En Cuento Propio: 9 Seguir história

francisco-javier1566617928 Francisco Javier

El famoso aullido del bardo subterráneo sigue en pie...


Conto Impróprio para crianças menores de 13 anos.
Conto
1
3.6mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

En diez

+ Lady Colour había decidido esa mañana de enero atender su necesidad de transformación femenina, accediendo a cumplir los consejos de su sempiterna madre.

Emplearía a fondo los recursos acopiados para llevar a cabo las instrucciones con las cuales embellecer su vida y figura a raudales.

Con atingencia necesaria al caso, procedió a verificar que todo estuviese colocado en su mesa de comedor, donde solía tomar café negro, aromatizado en su fórmula arábiga, a cualquier hora del día.

Había depositado su estuche personal y procedía, entre sorbo y sorbo de la aromática bebida, a extraer y colocar en formación delta cada uno de los insumos de belleza a emplear ese día, como fueron, en orden riguroso: los guantes de plástico, el frasco de pócimas de base, el frasco de soluciones activas y, claro, los infalibles accesorios de necesidad prioritaria: el reloj de arena, la pieza de sobrecama sobrante empleada a manera de lienzo protector de su vestimenta y las tijeras de fantasía y retrasa brujas acertadas...

Tomó el respiro necesario y leyó en su mente las palabras cuidadosas que su progenitora le había transmitido por vía oral, debido a que aquella repudia cualquier indicación por escrito, como a su vez, del tipo, contenido y extensión que representase ir contra su costumbre feérica.

Lady Colour realizó entonces una prueba de adelanto para medir las posibles consecuencias contra la alergia posterior a las cuarenta y ocho horas de aplicados los remedios maternos inescrutables.

Guió su fina vista y de reojo al mismo tiempo que oteaba el descenso paulatino de los granos de arena milenaria descendiendo dentro del reloj de tiempo, volvía a sorber dos o tres tomas de café, aspirando la esencia cautivante de la taza que sostenía entre el cuenco de sus manos, un tanto ajadas por la atención de los deberes caseros a los que, más por contrariedad que por convencimiento, sobrellevaba al paso de su vida y existencia de un divorcio prolongado, aún no consumado desde los puntos de vista legales necesarios...

Pasados cinco minutos que le resultaron eternos como su silencio femenino, aceptó de buen grado el correcto funcionamiento de la mezcla ancestral que su dadora de vida le había entregado tiempo atrás, en el remonte del tiempo perdido dentro de una noche imprecisa de otros tiempos atávicos...

Lady Colour aprovecharía hasta los últimos residuos el producto del sortilegio heredado y contrastaria también la evidencia de no haber cometido errores comunes al momento de propiciar su transformación inicial e iniciática incuestionada; palpó minuciosamente el cuero cabelludo y constató que estuviera seco...evitó lavarlo o mojarlo antes de decidir esta vez, que así lo haría, y no a la inversa, como desafiando la tradición cumplida de las mozas de la aldea natal donde había crecido hasta alcanzar la transformación deseada y deseable para sus congéneres masculinos...

Para asegurarse que la siguiente replicación del procedimiento estuviera cumplido tanto en tiempo como en forma, repasó de nuevo las instrucciones orales para concretar su retocado de facciones, indispensable cuando las atrevidas canas reiteraran su contradicción de brotar donde no debieran, y con esa contingencia inesperada poder evitarse desaprovechar el atrevido beso principesco que recibiría sobre el lecho donde, horas después, la fantasía hollywoodense transformara a Maléfica en la Bella Durmiente que nos es de sobra conocida...










1 de Setembro de 2019 às 23:59 1 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo En nueve

Comentar algo

Publique!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Cuando todo se transforma pero no se destruye, y una sigue siendo ella...
September 15, 2019, 05:02
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!