God bless us everyone Seguir história

ferchomadafacaoficial Fercho Madafaca

El hombre cometió un gran error y los centinelas ascienden del infierno para devorar todo a su paso. Solo la luz puede salvarnos. Tahiel vive día a día, su única misión es buscar el alcohol que queda en el mundo y beber como si no hubiese un mañana, hasta que se cruza con una chica que le cambia completamente el juego.


Pós-apocalíptico Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#StratusMexicano #FerchoMadafaca #GodBlessUsEveryone
1
5.4mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quartas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Trampas y promesas.

Todo se fue a la mierda hace meses. Camino sin rumbo viviendo de lo que le quito a los cadáveres que yacen regados en las ruinas de la ciudad. Evito la obscuridad del mundo, pero sobre todo a los vivos; no hay peor error que entrar en contacto con ellos. Las personas pueden ser tu boleto directo a la muerte; me gusta respirar profundamente al sentir la luz de un nuevo amanecer en mi rostro, saber que todo está bien, que dios me ha bendecido por un día más.

Trato de no cargar con mucho peso, me permite correr y moverme más ligero en caso de cualquier situación que lo amerite. Llevo en mi mochila un par de cuchillos, una pistola sin balas, cinco linternas que recogí de una tienda y la espada de mi abuelo que lleve de casa cuando todo comenzó. Trato de vestir con ropa obscura, tengo la idea de que en alguna emergencia pueda mezclarme con la obscuridad de la noche y no ser visto por los centinelas.

Encontré una casa con un perro grande amarrado con una cadena muy gruesa a la puerta principal, no parece haber personas cerca de aquí y todo está muy silencioso, claramente es una trampa. Desenfundo mi espada y me acerco lentamente, pero mis botas hacen ruido al pisar las hojas del suelo, el otoño me hace difícil moverme silenciosamente. Llego hasta el perro que se ve hambriento y cansado, lo acaricio y se alborota, parece ser muy dócil. Quisiera alimentarlo, pero no puedo bajar mi guardia, esta es una trampa muy obvia; no es posible que un perro en estas condiciones pueda sobrevivir más de una noche.

Espero por casi una hora y no hay señales de vida, creo que la paranoia me hace ver trampas en todos lados. Aun no sé cómo este perro sobrevivió, pero supongo que merece un poco de comida. Me inclino para darle un trozo de carne que llevo conmigo y en un instante sin imaginarlo una flecha me atraviesa el hombro izquierdo y el impulso me hace caer ¡Sabía que era una trampa! Desde el suelo puedo ver en el tejado de una casa a lo lejos una hermosa mujer con su cabello obscuro y largo, sonreía y me miraba con sus grandes ojos, casi podría jurar que se burlaba de mi por haber acertado su disparo. Era realmente hermosa no lo puedo negar, su cabeza se vería bien colgada en mi pared.

Un auto se escuchaba acercarse así que no perdí tiempo y de un solo intento me arranqué la flecha del hombro. Aun cuando ya no se encontraba encajada, el dolor y el sangrado continuaban. Un auto llego del este y de él bajaron tres sujetos; uno llevaba un bate de beisbol y los otros dos tubos de fierro. Ayudaron a la chica del arco a bajar y después se abalanzaron contra mí. Me levante y camine hacia ellos con la flecha en la mano.

– ¡Disculpen amigos! ¿Esta flecha les pertenece? Estaba con mi amigo canino y de la nada su flecha se encajó en mi hombro, pero aquí esta ¡tómenla y pueden irse! sin rencores –

Ellos ignoraron lo que decía, sobre todo el sujeto del bate que corrió hacia mí dispuesto a atacarme, se acercó y lanzo un batazo, pero lo esquive y le encaje la punta de la flecha en el cuello. El hombre se paralizo y le encaje la flecha hasta el fondo, segundos después cayó muerto, uno menos.

Con mucho odio y escepticismo los dos hombres hablaron entre ellos y decidieron atacarme. Esta vez lo hacen lentamente como si tuviesen algún tipo de estrategia. No perdí tiempo y desenfundé mi espada una vez más. Uno de ellos decide atacar y lanza un golpe con su tubo, fue fácil de esquivar y mi espada quedo a la altura de su cuello, estaba dispuesto a rebanarle la cabeza de un solo tajo pero cuando impulse mi brazo recibí un golpe directo a mi herida provocada por su compañero, el dolor hizo que soltara mi espada. Sentí un segundo golpe en el rostro que me obligo a caer al suelo, todo era mi culpa yo había subestimado al rival. Una lluvia de golpes continúo por algunos minutos hasta que la hermosa mujer cuya cabeza colgare en mi pared hablo para detenerlos. Ellos no quisieron seguir su orden y respondieron:

– ¿Por qué nos detendríamos? El mato a uno de los nuestros es justo que pague con su vida “Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida ¡golpe por golpe!” –

Él tenía mucha razón, por cuestión de lógica nadie podía ignorar los sentimientos contra el asesino de un ser querido.

– Estoy listo, hagan lo que crean que es necesario, hace mucho que estoy listo para morir –

En mi mente había cientos de pensamientos encontrados, pero lo que decía no era una mentira, yo estaba listo para morir desde hace mucho tiempo, no recuerdo exactamente desde cuándo; tal vez desde que vi morir a mi familia en la obscuridad o cuando mis amigos me traicionaron para salvarse o cuando el amor de mi vida me vendió como esclavo. Son tantas cosas que me ha hecho la persona que soy ahora y que sin temor acepta la muerte.

– Claro que morirá pero no será nuestra espada la que acabe con su vida, quítenle la mochila incluyendo su fuente de luz – respondió la mujer de cabello negro.

– ¡Mátame! No me quites el derecho de morir siendo hombre. Si no tienes las agallas para hacerlo entonces no me quites mi luz, deja mis linternas ¡No te las lleves! – Grite desesperadamente.

– Tal parece que Dios no te ha bendecido hoy, buena suerte con los centinelas veras muchos en un rato – Respondió con su dulce voz la próxima decoración de mi pared

Y así se alejó lentamente llevándose mis armas, mi comida y mis linternas.

– Cometiste un grave error ¡Yo no moriré! Te buscare en los rincones más obscuros, este mundo no es tan grande para que te ocultes de mí, te encontrare y cortare tu cabeza ¡Serás un lindo adorno para mi pared!

Mis ojos se cerraron lentamente hasta que caí en un profundo sueño provocado posiblemente por la pérdida de sangre. 

22 de Junho de 2018 às 03:00 0 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo Heridas internas

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!