"Solo para ti..." -Olive y Eddie.- Seguir história

yair01 Yair Garcia

Jack, Anthony, Taylor y Eddie, son un grupo de Rock alternativo e Indie llamada Ghosting , que tras la caída de autoestima de Eddie el vocalista, se ve obligado a darse un año sabático, en el cual la relación sentimental con su pareja, Olive, se viene abajo debido al autoestimas baja de él, lo que le hace reaccionar y volver con sus viejos amigos a la banda... Eddie tendrá que enfrentarse al hecho de que ella lo dejó, pero sin rendirse, intentara hallarla nuevamente.


Romance Suspense romântico Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Todos los derechos reservados

#amistad #canciones #escritos #versos #desamor #drama #novelajuvenil #indie #música #romance #amor #love
1
4.9mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Sábados
tempo de leitura
AA Compartilhar

“Capitulo 1”

El agua del río corre tan rápido, mientras sentado en aquella roca toco suavemente una armónica, queriendo asimilar una canción llamada I Am California de John Craigie, mi respirar es rápido, mientras el viento sopla con tal calma que parece acariciar las hojas de los árboles, y las estrellas comienzan a distinguirse en el atardecer, mirando a lo lejos como el Sol se va una vez más, y como el cielo se va cubriendo de un azul con un tono oscuro, y la media Luna se asoma.

Un arrullo de notas llueve, y al cerrar mis ojos puedo volver a ver los ojos de aquella persona a quien amo, puedo sentir sus labios una vez más y puedo sentir sus cálidas manos sujetando mis manos tan frías en todo momento. Mientras muy en el fondo de las notas podía escuchar las hojas secas de los arboles caer, mientras las aves volaban por encima lleno a sus nidos después del largo día.

Podía sentir toda la calma, incluso sentir todas las notas en mí, la soledad sin duda era la mejor compañía junto a mi más grande pasatiempo que es la música.

Muy cerca un arroyo dándole el mejor fondo a la melodía... me levante guardando esa armónica, caminando de regreso a la ciudad, pero desde la pequeña distancia la ciudad ya iluminada se veía, y me hacía pensar nuevamente en ella, lo tanto que amaría ver lo hermoso que vería todo desde ahí... y una palabras denotaron en mi mente...

“Amor sé que ya te vas,

Y no, no puedo evitar pedirlo una vez más,

Quédate, no pido otra cosa, no,

Y sigues en línea recta

Sin siquiera mirar atrás...

Sé que caí,

Deje todo lo que había aquí,

Y ahora tú te alejas sin decir adiós,

Entonces suplicare una vez más, Dios,

Nunca quise hacerte daño

Y hoy las consecuencias pagare.

Pero juro que...

No te dejo de amar,

Joder, quédate un día más,

Quédate junto a mí...

Que ya no puedo más...”

-Un día más.-

Puedo sentir su aliento como cuando nos miramos fijamente, puedo sentir sus esa mirada diciendo todo lo que sentía, y puedo recordar los abrazos que después de no vernos ella me daría... pero hoy no.

Hoy solo me dirijo a mi hogar, pero sabiendo que al menos poder escribir una canción más, que hable de ella, que me haga ver la falta que me hace, y lo tanto que la pienso, y al final de todo esta ciudad nunca duerme, y a la distancia me hace mirar tanto, y en silencio me vuelvo a enamorar de aquella chica, que tanto se preocupa por mí, y de verme tan mal y no saber qué hacer decidió darme el tiempo a solas que ella pensó que necesitaba, quizá para que yo pudiera tocar, para que yo pudiera escribir.

Pues hace más de un año... cuando mi autoestima cayó y sin saber me perdí en mi propio mundo, dejando todo a un lado, olvidando los escritos, olvidando lo que puedo lograr, y por más que ella se esforzaba yo no progresaba... y de tan necio que fui, de lo grosero que me comporte ella no pudo, y pensó que lo mejor era que solo me diera cuenta. Quizás tiene ella razón, al irse lo eh notado y mierda que ahora noto lo estúpido que fui, pero los temas en mis letras volvieron, y mi gusto por tocar también, tal vez por querer cubrir la falta que ella me hace, aun cuando ni con eso puedo, pero solo así puedo gritar la falta que me hace, y después de casi desintegrar mi banda, creo que este día a solas en este solo y bello lugar me hizo notar que debería volver...

Esta ya anocheciendo, y la ciudad no tan lejos, sin embargo deberé caminar una hora, y al llegar a mi hogar escribiré una canción más, y quizá mañana contacte a la banda, esperando que no estén molestos, cuando es obvio que lo estarán... pero sé que me apoyaran.

Al llegar a mi casa, todo está como lo deje al salir, así que me dirijo a tomar una pluma y un cuaderno, escribiendo como si no pudiera parar, y la guitarra arrumbada en una esquina y llena de polvo, parece retarme a tocarla, y entonces me dirijo y sin pensarlo la recojo sacudiendo el polvo, con miedo a no saber cómo se tocaba, pero como si mis manos no las controlara empiezo tocar unos cuantos acordes, y si es cuestión de suerte o solo de su ausencia, las notas en una cuerda salen sin más que pensar, y tan a la par de mis letras va, que me hace querer cantarlas en público ya.

“Ahí vienen otra vez,

La escoria a criticar una vez más,

Sin dejarnos en paz sin dejarnos ser,

Y amor juntos larguémonos de acá,

Sin más que decir sin nada más que hacer.

Y cuando vemos la luna caer,

¿A dónde va? ¿Dónde has ido?

¿No solía este ser nuestro escondite?

Y ahí va de vuelta toda la multitud

Golpeado solo para vernos caer.

Y joder, mi amor ¿dónde estás?

No solía ser el mejor momento,

Con toda la multitud encima,

Quizá ya solo te cansaste de mí,

Quizás solo nos cansamos de todo.

Y ahí vienen de vuelta,

La escoria criticando,

Donde ahora tu estas,

¿No solía ser este nuestro escondite? “

-Escoria.-

Una y otra vez, todo grabado en mi mente queda, y solo deseando poder escribirlo, poder gritarlo.

Llegan las 3 A.M joder que no logro conciliar el sueño, pero en un esfuerzo por cerrar los ojos, logro verla en mis pensamientos... su piel blanca, sus ojos claros, que con la luz parecen tener un tono más claro al que ya son, esas manos tan suaves que acarician mi pelo con cada beso, y sus labios tan finos, tan dulces, puedo mirar su caminar, tan calmado como siempre, y entonces cuando parece decir algo... despierto de un golpe, y nuevamente noto su ausencia, pero al menos sé que logre descansar, pues son ya las 6 A.M, quizá solo son 3 horas pero nunca logro pasar de ahí o de solo unos minutos.

Me dirijo a la cocina y preparo un café mientras pienso en lo que dirán los demás, después solo tomo un baño y me preparo para salir.

Al salir tomo la guitarra y me dirijo a la puerta, lo primero que haré supongo será buscar un Taxi e ir directo al departamento en que se alojaban mis amigos, la banda. Pero repitiendo mi nombre, como diciéndome quien soy, aun cuando es absurdo, pues eh olvidado por un año todo lo que me gustaba hacer, provocando que me alejara de todos, incluyéndola a ella... Olive...creo que en todo sentido me separe de lo que tanto amaba, así que hacía un intento de recordarme quien soy... soy el vocalista de una banda de Rock Alternativo e Indie, el líder de una absurda banda llamada Ghosting, que tenía un poco de éxito después de su primer Ep Gravity que titulamos de esa manera por habernos inspirado en la canción del mismo nombre de Coldplay, así que no dejaba de repetirlo diciendo en el último verso mi nombre, casi con odio...

-Eddie!! Eddie!! Eddie!!

Bien tomo el taxi y me conduce por las calles de California más transitadas por lo que el tráfico se vuelve muy desesperante, hasta el punto de sentirme un tanto ansioso, algo desesperado por querer llegar lo antes posible. Pasan casi 20 minutos para poder salir de todas las calles llenas de tráfico, y así poder ir a las afueras de la ciudad, donde había una casa un tanto grande donde podíamos tocar a gusto cuando teníamos que componer nuevos temas, sin dar problemas a otros por el ruido o ese tipo de problemas supongo. Ahora que lo pienso es absurdo vivir al otro lado de la ciudad cuando lo que más amaba hacer era tocar en aquella casa donde un pequeño campo nos rodeaba sin molestar a nadie, pues en mi actual casa los vecinos son un fastidio.

Entonces recuerdo un tema que en aquel entonces habría sonada mucho en mi mente, y que compuse solo para Olive... llena de sentimiento, llena de un sonido calmado y alegre... ¿Qué diablos? Solo la lastime al final... Aun así ella no quiso rendirse hasta realmente verme perdido.

“Te veo llegar con tu mirar tan fijo,

Oh, oh, oh!!!

Y el tacto de tus labios,

El tacto de tus manos

Encienden algo en mí y entiende...

Que cuando canto, parte de mí

Se libera y junto a las aves se aleja,

Sin importar lo que algunos digan,

Eh!... Sin cansarme podre amarte.

En tu rostro la alegría veo reflejada,

Como explicarte todo, lo que ocasionas,

Oh, oh, oh!
Entiende cariño que cuando canto,

Canto solo para ti...

Y tanto amor, tanta vida,

Vida y amor... Oh! Oh! Oh!

Me liberas con tu mirar,

Con tanto amor, con tanta vida.”

-Solo para ti.-

Le escribí al declararme a ella tras una noche de Luna llena, mientras ella lucía hermosa mirando las estrellas, mientras escuchábamos One Day de Kodaline. Aquella noche fue tan hermosa a luz de la Luna, cuando por primera vez decíamos realmente todo lo que sentíamos ambos, todos nuestros pensamientos, y nos decíamos cosas que de niños solíamos hacer... Quisiera regresar a aquel entonces, mirarla y pedirle que nunca se vaya.

Llevo casi una hora en camino, y por fin estoy cerca. Le pido al taxista bajar frente a una de las casas que colindan cerca, se detiene y al bajar, noto las calles igual a cuando solía caminar cuando vivía ahí, así que con nervios camino, son tan solo unos metros.

Llego y veo entonces esa casa, pintada de color blanco, pues mi compañero Jack decía que le daba más estilo al estar rodeada de pasto, bien no me opuse a su comentario raro e innecesario, y pasamos una semana los chicos y yo pintando todo, hicimos un desastre pero al final quedo como esperábamos. Son recuerdos que traen nostalgia, pero al final podré volver a verlos, y aunque sé que ellos me entenderán, me da miedo que quizás estén tan enojados como para correrme...

Por algún motivo quería pensar que ellos estarían tocando cuando lléguese, y oír nuevamente la forma de tocar de cada uno, a Jack tocando la batería con toda esa energía que siempre tiene, pues él es el más alegre, siempre riendo y bromeando, a él gran guitarrista que es mi amigo Anthony que pareciera imaginar que solo están él y la guitarra solos en un habitación, creando juntos música, a Taylor tocando el bajo eléctrico, de una manera tan impresionante que siempre me hacía querer tocarlo también.

Tengo una llave de la casa, pero sé que sería mala idea usarla y entrar como si nada, cuando no me atreví ni siquiera a visitarlos o llamarles aunque sea una vez. Así que toco el timbre y espero, mientras tarareo “Solo para ti”.

Al final escucho alguien acercarse a la puerta, y notó como sus pasos se detienen antes de abrir, y tarda un poco, como pensando, pues quizá ya saben quién vino a molestar.

Por fin abren, y es Jack, que tiene una expresión de sorpresa, le doy una sonrisa a medias, pero su reacción sigue siendo aquella de ojos saltones al sorprenderse.

-Hola... Jack.- digo con pena.

-¡Eddie! Eres... tú.

-Pues claro que soy yo... ¿Esperaban a alguien más?

-Si... Anthony comenzó a darle clases de guitarra a una chica, y de todas las personas, eras a quien menos esperaba ver acá.-

La charla era incomoda y cortante, lo que no sería nada raro, es claro que no habrían esperado que llegara yo, después de haberlos abandonado todo un año. Así que entiendo claramente porque se sorprendió tanto.

-Quizá debí avisar que vendría, pero lleve semanas pensándolo y escribiendo, así que debía mostrarles el material en que eh trabajado.

Asumía que quizá no querrían hablar conmigo después de todo.

-Claro que si prefieren que me retire lo hare.-

-Oh, claro que no, eres bienvenido, después de todo, aun eres parte de la banda.

Algo me decía que en el fondo aún se sentía molesto, y quizá no solo el si no el resto de los demás. Entro al recibidor, adornado con cuadros abstractos, y entre ellos noto una pintura que no va nada acorde al estilo de los demás cuadros, pues en él está pintada una chica, soplando burbujas en medio de al parecer un bosque, una pintura que sin duda fue hecha por Olive, la cual me regalo al cumplir un año de relación, que sin importar que no combinara con lo demás en esa habitación, la colgué haciendo que resalte claramente de lo demás. Lo segundo que noto es la canción puesta, “Dead Sea” de The Lumineers la cual me hace sentir ese dolor de haber hecho que ella se alejara de mí.

Tomo asiento en el sofá, y me percato que en el piso de arriba suena la guitarra, claramente debe ser Anthony, y toca una parte de aquella pegadiza canción de Lenny Kravitz “Again” y recuerdo una parte, “¿dónde has estado? Me pregunto si te volveré a ver de nuevo” pues es lo que me pregunto de Olive ¿Dónde está? ¿Volveré a verla? De lo que estoy seguro es que no parare de buscarla.

Casi ignorando que Jack había desaparecido de la habitación, escucho pasos de alguien bajando, y obviamente la guitarra dejo de sonar, por un instante siento que si es Anthony, no me recibirá del todo bien.

Y no me equivoco, lo veo entrar al recibidor y mira con algo de enojo, después solo reclama.

-¿Qué es lo que haces tú aquí? ¡Al fin saliste de tu necedad!

-Necedad o no, eh venido a disculparme con ustedes chicos.

-¿Disculparte? Nos dejaste acá, solos, sin rumbo, de haber sido por nosotros contrataríamos a alguien que te supliera.

En eso, entra por la puerta principal Taylor, al igual que todos, sorprendido de verme, y pregunta.

-¿Eddie? Por dios amigo, sabía que volverías tarde o temprano.

Al parecer a él no le afecto de manera negativa verme, y eso me alegro, tenía alguien a mi favor. Pero no quiere decir que Tony no se quedaría callado de ninguna manera.

-Eso mismo digo yo, ¿Qué demonios hace aquí?

-Se bien que no hice más que aislarme de todos,- pauso y los miro a cada uno,-agradezco que al menos alguien me entendiera, pero de todas maneras a cada uno de ustedes les pido una disculpa.

-Si vuelves a irte, si vuelves a dejar la banda, no quiero verte nunca más.- Fue la menara de Tony para decir que podía quedarme.

Procedí a decirles que en el tiempo ausente me di tiempo de meditar sobre si volver o no, pero que la ida de Olive por muy cruel que fuese me hizo entender y abrir los ojos a lo que podía perder. Mis canciones se volvieron más frías, no cabe duda que parecía un Adam Wilde sin Mia Hall, claro que Olive no es chelista, y yo mucho menos toco punk, sin duda es un género que me gusta, soy más un tipo casi desarreglado, que viste de negro y con playeras de bandas que admiro, creo que muy común de rockero, y Olive, es una escritora y dibujante, que escucha no solo rock si no en ocasiones pop un tanto indie.

Les muestro una canción a todos, la cual escribí días después de que ella dejara mi casa, la cual a mí se me hacía como la parte ruda y cruel, la versión fría de Solo para ti.

“Y algo sacude mi absurdo corazón,

¿Es por ti? Por ti y solo por ti,

Desangro de los brazos,

Mil pedazos rotos de mí.

Creo que nunca fue fácil,

Y siento culpa y pena,

Después de tu ida,

Algo siento en mi interior.

Recuerdo tus lágrimas

Una y otra vez gritando,

Viéndome derrotado una vez más,

Y ahora te lloro a ti, solo a ti.

Y algo sacude acá en mi corazón,

¡Fuiste tú! Fuiste tú, nadie más.

Desangro de mis brazos,

Mil pedazos rotos de mí”.

-Fuiste tú.-

Sus opiniones fueron positivas, a todos les agrado, dijeron que era diferente a lo que fue nuestro Ep Gravity, pues hay un gran sentimiento plasmado... un nuevo sentimiento que al parecer era dolor.

-¡Es jodidamente, lo mejor que se pudo ocurrir, será un éxito!- exclamo Thony.

-Bien... me alegra que les gustara mi dolor, jaja.- sonreí vagamente.

-Pues técnicamente es nuestro pase para un nuevo álbum.-

Me alegraba que al menos empezaran a salir bien las cosas con ellos, ahora, lo que falta es conseguir el estudio de grabación, y empezar a componer, lo que no sería difícil, pues en él la mesa del recibidor había una libre que tenía escrito en la portada “Songs” y al parecer había varios acordes que alguno de ellos escribió, supongo que servirían. Después de todo ellos son los que hacen que todo se mueva, ellos son los que dan el sonido, yo, yo solo soy el tipo que sufre de depresión y escribe, cosa, que podría hacer cualquier otro, sobre todo considerando que había una chica a la que le están enseñando a tocar, la cual por cierto, no han mencionado.

Pero casi como magia, con una coincidencia de esas, tocan el timbre.

-Debe ser Alice, iré a ver.- rápidamente se dirige a abrir Taylor.

-¿Quién es Alice?- Pregunto curiosamente.

-Es la chica a quien doy clases de guitarra, lleva un mes viniendo.- responde Thony.

-Oh... eso es interesante.- aunque no lo fuera para nada disimule sorpresa.

-¡Si! Además canta muy hermoso.-

Por esa respuesta siento como si ella hubiese sido mi sustituto, y sería una banda algo tipo Paramore donde la vocalista es Hayley Williams y cabe mencionar que su grupo es de lo mejor. Al entrar noto su cabello, es corto, y me percato de sus ojos, que al contrario de los ojos miel de Olive, esta chica tiene ojos obscuros, y trae puesta una blusa con un estampado de la canción de Coldplay “Trouble” sin dudar creo que ya me cae bien, pues dentro de mis influencias a la música Coldplay son los primeros, aparte de que son mi grupo favorito.

De momento ella voltea, y al mirarme se detiene, coloca su mano cubriendo mitad de su rostro, es inevitable no suponer que se sorprendió, así que solo doy una ligera sonrisa y con mi mano le saludo.

-¿Eres Eddie? ¡Si! ¡Eres tú! Pensé que no volverías al grupo, pero es un gusto encontrarte acá.- Sus manos no disimulaban los nervios.

-Pues... acá estoy una vez más.-

-¡Soy Alice! Y alumna de Anthony.- se presentó con inseguridad.

Al notar esa manera de impresionarse no me hace pensar en que me hubieran sustituido con ella, o al menos eso parecía, quizá solo era eso, alumna, la cual era fan seguramente de nosotros.

-Mucho gusto Alice, espero Thony te esté dando buenas clases o tendré que despedirlo.- simule una pequeña risa después.

Aunque pensándolo bien, el grupo entero me debió haber corrido a mí.

Thony le pide que la siga al patio, parece que ahí le daba clases, pues no tenemos un estudio si acaso, ella lo sigue mirándome, lo cual me incomodo un poco pero me agrado saber que le agradaba mi música.

-Eddie tenemos un contrato...- dice tímidamente Jack mientras Taylor se retira.

-Un... ¿Contrato? ¡Eso es maravilloso!

-Eso crees... pero aún no hemos firmado con la disquera, ocurrió en tu ausencia.

-Supongo que debo firmar como representante... ¿o algo así?

-Ese fue el acuerdo, tenemos hasta el 19 de mayo que era el plazo para poder cumplir.

-No se diga más, trae ese contrato.

En seguida Jack trae ante mí el contrato y se retira para dejarme meditar sobre ello, en el puedo notar, que dice que soy el principal responsable en todo esto así que me hace pensar lo que implicaría... bien mis compañeros firmaron ya, supongo que están de acuerdo, pero me hace dudar, sin embargo es una oportunidad que no debería dejar pasar, en cuanto antes saquemos nuestro disco estaremos nuevamente en las estaciones de radio... y solo quiero decir, mientras más pase, más complicado será volver a grabar, y el contrato nos promete grabar 3 discos, lo cual no está nada mal. Firmo los papeles con el compromiso de salir esta misma semana directo al estudio.

Todo ocurre muy bien, y al otro día, nos dirigimos al estudio, quien diría, aun debemos aclarar cosas y hacer unas entrevistas... no cabe duda que todo estaba volviendo a empezar. Pasando las horas, casi al anochecer, decido salir del edificó en el que se encontraba el estudio de grabación, llevaba mi guitarra como era de esperar, habíamos terminado de editar la primera canción, y no dudaba en tocarla.

Camine lo más rápido posible, había calles infestadas de vehículos, algunas otras de la multitud que iba de un lado a otro, busque el parque más cercano, pero mientras iba camino a él, recordé algo, la recordé a ella, y como un estallido mis ojos soltaron unas lágrimas, que trate de disimular, esperando que al obscurecer no se pudieran notar.

Me coloque los auriculares para caminar con mucha más tranquilidad, mientras columpiaba mi guitarra de un lado a otro, y una canción me lleno de nostalgia, 5AM de Amber Run, y mis ojos no querían soportar más, mi respiración se volvió sofocante, casi como en un ataque de ansiedad, pare un momento por si era eso, pero claramente no, estaba consiente que era un tipo de desesperación ante todo lo que siento... camine más rápido y al llegar al parque me senté en un lugar solo, bajo un árbol, y sin pensar un segundo deje que mis lágrimas cayeran mientras tocaba mi guitarra.

“No evite que te fueras,

Dolor no pude contra ti,

Y escribo las pesadillas que hay sin ti,

Mientras esto me consume de apoco.

Te llevaste todo el color,

Me inundaste de soledad,

Y ante todo ¿estás bien?

No pude evitar que te fueras,

No pude evitar perderte.

Y las consecuencias me hacen morir,

Quisiera huir de ti,

Desearía olvidarme de ti,

Pero el dolor es muy suficiente.

Corres de mí, muy lejos de aquí,

¿Cómo demonios fue?

Estoy jodidamente roto,

Y no pude evitar perderte.”

-Huir de ti.-

Y ante todo, yo me sigo preguntando, si volveré a verle, después de tanto, espero que donde sea que este me siga amando... yo iré detrás de ella... después de todo, solo canto para ella.

24 de Setembro de 2018 às 23:09 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo "Capitulo 2"

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas