonamientos. Sin duda para una mente tan ilustrada como la tuya, sea sólo un cuento con el cual puedas hacer dormir a tus adorables nietos, esta idea no me disgusta, son ellos, con sus fantasías y sueños, cargados con el origen de nuestra existencia, poseen aquel primario pensamiento, puro y humilde, aquel que les permite jugar, sonreír y sobre todo creer.

28 de Outubro de 2019 às 02:06 6 Denunciar Insira 10
Fim

Conheça o autor

Jorge Luis Calero C Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos, pero el amor sin limites me crecerá en el alma. AR

Comentar algo

Publique!
MM Maria Mercedes
Me encantó este cuento porque está lleno de muchas enseñanzas. Lograrlo a través de animales maravillosos como las aves es hermoso. Gracias por hacerme dar cuenta de mi verdadera humanidad.
November 03, 2019, 16:31

Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
Hermoso cuento. Me gustó mucho la forma en la que está escrito. Y me encantó que trate sobre aves (suelen ser algo que me gusta siempre incluir en mis cuentos). Por momentos me recordó a las historias de Richard Bach que leía cuando era más chico.
November 02, 2019, 20:33

  • Jorge Luis Calero C Jorge Luis Calero C
    Muchas gracias, me quedo con tus palabras, son muy importantes, RB en Juan Salvador Gaviota también lo leí en mi juventud, único e impresionante, en una época necesaria. November 03, 2019, 16:34
~