Conto
0
4.9mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

La noche y yo

La noche y yo

A veces en las noches cuando todos duermen y solo la luna es testigo de lo que ocurre, me pongo a pensar si habrá sido lo correcto para los dos o solo para ti olvidarnos, pues yo aun no lo consigo y sigo vibrando con tu nombre cuando lo escucho, aun sigo dedicando tragos amargos de licor en tu nombre, me siguen temblando las piernas cuando me cruzo contigo en la calle y veo tu sonrisa, esos ojos que a mi parecer tienen memoria y se acarician con los míos cuando se cruzan, mi corazón sigue latiendo igual de fuerte por ti como si fuera la primera vez, mi cuerpo se paraliza y pierde el control como si tu presencia lo frenara, mi respiración deja salir un suspiro que más bien es arrancado por el mismo aire, un poco de mi regresa con tu presencia, se escapa de mi boca tu nombre o al menos eso es lo que entiendo pues lo pronuncia casi susurrando. Aun me pregunto a la luz de la luna y de este cielo que parece no tener estrellas ya que toda se fueron contigo dejando este cielo vacío, si tu sentirás lo mismo cuando nos cruzamos o quizá algún recuerdo llegue a tu memoria en ese instante y provoque alguna gracia por dentro, si mi nombre o alguna de sus letras son recordadas.

En noche como esta solo puedo estar seguro de que extraño tu presencia, pero más que extrañar tu presencia, extraño sentirme humano y sentir como si tuviera alma, porque después de tu partida ya nada logra hacer que mi alma despierte o sienta alegría alguna.

Esta noche me causa cierta nostalgia por lo callada y fría que esta es, un frio seco que llega hasta los huesos y congela las puntas de los dedos a tal punto de frenar la movilidad, la noche no tiene ventiscas de aire que transporten el frio, solo está aquí rodeándome y enfriando lentamente, siento como el frio entra en mis tenis, mis pantalones no son rival para este clima helado, mi playera poco ayuda y me puedo dar cuenta por el movimiento tembloroso y constante de mi abdomen, mi cara esta fría a excepción de mi boca que solo sabe sacar humo de cigarro a la intemperie.

Me gusta esta noche por que refleja bastante bien mi soledad, en esta noche solo estamos la luna y yo, pero casi podría jurar que también estas conmigo en la presente velada tan interesante, y digo casi por que puedo ver unas cuantas estrellas que hace años no lograba ver, cada que exhalo humo mi mente divaga y forma tu silueta que tiernamente estira su mano y acaricia mi mejilla logrando hacerme sentir un poco de calor, lagrimas brotan de mi mientras dirijo mi mirada al infinito y le hago las mismas preguntas que llegan a mi y que pareciera ser no tienen respuesta alguna.

Ahora hay silencio y puedo escuchar el latir de mi corazón y la calma de todo, estoy tranquilo en este pequeño momento por que ahora veo que la luna me acompaña y extiende sus brazos para mí, ese frio que siento por todo mi ser son los brazos de la luna rodeándome cariñosamente.

Hoy en eta noche estoy bien ya que casi estás conmigo en recuerdos, pero de alguna manera estas. La noche casi termina y es hora de dormir para después sembrar mas dudas que no podre responder en el día, pero en la noche casi podré hacerlo mi amor.  

11 de Maio de 2018 às 07:43 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~