Catacumba de leyendas Seguir história

eclipse717 Eclipse

Bienvenidos sean todos a esta catacumba, hola soy su anfitrión Jack. aquí en esta catacumba resuenan las historias mas fantásticas y entretenidas. claro si te gusta el horror y el terror. Ahora disfruten de nuestras historias


Horror Histórias de fantasmas Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#terror #dolor #historiacorta
Conto
1
788 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Collar de brillo de luna

-Hola a todos nuestros espectadores, déjenme presentarme soy el guardián de esta catacumba, mi nombre es Jack y es un gusto saludarlos a ustedes. Pero se preguntarán ¿Qué es esta catacumba? Pues amigos míos esto es “La catacumba de leyendas” un lugar maravilloso en donde yo su presentador les contare algunas de las historias que se esconden aquí adentro y además de algunas de las de afuera, ¿afuera? Pues claro las de ustedes, solo tienen que enviar un mail contándonos su historia ya sea ficticia o real, así que tranquilos, solo yo lo sabré. Al final de la historia le dejara los links para que puedan enviarnos sus historias y sin más dilación, comenzamos con nuestro primer capítulo.

CAPITULO 1: COLLAR DE BRILLO DE LUNA.

¿Por qué tuvo que ocurrir? ¿Por qué no fui yo? ¿Por qué a ella?, todas esas preguntas fueron las que día y noche pasaban por mi cabeza después de lo acontecido hace un mes.

Yo solía ser un padre de una hermosa y cariñosa pequeña, su nombre era Esmeralda y siempre fue una chica enérgica, que siempre quería jugar conmigo, yo la amaba y ella a mí. Pero mi mujer no compartía esas emociones con nadie, desde que nos casamos ella siempre fue fría y vanidosa, siempre me pedía ropa y joyas que nunca me podía costear, pero siempre que le compraba algo a la pequeña, siempre me gritaba y yo intentado que la pequeña no nos escuchara gritar hacia lo que ella siempre me pedía.

Cuando Esmeralda cumplió sus 8 años, me acuerdo que ella susurrándome al oído me dijo, que su regalo perfecto seria unas clases de arte, cuando yo oí eso, me dispuse desde ese día a trabajar más y más solo para ver a mi pequeña niña pintando con una hermosa sonrisa en su cara, y así fue fueron largos y duros meses pero había reunido el dinero suficiente para que ella asistiera a las clases que tanto querían, además del material que necesitaba, cuando le dije eso me acuerdo que ella había se abalanzó contra mí y me dio un gran abraso, incluso vi como soltaba lágrimas en los ojos de la felicidad. Lo bueno de las clases, era de que terminaban justo después de que yo saliese del trabajo, así que siempre era yo quien la recogía.

Me acuerdo que un fin de semana le dije a ella y a mi esposa que fuéramos al lago a acampar, pero mi esposa con una mirada fría me dijo que ella no quería, pero que me fuera yo con la niña, cuando le pregunte el por qué, ella me dijo que iba a ir a una fiesta con sus amigas, le quería decir algunas cuantas cosas, pero luego vi a mi niña con una mirada de entusiasmo, así que accedí.

Cuando llegamos al lago era un lugar hermoso, sus aguas eran de un color cristalino además de que estaba rodeado de árboles. Ese día mi niña y yo nos la pasamos muy bien, jugando en el agua y contando historias, cuando llego la noche había preparado la tienda y una pequeña fogata, así que le hable a Esmeralda para que hiciéramos unos malvaviscos, cuando la vi traía una libreta y unos lápices, asi que le pregunte.

-que vas a hacer.

Y ella me respondió que iba a dibujar el paisaje ya que le parecía de los más espectacular, además la luna se puede ver y resplandece como nunca había visto, y ella me pregunto ¿puede dibujar?

-Está bien pequeña, pero no te duermas tarde. Le respondí

A la mañana siguiente, me desperté junto a ella, recuerdo que ella estaba abrazando su libreta de dibujo y cuidadosamente la tomé, al ver lo que ella había dibujado solo pude soltar una sonrisa de felicidad, era el mejor dibujo que había visto y la persona que lo había dibujado era mi hija. Fue uno de los mejores viajes que he tenido.

Pero un día tenía que hacer algo urgente en él trabajo, así que le hable a mi esposa para que fuera a recoger a Esmeralda, cuando ella me respondió sabía que algo estaba mal, ella estaba ebria, así que le pregunte.

-estas ebria.

-No, me estas acusando de algo y bien, ¿qué quieres? Respondió con una voz algo enredada y pausada,

-No te estoy acusando de nada, bueno quería ver si puedes pasar por Esmeralda a su clase, es que me encuentro ocupado en la oficina, ¿puedes? le pregunte

-Sip puedo, tu tranquilo yo voy por la pequeña. Respondió con una voz casi incoherente.

-Gracias.

Yo me estaba preocupando bastante, digo no quería pensar nada malo de mi esposa, ya que vi algo bueno en ella y por eso me enamoré.

Ya terminando el trabajo fui a casa ya más relajado y a medio camino me detuvo un auto, cuando bajé a ver quién era me sorprendí al ver que era la maestra de arte de esmeralda, ella bajo muy apresurada y con unas cuantas lágrimas en los ojos, así que le pregunté.

-¿Qué pasa?.

-¡Tu esposa y tu hija, están en el hospital! Respondió sollozando

Me subí a mi auto y me fui lo más rápido que pude hacia el hospital. Cuando llegue vi a todo el hospital en conmoción, yo desesperado preguntando por mi esposa y mi hija, hasta que un policía me hablo eh hizo que me tranquilizara un poco, el policía me conto que mi esposa estaba conduciendo borracha y que no pudo girar en una curva, lo que provoco que el auto se volcara varias veces hasta que termino por estrellarse en un grupo de árboles afuera de la carretera, también me contó que mi esposa estaba con heridas de menor nivel, pero que la niña que iba con ella, mi hija, estaba en el quirófano, ella había recibido varios golpes en la cabeza y le habían caído vidrios de una botella de licor, “así es mi esposa había estado bebiendo en el auto”.

Cuando los doctores salieron me dieron las terribles noticias mi hija no había sobrevivido, las heridas causadas en el accidente habían sido demasiado para ella, cuando me entere de ello mi cabeza exploto totalmente. La sensación al recibir las noticias no puede ser descrita por nadie.

Ahora ha pasado un mes de la muerte de mi hija. Ahora mi esposa está en la cárcel, tal vez dirían algunos que la vida puede continuar, pero yo no puedo, no puedo vivir sin mi pequeña, ni siquiera puedo sumir mis penas en el alcohol ya que eso mismo fue lo que me la quito, las únicas cosas que me quedan de ella son el paisaje de aquel hermoso lago y su dibujo el cual siempre llevo conmigo.

Después de todo eso ahora siempre que salgo del trabajo voy a aquel lago, es casi como si viviera aquí.

Una noche estaba soñando que mi pequeña Esmeralda me pedía que la llevase al lago para pasar tiempo conmigo, y yo acepte, aunque sabía que ella no estaba ahí. Parecía todo tan real; la sensación en el auto, el camino y su voz. Cuando llegamos al lago baje del auto junto con ella y en eso ella me comenzó a correr hacia el lago, de repente ella se voltea y me dice

-Papa, abre los ojos.

Cuando los abrí ahí me encontraba, en ese lago, pero el ambiente era diferente se sentía un peso increíble y mi pecho sentía un dolor muy fuerte en mi pecho, caí por el dolor y cuando estaba por perder la conciencia la luna empezó a brillar tan fuerte, cuando volví a abrir los ojos vi a una mujer parada frente a mí; su pelo era largo de un color negro brillante y vestía un hermoso vestido de color blanco, su cara parecía la de una hermosa modelo y en su cuello estaba un collar con una gema en forma de lagrima blanca. Cuando pude abrir los ojos por completo ella me hablo.

-pobre hombre, tus lagrimas me han llamado para reconfortarte en tu dolor. Perdiste a quien más amabas en todo el mundo, así que respóndeme ¿es eso cierto? Me dijo con una voz relajada.

-Sí, yo he perdido a mi querida hija. Le respondí casi llorando

-Dime, ¿Cuánto amabas a tu hija?. Me pregunto

-Solo diré que mi vida no tiene sentido sin ella. Le respondí

-Bien eso era lo que quería oír, dime ¿te gustaría volver a ver a tu hija?. Me pregunto

- ¡SI! daría lo que fuera. Le respondí

-Está bien, ten te doy mi collar. Este collar te permitirá traer el alma de tu hija del más allá, pero solo cuando la luna este llena, además ella no te podrá hablar, pero si te podrá tocar y mover algunas cosas.

-¿y cómo lo uso?. Pregunte

-tienes que decir el nombre de la persona que quieres traer, pero solo funcionara si la persona que llamas tiene un fuerte lazo. Dijo

En eso tome el collar y grite a los 4 vientos el nombre de mi pequeña.

-¡Esmeralda!

De pronto la luna empezó de nuevo a brillar con una intensidad casi parecida al sol y de entre los rayos que dejaba caer la luna, la vi, vi a mi pequeña Esmeralda cubierta con un vestido blanco, no podía creer lo que estaba pasando y sin pensarlo, fui a corriendo a abrazarla y al igual que yo ella empezó a correr hacia a mí, cuando nos abrazamos pude sentirla de nuevo y yo solo podía llorar. Al verla, ella parecía querer decir algo, pero como había dicho la mujer ella no podía hablar, cuando voltee la mujer seguía ahí y le pregunte.

-¿Quién eres?

-Mi nombre es Patiens la diosa de la luna, recuérdalo siempre.

-Gracias.

-de nada, nos volveremos a ver. Al decir eso ella desapareció.

Cuando se fue no pude dejar de abrazar a mi hija, en eso recordé el dibujo que ella había hecho en ese lago y se lo di, al verlo ella solo sonrió y me miro con alegría, en ese momento sentí como si nunca se hubiera ido. Pero al llegar la mañana ella solamente desapareció y dejo caer el dibujo, cuando fui a recogerlo noté que el collar se había color negro, así que asumí que era porque el efecto se había acabado. Me fui de allí solo con el deseo de que llegase otra vez la luna llena.

Habían pasado las semanas y el día había llegado, esa noche seria la luna llena. Así que prepare algunas cosas para irme al lago y poder encontrarme con mi niña.

Al llegar a lago hice de nuevo el ritual con el collar y sucedió lo mismo que la última vez, pero había algo extraño en vez de aparecer Esmeralda enfrente mi apareció al lado mío agarrándome la camisa con su mano, al principio pensé que era porque ella me había extrañado, pero luego la mire y su dulce cara parecía la de una persona que no había podido dormir en semanas, le pregunte.

-¿Cariño por qué estas así?

Ella abrió la boca intentando decir palabras, pero como había dicho Patiens ella no podría nunca comunicarse conmigo, en eso me acorde de que una de las cosas que había traído era una libreta de dibujo y en eso le pedí que intentara decirme por escrito, así que agarro el lápiz y empezó a escribir, pero mientras lo intentaba sus manos parecían retorcerse de dolor y comenzaban a distorsionarse, entonces ella soltó el lápiz, lo intentamos varias veces pero en un punto vi que era imposible, así que le dije que intentara volver dibujar el dibujo de aquella vez, pero esta vez con lo que ella sentía, así que tomo el lápiz y empezó a dibujarlo, esta vez parecía que nada saldría mal. Pasaron las horas hasta que ya era un punto en donde solo faltaban escasos minutos para que la luna se ocultase otra vez, en eso ella me dio la libreta con el dibujo ya terminado, cuando tome la libreta esta parecía más pesada que antes y fue cuando vi el dibujo que me percaté de que algo estaba mal, pero justo cuando iba a preguntar a Esmeralda sobre el dibujo, el tiempo había acabado y ella se había desvanecido. Aquel dibujo se suponía que era el mismo paisaje de la luna, pero ¿Por qué? ¿Por qué la luna estaba encadenada al paisaje?

Así pasaron las semanas, aquella felicidad que había conseguido se había desvanecido y cambiado por duda, intente buscar todo lo que podía significar que la luna estuviera encadenada, pero nada. Incluso busque a Pantiens intentando sacar información sobre ella y sobre lo que le pasaba a mi hija, lo único que encontré fue el significado de Pantiens, resulta que es una palabra en latín para referirse a “sufrimiento.

Cuando llego el día de volverla a ver no pude esperar y me fui lo más deprisa al lago, cuando llego la noche ella apareció sentada llorando en una roca, yo lo único que le pude pedir fue que volviera a dibujar ese mismo paisaje intentando ver cuál era el significado de todo esto, cuando ella lo termino, solo pude sentir dolor al verlo, aquel paisaje había vuelto a cambiar, la luna seguía encadenada, pero estaba agrietada de una forma muy profunda y soltaba un líquido rojo carmesí ¿sangre? Después de eso ella solo se quedó llorando hasta que llego el día, yo solo pude sentir impotencia al verla si y dolor un dolor tan fuerte, que por poco pierdo la conciencia.

No paraba de buscar respuestas, pero parece que las respuestas me buscaban a mí.

Era casi el día y yo creí que no podría soportar ver a mi dulce Esmeralda en ese estado de dolor y sufrimiento, en eso escuche que llamaban a la puerta, cuando fui a revisar quien era sentí como la puerta se abalanzo contra mí y caía abruptamente, en eso entro un hombre ya anciano y gritando me pregunto.

-¡¿lo hiciste verdad?! Pregunto furioso

-¿de qué habla?

-hablo de que hiciste un trato con Pantiens, así que dime ¡¿lo hiciste?

-¿cómo sabes sobre Pantiens?

-así que, si lo hiciste y dime ¿con quién fue?, fue tu madre, tu esposa, amigo.

-fue con mi hija

-no, dime cuantos años tenía, ¡dime!

-tenía 8 años

-maldita sea, no una pequeña. escúchame tu niña está sufriendo tienes que cancelar el trato con ella.

-explícame antes unas cosas, ¿Quién eres? Y ¿Cómo conoces a Pantiens

-ahh, está bien pero solo porque todavía no es día de luna llena, pero antes ¿tienes café?

Después de sentarnos y servirle café el comenzó a hablar más tranquilamente.

-Bien escucha, yo me llamo William y yo, también soy víctima de la muerte y del sufrimiento, así es yo también fui víctima de Pantiens. Me sucedió hace varios años, décadas incluso, yo al igual que tu he amado demasiado a alguien y esa persona era mi mujer María, ella y yo éramos inseparables, pero los humanos son monstruos y ella fue asesinada por un hombre que la quería en secreto. Cuando yo la perdí, se fue con ella toda mi vida y solo podía recordar el lugar donde nos conocimos, así que solo ese lugar me reconfortaba, pero un día de luna llena, esa mujer apareció y me ofreció poder calmar mi dolor regresándome a la mujer que amaba, aunque solo en los días de luna llena y con algunas restricciones como el habla o la escritura. Pasaron los meses y la sonrisa que yo siempre veía en ella se iba apagando, pasaron los años y yo perdido en mi vaga felicidad nunca me percate de lo que acontecía en secreto, hasta que un día visite el lugar solo para arreglarlo y que estuviera listo para el día siguiente de pronto las hojas de los árboles empezaron a marchitarse y a caerse, el viento resoplaba con un lamento y en eso me di cuenta del horrible trato que había hecho. Escúchame bien no solo las traemos el día de luna llena, solo en ese día son visibles ante nuestros ojos.

-¡un momento, estás diciendo lo que creo que dices!

-Sí, nosotros privamos a sus almas del descanso eterno y por eso sus almas se deterioran. Tu hija sigue ahora mismo en ese lugar sin poder encontrar el descanso eterno.

Después de eso todo tuvo sentido para mí, ella estuvo intentándome decir eso.

-Luego de que lo comprendí, espere al día de luna llena y contacte con Pantiens, hice que rompiera mi contrato y que dejara libre a mi amada, pero a cambio tuve que dar algo. Así que dime ¿aceptaras las consecuencias de tus actos y romperás el contrato con Pantiens?

-¡claro que lo haré! No soportare que mi hija siga sufriendo por mi deseo egoísta, romperé el contrato con Patiens.

Al siguiente día llegue con William al lago, para romper el contrato. Y así llego la noche, y vi a mi Esmeralda con una cara muy cansada. La tomé y le di un gran abrazo.

-cariño perdóname por todo el dolor que te eh causado, muy pronto podrás descansar en paz y recuerda que tu padre te ama, además que el espera ver tus pinturas en las nubes.

En eso le di un beso en la frente y la solté. Ahora tocaba romper el contrato con Pantiens.

-¡Patiens rompe mi contrato ahora y deja que mi pequeña pueda descansar en paz!

En eso la luna dejo de brillar y empezó a oscurecerse, en eso ella aprecio.

-Vaya, por fin te diste cuenta del precio de volver a ver a los seres queridos.

-rompe mi contrato

-bien lo hare, esperaba divertirme más con tu hija, pero todo a tiene su precio y el de liberar un alma es uno muy caro.

-no me importa el precio, con tal de que mi hija pueda descansar en paz.

-Bien, pero en vez de decir yo el precio, te lo dirá alguien que ya lo rompió. Willian ya tienes permitido hablar sobre el precio de liberar un alma.

-discúlpame amigo, pero ella le gusta mantener algunos secretos. Así que te diré el precio que deberás aceptar por liberar a tu hija. El precio de liberar un alma es el de sentir un dolor tan insoportable, una culpa que no te dejara vivir en paz nunca, además de que no podrás morir por nada en el mundo; ya sea enfermedad o por causas externas, eso incluye el suicidio y lo peor de todo es que tu vida será extendida el doble de lo normal para un humano. Yo tengo en total 150 años y ya intenté matarme de todas las formas posibles, en este punto de mi existencia ya no puedo derramar lágrimas, se me han acabado de tanto dolor y lo único que añoro es la muerte, ya que no puedo esperar ni un minuto más a reunirme con mi amada María, no sé cuántos años me quedan de vida, pero el dolor no me deja pensar bien.

-Así que sabiendo lo que te espera, ¿aceptas el romper el contrato?

-SI lo acepto, sé que es por mi niña.

-el dolor y el sufrimiento es algo tan delicioso, además que es escaso en la humanidad, pero de igual manera me beneficio de tu dolor. Solo dame el collar y el contrato de anula.

Sin pensarlo le di el collar y cuando lo tuvo en sus manos mi hija desapareció, y justo después sentí que mi cuerpo podía descansar en paz. Luego de eso Patiens soltó una carcajada tan aguda, que pude sentir como mi mente se destrozaba en instante y por el dolor mi cuerpo empezó a dejar de responderme, antes de perder la conciencia, puede ver a William viéndome y en eso dijo unas palabras.

-Recuerda esto es nuestra carga y solo podrá ser aliviada con una muerte que estará muy lejos de ti, esta es nuestra expiación y solo te pediré que en tus momentos consientes busques a los que han caído en este trato tan horrible y les des descanso a las pobres almas que traído por amor. Sufre y espera a la muerte lejana.

Fin.

Hola a todos disfrutaron la historia y si es así por favor compártanos sus historias o experiencias de miedo, ¿Qué, no les dio miedo? Solo piénsenlo sufrir en vida sin ningún tiempo de paz por un largo tiempo, esperando a que todo termine. Bueno reflexionen eso recuerden compartir sus historias aquí les dejamos nuestras redes para que nos sigan Facebook: https://www.facebook.com/NovaBook-102734084424874/ y nuestro Twitter https://twitter.com/Eclipse7172. Gracias por su atención y los esperamos en la siguiente historia aquí en la CATACUMBA DE LEYENDAS, adiós.

22 de Agosto de 2019 às 22:17 0 Denunciar Insira 0
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~