Natural Seguir história

romance Romance Obsesivo

Richard Lefout narra la historia dolorosa pero pasional de su amigo Eric Holloway con Grace Williams. La cual a medida que surgía y evolucionaba, la documentaba en su diario personal durante el siglo XIX.


Romance Suspense romântico Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#francia #estados-unidos #guerra-civil #pasión #258 #drama #siglo-xix #contemporanea #dolor
0
1.8mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 10 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

1866, Mayo 17.



—¡Richard!—Sentí a mi esposa Josephine llamar, pero no acudí a su llamado. Estaba ocupado admirando ese viejo diario mío, con arrugada y polvorienta piel.

Siento unos pasos acercarse hacia la habitación—¿Cariño? Necesito ayuda—Me dijo ella, pero me encontraba mudo de pronunciar palabra alguna—¿Que tienes ahí?—Hablo con ese dulce tono de ella, mientras caminaba hacia mi y se posaba a mi lado, observando el antiguo diario.—Este diario era mío, lo compre y use cuando llegue a Estados Unidos—Le respondí, una lagrima caía de mi rostro—¿Recuerdas cuando te conocí, que te hable de un gran amigo de mi infancia?—Sujeto mi mano y vi la tristeza con la que me observaba, asintiendo a mi pregunta.—Bueno, en este diario yo documentaba cada día de mi vida en Estados Unidos junto a el, toda su historia, la mas interesante de todas.

—¿Cual historia, Richard?—Me pregunto con curiosidad, yo nunca le había comentado nada de ello. A lo mejor debería, a lo mejor es lo que necesitaba para poder liberarme de esta maldición de dolor que siento.—Déjame contarte la historia, querida.....


Washington, Estados Unidos. Año 1862, septiembre 23.

20:24 PM

Me encaminaba hacia el hogar de mi buen amigo, Eric Holloway. En el cual sus padres iban a organizar una fiesta de antifaces, y por lo que Eric me habría comentado sus padres iban a presentarle a la mujer que ellos querrían que el esposara.

––¡Richard, viejo amigo! .¿Cuanto tiempo ha pasado?—Me preguntó con emoción en su tono––2 años, Eric. Demasiado tiempo a mi parecer. Me alegra saber que las cosas están más calmas por aquí.––Le respondí.

––Si, puedes relajarte, Lincoln mantiene la paz y me asegurare de que vivas la buena vida por aquí, te lo mereces mas que nadie.––La tristeza en su tono y mirada, me dijo que recordaba mis dificultades en Francia, durante la revolución. No hice mas que darle una leve sonrisa para luego asentir.

Pero si tan solo hubiera sabido en ese momento que nuestra paz iba a durar tan poco tiempo.

22:00 PM

Cene con los Holloway’s para después retirarnos juntos hacia el salón que ellos habían conseguido para la fiesta, estábamos todos muy elegantes, yo y Eric éramos los únicos con los antifaces en nuestras manos, los señores Holloway ya contaban con ellos puestos, mostrando su emoción.

Mientras nos movíamos en el carruaje, observe a Eric, y note un semblante de tristeza. Sabia que él no quería casarse pero sus padres estaban desesperados ya que a sus 27 años no tenia ni siquiera interés alguno en alguna muchacha.

Se dejo llevar por la vida, dejando que el viento lo guiase a donde quisiera, solo preocupándose en crear un imperio económico, que nunca iba a llenar ese vacío emocional que el sentía.

—Richard, Eric ya estamos llegando—Dijo la chillona voz de la señora Holloway.—Pongansen sus antifaces muchachos—La profunda voz del señor Holloway hizo eco en mi oido y Eric solo atino a mostrarle una mala cara.

Por lo que veo la actitud de Eric ante su padre seguía igual que años atrás, nunca se llevaron bien, si Eric seguía cerca es porque no quería perder su herencia a pesar de su ya logrado éxito, ya que eso implicaría perder su apellido y él nunca podría hacerle tal desgracia a sus fallecidos ancestros.

—Que lindo lugar, Señora Holloway—Comente, observando el brillo que resaltaba el palacio, junto con una gran cantidad de luces que daban un ambiente mágico a la fría noche.

—¡¿Verdad, querido?! Estoy muy emocionada será un noche para recordar—Asenti, mientras me deleitaba con las esféricas luces al rededor del palacio. Totalmente inocente a los acontecimientos que se desencadenarían esa noche.

Mientras me encontraba junta a Eric conversando con unos banqueros locales, no podemos evitar girarnos ante los gritos de la señora Holloway hacia Eric, mientras se acercaba con una joven de oscuros cabellos, pegada a su brazo—¡Eric, Eric! Ella es Leticia Churchill, es una muchacha muy hermosa y es heredera de un gran empresa de algodón.—Se podía ver la emoción en la cara de la señora Holloway y Churchill, pero Eric estaba estático como una piedra—Un gusto, Leticia––Respondió con un tono brusco.

Un silencio incomodo se formo luego de un rato en el que la señora Holloway hablaba y intentaba exaltar las cualidades de Leticia ante Eric pero el seguía seco ante ella, era bonita y parecía una buena chica a mi parecer pero Eric a toda costa intentaba hacer ver su poco interés ante ella.

Decidí presentarme ante ella al no poder aguantar un solo minuto más del silencio—Soy Richard Lefout, amigo de Eric.

—Un gusto, eres francés?

—Si, sí lo soy. Decidí mudarme aquí.

Ahí se corto nuestra conversación, y básicamente por dos horas era ver a Leticia intentar hablar y conversar con Eric mientras él la ignoraba, su madre le había dado un ultimátum con la mirada, el cual obviamente el ignoro.

Noto después de un rato que él empieza a observar hacia su izquierda en el salón, no solo el, sino todo el salón volteo.

Ahí puedo observar a 5 personas,un matrimonio de dos personas mayores y dos jovencitas, una rubia la cual parecía disfrutar la atención y otra castaña la cual iba muy pegada a la sirvienta de color, pareciendo asustada ante las miradas.

—Oh! Mira Roger son los Williams con sus hijas, vamos a saludarlas—Hablo nuevamente la señora Holloway, hecho que comenzaba a estresarme.

—¿Quienes son los Williams?—Pregunte ante tal euforia en la habitación.

El señor Holloway me hizo volver la atención de la familia con su voz—Son de las familias más ricas, tienen empresas en Europa y America del sur, de agricultura. Ademas de que el señor Williams era banquero de profesión.

Dicho eso todos en la mesa nos levantamos a recibirlos, Eric observaba a la chiquilla castaña, la cual a mi parecer y creo que todos los hombres de esta habitación concuerdan era increíblemente hermosa, todos la miraban y sentí cierta ternura al verla bajar la mirada ante la intensa de Eric.

—Un placer recibirlos señores Williams—Hablo la señora Holloway.

La gruesa voz de Charlton Williams hizo que me volviera a el—Un gusto Antonietta, Roger tanto tiempo sin verlos.

—Claro que si! Años yo diría.—Por primera vez en años, veo emoción en el señor Holloway, eso lleva a uno a preguntarse de cuantas cosas mas es capaz de lograr el dinero—Señor Williams me presento, soy Richard Lefout—Un gusto, señor Lefout—Me devuelve el saludo con un asentimiento, el señor Williams junto con su esposa.

Eric se presenta al igual que Sophia Williams la esposa y su hija mayor Elizabeth la cual desde un principio se abalanzaba hacia cualquiera de ambos si le prestábamos atención. Luego de un rato empiezo a sentir el comienzo de otro silencio incomodo por lo que me decido a hablar—¿Y ella quien es?—Me anime a preguntar por la chiquilla de cabellos oscuros pero penetrantes ojos jade, no había dicho ni una sola palabra en toda la conversación, ni se había presentado, solo se ocultaba detrás de la criada.

—Ella es mi hija Grace, pero le decimos Gracey es la mas joven de la familia.—Ella me sonrío, gesto el cual devolví, era adorable, pero pude sentir la mirada amenazadora de Eric, mirada que conocía muy bien.

—Bueno, es un gusto—Luego de un rato de conversaciones de dinero y trabajo, pude notar que Grace no participaba mucho de la conversación y cada vez que le hacia una pregunta, saltaba como león a su presa alguno de los otros tres miembros de la familia a contestarla, junto con una nerviosa risa, decidí no darle mucha importancia entonces, pero despertaba mi curiosidad no era como las demás mujeres, no buscaba atención masculina prefería refugiarse junto con la criada, que parecía ser la única que le prestaba atención y calidez.

00:00 AM

Durante el viaje a la casa, luego de la aburrida fiesta en mi opinión, los señores Holloway parecieron haberse divertido mucho, y Eric se encontraba muy silencioso, sabia que le rondaba en su cabeza.

Su madre le seguía hablando de Leticia, y Eric solo resoplaba, rodando sus ojos.

—Eric, para. O te casas con Leticia la cual es una buena joven, o te buscas a otra mujer. Debes casarte, no puedes seguir en este estado.—La señora Holloway perdió sus estribos, y regañaba a Eric.

—De acuerdo, me casare pero yo elegiré con quien—El silencio retumbo en el carruaje, solo pudiendo oír las fuertes pisadas de los caballos y las ruedas golpeando las rocas del camino ante tal declaración—De acuerdo...Bien, tú eliges—Con sorpresa en sus ojos, con cierta desconfianza hablo la señora Holloway.

—Me quiero casar con Grace Williams, a ella esposare—Sus ojos iluminados y una sonrisa de oreja a oreja aguardaban en el rostro de Eric Holloway, observando los ojos de plato en nosotros tres.

Esa no me las esperaba, nadie lo esperaba.
















20 de Setembro de 2019 às 00:00 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo 1862, Septiembre 24

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!