Lluvia. — Kookmin [O.S] Seguir história

jk1358jm Hashtag Life

"Todo era tan callado hasta que pequeñas gotas de lluvia inundaron mis oídos" •❕🚫HISTORIA 100% MÍA NO COPIAR NI ADAPTAR SIN MI PERMISO🚫❕ •Omegaverse. •Lemon. •JungkookOmega JiminAlfa.


Fanfiction Celebridades Para maiores de 18 apenas.

#fanfiction #parkjimin #lluvia #omegaverse #kookmin #+18 #jeonjeongguk
13
3807 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Parte Única.

Todo puede parecer tan normal ante las personas y tan aburrido.

Era la última hora de clase ya me quería largar de ahí. Podía ver por la ventana del salón todas las nubes grises a lo lejos, habría lluvia.

—Bien chicos ya pueden retirarse, nos vemos el lunes, disfruten su fin de semana.

Todos y yo no fui la excepción salimos como rayo de la clase ese maestro si que era aburrido, para que mentirles, al salir de la escuela pude sentir el aire frío chocar mi rostro y se impregnaba por todo mi cuerpo.

—Ahg~ que frío. —dije para mi mismo mientras cubría más mis manos con mi suéter gris que me queda notablemente grande pero era bastante cálido.

—Vaya que lo hace. —dijo una chica a lado mío.

—¡Wow!, ¿quien eres tú?. —dije arqueado una ceja.

—Estrella brillante, mucho gusto. —dijo sonriendo.

—Mucho... ¿Gusto? —dije sin encontrarle coherencia a lo que me decía.

—Algo me dice que hoy encontrarás un charco que te ensuciará tu linda carita redonda. — dijo sonriendo.

—Tienes nariz de hipopótamo. —dije sin más, era cierto la tenía.

—¡Calla!. —Dijo riéndose. —El charco que te encontrarás será muy lindo, hasta luego. — y se fue, era muy rara, con este frío tenía un vestido corto esponjado y sin mangas color negro con flores amarillas, su cabello era rizado y su piel de color, mientras se iba sacaba de su mochila una sombrilla azul oscuro.

—Que rara. —me cruce de brazos y camine hasta la calle para emprender camino hacia la librería donde debo buscar información sobre una tarea del viejo aburrido de la última clase.

En esta época del año el frío es muy notable se acercan el invierno pero por ahora esta el otoño, este aire frío pero a la vez acojedor para mi era sin duda alguna hermoso, más si llovía.

Llegue a la librería y me tope con la señora Minmin era una abuelita tan bonita, amable y gentil que cuando ella te hablaba te quita el mal humor que traes encima.

—Buenas tardes, Señorita Minmin.

—Buenas tardes, Minnie, vienés a buscar información para alguna tarea ¿cierto? —dijo arqueando una ceja sonriendo.

—Si, ¿como lo supo?. —dije devolviéndole la sonrisa que me regalo.

—Siempre vienés a eso Minnie, nunca te acuerdas de la señorita Minmin y casi nunca vienés por mi, si no por alguna tarea. —dijo acercándose a mi.

—Lo siento, señorita Minmin, nunca tengo tiempo y la universidad me tiene agotado más el ancianete de Literatura, por eso casi siempre vengo a la librería. — dije para abrazarla.

La señorita Minmin es una linda Beta siempre me a aconsejado y amado como si fuera su nieto, desde que voy a la secundaria vengo a esta librería aún que quede lejos de la universidad y de mi casa, hasta quedaba lejos de mi secundaria, pero por estar alejados lo más que podía de mis antiguos compañeros de clase hacia lo que fuera.

—Abuela, recomiendeme un libro de... hum 490 páginas. —dije sonriendole de oreja a oreja.

—Vaya, si que es exigente el ancianete—dijo adentrandose a unos de los pasillos de los tantos que hay en aquella librería de dos plantas.

Yo la seguí y se detuvo hasta el final de aquel pasillo de libros.

—Mmmm, creo que aquí tengo uno interesante... Si, aquí está. —dijo sacando un libro color azul metálico.

—Wow, tiene un bonito color.

—No nada más el color es bonito Minnie, si no también el contenido. — le sonrió al libro y luego a mi.

—Tiene exactamente 490 páginas como lo pedías, Minnie.

—Gracias, señorita Minmin

—De nada, Minnie... Oh, Santo cielo, deberías de irte ya, lloverá en cualquier momento y tu sigues aquí. —dijo empujandome hacia fuera de la librería.

—Gracias, se lo regresaré en cuento pueda.

—No te preocupes Minnie, ahora vete, vete que te empaparas con la lluvia.

—Hasta luego. —me despedí de ella, con la mano y ella también lo hizo.

Me apresure y camine rápido para no mojarme la verdad no quería que eso pasara, aun que me gustase demasiado la lluvia.

Casi estaba llegando al vecindario vecino cerca de mi casa, -departamento-, me detuve por que todo estaba tan bonito y bello, el viento frío, las nubes grisáceas, la humedad cerca, la silenciosa calle en donde estaba.

Todo era tan silencio hasta que pequeñas gotas de lluvia inundaron mis oídos.

Me deje mojar un poco por ellas, mirando a la cielo y dejando humedecer mis párpados, mejillas y labios, se sentía tan bien esa pequeña brisa de agua en mi rostro.

Hasta que grandes, azotadoras y feas gotas de lluvia me lastimaron mi cara. Se sentían como pequeñas pero duras piedritas que te golpeaban horriblemente.

—¿Por que a mi? —me dije casi susurrando, tuve que correr hacia una casa abandonada, y tuve que irme a unos de los pasillos de esta por que la parte de adelante aparentemente no tenía techo, pero los lados si.

—No~, ¿por que a mi?, tendré que ducharme llegando, yo quería llegar a arranar- — tuve que detenerme por que no estaba solo, ahí junto a mi yacía un lindo omega castaño con un suéter negro que le quedaba un poco grande, y unos jeans azules ajustados tenía un olor a canela y vainilla.

Esta guapo.

Es lo primero que pasaba por mi cabeza ¿en serio Jimin?

—O-Oh, lo siento no lo había visto. —es lo logró articular mi garganta, que genio soy.

—No hay problema, le suele pasar a todos.—dijo su sensual y erótica voz.

—Si...— casi susurré.

—¿Mmn?

Mierda no me entendió.

Vamos Jimin articula algo, ¿Como podré quedar como un idiota con este pedazo de hombre?

— Te sorprendió a ti también la lluvia, ¿cierto?.

No, Jimin ¿es en serio?, que genio eres.

—No, ya estaba aquí, solo que la lluvia me sorprendió ya justo cuando me iba y decidí quedarme aquí en lo que termina. — dijo y no se notaba su sarcasmo eso era bueno.

—A mi por tonto me sorprendió la lluvia si no, no estuviera aquí.

—Oh, que mal... —dijo esperando a que yo le dijera mi nombre.

—Ah, Jimin, Park Jimin. —le dije.

—Jeon Jungkook, mucho gusto. —dijo esbozando una pequeña línea curveada asemejándo una sonrisa.

—Jeon... Jeongguk... ¿No eres el jefe del club de ajedrez de la universidad que esta cerca del edificio de impresoras?

—Si, ¿como lo sabes?

—Yo estudio ahí también, mi maestro me dijo que como era muy fácil de distraer y de aprender me aconcejo que me uniera al club de este. —dije serio.

—Ow, tu eres entonces ¿Minnie 187?

—¿Hum? ¿187?... —ladie mi cabeza hacia la derecha y luego recordé.

—Ohh, ¿es por mi IQ? Jaja, lo siento no lo recordaba.

Si como oyeron -o leyeron- mi IQ es de 187, muy alto como para también tener deficit de atención, lo se, no se lo esperaban.

—Wow, nunca creí hablar contigo.

—Ja, ¿por que? —sonreí

—Por que rechazaste mi propuesta de ir al club de ajedrez y por que eres un año mayor que yo.

—¿Como sabes que soy un año mayor que tu señorito?

— Jaja, solo lo se Minnie... hyung. —dijo separando el hyung del Minnie.

—Sabes que aunque mida 1.74 y tu aparentemente seas una garrocha debes guardarme respeto. —solte entre risas.

—Si, lo-

Dejó de hablar por un momento por que de la nada se escucho un trueno tan espantoso que hasta salte y la lluvia se intensificó aun más.

—¡Ah! Dios, joder.

—Que boquita, hyung. —dijo con voz de burla.

—Ay, perdón, es que no me gustan los truenos... bueno si pero no. —dije abrazándome por el frío.

—¿Tiene frío? —preguntó su voz sonaba preocupada.

—Algo. — dije mientras veía las gotas de lluvia caer.

—Entremos a esta casa no creo que haya problema alguno, esta abandonada.

—Buena idea, Kookie. —dije mirando la ventana de la casa abandonada.

—¿Kookie? —ladeo la cabeza.

—¿Qué?, suena lindo. — dije algo sonrojado.

—Ok, entremos. —no se si fue mi imaginación pero este lindo y ardiente omega se sonrojo.


[❤🐰❤]


Ya había pasado una hora y la jodida lluvia seguía y no tenía intenciones de parar, creo yo.
Jungkook y yo si entramos a la casa abandonada, había un mueble color vino con lineas doradas delgadas, ahí me senté yo y Jungkook en en un cojín de este que tomó para tirarlo y después sentarse sobre el. Estuvimos hablando de temas triviales, gustos, disgustos y tal, era muy interesante el chico.

—Ya me quiero ir mi casita. —dije posiblemente haciendo un puchero con mis labios.

—Yo tambié- Mierda. — se detuvo en seco, y yo lo mire fijamente. — Hyung, lo siento.

—¿Sentir que?—dije para después darme cuenta.

Esta en celo.

No puede ser esto, es un omega en celo.

Dios, no me hagas caer en tentación.

—N-No te preocupes, Eres un omega, ¿cierto? —dije inhalando su bello aroma.

—S-Si, y tu un alfa ¿no? —dijo juntando sus piernas y poniendo sus manos entre su notable bulto.

Trague saliva, mucha saliva santa mierda que haré, su olor me esta excitando, es tan jodidamente exquisito.

—Hyung, m-me tendré que ir. —dijo respirando con los ojos cerrados.

—¡No!... E-Es decir te enfermeras, quédate aquí —dije, bueno más bien suplique.

Estuve media hora soportando su olor, no hablamos en lo más mínimo, solo algunas veces nuestras miradas chocaban al pasar eso apretaba más sus piernas, sus grandes, ricas y eróticas piernas.

Las gotas de lluvia se escuchaban muy bien, eran rápidas pero relajantes, muy bellas la verdad, si el no estuviera en celo yo ya me habría dormido por ellas.

—Hyung... — dijo jadeante. —No creo poder contenerme. —dijo abalanzándose hacia mi, hasta acostarme en el sofá de aquella casa abandonada.

Sus ojos llenos de lujuria me miraban era notable su excitación, sus pupilas estaban dilatadas, sus respiración entre cortada, sus labios semi abiertos y una gran erección notable en sus pantalones.

—Hyung... —dijo acercándose a mi.

Sentía su respiración cerca de mi rostro y su olor, Dios que hermoso. Se acerco lo suficiente para que nuestros labios se juntaran con un beso lento sin mover nuestros labios, para luego separarse hasta quedar rozando nuestras narices.

—Hyung, ¿Puedo? No se si pueda esperar a que termine la lluvia. — me suplico Jungkook.

—S-si, pero soy un...— me beso de nuevo cortando lo que iba a decir.

—¿Y eso que? —me fue besando hasta llegar a mi cuello. — ¿Quien dice que tienes que seguir las leyes de la naturaleza. —Alzo mi suéter y comenzó a besar mi pecho y a la vez pasando su lengua húmeda y caliente por este.

—A-ah, Jungko- ¡Ah! —gemí al sentir ahora su lengua en uno de mis pezones y pasando su dedo pulgar por el otro de izquierda a derecha de forma lenta mientras que con su otra mano alzaba mi suéter.

Yo solo con puse una mano sobre su cabello y con la otra, pues solo la mordía para que sonidos obscenos no salieran de nuevo.
Solo jadeos salían de mi boca, el seguía su trabajo de lamer y acariciar, yo ahora tenia una erección por culpa de el.

—Nhg, Jungkook... Y-yo n-no ¡Ah! —gemí al sentir como movía su erección contra la mía, de forma lenta y torturosa. —N-no, espe- ah.

Joder, se sentía tan bien.

— A-ah. —gemí, ya no me podía contener, se sentía tan bien.

Seguía lamiendo y acariciando mis pezones se sentía delicioso y más por el roce de nuestros miembros por sobre nuestra ropa.

Dejo mis pezones y los miro frotando con sus dedos el que había chupado y lamido para al final apretarlo y estirarlo así mismo con el otro.

—Jungkook~ — gemí su nombre, lo que hacía me estremeció. Comenzó a bajar con besos sobre mi abdomen y desabrocho mi pantalón, para después llegar al cierre de mi pantalón. Paso su nariz por mi bulto y la hundió ahí, oliendo.

—A-ah ¿Q-Qué e-estas ha-haciendo? —Gemi estremeciéndome por su acto.

—Hueles tan bien, hyung. — bajo mi cierre con su boca y hundió otra vez su nariz oliendo, excitandome de sobre manera aun que suene enfermo. Deslizo lentamente el elástico de mi bóxer hasta dejar libre mi erección, la beso de la raíz hasta la punta, el líquido preseminal desbordaba demaciado.

—Nhg~ Ah. —mi piel se erizo.

De la punta de mi pene fue subiendo para besar de nuevo mi abdomen, pezones, clavículas y cuello para al final besarme en los labios, no fue como antes, esta vez movió sus labios lentamente para después aumentar el ritmo de nuestros labios. Tomo mi barbilla con su mano y la hizo hacía abajo para abrir mi boca y adentrar su lengua.

Su lengua buscaba la mía yo tímidamente accedí a que jugara con ella. Parecía que era un experto en besar, su lengua movía la mía con destreza, obviamente el llevaba la delantera en el beso tan caliente que nos dábamos. Al cortar el beso chupo mi lengua para que esta quedara afuera de mi boca.

—Nhg.—Jadee.

—Hyung eres tan caliente. —Tomo mis piernas y las elevo para quitarme el pantalón y boxer para después lanzarlo no muy lejos del sofá donde estábamos. Ya con mis piernas obscenamente abiertas comenzó a besar mis muslos e ingle de forma lenta y húmeda. Ya no puedo tolerar más mi erección dolía.

—T-Toca... — articule como pude.

—¿Donde, hyung? Muestreme. —dijo para abrir más mis piernas y empujarlas más a mi.

—Po-Por favor n-no, tu sabes donde. — me tape la cara con mis manos que eran tapadas con las mangas de mi suéter.

—Hum, bueno supongo que habla de aquí. — toco el glande de me pene rozando torturosamente cerca del pequeño orificio de este.

—¡A-Ah! —Arquee la espalda y grandes olas de excitación pasaban por mi cuerpo. —S-Si ahí.

Tomó mi miembro y lo empezó a jalar de arriba abajo mientras que besaba mis muslos. Tome hebras de su lindo cabello castaño acariciando este. Sentí como apegaba a mi mis piernas y como bajaba besos de mis muslos hasta la separación de mi miembro y ano dejando mi erección libre.

—Kookie~... ¡Ah!. —gemí al sentir su lengua lamer superficialmente mi entrada.

—N-no ¿qu-qué ha-ces? Jungko-ah, s-si Mmhnn. — me retorcí al sentir su lengua dentro de mi entrada.

Ya no toleraba más estaba a mi limite su aroma y su lengua me estaban volviendo loco. Mientras lamia mi entrada sacando y metiendo su lengua dentro de ella volvió a tomar mi miembro al hacerlo yo solo curve más mi espalda por la excitación.

—Jung-kook pa-para ya. —le jale el cabello con un poco de fuerza hacia atrás.

—Si, debería parar, mi pantalón aprieta a horrores mi erección y mi entrada se esta empapando. — sonrió para luego dejar de lamer mi entrada y se bajo del mueble para quitarse la ropa, primero fue el suéter de ahí fueron los zapatos para después el pantalón con todo y boxer y madre mía para cuerpo que se carga es sensual, erótica, sexy y perfectamente marcado, podía ver su erección frente mío.

Es tan grande.

Fue lo único que pensé al verle su paquete. Se volvió a subir al sofá donde estaba yo y me observo tanto que me sentía ya penetrado por el.

—Bien es hora de la acción, no quiero hacer crías así que haremos las cosa un poquito diferentes, hyung. — dijo sonriente.

Yo solo logre asentir como pude con mis mejillas arder por la vergüenza que sentía en esos momentos.

Alzó mis piernas hasta que mis tobillos llegaran a sus hombros se metió entre mis piernas para besar de nuevo mi abdomen pero más rápido que las otra vez hasta besar mis labios de nuevo, fue un beso largo y lento a reventar de deseo, al apartarse me mostró sus dedos mojados.

—¿D-De donde sacaste el lubricante?— dije apenas pude.

Mi mente rápidamente conecto y recorde que el es un omega el tiene lubricante natural, senti mi cara arder al tener un imagen mental de el metiéndose los dedos.

El solo sonrió con malicia y bajo hasta mi entrada para meter un dedo, uno de sus grandes y largos dedos. Su dedo entro suave y lento, dolía, pero era un dolor aceptable.

Arquee de nuevo mi espalda por la introducción de su segundo dedo en mi interior ahora si que dolía, pero aún era soportable, estaba haciendo círculos y tijeras con sus dedos y eso me estaba poniendo más caliente. Pero llego en un punto donde Jungkook metió sus dedos hasta sus nudillos doblándolos un poco haciéndome tocar el cielo.

—Ahí, A-ahí justo ahí.

—Ahí ¿qué? —acarició de nuevo con las yemas de sus dedos dando un ritmo rápido.

—¡Ah! Nhmm —apreté los dedos de mis pies mientras cubría mis ojos con mi ante brazo derecho y el otro lo tenia escondido entre mi entrepierna rosandola con la tela de mi suéter sacándome un espasmo de excitación.

—Ah~ Kookie más, ahí me gusta. —dije más como suplica y como le dije me dió más. Metió otro dedo en mi interior y yo ya estaba en otro mundo. Mi erección dolía horrible pero la estimulación que me estaba dando en mi entrada me estaba encantando de sobremanera.

—Hyung, yo creo que ya esta lo suficientemente dilatado ¿no? —dijo después de un rato de estarme penetrando con sus dedos.

—¿Mmh? —fue lo único que pude articular.

—Mi amiguito duele, hyung, así que lo tomare como un sí. —dijo para luego sacar sus dedos de mi ano.

Alzó mis piernas de nuevo y con ellas mi caderas para luego abrir mis nalgas y rozar con la punta de su pene mi entrada.

—¿Puedo entrar? —dijo jadeante y con un maldito tono de voz más sexy que nada.

Yo solo aparte mi mirada de la suya y asentí rápidamente con mi mejillas a estallar de lo rojas y calientes que estaban. Jugó con la punta de su miembro cerca de mi ano hasta que empezó a meter la punta, ahí fue donde todo se empezó a llenar de lujuria y obscenidad más de la que ya había.

—Ah~ eres tan jodidamente estrecho. —jadeo Jungkook al ya estar dentro mio por completo.

—Nene, ¿te duele? —con mi respiración entre cortada negué lentamente.

—¿Puedo moverme? —preguntó en lo que hacía unas leves embestidas

—¡N-No preguntes solo follame! — chille en forma de casi suplica.

—Diablos señorito. — dijo embosando una sonrisa.

Empezó con movimientos lentos y ricos, esto me estába encantando demasiado, tenerlo dentro mi, sentir como me llenaba, me encanta.

—Jimin, Joder~ —dijo dando un dura estocada.

Y así siguió más y más una, dos, trece embestidas me estaba dando tan bien.
La grande polla de Jungkook me penetraba me llenaba como debía, rozaba mi próstata en cada jodida estocada.

Magnífico.

—Jungkook y-yo... — trate de decirle que me vendría.

—Oh no, aun no, hyung. —tomo mi miembro y puso su dedo en la orificio de mi glande no permitiéndome venir.

—Ahh~ Kookie N-No. —me estremecí como nunca ya me quería correr.

Nuestras pieles chocando, con los jadeos roncos de el y los gemidos agudos y entrecortados de mi parte eran tan ruidosos que la lluvia ya ni se escuchaba, todos mis sentidos se concentraron más en Jungkook que en el exterior. Nunca creí darme con un hombre, pero joder, este lo esta haciendo de puta madre.

—Hyung, me correré. —dos estocadas más y se vino dentro mio llenándome de su esencia, cuando lo hizo soltó mi miembro y con tan solo un vaivén me vine manchando mi abdomen y gimiendo su nombre.

—Minnie desde que lo vi quede fascinado con usted. —embarro sus dedos de mi semen y los llevo justo enfrente mi boca. — Cambiaremos de posición.

Esbozó una sonrisa he hizo mis piernas -junto con ellas mi torso- hacia a lado, para que me pusiese de lado y el quedase atrás de mi alzo una pierna mía abriendome obscenamente.

Me comienzo penetrar de nuevo fuerte y precisó.

No entiendo como es que quedé fascinado con este tipo al cual a penas conocí hoy, es raro pensar que el olor de el me este volviendo loco y más raro es que yo siendo un alfa sea penetrado por un omega, mi orgullo se fue a la mierda, pero Dios, este hombre es increíble. Seguía con sus estocadas cada vez más y más, aun tenía su esperma de la anterior venida, así que para entrar y salir de mi se le hacia tan fácil al cabrón.



[❤🐥❤]


Ya me había venido 4 veces con poses diferentes ya estaba exhausto pero aparentemente Jungkook no, me seguía dando tan fuerte como la primera venida que se dio.

— Jung-Jungkook y-ya... A-Ah n-no... — gemi como pude.

— Hy-hyung, me encantas... eres tan lindo. — dijo entre jadeos.

Yo esta en cuatro y el me tomaba por las caderas apretando fuerte, sus dedos quedarán marcados eso es algo que no lo dudo. 

Estaba babiendo, con los ojos llorosos, sudoroso y seguramente sonrojado, me sentía hirviendo, tenía tanto calor, la verdad no sabía si la lluvia seguía o no, el sonido de mis nalgas chocando con su pelvis más aparte los jadeos y gemidos de parte mía eran muy altos como para escuchar las gotas de lluvia. No entiendo como es que al principio tenía pena y ahora gemía como perra en celo.

— Jimin, eres tan divino. — me dio una nalgada sacandome un gemido sonoro.

Me tomo del pecho y me apego a el estando mi espalda apegada con su torso, me mordió el lóbulo de mi oreja y comenzó a apretar de nuevo mis botones me arquee de nuevo este día la hice muchas veces. Ya sentía mi clímax, sentía como se tensaban mis testículos y el lo supo, tomó mi miembro y lo empezó a masturbar de nuevo.

— Jung-Jungkook... m-me ah, ahg.

Intente decirle que casi ya llegaba pero no pude, el me entendió -creo- ya que me estaba dando más fuerte y demandante, me empezó a besar, succionar y moder mi cuello y lóbulo, sentía el ardor del lugar pero poco me importaba.

Ya no pude resistir y llegue al orgasmo marchando mi abdomen, su mano y el mueble donde estábamos. El también se vino por quinta vez al igual que yo, enterrandose más a mi, hasta que todo su esperma salió por mi ano el estando aún dentro de mi y su esencia bajaba por mis muslo hasta llegar a mis rodillas, el me dejó caer al sofá y hasta su esperma hizo un charquito en el mueble.

— Que erótica vista tengo, lastima que acabará rápido. — dijo, me puso de lado y se acostó detrás de mi abrazandome por la cintura apegandome a el para esta de cucharita.

— Es... — trague saliva — Es la última vez que busco un refugio contra la lluvia. — dije de broma.

—Es la última vez que fotografió unas hojas estúpidas por una casa abandona. — río cansado.

— Me gustas, hyung. — me abrazó más fuerte.

—Tu… tal vez… a mi también— dije adormilado.

—Duerma hyung... Yo también lo haré. — me beso la nuca.

—Mmh. — asentí.

No creo que la lluvia se haya metido de la nada provocandome encontrar tremendo pedazo de hombre, fue el destino, creo que Jungkook en mi omega y yo su alfa pero no quiero pensar eso aún, primero lo conoceré mejor y que el me conozca a mi, sería un buen inició, tal vez todo lo que pienso y siento es por el momento pos-coito que tengo. Pero solo puedo decir algo muy certero para mi.



Bendita sea la lluvia.




17 de Janeiro de 2019 às 07:59 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Hashtag Life Hi, my name is Fernanda!, Just Kookmin ;)

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~