FUNDIDOS Seguir história

miguel-bravo1539311018 Miguel mendez

Una extraña historia que nos hace pensar sobre nuestros orígenes


Suspense/Mistério Todo o público.

#misterio
Conto
1
3.2mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

FUNDIDOS


Al momento de despertar note enseguida como mi esencia anterior seguía latente en mi nuevo cuerpo, los pensamientos del ser anterior me inundaban de forma profunda, como un sueño lejano que permanecería en mi al menos hasta que me haya acostumbrado a mi nuevo cuerpo.


Me recosté de lado saboreando la cálida temperatura de la habitación y mis dedos jugaron con la suave ropa de dormir que me envolvía, sabía que, aunque me familia me interrogara no debía hacer referencia hacia la esencia anterior, después de todo tarde o temprano desaparecería.


Mi madre abrió la puerta y me hablo con calma para poder levantarme, enseguida mi cuerpo reacciono y casi por instinto comencé a moverme lentamente como habían recomendado los médicos.


Luego de levantarme disfrute cada segundo del hogar de mis padres, el ambiente era callado, los suaves colores azulados de los muros se entremezclaron con la suave luz del día y me hicieron disfrutar cada segundo del desayuno, el cual como siempre consistía de una carne semi asada de color semi rosado, no recordaba el origen de esa carne pero al momento de saborearla sentí un placer indescriptible, se deshacía en mi boca y su solo sabor me hizo entender la razón de porque esa carne se disfrutaba en las 4 comidas del día.


Mi madre me recomendó salir a caminar para que la esencia de mi cuerpo se incorporara lentamente he hiciera coordinación con mi cuerpo, así lo hice, al salir vi como las calles estaban casi vacías, nuestro hogar siempre ha sido así, a pesar de la gran cantidad de población casi nunca se veía gente en las calles, la mayoría estaba en sus labores , estudios y algunos como yo se estaban acostumbrando a esencias de forma lenta y pausada, ya sea en sus hogares o con simples caminatas hasta que el cuerpo se acostumbrara.


La luz de nuestro hogar se asemejaba mucho a la luz del amanecer o el ocaso de la esencia anterior, lose porque esa parte de mi lo recuerda, siempre lo disfrutó y ahora eso era parte de mi y me hacia disfrutar la simple coloración del cielo y me alegro el saber que siempre seria así.


A lo lejos vi una figura que venía trotando, era mi amiga de formación, acostumbraba hacer ejercicios de joven y esta vez había cambiado su rutina al verme caminando para dirigirse a mí.


-Me alegra ver que ya te estas acostumbrando

-Si, es algo lento pero el proceso es tranquilo, veo que tu no te lo tomas con tanta calma

-Sabes que eso de ir paso a paso no es lo mío, espero que estos días te animes a correr conmigo

-Talvez, después de todo ya le estoy tomando el gusto a los cambios

Mi vieja amiga sonrió y tras darme una palmada en el hombro siguió su camino y se fue alejando mientras yo veía su figura suave y tersa contonearse a lo lejos


A la hora de comer ya había caminado 4 veces por el conjunto de hogares y mi cuerpo ya sentía la necesidad de la carne


Como siempre mi madre tenia la cena lista, esa suave carne semi asada, aun no podía recordar su origen, pero lo que si sabía es que nuestro pueblo era adicto a ella, y como buenos dueños de esa materia prima nos dábamos el lujo de comerla siempre, hasta era recomendable por sus grandes características.


Tras la cena llego mi padre, con su mirada calmada abrió la puerta de par en par y entró con un gran objeto, mi madre feliz comenzó a mover los elementos de la pared para hacer espacio y colocar al nuevo integrante de los cachivaches hogareños.


Esta vez mi padre nos sorprendió con un gran espejo de borde platinado, semi ovalado, del tamaño de una persona.


-Es para cuando te puedas parar bien y puedas verte por completo – dijo

- yo no comprendí de inmediato, pero si entendí que cuando llegase el momento lo entendería.


Esa noche dormí de forma placida, el silencio del ambiente contrastaba con la vida anterior de la esencia que ahora era parte de mí.


Esa esencia estaba aclimatada a un mundo caótico y ruidoso donde cada individuo debía vivir constantemente soportando el ruido de los demás


Mas en mi hogar el silencio era considerado un deber moral de respeto hacia los demás y hacia uno mismo.


Me levante temprano y mi padre me señalo que en 3 días comenzaría con mi instrucción para comenzar con mis labores, hace un tiempo hubiese entrado en conflicto, lo hubiese visto como una amenaza a mi independencia, pero esta vez lo vi como una ayuda, lo vi por primera vez como un favor y no como un ataque, le agradecí su ayuda mientras desayunaba esa deliciosa carne rosada.


Mas tarde acepté la propuesta de mi vieja amiga y la acompañé a trotar, en el trayecto me encontré con conocidos que de forma calmada levantaban su mano a modo de saludo.


Llegue a la hora de comer y mi madre como siempre tenia esa carne rosada, esta vez había algo extraño, me quede mirando esa suave carne rosada y no pude evitar pensar que había algo malo en todo esto, no en la carne, sino en el hecho de comerla, pero era tan apetitosa que no pude evitar dejar ese pensamiento a un lado para disfrutar mi cena.


Mi madre me señalo que cuando comience con mis labores podre aportar mas carne a la familia ya que seria uno de los encargados de conseguirla, como muchos otros en cada uno de los hogares, no comprendí mucho, pero sonreí a modo de aceptación.


Esa noche me quedé pensando hasta tarde en la suave figura de mi amiga, ante ellos pude recordar algunos parentescos con imágenes de mi anterior esencia con lo que ellos reconocían como animales.


Al día siguiente mi padre me despertó, quería verme de pie y prepararme para comenzar mi instrucción, todo con la calma típica de nuestro hogar, ante esa luz semi en penumbra que los caracteriza.


Luego comencé a recordar, vi el rostro lleno de orgullo de mi padre al acompañarme al comedor frente al gran espejo, no pude evitar sentir algo de nerviosismo, al verme parado frente a ese espejo, vi mi cuerpo delgado al lado del de mi padre mientras mi madre colocaba los platos de comida sobre la mesa, mire con calma ese espejo, vi mi mirada calmada, como nunca en mi vida la había visto desde que empezamos a recolectar carne en ese lugar primitivo y lentamente aprecie los detalles de mi figura, mi delgadez perpetua, mis brazos largos y pernas firmes, pude apreciar cada escama de mi cuerpo desde la parte frontal de mi cabeza , recorriendo mis antebrazos para perderse por mis piernas, vi el orgullo de mi padre con las mismas facciones corporales pero envejecidas por una ardua vida de trabajo, y sonreí con él, tras mirar los platos de comida llenos de suave y rosada carne humana.

27 de Maio de 2019 às 01:11 1 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Miguel mendez Profesor de Historia y Cs. Sociales , estudioso de temas poco comunes como la psicopatia , mitologia ,religiones diversas , basicamente todo lo que enloquezca al hombre y lo relaciones con su pasado primordial en la noche de los tiempos. Adicto a la lectura , mientras mas extraño y perturbador mejor sera el libro , creyente absoluto de que cada libro o narración es el reflejo de una mente humana que se eterniza en el tiempo gracias a la escritura.

Comentar algo

Publique!
Yonathan Cortes Yonathan Cortes
Muy impactante, me gustó mucho, quería seguir leyendo más!!
28 de Maio de 2019 às 15:43
~