Alma Sattvica Seguir história

isabelladimicco Isabella Di

Se dice que las casas tienen vida propia y que cuando uno llega a habitarla por primera vez, se mezclan con las energías de las personas que vivirán. Puedes ser bien recibida por la casa o rechazada por la misma y te lo hará saber de la peor manera, alimentándose de tus miedos. Pero, ¿qué pasaría si en realidad no es la casa que está viva, sino un espíritu que le molesta tu alma sattvica?


Fantasia Todo o público.
10
1780 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo

*Llamada entrante: Juan*

—HO...LA —se escuchaba la voz de Juan entrecortada.
—Hola, Juan. ¿Qué pasa?
—Te tengo una propuesta.
—cuando decía propuesta, significaba una sola cosa peligro—. Mmm... Te escucho.
—Yo sé que querés estudiar Psicología y conocer Argentina al mismo tiempo, ya que tu mamá no te cuenta absolutamente nada. Por lo que te quería proponer de que vengas aquí a estudiar.
—¿¡QUÉ!? ¿ESTÁS DEMENTE? Sabes que ni loca me dejarán ir a otro país y más si es Argentina.
—Como sabía que ibas a responder así, mis padres están yendo a tu casa.
—Ay, sí. ¿Cómo no? —estaba realmente loco, no había duda sobre eso.
—Me llamas cuando te den permiso, te adoro.
—Yo igual, loco. —Finalicé la llamada.

No había mentido Juan, después de colgar sonó el timbre. Fue tan rápido porque nuestras casas estaban una al lado de la otra, técnicamente unidas.

—Becca, baja. Están tus tíos aquí —Escuché a mi mom gritando desde la planta baja.

Ellos eran muy unidos, mi mamá y mi tía trabajaban en una tienda de ropa y mi papá y mi tío en una empresa automotriz. Se conocían de casi toda la vida y se tenían una gran confianza.

La cena transcurría lo más normal hasta que mi tía tocó el tema: VIAJAR.

—¿Qué opinan de que Bequis vaya a estudiar en Buenos Aires y viva a la par de Juan? —preguntó.

En ese momento mi padre se ahogó y comencé a reír.
Pero, mucho duró mi diversión porque mi mamá me retó.

—Jovencita, ¿no ves que tu padre se está ahogando?
—Bueno, disculpame. Es que siempre veo esto en películas.

Mi papá se estabilizó y ya entramos en paz nuevamente.
Ahora mi tío decidió hacer la misma pregunta que mi tía.

—Becca no es lo suficiente madura como para irse a otro país y menos... —mi madre fue interrumpida por mi tío—. Son otras épocas, además Juan no es nada maduro y le va muy bien.¿Por qué ella no podría?
—Excelente punto —comentó mi tía.
—Podría ser, pero con una condición, al menos van a ir a visitarlos una vez al año y las fiestas las pasan aquí ambos.

La cena fue eterna, mi mamá no estaba convencida. Le hicieron varias propuestas y ni aún así aceptaba.

Me fui a dormir un poco molesta por la desconfianza de mi madre.

*Al día siguiente*

Me desperté con mensajes y llamadas perdidas de Juan, no iba a responderle hasta obtener una respuesta fija.

Bajé a desayunar como todos los días y me encontré a mi mamá muy feliz.

—Buenos días, preciosa. —dijo mientras se acercaba a depositar un beso sobre mi cabeza.
—Buenos días, mamá. ¿Por qué tan feliz? —pregunté curiosa y confundida a la vez.

En ese momento llegó mi padre también muy feliz.

—Que bueno que te encuentras ya aquí. Te tenemos que decir algo.
—Los escucho —rogaba que sea el permiso que tanto quería.
—Si vas a poder ir a Buenos Aires —dijo mi madre emocionada.
—¿En serio? No lo puedo creer —Corrí a abrazarlos.

Irme a otro país, requería de una gran confianza y ellos la tenían conmigo.

Luego de abrazarlos, llamé a Juan para contarle la gran noticia.

«Lo logramos» pensaba.

26 de Junho de 2019 às 15:33 2 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo #1. El viaje

Comentar algo

Publique!
Rocío Chariss Rocío Chariss
Al momento se ve interesante... veré si en los siguientes capítulos logra atraparme.
13 de Julho de 2019 às 11:12
Ibán José García Castillo Ibán José García Castillo
Bueno lo ha conseguido, a ver que pasa ahora
28 de Junho de 2019 às 00:36
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 44 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!