DINAMICA DE LOS BOLETOS Seguir história

rafael-luciano-delvalle Rafael Luciano DelValle

ESTA ES UNA ABRUMADORA HISTORIA QUE DESPERTARA TUS 5 SENTIDOS . ESPERO QUE LA DISFRUTEN Y PRONTO ABRAN MAS . MUCHAS GRACIAS


Horror Horror gótico Todo o público. © NINGUNO

#horror #DVC #AMOLALITERATURA
Conto
0
4677 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

DINÁMICA DE LOS BOLETOS

Sucedió en ( una locación nueva que pronto revelare)

Teníamos 16 años y en esa época nuestra diversión era reunirnos con los amigos, beber unas cervezas y contar historias que a su vez nuestros abuelos nos contaban. Amanecíamos en la tertulia hasta que el más grande de nosotros, hermano de uno Oscar decía: Aquí se rompió una jerga y cada quien se va a… descansar!!! por que mañana hay que trabajar, todos exclamábamos un ahhhh, pero resignados aceptábamos la despedida.

Cada fin de semana era lo mismo nuestras historias eran interminables y nuestro grupo se fue haciendo mas grande, se incorporaron algunas amigas de mi hermana, unas primas y un “borrachito popular de aquellos años” a quien conocíamos como “ el chilango” quien ya tenia muchos años viviendo en e pueblo y seguía conservando su inconfundible acento. Poco a poco se nos fueron acabando los relatos y sentíamos que necesitábamos más adrenalina. Siempre hay algún ocurrente que propone algo descabellado y los demás lo seguimos.

Recuerdo que ese día el primo de Edson, quien acababa de integrarse al grupo, después de un buen trago de cerveza, dijo una idea que le vino a la mente como una luz. ¡ Por que no vamos a pasar la noche a contar relatos en el panteón?! Sería fabuloso vivir una experiencia de esas en un camposanto!! Otro las de los del grupo lo secundo.
Es verdad , vamos!!!! Se acerca el día de muertos, hay que ir a ver cómo va los preparativos! Todos los demás se unieron con entusiasmo y a la vez con un poco de miedo pero accedimos, así que nos pusimos de acuerdo para ir el próximo fin de semana , 2 días previos al inicio de las festividades, obviamente que el chilango era parte de los integrantes.

Llego el sábado y todos estábamos nerviosos y excitados por que era la primera vez que acudíamos al panteón de noche, nos dieron las 10 p.m. y nos dirigimos al panteón en la camioneta “ blaizer “ de Oscar la cual era toda cerrada y nos metimos todos los que esa noche decidimos ir, éramos 12. Sólo nos acompañaban dos lámparas de pilas y todos llevábamos velas, con el fin de que la velada fuera más tétrica. Entramos al panteón y todo comenzó muy bien, nuestras anécdotas empezaron a escucharse y aunque algunas ya las conocíamos de tan repetidas que estaban, nos excitaba volver a escucharlas en ese lugar.

El chilango por su parte comentó que esa historia ya la había escuchado y que se estaba aburriendo, por lo que iba a ver si se encontraba algún muertito por ahí…
Camino hacia las tumbas en dirección al arroyo que está cerca de los límites del panteón y abriendo los brazos en cruz gritaba al cielo, “ mil demonios vengan a mi” y aullaba como si fuese un lobo; todos nos reímos sobremanera y e gritamos algunos improperios , sabíamos que lo hacía con el afán de asustarnos, así que seguimos contando las historias, él se fue alejando… de pronto se escucharon unos gruñidos y todos volteamos hacia donde estaba el chilango; Oscar el primo de Vicente al escuchar de nuevo encendió las luces de la camioneta que apuntaban al chilango, nosotros aun creíamos que estaba queriendo asustarnos. Pero al verle los ojos notamos que los tenia rojos como una especie de lumbre y las mujeres empezaron a gritar, (bueno , creo que todos) corrimos a la camioneta.

El chilango se puso en cuclillas y comenzó a brincar como si fuese un sapo de tumba en tumba dando unos saltos enormes y arañando la tierra y todo a su paso, Oscar no espero más y se echó de reversa tratando de salir lo más pronto posible del panteón, todos estábamos asustados y sólo alcanzábamos a gritar descontrolados. En eso se escuchó un golpe seco en el techo de la camioneta! Todos gritamos al unísono y se escucho a alguien decir , para , para!!!! Y golpear el techo. Oscar detuvo la camioneta como autómata, la voz volvió a pedir. Por favor para me voy a caer!!!!
Era el “ chilango” quien decía por que gritan coño!!! Me van a tirar y Oscar que era el más fuerte le pregunto, que te pasa, porque te pusiste así, el chilango contesto: que me pasa de qué? Yo solo me agarre fuerte por que ibas a tirarme.
Oscar, le dijo: no te acuerdas como te pusiste, el chilango dijo que no, que el solo sentía que los ojos ardían y le dolía el cuerpo.

Oscar le dijo que lo sentía pero que no lo iba a subir a a camioneta, sin embargo nos iríamos despacito para que el pudiera caminar y acompañarlo, pero si se ponía así , se quedaría en el camino.
Nos tardamos 25 minutos en llegar al camino cerca del pueblo, el chilango se quedó por ahí y nosotros continuamos hasta la casa.

Después de esa noche, nuestras reuniones se hicieron más esporádicas hasta que el grupo poco a poco se fue deshaciendo. Nunca nadie más quiso recordar aquella noche. (Historia real contada por uno de los participantes de esa reunión.) Mag

p.d. Fue aquí ceca del puerto de Veracruz.

7 de Outubro de 2018 às 00:01 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas