Una Historia Detrás Seguir história

mutual14052 G's Soldier

Es complicado asimilar lo que puede llegar a suceder de manera repentina. ¡Ni yo me imaginaba presenciar todo este problema! Para colmo de males, ni siquiera tuve una participación voluntaria en todo este embrollo... A todo esto, si te interesa saber lo que pueda pasar en el transcurso de esta historia, te invito a que te quedes y seas testigo de una de las tantas historias que no se cuentan ya sea por miedo, vergüenza u otras razones.


Auto Ajuda Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#novela
2
3.7mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 10 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Un nuevo comienzo

Siempre estuve metida en mi mundo. En realidad, nada ni nadie podía o tenía el derecho de entrometerse en él. ¿Por qué? Bueno, digamos que mi vida no ha sido tan sencilla que digamos.

A pesar de todo lo que pude tener en su momento, nunca pude gozar del amor de ambos padres. Mejor dicho, de ambos por igual. No obstante, ya ni sé como podría definirlo a estas alturas del partido...

¡Esperen un momento, no me he presentado!

Bueno, mi nombre es Margareth.

Aunque, la mayoría de mis conocidos me llaman "Maggie".

Pues, para resumir un poco, soy una chica de 16 años con una suerte no tan deseada como la del resto de mis compañeros. Verás, hace un tiempo, pasé por una de las más horribles experiencias de mi vida. Desde ese momento, mi vida dio un giro inesperado; llegando al punto de tener que estar cambiando de colegios constantemente. Todo eso, se lo “agradezco” a mis padres, ellos son los verdaderos responsables de todo lo que pasó aquella noche. Aún sigo sin poder reaccionar ante el hecho de que mis propios progenitores me dieran la espalda y mi madre haya arruinado el poco cariño y respeto que le tenía. ¿Por qué?

Comencemos con este relato...

Mamá y papá celebrarían su décimo séptimo aniversario de bodas. Ellos me incluyeron en aquella celebración (cena) para que pudiera festejarlo al lado de ellos. Aunque, también escuché otra cosa más.

-¡Maggie! ¿Me estas poniendo atención?- mamá lo decía en un tono que ya empezaba a irritar.

Yo estaba en el asiento del copiloto, la estaba acompañando de regreso a casa, ya que ella quiso que le ayudara a escoger un atuendo decente para esta noche especial.

-¡Mamá, toda la vida te pongo atención, aunque a veces tú no hagas lo mismo conmigo!-grité con desesperación, estaba esperando los resultados del examen que había dado hace un par de semanas atrás. Este, definiría mi futuro completamente.

-¡Óigame, señorita! Para la próxima respóndeme de buena manera o te va a pesar -dijo mamá en un tono amenazante- Y yo no te ignoro. Créeme, si no tuviera esa bendita empresa, que tu padre y yo dirigimos, no tendrías nada de los lujos que hoy en día disfrutas. Así que, debes de estar agradecida ¡CARAY, cuanto hubiese deseado yo tener todo lo que tú posees en tus manos!- ¡Ahí lo tienen! Siempre sacándome en cara todo lo que ella "hizo" por su hija. ¡Pero qué logro! -Lamentablemente, no sé por qué te comportas de esa manera conmigo. ¡Te llevas mejor con tu padre que conmigo!

Al escuchar esto último, me indigne como nunca. ¿Cómo se atreve a decir eso?

Lo siento, pero es la verdad. Mi padre, así haya cometido miles de millones de errores, fue el único que pudo darme muchísimo más cariño y atención que su propia esposa.

Dirigí mi mirada hacia ella, tenía que decírselo asi me llevé un buen castigo por ello.

-Mamá, sabes perfectamente que yo estoy agradecida con todo lo que me das, pero no bastan las cosas materiales. Hay que tener en cuenta los sentimientos, también. Inclusive, deberías de estar más al pendiente de los logros o fracasos que he tenido y pueda tener. ¿Eso no se supone que hacen las madres normales?- dije entre sollozos, no aguantaba más esta situación- Y si es que me llevo mejor con papá, es por el simple hecho de que él me aprecia y me da la confianza que TÚ no me das ni en migajas- dije en un tono más "calmado", recuperando la estabilidad de antes.

-¡Ash, TONTERÍAS NIÑA! – dijo mamá molesta – Bueno, ya no quiero más peleas de las que ya hemos tenido en más de una ocasión. Lo que te estaba tratando de decir es que debes hacer un pequeño sacrificio por nosotros – dijo con total hipocresía y maldad en su voz. ¡Como no darme cuenta!

-¿A qué te refieres?- dije. Sea como sea, ya estaba acostumbrada a toda esta situación.

-Ya lo verás cuando lleguemos al restaurante.- En ese momento, empezó a sonreír como loca demente. ¡Les dije que esto no me daba buena espina!- Solo despreocúpate, no es nada malo.


Me quedé mirándola por más tiempo del que pensaba. ¿Qué habrá querido decir con eso?

Seguía sumergida en mis pensamientos hasta que un sonido me sacó de ellos, era una notificación que provenía de mi correo. ¡Eran los resultados del examen! ¡Dios mío, dame la calma suficiente como para soportarlo! He estado estudiando por mucho tiempo como para que mis resultados no dieran un fruto satisfactorio. Al revisarlo, me doy cuenta de que he sido admitida, logré alcanzar una de mis mayores metas: Ser admitida en la universidad.

¡Qué gran hazaña he hecho!

Estaba a punto de compartir este gran logro con mamá, cuando me di cuenta que ya no está y hemos llegado a casa. Salgo del auto y la busco por todos lados, no hay rastro de ella. Trato de buscar también a mi padre, pero tampoco aparece por ningún lugar. ¿Que está pasando? No entiendo nada.

Al no encontrarlos por ningún lado, me dirigí hacia el sótano..

Hubiese deseado nunca hacer eso...

Al bajar torpemente los escalones, vi a hombres encapuchados, apuntándoles con sus armas a mis padres. Esta escena nunca esperada por mí, se convirtió en mi peor pesadilla.

-¡Hasta que por fin vienes, muñeca! No sabes el tiempo que has tardado en venir- me dijo uno de los señores encapuchados, igualmente, apuntándome con la pistola- Señora, cual opción es de su agrado ¿Su hija o esposo?- dijo este en un tono algo burlón y sádico a la vez. No puedo creer que haya gente que disfrute haciendo este tipo de cosas.

-¡Ella!- dijo mi mamá sin rechistar. En ese momento, mis ojos se abrieron como platos y mi boca formaba un “o” al darme cuenta de lo que mamá acababa de decir. No lograba comprender lo que pasaba- Verás pequeña, últimamente, algunos de nuestros socios nos han ofrecido alguna que otra ayuda para que la empresa siga en pie y no caigamos en BANCARROTA. - comenzó a decir mamá, mientras se acercaba a mi con la cara empapada de lágrimas - ¡Todo esto ha ocurrido, gracias a tu querido padre! ¡A ese al que tanto dices que te comprende, te quiere y que no haría nada malo contra ti! Pues bien, aquí está tu prueba que demuestra lo contrario. Todo gracias a las apuestas de los casinos, las cuales tu padre perdía partida tras partida. Es algo triste y decepcionante que él nunca lo haya superado hasta el día de hoy, llevándonos hasta la situación en la que nos encontramos.

No sabía que esto pasaba a mis espaldas. Me siento decepcionada por la manera en que la persona en la cual yo más confiaba me fallaba con esta acción que hizo que mi corazón se rompiera abruptamente.

-¡Papá, dime que no es verdad, DÍMELO!- dije, al punto de quedarme sin voz por las lágrimas que corrían por mi rostro.

Mi padre solo me miraba con ojos de tristeza y arrepentimiento, solo atinó a mantener un contacto visual que jamás he tenido con nadie, cargada de sentimientos negativos que no me ayudaban a sobrellevar la situación.

-Bueno, basta de tanta charla ¡Comencemos con el plan de una buena vez, no me pagaron por gusto para esto!- dijo uno de los matones.

Este ya estaba dispuesto a dispararme, cuando de pronto, escuché el tiro...

No lo podía creer...

Era papá tirado en el suelo con un chorro inmenso de sangre alrededor de su cuerpo. Durante el tiempo que el tipejo estaba dispuesto a dispararme, mi papá se deshizo del agarre de aquellos matones y se lanzó encima mío, evitando que la bala cayera en mí. Al menos, salvó mi vida…o lo que queda de ella.

-¡PAPAAAAAAAAAAAAAAAÁ!- grité con desesperación y angustia.

-¡Hija, escapa!- dijo, mientras los chorros de sangre seguían rodeándole el cuerpo, de esa manera, también fui manchada- ¡Corre, antes de que te atrapen! ¡Perdona por todo esto! No pensaba correctamente.

Solo asentí, ante aquella escena, solo escapé. Sentí la adrenalina correr mi cuerpo mientras salía de la terrible pesadilla que jamás viví. Logré escabullirme de mi “DESTINO FINAL”, pero nunca volví a ser la misma de antes. Mi madre, ni siquiera se dignó a mirarme durante el incidente. Ella no gesticulaba ni nada que se le pareciese. Solo miraba perpleja aquella escena desgarradora. Ese sería mi último recuerdo de aquella mujer que no supo criarme ni quererme, de la manera en la que creo, merecía.


Se preguntarán en dónde estoy, ¿Verdad?

Pues, estoy aún viva, pero no de la manera en la que quisiera. Después de escapar, tuve que aislarme de la sociedad en la que solía habitar, para meterme en otra y sobrevivir.

¡Mírenme! De estar en una posición acomodada, pasé a estar en un camino sin rumbo alguno. ¿Quién lo diría, no?





15 de Julho de 2019 às 03:45 0 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo La Luz al Final del Túnel

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!