Diez Mandamientos (Otro Estilo de Vida) Seguir história

kirito_luciel グロキシニア Kirito Ramirez Leal

En una escuela internada los estudiantes se dividen en tres grupos sociales, el protagonista al relacionarse con una pandilla de amigos conocidos como "los 10 mandamientos" su vida da un giro completo, experimentara emociones y echos que no pensó poder vivir nunca


Ficção adolescente Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Nakaba Suzuki

#amor #fanfic #NanatsuNoTaizai #DiezMandamientos
1
3732 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quintas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capitulo Uno

La escuela secundaria de internado Retoño del roble “RR” es uno de esos lugares a los que cualquiera desearía asistir por las buenas críticas que recibe, pero eso es solo la opinión general, los que pueden experimentarlo en carne propia saben que detrás de las puertas de esa gran estructura echa solo para ellos, con sus campos verdes y zonas recreativas, deben cuidarse de las apariencias y falsas promesas de las demás personas que asisten

Aisora Sariel es uno de los conocidos como “errantes”, son personas que aunque se tiene conciencia de su presencia pasan desapercibido, no tienen amigos y una vez se gana el título de errante es muy difícil, casi imposible, quitarte ese apodo. La contra parte de los errantes es un grupo conocido como “Los diez mandamientos”

Un grupo o mejor dicho por los maestros como una pandilla conformada por diez estudiantes, tomaban control casi del lugar completo, no era por medio de violencia o amenazas, su sola presencia causaba miedo y respeto entre los demás estudiantes

Su imponente presencia era a causa de que eran como una familia, te metías con uno de ellos y debías enfrentar las consecuencias de parte de los diez

Corría el cuarto año de secundaria, Aisora para su mala suerte desde el primer grado había sido apodado errante, ya llevaba tres años con ese sobrenombre, aunque en años anteriores hizo el esfuerzo de dejar ese nombre atrás nunca tuvo resultados. Él no iba a hacer otro intento en vano así que solo continuo sus días como un errante

Además, él era de esas personas que aunque fuera de un género aparentaba ser el contrario por su apariencia, cuando era niño era un problema, siendo un errante no tenia mucho sentido preocuparse por eso ya que ni siquiera sabían de su existencia

 

-Jueves 4 de Abril del 2038 8:45 a.m.-

Aisora, después de cerrar la puerta de su dormitorio, salió corriendo hacia su salón de clases ya que se había retrasado al no poder dormir la noche anterior. Cuando iba a dar la vuelta por uno de los pasillos, se chocó con alguien y cayó al piso aturdido

Cuando alzo la vista… Vio un cabello blanco inconfundible, con esa mirada perdida y un cuerpo de dos metros, sabía bien a quien tenía enfrente. Era uno de los diez mandamientos

-T-tu eres… Estarossa uno de los mandamientos, lo lamento no me fije que estabas acá por favor perdóname.

-Correcto, yo soy Estarossa, no hay nada que perdonar, llevo acá esperándote un buen tiempo, ahora deja que yo te pregunte, eres a quien llaman ¿Aisora?.

-S-sí, soy yo.

-Bien.

El mandamiento paso por su lado y dejo caer un papel, mientras seguía caminando casi a mitad del pasillo le volvió a dirigir la palabra

-Ven esta noche.

El papel ponía el número de uno de los dormitorios “D-7”, él estaba confundido, porque un mandamiento llevaba esperándolo hay solo para invitarlo a un dormitorio en la noche, sin pensarlo mas entro a salón de clase. No asistió al almuerzo y el resto de la clase estuvo pensando en lo sucedido

-Jueves 4 de Abril 11:03 p.m. (Dormitorio de Aisora)-

-Veamos… porque un mandamiento me invitaría a su dormitorio, ¿quera algo de mí? no… tal vez solo quiera molestarme. Bueno sea lo que sea, no lo sabré hasta que vaya.

Ya decidido salió del encierro de su dormitorio, en el camino tuvo que pedir algunas indicaciones ya que el dormitorio “D-7” se encontraba en un bloque distinto al de él, nunca había tenido una razón para dejar su dormitorio mucho menos su bloque

Ya estaba enfrente de la puerta que al costado en la pared tenía el número del dormitorio “D-7” este respiro profundo y cuando iba a tocar el mismo hombre que se encontró esta mañana, abrió la puerta

-Oh, sí viniste, estaba a punto de salir a buscarte.

-Pues acá estoy, pero señor Estarossa porque me invito.

-Ja ja, pero que tan humilde e inocente puedes ser, llámame solo Estarossa.

Cuando Aisora entro a la habitación siguió a Estarossa por un pasillo considerablemente largo para un dormitorio hasta llegar a la luz que se veía al final, era una sala completamente iluminada. Lo primero que vio fue a dos chicas que miraban una pantalla plana mientras sostenían una cubeta de palomitas de maíz

-¿Así que ella es la nueva?

-Que hay bonita.

Estarossa acerco al chico a la primera que lo saludo y se la presento, esta tenía un largo cabello rojo hasta la cintura y llevaba puesto un suéter con estampado de tentáculos el cual le quedaba algo grande

-Él es Gloxinia, su aspecto puede ser engañoso, pero es un chico.

-No tenías que decirlo, quería que se diera cuenta ella misma.

El gran hombre señalo a la chica del cabello rubio en punta y desorganizado la cual estaba en el mismo sillón que Gloxinia y al igual que a este, se la  presento.

-La del cabello de erizo es Derieri.

-Te escuche idiota.

-Mejor no la hagas enojar, puede llegar a ser muy impulsiva.

-¡Te volví a escuchar!.

Al final de la habitación había otro pasillo como el de la entrada, este tenía cuatro puertas, de una de ellas se abrió dejando salir una gran cantidad de humo, de esta salió una niña cubierta solo por una toalla que sujetaba su cabello rosado con una toalla mas pequeña, era un poco más baja que Aisora y Gloxinia

-¿Qué hace aquí una niña?

-¿A quién llamas niña? Estarossa, quien es esta idiota.

-Calma Melascula, ella es la nueva integrante. Melascula ella es Aisora, Aisora ella es Melascula.

-¿Y por qué aun tienes puesto el uniforme, sabes qué hora es? No aún más importante ¿Por qué tienes el de los hombres?

-Pues, solo me invitaron acá, así que vine con el uniforme, me pareció lo más formal, y llevo el de los hombres porque…

Derieri la chica del desorganizado cabello alzo la voz desde el sofá.

-¡Melascula! Deja de molestarla, a mí tampoco me agrada llevar falda, un pantalón es más práctico.

La pequeña chica puso una mano en su frente y suspiro cerrando los ojos.

-Ahh, algunas chicas tienen muy mal gusto para vestir, iré a cambiarme de ropa, si no te molesta puedes pedirle ropa a Gloxinia parece que son de la misma talla ¡¿Estás de acuerdo Gloxinia?!

-¡Sí! No veo por qué no.

La chica con apariencia de niña se fue hacia otra habitación, El extrovertido chico, Gloxinia salto del sofá y llevo arrastrado a Aisora hacia la que parecía ser su habitación, era la más cercana a la sala de estar, una vez se cerró la puerta Estarossa se sentó en el sofá con las piernas cruzadas, junto a Derieri

-¿Que miran?.

-Una película

Dijo Estarossa con la duda, mientras echaba una manotada de palomitas a su boca, este se estaba poniendo cómodo en el sofá

-Y de qué va.

-No lo sé, Gloxinia y yo solo nos estamos burlando de los malos actores.

-Ja, me basta con eso

25 de Dezembro de 2018 às 06:21 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Capitulo Dos

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!