El Grito Seguir história

motorik Motorik Bit

Una historia corta basada en el cuadro "El Grito", de Munch. En esta, el protagonista del dicho cuadro descubre algo que le cambia la vida completamente.


Conto Todo o público.

#scream #Skrik #Elgrito
Conto
0
1.0mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

El Grito

El señor o señora Skrik estaba paseando por una colina, admirando el paisaje. Su vida no era lo que se podría decir buena. Su padre era muy severo, su hermana y su madre habían muerto de enfermedades, mientras que a su otra hermana (su favorita) le habían diagnosticado trastorno bipolar y la habían internado. Sin embargo, se las arreglaba. Algo que realmente le gustaba y le aliviaba era el hecho de disfrutar de las vistas tan hermosas. Era su único consuelo en la tragedia que le había tocado vivir. Hasta ahora. Ese día, en medio del paseo, vio que el cielo se teñía de rojo sangre. Se detuvo y se apoyó en una valla por el cansancio. Sintió que sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad. Él (o ella) se quedó quieto (o quieta), temblando de ansiedad. Solo entonces sintió que un grito infinito atravesaba la naturaleza. La distorsión de la realidad en la que se encontraba era tal que en realidad no era una distorsión, sino una revelación. La naturaleza le transmitía su angustia, angustia de no existir, angustia de ser irreal. Para confirmar este mensaje, Skrik fue hasta el mirador de la colina. Lo primero que hizo fue fijarse en el paisaje, antes hermoso, antes verdadero. Confirmó sus peores sospechas. Esos colores cálidos, esos trazos gruesos que separaban los fiordos del resto de la tierra, ese cielo que parecía pintado con lienzo. Veía errores que convertían al entorno en algo creado no por la siempre precisa naturaleza, sino por alguna mano falible. Definitivamente, ni él ni nada de lo que lo rodeaba era real, sino una pintura que probablemente estuviera expuesta en algún museo. Aunque esta idea podía ser un consuelo ante la (hasta entonces) realidad de una vida miserable, lo cierto es que hubiera preferido una dura realidad que una dura mentira. Fue así que Skrik llevó sus manos a su cara, puso su mejor expresión de muñeca inflable desesperada y, con toda la fuerza expresiva que pudo, soltó un grito solo comparable al de la naturaleza. Dos figuras negras que se alejaban de la escena le veían y conversaban sobre lo que observaban: “está como para que lo retraten”, dijeron.

9 de Outubro de 2019 às 14:47 0 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~