Mi espada y corazon Seguir história

guilermo2004 Guillermo Avilez Luna

Gael es un chico que vive con el dolor de haber perdido a sus padres y ahora viaja con Leisa, una compañera que encontró en el camino, su aventura se basara en buscar la fortaleza para superar el dolor de haber perdido a su familia, lo que no sabe es que encontrara mas de lo que perdió


Aventura Todo o público.

#historias-de-vida #historico #ficcion #347 #258
0
531 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

El comienzo

Bienvenido al reino de Midaria, en este lugar somos muy unidos y alegres, nos apoyamos mucho entre nosotros, bueno… unos más que otros, a mí no siempre me han ayudado mucho, pero, la vida no siempre es tan mala, y este reino no siempre ha sido así, oculta una gran historia detrás de él, pero déjame hablarte un poco de mi primero, tengo una cicatriz en mi pecho, va desde mi pectoral derecho hasta la parte inferior izquierda de mi abdomen, mi cabello es caído y de color negro actualmente pero no siempre fue así, antes era café, más adelante te seguiré explicando, mis ojos son verdes limón, mi cara es triangular y mido 1.86cm, soy algo delgado pero también muy fuerte en cuerpo y alma, ella me hizo así, déjame contarte la historia de este reino ahora, todo comenzó hace 3 años cuando tenía 16 años y aún era un cobarde, no tenía amigos así que normalmente deambulaba por los campos, como todos los días fui a pasear nuevamente por los campos para des estresarme, pero cuando volví, lo único que encontré fueron cenizas de lo que era mi hogar, el fuego aun consumía parte de los escombros y una nube de polvo era lo único que evitaba que me acercase más a ese lugar, los cuerpos de mis padres ahora solo eran cenizas al igual que todo lo demás, las lágrimas recorrían mis mejillas, y la soledad ahora sería mi única amiga,

–No quiero estar solo!!! Porque me pasa esto a mí?!?! – Era lo único que gritaba

­La gente del pueblo me observaba ya que sabían que yo vivía en ese lugar, me quede tirado en el suelo esperando a que mis lágrimas cesaran, casi veinte minutos después un hombre se me acerco ofreciéndome quedarme en su casa para pasar la noche, con los ojos sollozos acepte, comí la cena que me ofrecieron y me fui a dormir,

–Muchas gracias por toda su ayuda señor

–No te preocupes, mejor duerme un poco, debes estar muy estresado

–Claro, hasta mañana

Me quede mirando la mesa de noche con una vela encima de ella, lo único que pasaba por mi cabeza era ese maldito incendio, trate de dormir un poco para estar mejor mañana, pero… tuve una pesadilla,

–Hijo!, ya está la comida!, ven a comer!

–Es la voz de mi madre? Mamá? Papá? Son ustedes, no puedo creerlo!, de verdad son ustedes, no saben cuan feliz estoy de verlos, de verdad los extra…

Una bomba aterrizo en frente de mí, el impacto me empujó, destruyendo mi hogar en frente de mis ojos,

–No, no, no, no, no, NOOOO!!!

Desperté demasiado exaltado y asustado, me levante de la cama, salí de la cabaña y regrese a lo que era mi hogar solo para verlo por última vez antes de… escapar del reino, me dirigí hacia el bosque y camine hasta perderme, pase tres días en ese bosque tratando de mantenerme con vida yo mismo,

–Esto es absurdo, porque pensé que venir aquí sería buena idea

O eso era lo que pensaba hasta que… me desmalle.

No tengo idea de por cuanto tiempo ni en qué momento, solo note que las heridas que tenía por haberme caído de los arboles habían sido curadas, y… dentro de un cabaña,

–Como llegue aquí?

Escuche un ruido que provenía de fuera de la habitación,

–Hola? Hay alguien hay? Hola!?

La voz de una chica me respondió,

–Oh, despertaste, como te sientes?

Me quede congelado por un momento por la belleza de la chica, era apenas un poco más baja que yo, su cabello era rosado y un poco ondulado, sus ojos amarillos y entre cerrados y con una hermosa sonrisa dibujada en su rostro, para no ser descortés y no mostrarme tan raro respondí un momento después,

–Me siento mucho mejor, por cierto, como fue que me encontraste?

–Mientras caminaba por el bosque para recoger fruta te vi tirado en suelo así que te traje a mi casa y cure tus heridas, toma– Me dijo ofreciéndome un tazón de comida –Debes estar hambriento verdad,

–Sí, así es, muchas gracias

Tome el plato de comida que me había traído, se notaba que estaba preparado con mucha dedicación,

–Disculpa, hay alguna razón por la que hagas esto

Quise preguntar esto para agregarle algo de curiosidad a la conversación,

–Sí, me pareces un poco interesante principalmente porque no tengo idea de que hacías en el bosque, jeje

–Emmm, me perdí mientras me dirigía hacia el pueblo más cercano

No quise decirle la verdad porque no creí que fuera de importancia para ella, igual apenas la acababa de conocerla,

–Entonces te dirigías a Koba?– me pregunto la chica

Yo no tenía idea de que era exactamente lo que me quería decir ni que era eso de Koba

–Koba?

–Koba es el pueblo más cercano por estos rumbos, por cierto que harás haya?

–Quiero… volverme fuerte!

–Entonces quieres ser un espadachín

–Un qué?

–Son guerreros con espadas que se encargan de proteger al rey

–Una espada eh? Suena bien, sabes dónde puedo conseguir una?

–En Koba hay un herrero, puedes pedirle que te haga una

–Pero no tengo dinero–Dije des concertadamente

–Pues… este herrero no es como cualquiera, dicen que el solo te pide que hagas una búsqueda por él y te concederá la espada que desees sin pagar ni una solo moneda

–En serio?, que tipo más raro, pero en ese caso iré a conseguir una espada con ese herrero ya mismo

–Iras solo? –Me pregunto la chica con voz algo preocupada

–Pues, creo que si

–Pero no conoces Koba, te perderás fácilmente, déjame ir contigo, yo conozco el pueblo

–Está bien, vamos, empaca tus cosas, creo que este será un largo viaje

–Muchas gracias!, prometo no ser una carga!

–No lo serás

Pensé, porque esta tan alegre, este viaje no será nada fácil pero realmente no quiero dejarla en este lugar

–Muy bien, vamos!

Tomo sus cosas y yo las mías y emprendimos nuestro camino hasta Koba, estuvimos caminando casi por 30 minutos y aun no llegábamos,

–Oye… aún está muy lejos el pueblo?

–Descuida, ya falta poco

–Bieeen…

Pensé, será que está mintiendo o realmente no sabe por dónde queda el pueblo? Me des concentre de preguntarle debido a que me interrumpió,

–Oye, por cierto, cómo te llamas?

– Gael

–Encantada, yo soy Leisa

Regalándome una sonrisa termino de presentarse

Pensé por un momento, porque sonríe tanto? No quise ser grosero al preguntar algo como eso así que decidí cambiar la pregunta,

–Oye, porque estabas sola en…

Mientras preguntaba Leisa me interrumpe gritando,

–Hay esta! Koba!

Notaba un pequeño pueblo que se asomaba en el horizonte

–Esa es? Enserio? Al ser un pueblo con incluso un herrero debería de ser un poco más grande, no crees?

–Cómo te dije, el herrero no es nada comparado con otros, ya lo veras cuando lleguemos

Solo pude pensar en una cosa “este herrero me da mala espina”

Llegamos al pueblo unos 10 minutos después, trate de no preguntar nada en el camino para evitar molestias, al llegar tomamos un descanso debajo de un árbol y comimos un poco de lo que Leisa había preparado, se notaba deliciosa incluso de probarla

–Oye, Leisa, como es que cocinas tan bien?

–Ammm, no sé, solo lo hago y ya, supongo

Porque sonríe tanto? No quise ser grosero al preguntar algo como eso así que decidí cambiar la pregunta,

–Oye, porque estabas sola en…

Mientras preguntaba Leisa me interrumpe gritando,

–Hay esta! Koba!

Notaba un pequeño pueblo que se asomaba en el horizonte

–Esa es? Enserio? Al ser un pueblo con incluso un herrero debería de ser un poco más grande, no crees?

–Cómo te dije, el herrero no es nada comparado con otros, ya lo veras cuando lleguemos

Solo pude pensar en una cosa “este herrero me da mala espina”

Llegamos al pueblo unos 10 minutos después, trate de no preguntar nada en el camino para evitar molestias, al llegar tomamos un descanso debajo de un árbol y comimos un poco de lo que Leisa había preparado, se notaba deliciosa incluso de probarla

–Oye, Leisa, como es que cocinas tan bien?

–Ammm, no sé, solo lo hago y ya, supongo

–Ok?

Terminamos de comer y quise tomar una siesta, me recosté contra el árbol y cerré mis ojos, pero, mientras intentaba dormirme empiezo a escuchar una bella canción siendo tarareada, abrí mis ojos y note que era Leisa quien la hacía sonar,

–Oye, que es esa canción?

–Mi madre solía cantarla para mí, es molesta?

–No, no, no, para nada, de hecho…

Leisa se sonroja un poco al escuchar eso y suelta una pequeña risa

–Oye, Leisa, tu madre…

Leisa nuevamente me interrumpe hablando casi como evitando la pregunta

–Qué tal si ya vamos a ver al herrero?

–Pero…

–Que no quieres tu espada?

–Está bien…

–Una carrera!!!

–Que?! Pero yo no sé por dónde es!!!

–Solo sígueme!!

–Anduvimos corriendo por el pueblo y llegamos con el herrero en un minuto,

–Wow, sí que eres rápida

–jeje

Empecé a hablar con el herrero no sin antes mirarlo un poco en apariencia, su cabeza era grande y calva pero tenía una barba un poco larga, tenía un parche en el ojo, vestía una piel de un animal además de que solamente tenía una sola espada a la vista en su tienda

–Disculpe, porque solamente tiene una espada? Que no fabrica muchas de esas?

*Herrero*–jajaja, me temo que yo no funciono así, hago las espadas que me piden a gusto de las personas para que se vallan lo más satisfechos posibles

–Entonces imagino que esa espada es un encargo

*Herrero*–No, no es así, esta espada es mía, la fabrique con el más fuerte hierro de este pueblo, verán yo no cobro ni una moneda por estas espadas, pero, solo necesito que hagan una sola cosa, tú me dirás como y de que quieres la espada pero el material lo consigues tú, simple, un intercambio razonable, solo que, hay algunos que se acobardan y nunca vuelven con el material, pero no los culpo, incluso para mi me fue un poco duro conseguir el material para mi espada, vez este parche? Perdí mi ojo cuando tuve que pelear contra un oso en la montaña donde se encuentra el hierro, luego de eso me quede con su piel como símbolo de mi fuerza,

–Bien, digamos que yo quiero una espada suprema mente fuerte, ligera y que este cerca de aquí

*Herrero*–Pues… el material más cercano a tu descripción es el material conocido como Diamante apagado, es un poco escaso en estos rumbos, pero creo que podrás encontrarlo en una mina al este de Quezta, está más o menos a dos semanas de aquí

–Quezta?

*Herrero*–Es un pueblo un poco escondido pero si logras encontrarlo considérate afortunado, en ese lugar por tan solo ser un viajero te regalan una cabaña donde quedarte un tiempo limitado

–Suena bien, de acuerdo iré por ese material!

*Herrero*–Un consejo, si no conoces el mineral lo podrás diferenciar por su fuerte oscuridad, ni siquiera puedes ver el reflejo del sol en el

–Muchas gracias, me iré ya mismo a conseguirlo

*Herrero*–Suerte

–Adiós!

Emprendí mi viaje con Leisa en busca de ese raro Diamante apagado y ahí… fue donde empezó nuestra gran aventura

1 de Junho de 2019 às 19:27 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo A cada 15 dias.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~