Blood In the Water Seguir história

A
Alex Rosabal


La tierra y cielo de nueve reinos que surgen todos de una raíz. La rabia y miedo de un pueblo entero viviendo bajo un panteón tan vil. Pero un viajero con don guerrero cruzó senderos y llegó aquí, para sanar su cicatriz... ¿Y si te digo que el mundo tal y como lo conoces no es así? ¿Y si te digo que el lugar al que llamas “planeta tierra” en realidad no es un planeta si no un reino? ¿Y si te digo que ese reino yace suspendido en el centro del árbol del mundo llamado YGGDRASIL? ¿Y si te digo que vives en una dimensión alterna al reino original, que ese reino se llama Midgard? ¿Y si te digo que toda la existencia yace amenazada? Algo o alguien está dañando el árbol del mundo, y no se sabe qué es. Si el árbol se destruye se destruirán los 9 reinos que mantiene y conecta, al igual que toda existente forma de vida dentro de estos. Los dioses están muy ocupados en sus asuntos como para intentar buscar el problema, y aunque pudieran, Ratatosk está muerta, y ella era el único ser vivo capaz de ir desde Midgard hasta Asgard y hablar con los dioses sin que estos la matasen. En Midgard, un joven llamado Lambros acababa de cumplir su decimoctavo cumpleaños, y como “regalo” tuvo una visita muy inesperada. “Ningún Dios es bueno, muchacho, aprende eso y a no confiar en ningún Dios, en estas tierras la confianza es como una apuesta, y si la pierdes... el precio a pagar será tu vida”.


Fantasia Medieval Todo o público. © All Rights Reserved

#medieval #328 #aventura #32816 #fantasía
0
1.1mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

El comienzo

— En la antigüedad se creía que habían dioses que eran los que controlaban los sucesos que ocurrían en la tierra, como por ejemplo la muerte, los tornados, terremotos y demás. Según los griegos habían tres generaciones de dioses, los dioses primarios, los Titanes y los dioses olímpicos, pero hoy sólo nos enfocaremos en Athena . Athena es la... —se detuvo la profesora y miró al fondo de la clase dónde había un estudiante con la cabeza apoyada en la mesa— Lambros Greenwood no estamos en su casa así que deje de dormir, ¿me podría repetir lo que estaba diciendo?


— Uhm, estaba hablando de que según los griegos existieron 3 generaciones de dioses, los sanguinarios ,los Titanes y los olímpicos y...


— Si no estuvieras durmiendo no estarías así, atiende a la clase o te enviaré a detención. — Si si ya entiendo.


— Como decía, Athena es la hija del primer matrimonio entre Zeus y Metis, y que— fue inmediatamente interrumpida por el anuncio de fin del día escolar— Mañana seguiremos dónde nos quedamos, espero que nadie falte porque mañana la lección va a ser muy larga y esto va a examen.


Lambros se levantó de su lugar, tomó la mochila y comenzó a caminar esquivando los obstáculos y a las personas que estaban en su camino a la salida principal, hasta que se detuvo por un corrillo que no lo dejaba llegar a la salida.


— Mira mira si es mi amigo Lambros, ¿que tal amigo? — dijo otro chico mientras se acercaba agresivamente y con no muy buenas intenciones a Lambros—


— No quiero problemas hoy John, sólo déjame pasar que quiero llegar a casa.


— Oye yo tampoco quiero problemas, pero escuché por ahí que te estabas mandándo mensajitos con mi novia, y me molesta mucho.


— No me estoy mandándo mensajitos con tu novia, ella sólo me preguntó un par de cosas y yo le respondí, y ya.


— No inventes mariconadas, sé que es lo que quieres con mi novia y no te voy a dejar, no te acerques a ella.


— ¿La palabra mariconada es un poco ofensiva no crees? ¿No puedes decir otra? Ah y no, si ella me pregunta algo le responderé.


— Qué mierda estás diciendo imbécil, si te digo que no te acerques a mi novia no lo harás, ¿entiendes?


— Clarisse no es un objeto así que no te pertenece idiota, y deja a Lambros en paz que ya te dijo que tiene que irse —dijo la voz de una chica mientras se abría paso por el corrillo—


— Ohh mira, ¿Lambros no estás un poco grande ya para que te defienda una chica? No me extrañaría que aún durmieras con tu madre, ah no espera, te abandonó jajaja.


En ese momento la mirada de Lambros pasaba de calmada a enojada, cada comentario que hacía John lo enojaba más y más.


— ¿Y qué es de tu padre Lambros? Ah no espera, también te abandonó jajaja


El corrillo que se había formado alrededor de Lambros y John comenzó a reírse de los chistes que hacía John, hasta que llegaron los encargados de la seguridad en el edificio.


— ¿Qué está pasando aquí eh? Ya son las tres treinta de la tarde, vayan a sus casas. —dijo uno de los encargados—


— Eso estaba intentando hasta que el gilipollas este me paró aquí.


— Gilipollas tu padre Lambros.


— Ya ya, iros a sus casas y hasta mañana.


Lambros comenzó a caminar hasta llegar a la parada del autobús, se sentó en un lugar cerca de la puerta, y todos comenzaron a mirarlo.


— ¿Mami que le pasa a ese chico en los ojos? —susurró un niño que se sentaba tres en la parte de frente tres lugares a la izquierda—


— Nada hijo, es un bicho raro, no lo mires mucho. —respondió la madre—


Todo los comentarios que Lambros tenía que escuchar sobre el cada día serían insoportables para una persona normal, pero el ya estaba acostumbrado a ellos.


El tenía el ojo izquierdo ojo azul como el cielo y el derecho verde esmeralda.


Luego de media hora por fin Lambros bajó del bus, e iba caminando hacia su apartamento muy lento, sus ojos comenzaban a sentirse cada vez más y más pesados, hasta que se cerraron completamente y lo último que sintió fué como caía al suelo como una roca.


Cuando comenzó a abrir los ojos vió a tres mujeres alrededor de el.


— Que dolor de cabeza, ¿quiénes son ustedes?—Preguntó Lambros mientras se levantaba poco a poco—


— Mi nombre es Verdandi, la que está a mi derecha es Urd, y la que está a mi derecha es Skuld.


— ¿Skuld? Que nombre más raro. ¿Quién se llama Skuld hoy por hoy?


— Es un nombre muy antiguo.


— Como sea, ¿desde cuándo estoy aquí?


— Te trajimos aquí hace seis días, sabíamos que te ibas a desmayar cerca de tu casa así que te esperamos.


— Espera espera, ¿sabíais que me iba a desmayar? ¿Cómo? Eso es imposible.


— Nada es imposible para Urd... —susuró Verdandi— queremos que vayas a ducharte, el baño está en el fondo a la derecha.


— Esto es muy confuso, no tengo ropa conmigo.


— Hay ropa dónde está la toalla, tú solo ve a ducharte.


Lambros comenzó a caminar hacía el baño, tropezándose con los objetos que habían en su camino. Al llegar giró el picaporte suavemente y encendió la luz. Se comenzó a desvestir y se metió a la ducha. El agua esta vez se sentía diferente, cuando esta tocaba su piel y bajaba suavemente hasta sus pies, cuando mojaba su pelo de color marrón puro.


Minutos después salió del baño, aún mojado pero totalmente vestido y caminando escuchó parte de la conversación que tenían las tres señoras..


— ¿No crees que es un poco cruel contarle la verdad ahora que ya es grande? —preguntó Urd—


— Tenemos que hacerlo, el merece saber la verdad —respondió Verdandi—


— ¿Saber cuál verdad? —dijo Lambros mientras se acercaba a las señoras— sé que me cuidaron pero quiero saber cuál verdad.


— ¿De verdad quieres saber la verdad? —preguntó Verdandi— — Por supuesto.


— Está bien, te la contaremos.


Hace dieciocho años, un hombre vino desde tierras muy lejanas para buscar un poco de paz ya que en sus tierras habían varios enfrentamientos entre su gente y el necesitaba aclarar su mente. Al principio todo le parecía muy extraño, los coches, aviones, la vestimenta de las personas, el lenguaje, todo. Le tomó un tiempo adaptarse a las costumbres de ese lugar pero lo consiguió. Ese hombre se enamoró de una mujer muy profundamente, y de ese amor surgió un hijo al que llamaron Athur. Lambros, tú eres Athur, el nombre de tu padre es Baldur y el de tu madre es Athena.


— Espera espera espera, ¿que estás diciendo? ¿Mi madre es Athena?

— Si


— Pero si Athena no existe, es una de las invenciones que tenían los griegos para los fenómenos naturales y eso.


— Eso es lo que creen los humanos.


— ¿Los humanos? ¿Ustedes no son humanas?


— No Athur, somos las nornas, habitamos debajo de las raíces del árbol de la vida, en donde lo regamos con las aguas y la arcilla del pozo del Urd —en ese momento fue interrumpida por Lambros—

— Para para para, si vosotras no sois humanas, ¿que sois?


— Somos algo parecido a los dioses, sólo que no somos ni más fuertes, ni más débiles ni Igualadas. Tu padre Baldur era el Dios de la luz y la verdad, quien además era uno de los dioses predilectos y más venerados por los humanos, el controlaba el hielo y el fuego, estos fueron un regalo de su padre Odín.


— ¿Vosotras esperáis que yo me crea todo eso? ¿En serio? ¿Sin pruebas? Estáis dementes.


— ¿Quieres una prueba? ¿Recuerdas aquella vez que salvaste aquella niña de un lago congelado? ¿Recuerdas aquella sensación que sentiste cuando desesperadamente tocaste la parte de arriba del hielo y se convirtió en agua? Usaste tus habilidades con el fuego y derretiste el hielo.


— ¿Cómo sabéis eso?— preguntó Athur confundido—


— Urd puede ver el pasado, todo lo ocurrido, yo veo el presente o el futuro a corto plazo, y Skuld ve el futuro a corto y largo plazo, y los futuros alternativos.


— Nada de eso prueba nada.


— Te daré otra prueba entonces, quítate la camiseta y dame tu brazo.


— ¿Qué? ¿Para qué?


— Tu padre Baldur tenía inscripciones divinas por casi todo su cuerpo, algo parecido son los que llamáis tatuajes pero esos no tienen divinidad alguna, al tu ser su hijo deberías tener las tuyas propias también, usaré magia para hacerlas reaccionar y que se puedan ver.


— Estás loca si crees que.. — Verdandi se acercó y agarró su brazo violentamente y dibujó un par de símbolos debajo de la ropa de Athur—


La camiseta de Lambros comenzó a arder hasta que se hizo cenizas y surgieron las inscripciones por casi todo el cuerpo de Athur como dijo Verdandi.


— ¿Qué me... ¿Qué me habéis hecho?


— Ya tienes las pruebas suficientes.


— ¿Qué queréis de mí?


— Verás Athur, el Yggdrasil está muriendo y necesitamos que nos ayudes a encontrar el problema y eliminar el problema y proteger el Yggdrasil de cualquier amenaza. Te necesitamos.


— ¿Qué es Yggdrasil?


— Yggdrasil es el árbol de la vida o árbol del mundo, tiene varios nombres pero se llamará como quieras llamarlo...


— ¿Y por qué me necesitáis a mí? Supongo que hay más dioses a los que pedir ayuda.


— No podemos pedir ayuda a los dioses porque Ratatosk está muerta así que no podemos enviar mensajes a los dioses, y aunque estuvieran vivos no nos ayudarían ya que Jörmungander, Hela, Fenrir, Sköll, Hati, Nighurg y muchos más están dispuestos a matar a los cada uno de los dioses.


— ¿Y que os hace pensar que yo puedo hacer algo?


— Ningún dios sabe de tu existencia ya que nadie supo que fue de Baldur cuando desapareció, nadie excepto Mimir quién lo predijo, nadie sabe de tus habilidades, ni siquiera Skuld, nadie sabe tu futuro ni que será de tu muerte. Si el Yggdrasil se destruye todos los mundos que yacen en el se destruirán excepto Asgard y Helheim los cuáles se destruirán en el ragnarök, en el cual luego el mundo debería repoblarse gracias a dos supervivientes humanos, pero si no hay humanidad para ese tiempo no habrá repoblación. Eres un lo más cercano a un Dios si es que no lo eres ya, Athur.


— ¿Tengo que salvar y proteger el Yggdrasil y todos sus mundos habiéndome enterado de todo esto hace una hora? ¿Y queréis que me lo crea todo? ¿En serio?


— No del todo, tienes que buscar a Mimir, el sabrá que hacer contigo para convertirte en un Dios poderoso para al menos poder enfrentar a Fenrir si se da el caso.


En ese momento las nornas comenzaron a desaparecer como polvo lentamente y Lambros preguntó:


— ESPERAD, ¿¡¡ A dónde tengo que ir!!? ¿CÓMO VOY? ¿CÓMO ENCUENTRO A MIMIR?


Skuld extendió su mano y le dió un dispositivo a Athur y le dijo con una voz hermosa y angelical que asombró a Lambros ya que no la había escuchado hablar aún.


— Este es una réplica del Bifröst para las criaturas no divinas que no pueden viajar gracias a sus poderes, hasta que aprendas a viajar usando propios medios deberás usarlo. Suerte en tu viaje.


— ¡¡ESPERA!!


En ese momento las ya se habían desvanecido por completo.


7 de Abril de 2019 às 22:28 0 Denunciar Insira 0
Continua…

Conheça o autor

Alex Rosabal La mayoría de mis libros publicados aquí son de un capitulo. Al principio solo hago un capitulo porque es lo mas difícil de crear y lleva tiempo y dedicación, pero una vez creado las letras comienzan a fluir y a organizarse solas, los mundos comienzan a cobrar sentido y comienzo a sumergirme en ellos. Si tienes alguna idea para el nombre de algún personaje o una idea de un evento en general o una sugerencia hazme un mensaje directo a mi cuenta de Instagram, puede que lo tome en cuenta.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~