El Club de los Dock's Seguir história

robertberl Robert Berl

En ocasiones merece la pena ganarse un puñado de dólares de una forma fácil y discreta. El secreto es hacerlo, y no pensar en lo que pueda suceder aunque arriesgues perder la vida. Esta es la filosofía de los diez socios y protagonistas que regentan el Club Dock’s Sea, llevar al límite su ambición, que no es otra que ganar ese dinero que muchos sueñan y pocos consiguen. Y como pocos saben, llegar al limite significa no hundirte en un Dock en el que el mar solo busca hacerte desaparecer.


Ação Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Derechos reservados

#negro #acción #ganster
1
3078 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

I



Era la una de la madrugada, a tres kilómetros de New London, en el estado de Connecticut, cerca de la 156 con East Lyme. Esa noche estaba lloviendo intensamente y dos tipos se acercaban en automóvil hasta una mansión, donde habían quedado algunos de sus socios para cerrar un acuerdo. Atravesaron los jardines de la propiedad, aparcaron delante del inmueble y apreciaron las luces encendidas, dando por supuesto que, aún había gente.


Llamaron al timbre varias veces, pero nadie les contestó. Pasaba algo extraño, pensaron. Uno de ellos intentó mirar por la ventana pero el doble visillo oscuro no le dejó ver el interior del comedor. Sacaron las pistolas, abrieron con fuerza y, en ese instante, se encontraron la escena de un altercado que aun olía a pólvora.



―¿Qué ha pasado aquí?―preguntó atónito uno de los dos hombres.

—Voy a mirar si hay alguien más dentro de la casa.



Mientras inspeccionaba la vivienda, su compañero se quedó observando como sus socios estaban en el suelo junto a otros sujetos, a los que no conocía de nada. Al volver, le dijo que no había encontrado a nadie más en la casa y le preguntó:



—¿Hay alguien vivo?

—David y Charley están muertos.

—¿Dónde está Jack?

—No lo encuentro…



En ese instante oyeron que alguien pedía ayuda detrás de un sofá. Se acercaron, apartaron el mueble y encontraron a Jack, que estaba mal herido, pero vivo.



―¿Qué ha pasado, Jack?—preguntó intentándolo levantar.

―Nos estaban esperando dentro de la casa. Creo que el dinero fue una excusa para jodernos…Se lo llevaron todo…―dijo Jack tosiendo—.Iban armados, los muy cabrones.

―¿Fueron los rusos?

―Sí. Nos la han jugado, supongo que han sabido que los inculpamos…

―Cógete de mi brazo, nos iremos de aquí.



Los tres salieron de la mansión y con cuidado ayudaron a Jack a que se sentara en la parte trasera del vehículo, mientras sufría a causa de sus heridas. Sin perder tiempo arrancaron a toda prisa saliendo de la propiedad en dirección a New London, donde conocían a un médico que posiblemente podría salvarle la vida.



―¿Cuántos eran, Jack?

―Unos siete, pudimos con alguno pero eran más que nosotros―dijo muy débil y continuó—.Creo que me estoy muriendo, no voy a aguantar…

―Claro que vas a aguantar, en breve llegamos―dijo uno de ellos mirándole mientras el otro conducía a toda velocidad.



Pasados unos minutos llegaron delante de la casa del médico, llamado Fred. Aparcaron golpeando la llanta con el bordillo y, sin apagar el motor, sacaron a Jack y llamaron a la puerta. Al instante les recibió su amigo y les acompañó a una habitación donde había una camilla. Sin dudar, le inyectó morfina para el dolor y le sacó una de las balas, alojada cerca del hígado. Después de media hora les dijo que había tenido suerte de no tener ningún órgano dañado y que se recuperaría en pocos días.


Mientras tanto, uno de los hombres cogió su teléfono y llamó.



―Hola Forest, soy Martin.

―Hola, dime.

―Tenemos un problema, los rusos han matado a David y a Charley, los estaban esperando en la mansión.

―¿Y Jack?

―Está con nosotros en casa de Fred. Le han herido, pero nos ha dicho que se recuperará.

―Avisaré a los otros, quedamos en mi casa en una hora. En el club es bastante peligroso, como sabes, ha venido la policía a preguntar.

―De acuerdo―finalizó Martin la llamada, y acercándose a ellos dijo—.Hemos quedado en casa de Forest, nos tenemos que ir.

―¿Puedes levantarte, Jack?―dijo su otro socio.

―Sí, creo que puedo.



Jack, ayudado por sus dos socios, salió de casa de Fred y dándole las gracias, subieron al coche largándose en dirección a Stamford.



Hace un mes…



Eran las nueve de la mañana y Jack Tremp salía de la penitenciaría después de ocho años preso por robo a mano armada. Para él era un alivio salir de la cárcel, después de todo solo fue un atraco sin víctimas. Lo condujeron hasta la última nave, después de haber recogido todas sus pocas posesiones de dentro de su celda, con una bolsa de tela que le dio el carcelero. Lo llevaron cerca de la entrada donde tuvo que firmar un registro y le devolvieron sus pertenencias, requisadas al entrar preso. Se quitó la ropa de la cárcel y volvió a vestirse como cuando lo habían detenido hacía años. Salió de la nave por un pasillo acompañado por un guardia y cuando llegó a la puerta principal, se despidió andando por la carretera con la bolsa en la mano.


Jack era uno de esos tipos sobre los que cualquiera se haría una idea errónea. En realidad su aspecto resultaba incomodo, para algunos. Tenía unos cuarenta años y toda su vida había tenido problemas con la ley. Pero siendo como era, sus conocidos lo describían como un tipo serio y cumplidor. Su objetivo en esta vida era conseguir dinero fácil, y eso le llevó a visitar varias veces la cárcel. Nunca había estado encerrado tantos años como esta última vez.


Con tan solo trescientos dólares en el bolsillo, miró a su alrededor y, como no esperaba que nadie lo viniera a recoger, esperó en la parada el bus que lo llevaría a Boston. Sentado encima de la bolsa comenzó a pensar donde podría ir. En realidad tenía suerte, porque hacía años guardó un dinero en su vivienda y aún tenía la llave en su poder, no creía que nadie hubiese descubierto el escondite. Se puso la mano en el bolsillo y sacó un papel con un número de teléfono de un colega de prisión, Forest Dase, que le había acompañado durante su anterior ingreso en la cárcel. Él le dijo que cuando saliera de la maldita penitenciaría lo llamara para entrar en un grupo de socios para trabajos esporádicos muy bien pagados. Se guardó el papel en la cartera y vio de lejos que se acercaba el bus.


Se sentó al lado de la ventana mirando el paisaje sin hacer caso de la gente que había. Después de veinte minutos el autobús lo dejó en una de las estaciones de la capital, donde cogió otro, en dirección New York y cuando llegó a New Haven bajó. Andando unos diez minutos hasta su vivienda, le vinieron muchos viejos recuerdos de hacía años. Solo entrar dejó la bolsa en el suelo del comedor y observó la gran cantidad de polvo que se acumulaba encima de los muebles y los sofás. Miró si aún tenía línea telefónica, gas, luz y agua, pero como dedujo mucho antes, no tenía nada. Solo sabía que necesitaba una limpieza a fondo, y pensó en nada más que en el dinero escondido que recordaba. Subió al primer piso, sacó un cuadro de la pared y con un destornillador hizo palanca haciendo saltar un pedazo de madera, puso la mano dentro y sacó una bolsa de tela de color negra. La vació encima de la cama y comenzó a contar el dinero que había; unos quince mil dólares.


Se sentó al lado pensando qué hacer. Sacó el papel con el teléfono de Forest y decidido, sin ninguna prisa, salió de su casa recorriendo unas cuantas calles hasta llegar a un teléfono público.



―Hola, ¿está Forest?

―¿Quién llama?

―Soy Jack Tremp.

―Hola, Jack, ¿Ya has salido del agujero?

―Sí tío, hace unas horas.

―¿Tienes coche?

―No, aun no.

―¿Dónde estás?

―En New Haven.

―¿Sabes dónde está el cementerio de San Lawrence?

―Sí―afirmó Jack.

―Pues quedamos en una hora, en la entrada.

―De acuerdo, nos vemos.

―Adiós Jack, hasta ahora.



Jack volvió a su casa y se vistió con una ropa mucho más cómoda. Se puso los zapatos y se fue hasta el cementerio protegido con una gabardina por culpa de un tiempo que no acompañaba mucho.


Llegó diez minutos antes y entró en el cementerio a pasear para hacer tiempo. Más tarde, se acercó a la entrada esperando la llegada de su compañero y, en ese instante, un hombre lo saludó de lejos. Se adelantó hacia él y lo reconoció; era Forest.


A primera vista, debido a su barba, tuvo dudas, pero sus ojos azules le recordaron los años encerrados con él.


Forest era un tipo con suerte, con una forma física que atraía a las mujeres de tres en tres. Su amistad dentro de la prisión les dejó una buena relación durante su estancia. Él salió unos meses antes que Jack, y dentro hablaron muchísimo haciéndose grandes amigos. Se ayudaban entre ellos y se protegían dentro de un grupo de presos llamados Sugars. Consiguieron de esta forma el respeto necesario para estar tranquilos dentro la cárcel; por fin se encontraron.



―¡Hola, Jack!

―¿Qué tal, Forest? No te reconocía con esta barba.

―Vamos, tengo el coche allí. Cerca de la tienda de lápidas―dijo Forest moviendo la mano.

―Sí, vamos, que hace frio.

―¿Has salido hoy por la mañana?

―Sí, a las nueve.

―Tenía ganas de verte, ¿Estás preparado para entrar como uno más en el club?

―Claro. Tengo ganas de comenzar a ganar algo de dinero.



Llegaron al vehículo y se fueron en dirección a Stamford, donde vivía Forest. Por el camino hablaron de algún recluso que aún recordaban, Jack le dijo que hacía una semana hubo un altercado y los negros apuñalaron a uno de los reclusos latinos debido a un ajuste de cuentas.



―Creo que lo mataron, le pinchó en el corazón.

―Joder, debe estar liada la cosa.

―Sí, se montó un pollo de los grandes.

―Olvídate de la puta prisión. Ahora estás libre.

―Sí, tienes razón―dijo Jack riendo—.Hazme un pequeño resumen del trabajo que me explicaste cuando estuvimos encerrados.

—Te explico―dijo Forest observando el tráfico—.Somos nueve socios y trabajamos por encargo, la faena consiste en ocuparse de asuntos donde el cliente tiene dificultades que no sabe cómo solucionar. Básicamente se trata de extorsionar, amenazar e incluso pegar una paliza hasta solucionar el problema. Cobramos por trabajo finalizado y las ganancias se dividen a partes iguales.

―¿Si entro yo, no seremos muchos?

―No, necesitamos a otro más, queremos llegar a diez. No te preocupes por eso. Hay bastante faena.

―¿Me dijiste que en tu negocio no había líderes?

―No, todos los problemas o trabajos se organizan y se coordinan entre todos. Siempre que hay alguna duda se habla y ya está.

―¿Para entrar en el grupo, qué hay que hacer?

―Nada, si te interesa ya estás dentro. Ya hablé con ellos de quien eras y lo que sabes hacer. Y necesitamos un tío como tú, que entienda sobre cajas fuertes y sepa abrirlas fácilmente.

―De acuerdo, estoy interesado.

―Pues bienvenido al club de los Dock’s.

―¿Os llamáis Dock’s?

―Sí.

―¿Por qué?

―Porque nuestra empresa es un club de noche que se llama Dock’s Sea. Es un local de música y organizamos eventos y nos sirve de tapadera. Esta noche iremos y te presentaré a todos los socios. ¿Has comido?

―No

―Pues iremos a comer a un restaurante que conozco en Stamford. ¿Tienes arma?

―No. Me hace falta.

―En mi casa te daré una.



Siguieron hablando del trabajo y a Jack le gustaba bastante como lo tenían montado. Él lo que quería era ganar dinero y se le presentó la oportunidad y la aprovechó. Después de media hora conduciendo llegaron al restaurante y almorzaron juntos. Forest le dijo que le daría un coche y que si necesitaba dinero le podría adelantar algo. Él le comentó que por el dinero no había problema, pero el coche sí que lo necesitaba.

12 de Maio de 2019 às 18:38 2 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo II

Comentar algo

Publique!
ana hoy ana hoy
Muy buen capítulo, felicitaciones!
19 de Agosto de 2019 às 18:27

~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 15 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!