El ordinario Seguir história

solvera Sebastian Olvera

Después de ser cortado por su novia y despidida en el trabajo; este joven decide que es tiempo para un cambio de rutina...


Conto Para maiores de 18 apenas.

#cuentocorto #principiante #elordinario #rookiewriter
Conto
3
2713 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

El ordinario

Ya es de noche; la lluvia cae sin cesar, el trafico me hace pensar que se detuvo el tiempo; la innecesaria razón que tienen las personas de pitar en el trafico me previene a disfrutar la música de mi coche. Mi novia me espera en mi departamento; voy a llegar tarde y cansado. En mi mente lo único que puedo pensar es; compro una película en el centro comercial que esta a dos semáforos, ahí hay un cine compro palomitas, probablemente un vino…

Eso fue una mala idea, y de ahí es donde se desprende esta historia. 

Llego a mi casa; con el vino, la película y las palomitas veo a María a los ojos regalándole una sonrisa y me responde ´´¿Es neta?´´.

´´¡Hoy en día quien compra una película! Aparte compraste vino tinto, el sabor no combina con las palomitas.´´.

Ese comentario me puso de malas, llevo un año con ella y al parecer no me conoce en lo absoluto. En primera es un Blueray; no una película cualquiera y la selección de Netflix ha decaído últimamente; sobretodo porque en el proceso de escoger una película siempre me quedo dormido. Sin embargo, me guardo mis comentarios; nadie aprecia a un pesimista. Simplemente sonrió y le digo; ´´dale chance; gano un Oscar.´´. 

Lo logré; puse la película serví el vino y estoy comiendo palomitas mientras la abrazo. De repente, a la mitad de la película me dice; ´´¡Espérate!´´. Me quita el brazo de encima y me dice que esta viendo a alguien más. No recuerdo las palabras de como me lo dijo, pero recuerdo las palabras que le siguieron. ´´No puedo, es la película el vino, el pesimismo, el aburrimiento. Solo eres divertido cuando estás borracho. Es que eres muy ordinario.´´. 

Eres muy ordinario; las palabras de mi tormento, aquello que detallo todo. En verdad no me molestaba que estuviera viendo a alguien mas. Hace dos semanas había visto los mensajes que me hacían tener la duda. Me molesto un poco mas que detuviera la película cuando iba a alcanzar su clímax; capaz ni puso atención. Pero lo peor de todo; que ni siquiera pude disfrutar mi película después; no la pude terminar. Eres muy ordinario, maldita sea no me podía sacar esas palabras de la cabeza. 

Al día siguiente me levanto para ir al trabajo y mientras me baño veo el reflejo de María; otra vez con tu rutina, maldito ordinario. 

Llegando al trabajo veo que mis jefes están reunidos en mi escritorio; sus caras no demuestran nada bueno. El socio mayoritario de la empresa me suelta una mirada apenada y me dice; ´´tu sabes que te valoramos mucho en esta empresa.´´.

Mi mente solo puede pensar una cosa; ahorita viene el sin embargo. ´´Sin embargo,´´ dice el otro socio. ´´Nos encontramos en un momento difícil en la empresa y tenemos que dejar ir a algunas personas. Dado a que tu eres quien menos tiempo lleva con nosotros decidimos dejarte ir primero. Esto es meramente por cuestiones practicas laborales, has cumplido con tu trabajo uniformemente si las situaciones fuesen distintas no te habríamos dejado ir.´´.  

Esto no hubiese pasado si no fueses tan ordinario, la imagen de María no salía de mi cabeza. El despido no me dolió, había ahorrado suficiente dinero y era muy probable que iba a renunciar dentro de los próximos seis meses. Es el  momento que me fastidio; y ahí fue donde mi conciencia me dijo ´´suficiente´´. 

Ese mismo día decidí que me iba a embriagar; le marque a mis amigos y organizamos una salida al bar de confianza. 

En el momento en el que llegue me encontré a María sentada a mi lado; ´´¿Neta? ¿Un bar? Que poca originalidad´´. Decidí ignorarla, pedí mi bebida y decidí que este seria el momento en el que me embriagaría. Después de un par de copas me acerque a un grupo de amigas que se encontraban en la mesa de alado. Me senté con ellas y empece a platicar con ellas. María estaba sentada en una de las sillas. ´´No creo que se atraigan por gente tan ordinaria como tu.´´. 

´´Y tu que haces´´?´´ me pregunto una de ellas. 

María soltó una carcajada; ´´Anda cuéntales o que haces!´´

´´Acabo de renunciar a mi trabajo.´´

Mientras mi esfuerzo estaba enfocado a ignorar a María ella me miro con unos ojos repletos de sospecha. 

´´¡Renunciaste?´´

Mi enfoque a ellas nuevamente; ´´Platiquen de ustedes...´´

Después de mas copas con ellas ya me encontraba embriagado y acompañe a una de ellas por un cigarro. En un abrir y cerrar de ojos la noche termino; y me encontraba en casa de un amigo con un ojo morado. ´´¡Que demonios sucedió ayer!´´. Mi amigo solo soltó una carcajada y con tres palabras me aclaro todo; ´´Llego el novio´´. María estaba acostada a mi lado; ´´¡Ay wow! Te peleaste en la peda, así o más ordinario!

El estrés me consumía; es momento de otra cosa. ¡Deportes! pensó mi mente. Mi amigo me platico de un juego que tenían esa noche, tras una ruda salida y una cura moral nada cura mejor que un buen ejercicio. Al momento de jugar mi mente se sintió bien, la cruda había desaparecido, los dos goles que metí calmaron mi crisis existencial del momento. Solo había un problema; María.

´´¡Hueva!´´ me dijo desde la banca mientras me apuntaba para el saque de banda. ´´¡Fútbol! Que original, así como todo México.´´ 

´´¡Ya! No mames, déjame jugar!´´ claramente todo el mundo me voltio a ver como si fuese un loquito. Tal vez lo soy, ¿porque no puedo quitármela de la cabeza? ¿Tendrá razón?

Aprovechando de que el lunes era un día normal para mí; aproveche el día y decidí vagar hacía una playa. Recordé que de pequeño solía surfear y decidí aventurarme . ¿Porque surf? Aún no lo se, siempre me gusto la vibra de la banda en la playa. Me pareció una buena idea para tratar algo nuevo. Mientras iba rumbo a la playa, pacíficamente sobre la carretera cantando mis canciones; María apareció en el asiento del copiloto. ´´¿Así que ahora te vuelves hippie? No te queda, te aviso´´. Decidí ignorar sus comentarios durante todo el camino. 

Al momento de llegar a la playa me quito las chanclas para sentir la arena en la planta del pie. Inmediatamente llega la gente hospedada en los bungalós a saludar. La gente era muy amable como para ser simplemente un lugar de paso, pero ese era el ambiente. Entre ellos, franceses, chinos, ingleses, estadounidenses, canadienses y de mas; gente muy amable que jamas en mi vida volvería a ver. La gente emitía tan buena vibra que no me dio tiempo de ponerme odioso y antisocial como suelo ser. Mientras platicaba con ellos resaltaba ella; amor a primera vista? Mucha gente no cree en esto, no puede ser amor si es meramente superficial. Puede ser. Sin embargo, entre la multitud gris, ella resaltaba a color. Entre ver un DVD ella resaltaba en calidad High Definition, BlueRay. Ni siquiera quería ir a dejar mis cosas al bungaló, solo la miraba. ´´Pareces creep!´´ María no podía dejarme en paz aún. ´´Ni siquiera es tan guapa, y si lo estuviera no creo que le gusten los ordinarios.´´ Lo había logrado; María logro alejarme hacia mi bungaló. Al entrar, me anime a surfear. ¿Me podré para? ¿Me gustará?  Pues... ¡me anime! Me pongo mi traje de baño, voy con el dueño del lugar y pido que me dé una tabla. Las primeras dos olas son un fracaso. Me hundí en el primer intento por pararme muy adelante, y me revolcó la ola en el segundo. ¡En el tercero lo logré! Mientras logro alcanzar la ola y correrla sonrío en arrogancia. Mi mente solo pensaba en la ironía de lograrlo en el famoso tercer intento. Y en el momento climático de mi celebración... ¡Auch! Me cae una tabla ajena que me golpea en la espinilla de mi pierna derecha, y me cae una persona encima. Y así fue como murió mi carrera de surfista. Al salir dramáticamente del agua, escuché que me hablaron. Fue a la segunda vez que lo entendí. ´´¿Estas bien?´´ escuché mientras me aclaraba los ojos que abrí dentro del agua. ¡Viva el cliché! así es... era ella. ¿Aún creen que no existe el amor a primera vista? Pues ya era la segunda vista. ´´No te vi, perdóname´´ No le contestaba porque todo mi esfuerzo estaba en tratar de pararme correctamente mientras mi pierna dolía y ardía en agonía. ´´¡Me llamo Bruna!´´ continúo. ¡Por fin! Me supe su nombre. ´´No te preocupes, ya me estaba creyendo mucho en esos 15 segundos de fama.´´ Uno pensaría que cualquiera se incomodaría con ese comentario. Pues estaría equivocado, Bruna no paro de reír. ´´¡Que pena! ¡Ya lo habías logrado! Te vi tratar las veces anteriores. Me quitaste la ola.´´ Conformé la fui conociendo mas me fui clavando. Tal vez, si no era amor a primera vista, fue amor a primer verbo. ¿Suena ridículo? El termino me lo dijo ella. Mientras mi pierna se desangraba, no tanto como la manera en la que lo describo con mis amigos, Bruna me acompaño a la cabaña principal y me dio una cerveza. Bruna, me platico que similar a mi buscaba distraerse del estrés de la ciudad y se fue con su hermana y su prima a este viaje. Yo le platiqué acerca de la historia que me trajo hasta ahí, de la historia que me hizo huir de lo cotidiano. Mientras tomábamos cerveza y platicábamos,  la noche cayó. Lo mejor de todo ésto es que en ningún momento apareció María a fastidiar. 

´´¿Puedes creer que se nos hizo de noche?´´ le pregunté. ´´Por supuesto que no, ¿que hora será? No espera, no me digas´´ Los demás hospedados nos invitaron a una fogatada. Como estaba tan cómodo con Bruna había olvidado el dolor de mi pierna; cosa que rápidamente recordé al atentar dirigirme hacía la fogata. Ella me llevo, y junto con los demás huéspedes cantábamos y pues... los que podían, bailaban. Y ahí fue cuando me lo dijo; ´´me da risa la sátira de tu vida,´´. Primer punto; ¿quien utiliza la palabra sátira? Sobretodo, cuando no trata de una columna en el periódico, ni de un trabajo académico. El segundo; tenía toda la razón. Todo este tiempo estaba atrapado en el sistema que encaja la sociedad. Atrapado en las conductas sociales que hacen a uno sentirse diferente, actuando a su vez, uniforme. Pensé en la forma de ser de María, en la manera en la que me despidieron, todo era un enorme estereotipo. 

´´La rutina no es aburrida, es disciplinada. Si de vez en cuando se puede romper, que bueno. No se trata tampoco de siempre querer cambiar algo.´´ al momento que me dijo esto, la besé. Lo que paso después en el transcurso de la noche, no les incumbe. 

Actualmente, tengo un nuevo trabajo, donde me va mejor que en el anterior. Vivo solo pero me encuentro en una relación con Bruna y a María no la he vuelto a ver ni en persona, ni en mi imaginación. 




21 de Novembro de 2018 às 04:10 0 Denunciar Insira 2
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~