Cronicas Del Destino: Loerien y Ruin. Seguir história

E
Eduardo Rodriguez


Loerien y Ruien, son dos amigos que, tras aver vivido, tranquilamente en su aldea por años, un terrible suceso hace que su vida cambie drasticamente. (Version Beta)


Fantasia Épico Todo o público.

#341 #32816 #amigos #drama #dragones #234
0
3.8mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

A tu lado estare.

Aquellos que fueron creados primero por aquel hermoso destino, aquellos que fueron creados primero gracias a ese hermoso sonido, y aquellos que viven en paz son llamados elfos.

La vida de un elfo es hermosa tranquila y sin preocupación, la vida de un elfo es de amor mutuo y por la naturaleza.

En uno de los bosques más hermosos que surgió con las primeras flores, yace un pequeño pueblo en el que la vida de una hermosa joven de nombre Loerien está por cambiar.


Un día hermoso de primavera con un cielo despejado, una hermosa flor se asomaba de las afueras de pueblo, una joven se acerca para tomarla

–Es la flor más hermosa que haya visto en mi vida. Decía Loerien tomando la flor–. Te llevare a casa conmigo

Loerien corrió por todo el pueblo saludando a sus vecinos con una gran sonrisa ella era la joya de su pueblo.

–Mamá, mamá mira lo que encontré a las afueras del poblado. –decía Loerien a gritos a su madre

– ¿Qué fue lo que trajiste? –decía la madre de Loerien saliendo de una habitación

–Mira mamá es una flor y es hermosa –decía Loerien sosteniendo con cuidado la flor–. Tenemos ¿dónde poder colocarla?

–Si en la cocina tenemos vasos que no usamos puedes tomar uno. Por cierto, hija ¿de dónde dijiste que la tomaste?

–Fuera del poblado mamá –decía Loerien con una gran sonrisa

–Hija sabes que no deberías salir del pueblo fuera es muy peligroso.

–Pero papá ahora mismo está afuera incluso fuera del bosque mamá

–Tu papá es alguien importante y tiene muchos asuntos que atender tanto dentro como fuera del poblado.

–Si lo sé mamá ya no saldré de nuevo –decía la Loerien en voz baja–. No lo haré de nuevo


Afuera del bosque en una gran casa,


–Y ese es el asunto que nos ha traído aquí en su presencia señor –decía un hombre frente a otros

–el gran dragón negro, por algún extraño motivo enloqueció y ataca únicamente los poblados donde se encuentran los elfos de la luz como usted, por lo que nos gustaría que se retirada a la ciudad de las torres, junto a él gran padre ahí estará a salvo,


–entiendo perfectamente a que se refiere y también a el peligro al que expongo a mi familia, pero sigo confiando que los demás grandes dragones aran algo con su enloquecido hermano –decía Tsune líder de las aldeas élficas del bosque de Gea


–en ese caso le pido que parta a su pueblo y se aleje lo más rápido posible con su familia, el imperio olímpico promete su seguridad y la de su familia. –decía un soldado imperial


–cuento con ellos, una vez que llegue a mi pueblo enviare mensajeros a las aldeas para iniciar la evacuación lo antes posible. –levantándose decía Tsune de su asiento viendo a los guardias imperiales.

–lo estaremos esperando hay suerte señor.


Esa misma tarde en el pateo de la casa de Loerien.

–Loerien buenos días –decía un joven viendo a Loerien del otro lado de la cerca

–Buenas tardes Ruin que necesitas –decía Loerien sonriendo

–nada solo pasaba por aquí quería saber si ¿te gustaría acompañarme al lago? –decía Ruin

–al lago me encantaría, pero mi madre me dijo que no debería salir del pueblo

–no te preocupes por eso estarás conmigo yo te cuidare

–está bien vamos pero que sea rápido

–claro solo iremos a recoger fruta y nos regresamos rápido


De camino al lago

El camino hacia el lago era largo, pero rápido a su alrededor se veían arboles de muchos tipos, grandes y chicos algunos con fruta y otros con flores.

–sabes esto me recuerda a cuando éramos más pequeños he íbamos todos los días al lago. –decía Loerien tomando la mano de Ruin

–Si era muy divertido antes ahora ya no podemos hacer mucho como antes –decía ruin tomando la mano de Loerien

–dilo por ti yo hago. Lo que tenga que hacer sin límite –decía Loerien soltando a ruin y corriendo algunos metros frente a el

–en ese caso te quedaras como una niña para siempre –decía ruin acercándose a Loerien

–Cuando alguien tiene sueños puede ser como ella quiere ser para poder alcanzarlos –decía Loerien colocándose frente a ruin

Ruin se queda viendo a Loerien frente a él por un corto tiempo.

–Dé monos prisa antes de que tu madre descubra que no estás –decía ruin caminando rápido

–Si –decía Loerien caminando a su lado


En el lago

–es hermoso es en esta época –decía Loerien asombrada

–Verdad también es la mejor época para poder tomar las manzanas más deliciosas así que deja de admirar el paisaje y ayúdame a buscar la fruta –decía ruin tomando la mano de Loerien llevándola con el

Loerien y ruin comienzan a buscar las manzanas y a recolectarlas.

– ¿conoces la historia del lago Loerien? –decía ruin sentado en un árbol

– ¿la historia? Creo que hace tiempo el gran padre nos contó una historia sobre el lago, pero no lo recuerdo bien. –Decía Loerien comiendo una de las manzanas–. Pero me gustaría escucharla una vez más

–bueno según parece es de este lago de donde nació la vida. –decía ruin señalando el lago

– ¿la vida?

–si hace muchos años los animales y otras criaturas surgieron del incluso los que viven fuera del bosque los humanos surgieron de aquí –decía ruin viendo al lago y bajando de el árbol.

– ¿los humanos? Nunca he visto uno –decía Loerien viendo a Ruin

–y nunca deberías además no te pierdes de mucho. Ellos son parecidos a nosotros excepto que ellos no tienen las orejas como nosotros y muchas otras cosas.

–me gustaría conocer a alguno algún día

–tu padre ahora está fuera del bosque siempre se reúne con los humanos en un pueblo cercano junto a otros elfos de los pueblos en el bosque y otros más lejanos. –Decía ruin sentándose junto a Loerien–. Una vez acompañe a tu padre a una reunión con humanos ellos decían venir de una ciudad cercana al océano

–el océano ¿eso qué es? –decía Loerien curiosa

–es como un lago, pero inmenso repleto de peces de muchos tamaños y colores –decía ruin con una sonrisa

El océano suena tan hermoso me gustaría verlo algún día –decía Loerien viendo al lago

Ruin mira a Loerien y con una mirada y un abrazo dice.

–Algún día iremos juntos –decía ruin abrazando a Loerien–. Te lo prometo

Esa misma noche casa de Loerien

–estoy de regreso cariño y Loerien –decía el padre de Loerien

–Papa regresaste –decía Loerien abrazando a su padre

–si estoy de regreso solo me fui tres días

–querido me alegra que hayas regresado –decía la madre de Loerien

–si fue una difícil reunión, pero sin ninguna novedad

–ven vamos a la cocina la cena esta casi lista Ruin trajo manzanas del lago –decía Loerien un poco sonrojada–. Me las dejo antes de irse a su casa

–es un buen muchacho siempre cuidándote eso me alegra tanto –decía el padre de Loerien


Unas horas más tarde

–querida ¿Loerien ya se fue a dormir? –decía el padre de Loerien

–si hace una hora ¿por qué? –decía la madre de Loerien tomando asiento

Con un temblor en las manos el padre de Loerien toma las manos de su esposa.

–no quiero que ella sepa esto. Pero el drago negro esta descontrolado. A las afueras del bosque más allá de las montañas nevadas –decía el padre de Loerien.

–te refieres a el dragón negro ¿uno de los 6 dragones mayores?

–si los humanos de todos los rincones del continente están asustados hay quienes han abordado barcos hacia el continente desierto esperando huir.

–pero ¿aquí estamos a salvo verdad? –decía la madre de Loerien

–no muchas aldeas han sido incendiadas del otro lado de las montañas los elfos de las nieves han descendido de las montañas y junto a una caravana junto a varios humanos. Los enanos se han ocultado en sus ciudades subterráneas.

–y que hay de los otros 5 dragones no piensan detener a su hermano

–lamentablemente nadie sabe de ellos. No quiero sonar mal, pero tenemos que irnos del bosque he irnos en busca de algún barco.

–pero que hay de los demás en el pueblo y de Loerien?

–ya muchos en el pueblo lo saben y Loerien no queda más remedio que mentirle para que no se asuste.



A la mañana siguiente

Todos en el pueblo comienzan a empacar y a subir sus cosas a varias carretas. Pero haciéndolo de forma tranquila y sin prisa

–papa ¿porque todos están empacando y nosotros también? –decía Loerien viendo a su padre y madre sacando muchas cosas de su casa.

–bueno hija iremos todos de vacaciones a un lugar hermoso –decía el padre de Loerien

– ¿iremos al lago? Es lo más hermoso del mundo papa –decía Loerien sonriendo–. O iremos al bosque de las flores.

–Hija ayuda a tu madre a subir las cajas a la carreta –decía el padre de Loerien ignorando las preguntas de su hija

–si padre –decía Loerien buscando cajas

–Señor aquí le traje los 4 alces para las carretas –decía ruin tomando los alces

–gracias ruin tu familia ¿termino de empacar?

–Si de hecho ya se fueron ya que pasarían por el poblado vecino a recoger otros familiares y me pidieron ir con alguien más –decía ruin viendo al padre de Loerien

–puedes venir con nosotros si gustas estoy seguro de que mi hija estará mejor si alguien conocido viaja con nosotros

–si gracias señor ¿hay algo en lo que le puedo ayudar? –decía ruin animado

–si ayuda a mi esposa a subir las cajas a la carreta –Decía el padre de Loerien

–Si enseguida –ruin comienza a subir varias cajas a la carreta

–ruin que haces aquí oye sabes a dónde iremos –decía Loerien acercándose a Ruin–. Y sabes porque se siente un ambiente tan serio

–iremos todos de viaje no sé a dónde iremos pero parece que iré con ustedes ya que mi familia

ya se adelantó. –Decía Ruin viendo a Loerien con una sonrisa–. Y tienes razón se siente todo muy serio no es como antes


A lo lejos se escuchan varias explosiones.

–Que fue ese ruido –dice Loerien abrazando a ruin–. Me asusto mucho

–no, no lo sé señor escucho ese ruido que fue. –decía ruin viendo al padre de Loerien.

–Fueron cañones de los humanos, pero por qué dispararían –decía el padre de Loerien subiendo a la sima del tejado de su casa–. Por los dioses... todos dejen todo y suban rápido a las carretas partimos ahora.

– ¿ocurre algo? ¿Que viste? –decía un poblador

–solo suban a sus carretas nos vamos ahora ruin sujeta los alces a las carretas rápido –decía el padre de Loerien

–s-si señor enseguida Loerien sube a la careta enseguida subo a tu lado está bien

–Si te espero –decía Loerien tomando la flor que avía encontrado

Los sonidos de cañones disparan se escuchaban con más fuerza y junto a ellos un rugido fuerte

–señor uno de los carruajes está listo es el que tiene menos cosas y con el otro tengo algunas dificultades –decía ruin intentando sujetar las cuerdas

–tu sube al otro carruaje y vete de una vez con Loerien yo me encargo de este y los alcanzaremos más tarde

–Pero señor no podía hacer eso –decía ruin intentando aun sujetar las cuerdas.

Los cañones seguían disparando con más fuerza hasta que tras un rugido los cañones dejaron de escucharse

–los cañones ya no se escuchan –decía ruin quieto

–algo se escucha –dice el padre de Loerien

De entre los arbolas aparece un dragón enorme y negro volando muy cercas del pueblo

–Es el dragón negro –decía ruin dejando caer las sogas asiendo que los alces escaparan

–ruin baja a Loerien de la careta y vallan al bosque iré por mi esposa nos encontramos ahí –dice el padre de Loerien corriendo hacia su casa

–Loerien, Loerien rápido baja de la carreta. Oye Loerien estas bien –decía ruin acercándose a la carreta

–e-eso es un dragón –decía Loerien señalándolo

El dragón comienza a rugir escupiendo fuego que cae por el camino donde iban las carretas. Se da vuelta y regresa al pueblo arrojando fuego a las afueras de él.

–Loerien– ruin tapa los ojos de Loerien y la baja de la careta–. Ven vamos al bosque ahí esperaremos a tus padres

Ruin junto a Loerien llegan al bosque adentrándose dentro de él corriendo sin parar


14 de Julho de 2019 às 07:53 0 Denunciar Insira 1
Continua… Novo capítulo Todos os Domingos.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~