Millita, la gatita trabajadora Seguir história

captainleon CharmRing

Millita, es una gatita boliviana que cada día va a trabajar y comparte buenos momentos con montón de gente. One shot para el 1ro de mayo, día del trabajador.


Conto Todo o público.

#vida-real #día-del-trabajo #gatos #bolivia
Conto
2
5.0mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Millita, la gatita trabajadora

MILLITA, LA GATITA TRABAJADORA


Tan temprano que las estrellas y la noche nocturna aún reinaban en el cielo, ya unos ojitos vivarachos empezaban a abrirse. Naricita y bigotitos se movían como para despertar al resto de su cuerpo.

Un bostezó y unos rápidos movimientos de la cabecita peludita la trajeron de vuelta al mundo.

Se desperezó con movimientos elegantes al punto de lastimar sus músculos, no importaba, sabia donde estaba su límite y cesó a tiempo para luego lavarse a conciencia con esa lengua suya rosadita y pequeñita.

«Hace frío pero ya es hora de ponerse a trabajar», pensó la gatita, su carrera fue veloz y de un par de saltos agiles ya estaba en la fría calle, sólo las altas y frías luminarias eran testigos del felino caminante nocturno.

Una mujer con el rostro cubierto y con un uniforme de la municipalidad recorría la acera mientras barría a conciencia. La gata se acercó a ella.

―Millita, buenos días hijita, llegaste temprano ―le saludó la mujer y le dio un par de caricias a la mimosa―. Vamos a limpiar que la basura parece estar en todas partes.

Ambas, mujer y gata, revisaron las calles cuadra tras cuadra. La mujer barría y la minina con su patita ayudaba en todo lo que podía.

Al final, cuando ya el gris de la mañana hacia su aparición desplazando a las estrellas de la bóveda celeste, la mujer se acercó a un puesto mañanero y se sirvió un desayuno. Pan remojado con café con leche fue la primera comida de la minina.

―Te veo mañana pórtate bien Millita, ten siempre cuidado al cruzar las calles.

La gatita ronroneó feliz y fue a otra parte a paso veloz.

El astro rey aparecía tímido en el horizonte e iluminaba los edificios más altos, pero las calles todavía no gozaban de la bendición del sol.

Un hombre descargaba de un camión varios montones de periódicos atados con esmero, la gata se le acercó y empezó a restregarse contra sus pantorrillas.

―Millita, que bien que viniste, mira cuantos periódicos tengo hoy día ―le dijo el hombre, mientras se secaba el sudor de la frente―. Ayúdame mientras yo compagino las páginas de los periódicos.

La gatita maulló dando a entender su conformidad y el hombre se puso manos a la obra.

La gatita vigilaba la pila de periódicos y más de una vez tuvo que espantar a los ratones que iban hacia la pila de papel impreso con el fin de roerlos.

―Gracias Millita. Ten, te traje esto ―le dijo el hombre y le dio a la golosa un bocadillo que fue consumido con gusto y placer―. ¿Te gustó? Qué bueno que apareciste o se iba a iba a poner mal.

Un par de caricias y de nuevo la felina partía para su otro trabajo. Ya la luz del sol iluminaba las calles y tanto trabajadores con maletines o bolsos, como padres de rostros angustiados llevando de la mano a sus hijos, iban por las calles, todos presurosos y dando una que otra mirada rápida a los relojes que llevaban.

Un lustrabotas ofrecía dar brillo a los presurosos transeúntes, pero estos iban en su mayoría con el tiempo justo y pasaban de largo.

―¡Millita, viniste! Vamos, ven bonita―le dijo el lustrabotas y a continuación alzó a la gatita para darle caricias―. Pobrecita, estas bien fría, tus orejitas están bien heladas.

La mimosa ronroneó contenta y de nuevo se puso dispuesta a trabajar en la fría mañana que parecía helar los huesos.

La gatita se puso junto a la caja de lustrar zapatos y ya los transeúntes de reojo pudieron ver a la peludita criatura que los miraba con esos ojitos tan bonitos.

«Puedo gastar un par de minutos», pensaban los peatones y pedían ser atendidos por el lustrabotas que afanoso atendía a uno y otro cliente por vez.

Atendido cierto número de personas, el lustrabotas fue a tomar un desayuno, cuyo pan remojado era compartido con la primorosa gatita.

―Muchas gracias Millita, vuelve pronto. Tú siempre me traes suerte bonita ―se despedía el esforzado trabajador―. Ve a tomar un poco de sol, no te comas a las palomas.

Millita repitió el proceso con otros lustrabotas y hasta fue acariciada por uno que otro cliente satisfecho, en especial los niños.

Llegada la noche, unos payasitos animaban una fiesta infantil y al ver a la gatita le recibieron con felicidad.

―Ayúdanos Millita, con tu ayuda haremos un buen show ―le ofrecía una joven vestida de payaso―. Los niños te van a adorar.

La gatita les maulló y fue a ayudar en el show de marionetas.

Millita daba manotazos cuando las marionetas se le acercaban mucho y trataban de tocarla. Los niños estaban encantados.

Al final, el festejado pudo acariciar a Millita mientras esta se puso a ronronear y puso a vibrar todo su cuerpo mientras sentía como una manita pasaba por toda la superficie de su lomito peludito.

Este trabajo nocturno le aportó muchos bocadillos y partió hacia su madriguera antes de que se hiciese más de noche.

―¡Muchas gracias Millita! ¡Ojala te volvamos a ver pronto! ―le decían los payasitos mientras agitaban sus manos enfundadas en guantes enormes y coloridos―. ¡Eres la mejor ayudante que un payaso pudiese tener amiguita!

Las estrellas brillaban en lo alto y veían a Millita que corría presurosa y tomaba atención cada vez que tenía que cruzar la calle, atenta ante cualquier movilidad que pudiese circular en ese momento.

La gatita regresó a su madriguera, volvió a asearse a conciencia y se puso en un recoveco que encontraba cómodo y calentito.

«Hoy fue un buen día. Espero que mis humanos estén bien y que mañana igual pueda trabajar con ellos», pensó Millita y luego de un buen bostezo en el que se pudo apreciar la marca en forma de corazón que tenía en el paladar, cerró los ojitos.

Sus orejitas rotaron al escuchar los lejanos ladridos de un perro, que terco, insistía en hacer ruido, y luego se puso a dormir, mañana sería de nuevo un día agitado de trabajo

FIN

2 de Agosto de 2018 às 14:08 5 Denunciar Insira 2
Fim

Conheça o autor

CharmRing Si buscas me encuentras, un ronroneo allí y allá. No te asustes, que soy yo, un gato que está INKSPIRED para escribir, desde Bolivia besos y amor.

Comentar algo

Publique!
Raül Gay Pau Raül Gay Pau
Millita una gatita genial. Me encanta.
8 de Abril de 2019 às 07:18

  • CharmRing CharmRing
    lo escribí para un concurso del día del trabajador... el cúal se cerró ya que sólo yo me presenté, snif. Me encantó tanto el personaje que hice otras dos historias d ella: Millita y el ladrón de la medallita; Millita isekai. Por cierto, me paso por tus historias en un par de meses, hasta que acumules capítulos, miau, digo ciau. 8 de Abril de 2019 às 11:56
  • Raül Gay Pau Raül Gay Pau
    Bueno a Nanozombis le quedan dos capítulos y esclavos de la unión está entera XD. Por si quieres leer chicas con armaduras y papel protagonista. 8 de Abril de 2019 às 16:06
Yasnaia Poliana Yasnaia Poliana
Esto es lo más tierno que he leído en mucho tiempo!
23 de Setembro de 2018 às 11:33

  • CharmRing CharmRing
    Muchas gracias, te recomiendo la continuación: Millita y el ladron de la medallita 25 de Setembro de 2018 às 17:46
~