Conto
1
4759 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Globos oculares


Cada noche, ella teme de caer en un profundo sueño, le ha contado a sus padres, pero ellos le dijeron que solo se trata de la dichosa parálisis de sueño, pero ella sabe que es más que eso; no es solo estar despierta dentro de tus sueños, no es solo no poder mover ni una sola articulación de tu cuerpo, no es solo el no poder emitir ningún sonido más que quejidos indescifrables. No, es algo mucho más que eso. Es real.

Es verse frente a unos globos oculares flotantes que aún debe estar unidos a su dueño, fuese lo que fuese, ya que puede apreciar los nervios de aquel par de ojos sin cuencas pasar por su ventana, algo así como extensos cables que llevan hacia alguien o algo. Pero no tiene manera de averiguarlo, su cuerpo no responde, aunque sus sentidos aun sigue misteriosamente muy activos, y entonces no puede afirmar estar dormida o despierta; pero te puede contar del inimaginable horror que siente cuando esos globos oculares se acercan hasta su rostro, están tan cercas, que puede sentir las viscosidad de ellos dejando rastro sobre la punta de su nariz.

El sueño la vence, y sus párpados caen, nuevamente los abre sin poder mover ningún músculo de su cuerpo, lo único que va y viene de ella, son sus ojos de un costado a otro. Los globos oculares vuelven a colarse por su cuarto por la ventana de esta que ella recuerda haber cerrado antes de acostarse. Otra vez se acercan demasiado a su rostro, el terror destroza su pecho, ruega que algo o alguien la salve, y como si un ser superior hubiera escuchado sus súplicas, una fuerte ventisca se aparece por su pesadilla, cual provoca que las hojas de las ventana se cierren de golpe.

Los globos oculares se mueven hacia todas partes aparentemente retorciéndose de dolor, y en un intento de retroceder, sus nervios son cortados por la misma presión de las hojas de la ventana, caen al suelo de la habitación y ruedan por inercia quedando debajo de la cama de la niña inmóvil.

Así es como a la mañana siguiente, pasado el horror de la noche, y esperando que al final del día no se repita, se levanta y se apresura a cambiarse para ir a la escuela; y cómo va algo tarde es que se la olvidado revisar debajo de su cama donde yace un par de globos oculares.

23 de Novembro de 2018 às 19:38 3 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

ZomBel Gress Soy un estudiante de Letras Modernas. Mi mundo vendría siendo descubrir el objeto de estudio de las ciencias literarias, y como buen formalista me moriré sin haberlo descubierto o neciamente creyendo haberlo conseguido y argumentandome a través de estúpidas teorías soberbias en base a otros estúpidos ensayos petulantes de rusos muertos. Dulce et decorum est pro patria mori.

Comentar algo

Publique!
Fausto Contero Fausto Contero
Tu relato trasmite una idea muy inquietante, y tiene imágenes que provocan escalofríos, muy bien expresadas.
26 de Novembro de 2018 às 19:31

  • ZomBel Gress ZomBel Gress
    Muchas gracias por tu comentario y por leer, las imágenes literarias están inspiradas en la forma de relatar visualmente de Junji Ito, es una gran influencia en mis relatos breves de terror. 11 de Dezembro de 2018 às 18:06
  • Fausto Contero Fausto Contero
    Voy a buscar a ese autor, gracias por la información. 11 de Dezembro de 2018 às 18:15
~

Histórias relacionadas