Pequeñas historias Seguir história

u15370616161537061616 María Thomas

Recopilación de relatos y cuentos infantiles que he escrito hasta ahora y que crearé en el futuro, cuyo fin es el de separar este tipo de historias del resto, las que suelen ser un poco más oscuras. Las que ya se encontraban publicadas, han sido ligeramente modificadas para que se adapten a la audiencia infantil al que van dirigidas. Como en esta plataforma no se permiten niños, me haría muy feliz que se las lean a los chicos que tengan cerca y me ayuden así, a que lleguen al público para el que fueron creadas. Desde ya, muchas gracias por leer y les deseo de todo corazón, que el niño interior de cada uno de ustedes, disfrute de estas aventuras.


Infância Todo o público. © Todos los derechos reservados

#fantasía #infantil #cuentos
6
4.0mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Coqui, la ardillita voladora

—Mami, cuando sea mayor quiero ser una ardilla voladora, como la señora Lori —le dijo un día Coqui a su mamá.

—Pero Coqui, la vecina es una ardilla voladora desde que nació. Nosotros somos ardillas trepadoras, no volamos —le respondió su madre.

—Pero yo quiero volar, mami; llegar hasta las nubes... —Insistió la ardillita.

—Está bien que tengas sueños, hijito, solo que lo que quieres no será posible —argumentó la mamá, con ternura—; aunque siempre podrás volar con tu imaginación...

Sin embargo, a Coqui no le bastaba con imaginar que volaba: él quería volar de verdad, como las aves, como los insectos y como la vecina, la señora Lori.

Así fue que esa tarde, se escabulló en una casa del pueblo que estaba cerca del bosque donde vivía. Pensó que, como los humanos inventan cosas increíbles, podría encontrar allí algo que lo ayudara a volar.

Recorrió la gran casa: la cocina, el living, subió por una escalera… Hasta que encontró en la planta alta, un cuarto donde había una cama. Allí, por el suelo, y en todos los rincones, estaba lleno de cosas de su tamaño: autitos, animales de la granja, camioncitos, dinosaurios... entonces lo vio: un precioso dragón rojo, con sus alas desplegadas, listas para volar.

—¡Buenos días, señor dragón! —saludó cuando se hubo acercado. Pero el aludido no respondió, ni siquiera lo miró. «Debe ser muy tímido», pensó la pequeña ardilla.

Correteó dando saltitos a su alrededor, para verlo bien desde todos lados y, cuando terminó de girar, le soltó la pregunta que no podía contener.

—Señor dragón, ¿me llevaría a dar una vuelta?

Otra vez silencio.

Coqui no podía aguantar su ansiedad.

—Bueno... el que calla, otorga —dijo.

Y enseguida lo subió hasta la ventana que se encontraba entreabierta, se encaramó entre sus alas rojas y al grito de «¡Gerónimooo!», se lanzó al vacío, montado en el dragón, esperando que en cualquier momento este volara y lo llevara hasta las nubes.

Pero la única nube que vio, fue la de polvo que se levantó cuando cayó y se desparramó en el suelo. Se incorporó como pudo y volvió a casa despacito, todo raspado y adolorido.

Cuando su mamá notó que llegaba en ese estado, corrió a recibirlo.

Tras abrazarlo muy fuerte, empezó a revisarle los raspones y le preguntó:

—¿Qué te pasó, hijito?

La carita de Coqui cambió de la expresión de angustia a la sonrisa más radiante y muy contento, le respondió:

—¡Volé, mami! ¡Volé!

9 de Abril de 2019 às 21:42 4 Denunciar Insira 6
Leia o próximo capítulo El lobito y la Caperucita feroz

Comentar algo

Publique!
Raül Gay Pau Raül Gay Pau
Me mola la ardilla voladora.
17 de Maio de 2019 às 04:47
Светлана Винн Светлана Винн
совершил полет без мамы и остался невредим
13 de Maio de 2019 às 06:11
Светлана Винн Светлана Винн
очень хорошо
12 de Maio de 2019 às 06:52

~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas