Volviendo a casa Seguir história

sheyla_brinstong

El pueblo de Bleming es bombardeado, dejando a sus habitantes sumidos en el caos. Sin ningún tipo de contacto con el exterior retroceden del siglo XXI al siglo XVIII, al que deberán adaptarse si quieren sobrevivir. Stevens regresa a casa en busca de Kare poco antes de que los misiles caigan sobre ellos, pero se ve atrapado por las circunstancias con su ex-novia a la que debe proteger de los ataques y llevarla a un sitio seguro. Kare no puede creer que Stevens haya regresado a la ciudad y en medio del caos corra protegiendo a Emma olvidándose de ella, a pesar de resultar herida durante el bombardeo.


Romance Suspense romântico Todo o público.

#novelacorta-romantica
2
1.5mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Sábados
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capitulo 1 ¿Que ha pasado?

Stevens llego al centro de la ciudad y aparco delante del supermercado de Margie Rosh, aun faltaban algo más de dos horas para que la escuela acabara y Kare terminara su jornada de trabajo, tenía pensado sorprenderla.


Hacia quince semanas que no la veía, desde que se marcho al Líbano con sus compañeros de la escuela de aviación, de maniobras. La había echado de menos, cuando se separaron en Chicago dejaron muchas cosas en el aire en cuanto a su relación, por eso había enlazado un vuelo con otro desde que aterrizo en suelo americano hacia dieciocho horas. Apenas si había dormitado durante ese tiempo, pero había merecido la pena, ya estaba en Bleming.


Decidió pasar por su casa a ver a su madre antes de ir a la escuela, así que entro en la tienda y compro dos ramos de flores silvestres, uno para ella y otro para Kare. Salio a la calle de nuevo justo cuando su ex novia se bajaba del coche. Emma giro en ese momento la cabeza y le vio.


Stevens noto como la sonrisa se borro de su cara y se sintió apenado por ello, aun no le había perdonado que se marchara hacia siete meses, prefiriendo la escuela de aviación a ella. Discutieron durante semanas y finalmente rompieron dos semanas antes de marcharse. El se traslado a la casa de sus abuelos a las afueras del pueblo y evito bajar a la ciudad para no encontrarse con ella, así fue como conoció a Kare, tres días antes de irse a Chicago.


Emma se quedo paralizada al ver a Stevens delante de ella, no estaba preparada para las sensaciones que se despertaron dentro de ella al verle. Sacudió la cabeza apartando estos pensamientos de su mente, ella estaba ahora con Robert y no debería sentirse así ante su ex, se regaño mentalmente. Cubrió su cara con una sonrisa y espero a que se acercara.


- Hola - dijo Stevens al acercarse, depositando un beso suave en su mejilla - ¿Cómo estas?


- Hola - respondió Emma al saludo - bien ¿y tu? - le vio asentir con la cabeza - ¿Cuándo as vuelto?


- Hace diez minutos - contesto aun sin conseguir relajarse del todo ante su presencia - Voy a mi casa - dijo mostrando las flores.


- Ah., entonces no te entretengo. - Giro hacia su coche abriendo la puerta del conductor - nos vemos.


- Nos vemos - respondió Stevens dando un paso atrás y volviendo hacia su propio coche.


Emma tomo varias respiraciones, antes de poner en marcha el vehiculo, tratando de calmarse, no podía negar que aun le interesaba Stevens, era el único hombre que conseguía ponerla en ese estado. Volvió a apartar esos pensamientos de su cabeza y se recordó que ella amaba a Robert y que se casaría con él en unas semanas.


Stevens puso el coche en marcha y se dirigió hacia la casa de sus padres, Emma le había recordado el cariño tan especial que sentía por ella, le deseaba lo mejor en la vida y se preguntaba si seria feliz, tenia que reconocer que esos sentimientos nunca desaparecerían, siempre cuidaría de ella, pero era distinto a como se sentía con Kare, no tenia ninguna duda que con quien deseaba estar de verdad, era con ella.


Apenas si había recorrido 200 metros cuando el coche empezó a temblar y un sonido ensordecedor invadió el aire, Stevens paro el coche y bajo de él mirando el cielo, pudo ver dos mísiles tipo crucero, cruzar el espacio hasta chocarse justo encima de sus cabezas, iban a poca altura lo que lanzo chispas y metralla sobre ellos, Stevens corrió hacia el coche de Emma y la arrastro bajo la terraza más cercana, agachándola y cubriéndola con su cuerpo.


Se atrevió a mirar hacia arriba al oír los cazas surcar el espacio en ambos sentidos y chocando entre ellos, provocando la caída de más metralla por todo el pueblo, las bombillas empezaron a explotar a su alrededor, y algunos coches se incendiaron.


En cuestión de minutos la calle principal del pueblo se había convertido en un verdadero campo de batalla, donde la gente corría despavorida entre gritos, a Stevens le recordó las ciudades bombardeadas del Líbano donde había estado. Se volvió hacia Emma.


- ¿Estas bien? - la miro y vio que estaba muy asustada y con una expresión de pánico en sus ojos.- ¿Estas bien? - inquirió presa del pánico al no obtener respuesta, empezó a examinarla en busca de cualquier herida.


Emma se sacudió de él y se puso de pie.


- No me toques, - le chillo en la cara - estoy bien.


Stevens se levanto despacio mirándola atentamente y observando su reacción de asombro ante lo que veía.


- Lo siento - se disculpo en silencio.


- ¿No tienes nada más que hacer? - le indico indignada, en realidad no estaba enfadada con él, sino consigo misma por como sus manos habían despertado el deseo familiar de sus caricias.


- Si, - contesto mirándola y viendo su confusión - Vamos tenemos que ir al Ayuntamiento, tengo que ver a mi familia - la tomo de la mano, no teniendo en cuenta su renuncia a seguirlo y corrieron hacia el Ayuntamiento.


***********************************************


Kare se afanaba en mantener el orden entre los dos equipos, el azul y el rosa, en que sus alumnos se habían dividido para el campeonato de lengua. Llevaban toda la semana nerviosos, ansiosos de comenzar a competir, el premio era montar a caballo en la Granja Arwen, siempre había podido contar con Rich para este tipo de cosas, él la apoyaba en sus “descabellados” métodos de enseñanza, tal y como los calificaba la directora del centro escolar.


Kare creía que las lecciones se aprendían mejor si los libros eran tratados como un juego no como simples libros que había que estudiar.


Así que ahí se encontraba en el patio del colegio bajo la canasta de baloncesto, intentando dominar la excitación del equipo azul, el cual lideraba el campeonato. Tenían que conjugar bien los verbos y el que acertaba trataba de encestar en la canasta y así sumar puntos a su equipo.


Rob, del equipo rosa, estaba en la línea de tiro mientras que su equipo le animaba, cuando el suelo comenzó a temblar y el sonido ensordecedor los envolvió.


Todos corrieron asustados hacia su profesora, Kare se vio de repente en el suelo con 18 niños de 10 años tratando de abrazarla al mismo tiempo, sintió un fuerte golpe en la cabeza y todo fue negro.


Cuando volvió a ser consciente oyó la voz de Matty tratando de apartar a los niños de encima de ella, la sonrió aliviada por su ayuda, cuando todos fueron apartados intento incorporarse pero una ola de nauseas la invadió obligándola a volver a posar la cabeza en las pistas.


- ¿Estas bien? - Matty se inclinaba sobre su amiga preocupada.


- Si, creo - respondió Kare - Creo que me golpee la cabeza - poso su mano en el foco del dolor y noto una tibia humedad.


- Dios mió - exclamo Matty al ver la sangre en su mano - no te muevas, estas sangrando. - se volvió desesperada buscando ayuda.


- Tranquila, seguro que no es nada - afirmo Kare intentando levantarse de nuevo y consiguiéndolo vacilante - ¿Qué ha pasado? - pregunto dominando el mareo que sentía.


- Ni idea, algo choco en el aire - Matty le tendió la mano para ayudarla - parecían misiles y luego los aviones, todo es un caos.


- Los niños, - se acordó de repente, los miro estaban enfrente mirándola preocupados, les sonrió para tranquilizarlos - debemos llevarlos dentro.


- Mejor no, las mesas y las sillas se han volcado junto con algunas taquillas. - le informo - mejor los llevamos al patio delantero, muchos padres están llegando preocupados por ellos.


Ambas mujeres fueron hacia el patio delantero y tal y como Matty le había dicho, Kare pudo comprobar el caos de la calle principal, la gente corría en todas la direcciones y se gritaban unos a otros, una pareja que corría de la mano llamo su atención, cuando se fijo un poco más vio a Stevens y Emma corriendo en dirección al Ayuntamiento.


El corazón le dio un vuelco al verle, pensaba que seguiría en el Líbano al menos 4 semanas más, en cambio hay estaba, corriendo desesperado en busca de su familia llevando a su ex con él. Protegiéndola y llevándola consigo a un lugar seguro. Sintió como las lagrimas asomaban a sus ojos y el dolor amenazaba con ahogarla, se obligo a apartar la mirada y centrarse en poner orden entre sus asustados alumnos y devolverlos a sus padres.


Cuando todos los niños estuvieron seguros con sus respectivos progenitores, Matty se acerco.


- Vamos, te acompañare al Hospital - declaro mirándola preocupada por su palidez.


- No creo que sea necesario - afirmo Kare, solo deseaba irse a su casa a llorar, pero consiguió esbozar una sonrisa para tratar de tranquilizar a su preocupada amiga.


- Tienes un buen corte hay detrás, - la informo mirándola fijamente - así que vamos.


Kare abrió la boca para protestar pero volvió a cerrarla sin emitir sonido alguno, camino hacia su amiga y juntas fueron al Hospital.


Nada más entrar en la Clínica pudo ver que el servicio de urgencias estaba desbordado, las camillas ocupaban los pasillos y los pacientes ensangrentados se acomodaban como podían en las sillas de la sala de espera.


Matty noto su vacilación al ver la sala, pero la tomo del brazo con firmeza y fueron hacia el mostrador de recepción, donde tres auxiliares trabajaban afanosamente para atender a todos los pacientes, al cabo de una media hora les llego el turno, Matty empujo suavemente a Kare hacia el mostrador.


Tras entregar la documentación les indicaron que esperaran en la sala de espera a ser atendidas,


- Vete a casa - le sugirió Kare, volviéndose hacia ella - no es necesario que esperemos la dos.


- Ni hablar - afirmo Matty con decisión - si me fuera te largarías de aquí antes de que te atendieran.


Kare sonrió para si misma ante su comentario, era exactamente lo que tenia pensado hacer.


- Te prometo que me esperare - le indico con una sonrisa - Además Alfred estará muy preocupado al ver que no apareces por ningún sitio.


- Alfred estará bien - dijo Matty intentando convencerse de ello, miro a Kare y al final accedió - vale, me boy, pero mañana preguntare a las enfermeras si te vieron los médicos y como me digan que no, ya veras.


- Tranquila me espero - le indico Kare con una sonrisa - Vamos, ve. Que yo voy a sentarme por ahí.


Miro como su amiga se marchaba, giro sobre si misma y paso a la atestada sala, como pudo fue al final de la misma y se coloco en una esquina apoyada en la columna, se quedo ahí de pie mirando a su alrededor, poco a poco fue resbalando hasta el suelo y apoyo la cabeza entre sus rodillas.


Cerró los ojos y se perdió entre sus recuerdos.


*************************************************


Rich se afanaba en caerle simpático a la mujer que había enviado el banco desde Houston para tasar su granja.


Había gastado todos sus ahorros en comprar la granja y en tratar de sacarla a flote, justo ahora cuando parecía que todo empezaba a funcionar, la sequía que azotaba la zona le obligaba a modernizar su sistema de riego, sino quería perder la cosecha de este año.


Así que se había puesto manos a la obra, había solicitado un crédito al banco para afrontar los gastos que esto suponía, y hay estaba, con la mujer más guapa que había visto en su vida, enfundada en sus pantalones negros de ejecutiva y su camisa de seda beig, a través de su escote podía ver el principio de unos pechos firmes y redondeados. Su pelo negro caía sobre sus hombros y su boca no dejaba de llamarle para que la besara, se estaba volviendo loco.


Caminaban hacia la casa cuando un ruido ensordecedor los envolvió, Rich empujo a Betty al suelo y la cubrió con su cuerpo. Todo paso en unos pocos segundos pero para ellos pareció horas. De repente todo se quedo en silencio y Rich se movió un poco para mirar a la mujer que tenia debajo, esta se volvió confundida para mirarle.


Betty estaba aturdida, no entendía nada de lo ocurrido, miro a Rich a los ojos en busca de una explicación y se quedo sumergida en ellos, se mordió el labio inferior y vio como el inclinaba la cabeza para besarla.


Rich no había podido evitar la tentación de besar esos labios que le habían estado llamando desde que la conoció, bajo la cabeza y la beso tentativamente, pero en cuanto se tocaron ambos se sorprendieron del torrente de emoción y pasión que despertaron.


Rich fue el primero en recobrar la cordura y se separo despacio, se levanto sin dejar de mirarla a los ojos y le tendió la mano para ayudarla a levantarse.


- Debemos ir al pueblo - indico Rich con desgana, lo que más deseaba en ese momento es ir dentro de la casa y continuar con lo que habían empezado.


- Tienes razón - contesto Betty mientras se sacudía el polvo de sus ropas, evitaba mirarlo a los ojos, aun se sentía temblorosa por el cúmulo de sensaciones que habían despertado sus besos.


Rich la miro un momento en silencio antes de darse la vuelta y dirigirse hacia su camioneta.


Betty se quedo allí parada mirando como se alejaba, observo como sus piernas musculosas eran enfundadas en sus pantalones vaqueros, como sus caderas estrechas resaltaban para subir a su ancha espalda.


Rich no era extremadamente guapo, pero tenía una viveza en sus ojos color avellana y un buen humor que habían conseguido llamar su atención, se toco los labios con la mano recordando el sabor de sus besos, una sensación de calor se extendió por todo su cuerpo, sacudió la cabeza obligándose a volver al presente y se puso en movimiento.


Betty fue hacia su coche y se sentó al volante, intento ponerlo en marcha pero fue inútil, no sabia porque se negaba a funcionar. Rich salio de su camioneta y se dirigió hacia el elegante audi de Betty.


- Iremos en el mió - dijo abriendo la puerta del conductor, extendiendo su mano para ayudarla a salir.


En silencio recorrieron las dos millas que los separaban del centro urbano y fueron directos al Ayuntamiento.


************************************


Carol estaba examinando a un paciente, en uno de los box de examen, cuando la camilla comenzó a temblar y las luces se apagaron, al cabo de unos segundos el generador de emergencia del Hospital comenzó a funcionar devolviéndoles la electricidad.


Miro a su ex - suegra, a la que siempre había considerado como una madre, en busca de alguna explicación a lo ocurrido.


Beth miro a Carol confundida por lo ocurrido, antes de que pudiera decir nada, la puerta se abrió violentamente.


- Ha habido una explosión y el pueblo parece un campo de batalla - les grito una enfermera desde la puerta - tenemos que prepararnos, vamos a tener mucho trabajo - y salio disparada por el pasillo hacia el siguiente box de examen, dejando a ambas mujeres totalmente estupefactas con su declaración.


Carol y Beth se miraron en silencio sin comprender nada de lo que estaba ocurriendo, de repente se dieron cuenta de que no estaban solas al oír la exclamación de horror que provenía de la camilla.


- Voy a ver que ocurre - dijo Beth, saliendo de su ensueño y dirigiéndose a la puerta.


- Vale, voy en cuanto termine aquí - contesto Carol volviéndose hacia su paciente, tratando de calmarla.


Carol se reunió con los demás médicos en la sala de descanso, diez minutos después, justo antes de que empezaran a llegar los primeros heridos, así que se sumergió en su trabajo sin haber tenido tiempo de saber exactamente que estaba ocurriendo, solo con la terrible sensación de que no era nada bueno al ver la cantidad de personas que llegaban a Urgencias.


Miro de soslayo a Stich y este la sonrió veladamente para confortarla, era lo más que podía hacer estando en el Hospital rodeados por todos sus compañeros.


********************************


Maggy vio con horror como las botellas de la estantería caían a su alrededor y el espejo estallaba en mil pedazos, sintió como unas fuertes manos tiraban de ella fuera de la barra, subió la mirada para encontrarse con los ojos de Jeremy.


- Tranquila - susurro Jeremy mientras la abrazaba al mismo tiempo que intentaba protegerla.


En unos pocos minutos todo quedo en calma y los clientes del bar se afanaban por salir a la calle golpeándose entre ellos.


Jeremy y Maggy continuaron abrazados mirándose en silencio, Jeremy inclino la cabeza y la beso suavemente antes de retirarse y tomarla de la mano.


- Debemos ir al Ayuntamiento - exigió tirando de ella hacia la calle.


28 de Setembro de 2019 às 15:33 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo CAPITULO 2A “Las primeras horas”

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 10 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas