Lesbianas en mi departamento Seguir história

leonore-usher1540131713 Leonore Usher

Regina es una fanática de los cómics. Su sueño es convertirse en una famosa dibujante y llenar con sus fantasías el mundo tan cruel que la rodea. Pero el amor tiene otros planes. Expulsada de su casa, no le quedas más remedio que vivir con Martina y con Valeria en un departamento cercano a la universidad donde quiere estudiar. Todo iba bien hasta que conoce a Abigail y se emociona por su cariño. Regina decide comenzar la dura tarea de conquistarla. No obstante, al lado de Aby está Gabriela, su mejor amiga. Se trata de una chica regia que adora los deportes, no es buena expresando sus sentimientos y dibuja una tira cómica sobre una cucaracha que quiere encontrar el amor. Rápiadamente Gabi decide que no le gusta nada las intenciones que tiene Regina hacia la pobrecita de Abigail. En su intento por entrometerse, surge una conexión entre ellas. Una de amor y odio. De competición y alegría. Esta es la historia de Regina y Gabriela, dos nenas con sueños, personalidades distintas pero con muchas ganas de amar.


LGBT+ Para maiores de 18 apenas.

#gay #lgbtq #adulto #yuri #chica #lesbico #erotico #lesbianas
41
4.7mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo


La tormenta había caído sin pronóstico. La lluvia era espesa igual que un manto que difuminaba la carretera y el viento colérico soplaba contra el pequeño auto compacto y lo zarandeaba. No había otro coche en la carretera. El bosque la bordeaba y hacía algo de frío, a pesar de que la calefacción estaba encendida.

La familia regresaba de una fiesta. Eran cuatro en total. Cuatro almas viajando dentro de aquel pequeño Spark con los vidrios empañados. Entre ellos, el silencio estaba cargado de tensión, como si el aire estuviera lleno de gas, esperando de una chispa para inflamarse.

—No sé por qué las trajimos —replicó la mujer que iba al frente—. Ustedes dos sólo nos dan problemas.

—Pues qué más íbamos a hacer si estábamos aburridas.

—Gastarle una broma así al abuelo, cuando ya está cerca de morir —replicó papá—. Me llenan de vergüenza. ¿Es esa la educación que les hemos dado, niñas?

Las chicas no respondieron. Cada una de las hijas estaba ocupada mirando sus teléfonos y publicando un millar de estados frustrados en el Facebook.

—¿Saben? La próxima vez que no quieran ir a una reunión familiar, lo único que tienen que hacer es decirlo. Papá y yo no perderemos el tiempo trayéndolas para que nos dejen en ridículo.

—¡Pero si les dijimos que no queríamos ir! Pero como siempre, ustedes siempre hacen lo que se les da la gana.

—Eh, eh —replicó papá—. Cuiden esa boca. Entiendan cuál es su lugar. No están en posición de levantarnos la voz.

Las niñas tenían diez y catorce años respectivamente. Quizá la pequeña fuera un poco más tranquila que la mayor. La infancia solía estar plagada de timidez y de una falsa obediencia hacia los padres. Todavía existía el miedo al castigo, a la reprimenda, a la pérdida de privilegios. Pero a medida que una persona crece, esas cosas dejan de ser tan relevantes.

—¡Demonios! —Exclamó la hermana mayor—. Deje mi ipad. Tenemos que volver.

—No regresaremos. Hemos avanzado mucho.

—Pero, papá. Mis tíos husmearán en él y verán todas las cosas que público.

—¿Y son cosas íntimas? —Preguntó la mujer—. ¿Cuánta más intimidad puede tener una niña de tu edad?

—Ya no soy una niña.

—No. Eres un caos.

—Volvamos.

—No.

—¡Quiero mi Ipad! ¡Tenemos que regresar!

—No voy a dar la vuelta en medio de la tormenta para hacer lo que se te antoje. Lo siento. Le diré a tu tío que lo envíe por paquetería, y ese dinero saldrá de su mesada.

—¡Es injusto!

—Oh, sí. La vida es muy injusta. Sólo Dios sabe lo que es justo.

—Dios es una mierda —farfulló la mayor—. Cientos y cientos de personas se mueren todos los días y parece que no es tan poderoso como para evitarlo. ¡Qué fiasco! Ahora, da la media vuelta y volvamos por mi Ipad.

Mamá volvió el hombro para mirar a su hija. Fue una de esas miradas tan gélidas como el hielo, capaces de congelar la menor de las rabietas. Pero la mayor no iba a echarse para atrás. Encaró su madre y sintió que dentro de su corazón burbujeaban las ganas de pegarle una bofetada.

—¿Qué carajos me miras?

—¡No le hables así a mamá!

—Pues ella se me ha quedado viendo, como si le gustara. ¿Qué? ¿Eres lesbiana?

La cara de la mujer enrojeció de la rabia. Una falta así era imperdonable. La ira la alcanzó y estiró la mano para tomar a su hija del cabello. Agarró uno de los mechones y tiró de él. La niña se defendió y lanzó un puñetazo por mero reflejo. El golpe le dio a mamá en los labios. Esta se fue para atrás. Papá, furioso, apartó la vista de la carretera y miró por encima de su hombro.

—¡Ustedes son las peores hijas que una familia pueda tener! ¡Todos los putos días se la pasan peleando! ¡No sé qué demonios hicimos para merecerlas! ¡Estamos cansados de ustedes!

—¡Pues yo también estoy cansada de ti! ¡Todo lo que hacen es decirnos qué hacer! ¡Me siguen tratando como si todavía tuviera diez años! ¡Me tienen cansada! ¡Volvamos por mi puto Ipad!

—¡No vamos a regresar! ¡Cuando lleguemos a casa, les voy a dar una tunda a las dos! ¡Van a ver lo que es...!

—¡¡Camión!!

Las pupilas de papá se encogieron ante la cegadora luz de los faros del tráiler. Ya estaba muy cerca. Ni siquiera alcanzó a escuchar el rugir de la bocina. Apenas logró tensar las manos sobre el volante.

Una curva maldita. Una curva del Diablo.

El Spark salió de la carretera con el frente destrozado. Una amalgama de fierros, vidrio, sangre y carne fileteada. Rodó por la ladera y terminó su recorrido contra el tronco de un árbol cubierto de nieve.

Una sola alma sobrevivió.

28 de Janeiro de 2019 às 22:41 1 Denunciar Insira 4
Leia o próximo capítulo Noche sin estrella

Comentar algo

Publique!
Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
¡Hola! Tu historia ha sido revisada por el equipo editorial de Inkspired. ¡Enhorabuena! Perdona la tardanza. La hemos dejado en estado En Revisión, ya que por mantenernos en línea con nuestras Reglas Comunitarias, te sugerimos que modifiques la portada de tu obra, ya que es muy explícita. Una vez que lo hagas, comenta este mismo post y procederemos a revisarla de nuevo y ponerla en Verificada. Esto te dará más alcance entre los lectores. :) Ánimo y feliz escritura.
4 de Fevereiro de 2019 às 04:26
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 9 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!