0
3340 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quartas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Preludio para el Deseo

Un frío espacio virtual les separaba. Simples pero costosos kilómetros de distancia intervenían entre ellos, como muros de fronteras, como montones de hojas esperando a ser recogidas, pero que entorpecen el camino.

Ellos se conocieron en un eterno otoño, como si la casualidad hubiera brindado por ellos. El destino quiso que se encontraran, que se conocieran y que todo su mundo girara alrededor de ellos, sin más compañía que sus almas, blancas y brillantes por el nuevo amor que estaba creciendo. Aunque las circunstancias eran un tanto adversas, sobre todo para ella, decidió dar un paso adelante y luchar por algo tan simple como su propia felicidad.

Se podría apreciar una y otra vez, como él, lleno de cariño, dedicaba sus mejores palabras, tratando por todos los medios de conseguir a alguien tan especial como ella. Una y otra vez, en su cara se dibujaba una media sonrisa que, en su momento, ella creía que era sólo de placer, pero pronto descubriría que, en su fuero interno, crecía algo mas fuerte. Algo con mucha fuerza, y algo que la haría demasiado feliz.

Él, todas las noches, antes de dormir, miraba a la oscuridad, imaginándosela. Cómo la acariciaría, como la besaría con pasión, como la demostraría su amor sin prejuicios. Vivía en las ondas de su pelo moreno, en los ecos de su risa y en el vaivén de su alma. Soñaba despierto, sabiendo que algún día su vida se uniría a su camino, pudiendo disfrutar de cerca de su embriagador perfume, o de sus palabras acariciando su oído.

A su misma vez, ella, mientras se maquilla en el espejo, pinta delicadamente sus labios, pensando que algún día podrá hacerlo con él, observándola desde su espalda. Ella sabe que, en ese mismo instante, pagaría por sentirle a su espalda, por poder tocar la piel de sus brazos y deleitarse con la suavidad de sus hombros, con la caricia de su mirada, y con el suave movimiento de sus pestañas.

Mientras ella baila, descarga su ira, su dolor que sufre tan en silencio, pero a su vez, piensa en él. El viento que mece con su vestido, que corta con el suave giro de sus manos, y que penetra con su mirada en el horizonte hacen que resurja de las cenizas, como el ave fénix. Una vez más, ella se alza ante el público, pero esta vez guardaba a alguien en su corazón, que en la distancia, ese mar de frío, por una vez le cedía calor en su invierno.

Por eso, poco a poco sus vidas se fueron uniendo, fueron fundiéndose lentamente en una, para acabar teniendo entre ellos un amor que difícilmente se rompería. Todo quedó unido paso a paso, con detalles, con flores color pasión, con palabras de caramelo, con pensamientos de amor, y creciendo poco a poco el cariño, el amor.

Todo sería un mar de ilusiones.

Todo les parecerá una eterna espera, cargada con un final de terciopelo entre motivos de satén.

Todo ello, como Destino que soy, prometo, que será el Preludio para el Deseo.

5 de Março de 2019 às 13:37 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Primer contacto

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 14 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!