El cielo de las luciérnagas Seguir história

cesart Cesar Tobon

El cielo de las luciérnagas habla sobre las casualidades del destino y como la vida va conectando los buenos y malos momentos con el paso del tiempo. Quien piense que el destino no es responsable de sus hazañas, es porque nunca ha dejado que la vida actué


Aventura Impróprio para crianças menores de 13 anos.
0
4579 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1: La caída de la primera luciérnaga

Era de noche en la hermosa de ciudad de París, las estrellas en el firmamento brillaban más que de costumbre y en las calles no se lograba evidenciar ni un solo movimiento. Eran casi las 10:30 de la noche, cuando de pronto una patrulla policial interrumpe la tranquilidad que acompañaba ese lugar, las luces de algunas cuantas casas vecinas se encienden a toda prisa y una que otra persona salió a la calle preguntándose qué había sucedido. Quizás se trataba de alguna llamada al número de emergencias o tal vez de alguna persecución a un miembro de la mafia.


A ciencia cierta nada ni nadie sabría lo que en realidad había pasado esa noche, sino pasado el mediodía del día siguiente cuando en las noticias se revelara la muerte repentina de Cisar Andrew Collins un importante historiador francés que se encontraba de vacaciones en su tierra natal después de que terminaran las clases en la universidad del sur de carolina en los Estados Unidos de América donde se desempeñaba como decano de la facultad de historia.


28 de abril de 1996


Su hija al ver las noticias no podía salir de su asombro al enterarse de que el hombre que la había cuidado durante sus 19 años de vida había muerto, después de que su madre murió dando a luz a esa hermosa niña de pelo rubio y ojos verdes, que ahora es toda una mujer se da cuenta que a partir de ese momento le tocara continuar sola. Lo que ella no sabe es que el destino es muy bueno dando sorpresas y vaya sorpresa la que le tiene preparada.

El segundo en enterarse de la muerte de Cisar, es un joven de 24 años que cursa octavo semestre de historia en la misma universidad donde Cisar era decano. Que lastima piensa el joven para el Cisar era una gran inspiración, era su decano, su profesor de historia francesa durante el primer semestre, su amigo. Es más lo consideraba como un padre, mejor que su propio padre, un militar retirado de la marina estadounidense.

Su hija se encontraba en ese momento en Egipto tomando unas fotos a las pirámides, decidió dar por terminado su trabajo fotografiando una esfinge. Y sin decir nada tomo sus cosas, monto su camello y regreso a la ciudad para tomar un taxi en el que se dirigiría al aeropuerto, en el cual tomaría el primer vuelo de regreso a Francia.

Obviamente tenía que regresar para darle santo sepulcro a aquel hombre de 56 años que había sido su padre y su héroe.


29 de abril de 1996.


Iniciaban las clases, los de primer semestre esperaban con ansias al profesor de la asignatura que todos habían elegido debido a rumores de chicos de semestres más avanzados.

Historia Francesa es la materia que todos esos chicos y chicas eligieron para ver durante su primer semestre y de la cual todos y todas esperan a conocer a Cisar que por casi 10 años había servido a esa universidad como decano y profesor.


29 de abril de 1996, 11:30 horas


Ya había trascurrido una hora y media desde que comenzaron las clases y los chicos de primer semestre aún no han tenido la fortuna de conocer a ese hombre del que tienen tan buenas referencias.


Trascurren 15 minutos cuando la puerta del auditorio donde están todos esos jóvenes se abre de golpe, pero para sorpresa de muchos quien ingresa por esa puerta no es precisamente de quien se han estado preguntando durante esa hora y cuarenta y cinco minutos. Todos los ojos del público que habitad en el auditorio aquel que era el preferido de Cisar para dar su clase se quedan expectantes al ver que quien ingresa a aquel lugar es un joven delgado, de pelo negro y que hoy particularmente luce un poco más despistado de lo que es habitualmente.


Una joven de 17 años que estaba sentada en la primera fila del auditorio aclara su garganta fuertemente, mientras el joven de pelo negro escribe en la pizarra del auditorio con marcador azul el título:


HISTORIA FRANCESA

Profesor: M. Simón C.


Al percatarse que la joven nuevamente realiza el gesto con su garganta, este se gira hacia donde están los jóvenes y con un tono de voz delicado le pregunta a esa joven que lleva puesto una blusa color rosa y un pasamontañas blanco que desea.


Después de unos segundos la joven responde realizando la siguiente pregunta ¿Dónde está el profesor Cisar?, pensé que él dictaría esta asignatura añade la joven del pasamontañas blanco.


El joven de pelo negro duda en contestar a la pregunta de la joven, pero sabe que son 45 estudiantes de primer semestre los que se hacen la misma pregunta de esa joven, no tiene más remedio que contestar a su pregunta.


Cisar no dictara más la asignatura ha sido hallado muerto en Francia durante el periodo de vacaciones. Los jóvenes no pueden creen lo que sale de los labios de aquel joven de pelo negro. 2 de las jóvenes comienzan a llorar sin medida, mientras que los otros hacen suposiciones de lo que pudo haber pasado. Todo es un desastre en el auditorio, el joven de pelo negro intenta calmar los ánimos de la multitud cuando se percata que en su reloj son las 12:30 hora que marcaba el final de la clase.


Él fue el primero en salir del auditorio seguido por la joven de la blusa rosa, aquella que había realizado la pregunta y por último el resto de los chicos y las chicas.


29 de abril de 1996, 13:35 horas


La joven de blusa rosa camina apresurada mente con el fin de alcanzar a aquel hombre, más bien aquel joven de pelo negro que durante los próximos siguiente seria su nuevo profesor de historia francesa para ella y el resto de sus compañeros.


Lo consigue por fin camina junto a él. Él se da cuenta de su compañía y se detiene.


· Hola …

· Hola ¡Un poco seco!

· Te molesta si te acompaño?

· No, para nada

· ¿Quieres ir a la cafetería?, tengo un poco de hambre.

· Está bien


Fin de la conversación por ahora, él sabe que una vez en la cafetería de la universidad tendrá una más larga y con más preguntas que no le apetece responder, pero él no se negaría a tener una conversación con esa chica parece simpática, carismática y piensa que puede ser una de las mejores de la clase al fin y al cabo fue la única que pregunto por el difunto Cisar.


29 de abril de 1996, 15:45 horas, entrando por el pasillo de la cafetería


Ya han pasado casi dos horas desde que ambos salieron del auditorio, desde que tuvieron la conversación corta en el pasillo, y desde que no han vuelto a cruzar palabra. Por fin en la cafetería de la universidad la joven de la blusa rosa toma asiento mientras que él muy amablemente le pregunta que va a querer.


Té de manzanilla exclama ella; él hace un gesto de OK con los dedos y se dirige donde la camarera para hacer el pedido. Después de 5 minutos la chica regresa con lo que ordeno el joven de pelo y exclama con un acento norteamericano muy marcado son $ 15 USD por favor, él cancela su pedido y se marcha de la ventanilla.


Una vez en la mesa él le entrega el té de manzanilla a ella y para él un café con leche. Comienza la conversación


· ¿Has pensado alguna vez en las casualidades del
destino?

· Una que otra vez. Más que todo cuando estoy solo

· Es curioso, misterioso y sorprendente

· Sí, claro que lo es


Él no sabía por qué le había preguntado por las casualidades del destino. Y mucho menos cuando dijo que era curioso, misterioso y sorprendente.


Que tenía que ver el destino con él y ella, que planes tenía la vida para ellos. Más cuando ninguno sabía nada acerca del otro.


29 de abril de 1996. 16:00 horas, saliendo de la cafetería


Una conversación de 15 minutos entre estudiante y profesor en la que el destino ha sido la protagonista principal de la misma.


Y vaya que el destino les va a jugar una buena pasada a esos dos, que se encuentran en la entrada principal de la universidad. Ella sin que él se lo pensara le da un beso en la mejilla y se despide con un gesto de adiós. Él solo sonríe por aquel gesto tan atrevido de la chica.


De camino a casa aquella chica cuyo nombre es Lauren Susan Phillips Morales, se coloca sus auriculares azules en ambos oídos, toma su móvil y abre una lista de reproducción titulada “ Canciones para cuando te sientes especial” de la cual selecciona Bendita tu luz de mana.


Mientras aun en la entrada de la universidad Mathew Simón C, el joven de 24 años paso de ser un estudiante de octavo semestre de historia, a ser el profesor de 45 chicos de primer semestre.

31 de Outubro de 2018 às 00:10 3 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Capítulo 2: De aprendiz a maestro

Comentar algo

Publique!
Cesar Tobon Cesar Tobon
Hola podrías explicarme a que te refieres con los tiempos verbales, para proceder a hacer las respectivas correcciones
7 de Agosto de 2019 às 03:31
Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
¡Hola! Tu historia ha entrado en el proceso de verificación. Sin embargo, la hemos dejado en estado de En Revisión, ya que presenta ciertos errores en los tiempos verbales que creemos que puedes corregir para mejor comprensión. Una vez lo hagas, puedes dejarnos un comentario en este mismo post y procederemos a verificarla. Ánimo y feliz escritura. :)
7 de Agosto de 2019 às 02:31

  • Cesar Tobon Cesar Tobon
    Hola Creo que ya he corregido lo que me pediste, podrías por favor revisar y decirme si hay algo mas por corregir. Gracias 7 de Agosto de 2019 às 19:02
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!