LOS HIJOS DE SURTH Seguir história

miguel-bravo1539311018 Miguel mendez

Un joven se ve obligado a participar de un ritual ancestral que lo vera involucrado en una terrible decisión ante algo que va mas allá de su comprensión.


Horror Literatura monstro Todo o público. © todos los derechos reservados

#microinfarto
Conto
4
4.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

LOS HIJOS DE SURTH

El ritual era una tradición ancestral, cada primogénito debía cumplirlo a los 16 años. Había sido así desde Surth “El blasfemo”, de los montes Cárpatos, un antiguo jefe tribal conocido por su bestialidad y aparente inmortalidad, lo cual lo llevó a una guerra contra las huestes cristianas por más de 200 años.

La verdad, es que, a pesar de la casi demencial dedicación de mi padre por inculcarme la antigua tradición y creencia de Surth, yo no valoraba su empeño y en secreto consideraba este rito una verdadera patraña.

Aun así inicie el viaje hacia la gruta de Surth, ubicada en medio de los bosques de Ucrania. Debía entrar en los bosques a pie, en dirección de lo que mi padre consideraba, el lugar más sagrado del mundo, dónde solo los dioses pueden habitar y dónde la casta de Surth tenía el privilegio y la obligación de realizar el ritual ancestral.

Cuando llegué, vi como otros ritualistas iban entrando, mi padre me había hablado de ellos, hijos ilegítimos de Surth, producto de los cientos de violaciones cometidas tras la guerra de los 200 años. Seguí la procesión por oscuros pasadizos en dirección desconocida. Logré divisar una especie de claro, una bóveda natural con el techo roto iluminada por la luna llena.

En el centro, había un gran lago, y en medio una roca de color blanquecino, su forma parecía representar todo lo blasfemo e innombrable creado por la naturaleza más allá de la noche de los tiempos. A su alrededor había sacerdotes, cada uno de ellos portaba un trozo de piedra afilada, la que nos fue entregada a cada uno de los hijos de Surth.

El ritual era simple, una demostración de fe y compromiso al dios de Surth, el dios más allá de los eones del tiempo, aquel que se retuerce en los abismos oscuros para recibir su cóctel de sangre y huesos. A nuestros pies pusieron un recién nacido que se retorcía y lloraba, no lo podía creer, ¿en verdad en esto consistía el ritual?, ¿para esto mi padre me preparó toda la vida? Esto es una aberración, no mataré a un recién nacido para que un viejo demente y una pila de locos gocen con un fetiche tan aberrante, pensé. Ante esto y en silencio miré hacia atrás buscando una posible salida para huir con el bebé.

Pero, al girarme, vi algo que seguramente enloquecería al más cuerdo de los seres humanos. Desde la roca, en medio de ese fétido lago subterráneo, emergía una monstruosidad de innombrable apariencia, una entidad más allá de lo comprensible, algo que seguramente los ancestros de los hombres habían adorado e idolatrado con miedo cuando el hombre aún era joven. Una entidad blasfema, que su sola contemplación haría temblar los pilares creados por la razón, la ciencia y la religión. Una entidad magnánima, una entidad que hacía templar el corazón de los ritualistas, una entidad que me hizo tomar aquel cuchillo de piedra entre las manos y recordar, que soy hijo de Surth.

+

25 de Outubro de 2018 às 01:00 5 Denunciar Insira 5
Fim

Conheça o autor

Miguel mendez Profesor de Historia y Cs. Sociales , estudioso de temas poco comunes como la psicopatia , mitologia ,religiones diversas , basicamente todo lo que enloquezca al hombre y lo relaciones con su pasado primordial en la noche de los tiempos. Adicto a la lectura , mientras mas extraño y perturbador mejor sera el libro , creyente absoluto de que cada libro o narración es el reflejo de una mente humana que se eterniza en el tiempo gracias a la escritura.

Comentar algo

Publique!
cristina peralta cristina peralta
Es un comienzo muy interesante.
12 de Dezembro de 2018 às 08:28
Fausto Contero Fausto Contero
Muy buen relato!, me encanta la temática de ritos ancestrales, legados familiares inesperados, y por supuesto, primigenios.
24 de Outubro de 2018 às 20:37

  • Miguel mendez Miguel mendez
    muchas gracias , quien sabe cuantos de esos rituales son una realidad hoy en dia 24 de Outubro de 2018 às 20:47
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Madre mía... Por no decir otra cosa... ¡Que buen relato! He quedado impresionado y a pesar de la bestialidad que supone el ritual, casi puedo darle la razón a ese pobre, pobre hijo de Surth...
24 de Outubro de 2018 às 20:30

  • Miguel mendez Miguel mendez
    muchas gracias , me alegro que te haya perturbado 24 de Outubro de 2018 às 20:33
~