4
10.0mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Sextas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Introducción: a la Nada y al Todo

Los incomprendidos siempre queremos acercarnos a la verdad, y en ese sentido, el título y hasta el comienzo mismo de estas líneas y el subtitulo que precede, no es más que una paradoja.

Aceptémoslo gente, y es que la verdad no es más que una paradoja, o la paradoja contiene todo lo que vistosamente le adjudicamos a "no entendemos un carajo, pero así es la vida". 

Lo cierto es que los incomprendidos.... me pueden decir en este siglo ya bastante pasado de rosca, ¿quiénes son? 

El rock está muerto, los rebeldes ya nos aburrieron, miles de inventos que nos han decepcionado. De hecho, los incomprendidos, puff, no son más que una etiqueta de envase descartable. Ya están bastante de moda. Todos estamos totalmente incomprendidos de la vida, en algún que otro momento. Sí, aunque todo parezca que siga funcionando más o menos como debería, al estilo sonrisa de cumpleaños, o saludito de Domingo por la mañana (día que por definición es el abanderado de los incomprendidos, en el que ni Dios sabía ya qué hacer), hay un sonido de fondo que sigue picando la nariz. 

Pero claro, ayyyy ¡¡cuando se desata a plena luz del día!! En el bondi, en el laburo, en la comida, en la siestita, paseando al perro, saludando a la vecina, tratando de hacer las pases, gestionando mis nuevas emociones. Ay! parece que algo le picó, el incomprendido, que raro, se puso blanco, se desató, apareció una nube sobre su cabeza. 

Pero no estamos hablando de Jack el Destripador, es una nueva clase de locura (pero no confundan, es que todos estamos locos), pero me refiero a una nueva clasificación. Es la del incomprendido de la hiper-super-post-requete-post-modernidad. Es la del que un día, UN DIA, de repente, se hizo fantasma. En un segundo pasó a un segundo plano. Pasó a la dimensión de alguna que otra enfermedad inclasificable psicosomática generalizadora totalmente INCOMPRENDIDA. 

Me refiero a ese nuevo "mal" moderno, que no tan malo era, en el fondo, para las nuevas cadenas de supermercados farmacológicos. Porque en esos lugares sí se aceptan fantasmas. Que reaparecen cuando piden desesperadamente con un billete en la mano que les devuelvan su integridad al sistema de las apariencias. 

Bueno, creo que me fui al pasto, puede ser. Ahí está el quiebre de la conciencia tranquila de esta era donde todo está a punto de estallar, y solo se dilata indefinidamente su quiebre. Allí, en ese limbo de la cornisa, se encuentra el límite, y siempre está allí esperando que pasemos al lado de los incomprendidos. Y no es culpa del sistema, o tal vez lo sea, pero quiero decir, para saberlo habría que desenredar imperios e imperios de adaptaciones puramente humanas, y de cómo concebimos la vida, la nuestra, la del mundo. No voy a intelectualizar justamente, y a esto voy...

Este libro, esta entrega, este escupitajo... Es para los incomprendidos. No los rebeldes, los incomprendidos; que lo somos TODOS, o por lo menos en potencia perfecta. Es parte de nuestra naturaleza, pero la realidad es que ya no sabemos bien como encajarlo en este estado de las cosas. Yo solo pude extraer de aquí y de allá, muy desparramadamente, algunas cositas que me hicieron salir un ratito aunque sea del desgano, de la desidia. No hay sentido, me dije, y aquí estoy, intentando encontrarle todavía, no les voy a mentir. Pero por alguna extraña razón la energía del vivir quiere conservarse, queremos sobrevivir aunque no entendamos bien de qué se trata, de qué va, y si alguna vez vamos a sentirnos... bien? 

Bueno, no es por sonar fatalistas. Pero les juro que estamos re-de moda. Me empecé a dar cuenta cuando hasta el que pensaba que nunca se iba a cuestionar nada sobre el todo y la nada (ideas primitivas y prejuiciosas de mi adolescencia), ahora me parecía un infeliz. Todos pan-tristes, ¿será la adultez? Pensé. Todos nos abrazábamos años después y nos decíamos ¿vos también tuviste ataques de pánico?

¿Desde cuándo estamos tan de moda? ¿Desde cuándo yo, la más increíblemente fuera de moda de la historia, se encuentra que está de moda? Incomprendidos por todos lados, esta no es la historia que me imaginaba. Está escrito en la historia de la humanidad bolú, enterate. Me lo dije a mí misma. Pero ahora todo se habla más, todo se busca más, el saber está al alcance... del incomprendido. Somos un mal constante, pero masificado. Seguimos ahí, desde las sombras. Te boicoteamos. La rueda se vuelve a detener. ¿Dónde estábamos?

Para eso es esto, ¿se entiende? Mmmm, claro, siempre queriendo ser comprendida. No importa si se entiende o no, es mi manera de sanarme. Esto es pura necesidad, es pura urgencia, por el solo hecho de ser, por el simple sentido que no encuentro, por el crepúsculo de los Dioses... Hijos de la dimensión incomprendida, hagámonos cargo! Que somos unos deprimidos, que no encontramos salidas, que todo parece perdido, que un día encontramos vacío después de tenerlo todo, y de que de allí nos cuesta salir. Qué Somos!!! Incomprendidos. La misma esencia de la cajita propia en la que vivimos, y no me refiero a la cajita de pastillas. La cajita que nos vino de fábrica, esa que no se vende, no se compra, no se receta por otro. Es la propia, la que me acompaña en este camino. 

Ni en pedo es un libro de autoayuda. No, no. Bah, otra vez, tómenlo como quieran. Yo por mi parte, prefiero pensarlo como un libro de aventuras. Porque mierda, si esto no es una aventura, ya sí que no se donde estoy parada. (No lo séeee) 

Don Quijote de la Mancha no nos gusta más. Bah, nos cae simpático, pero medio que me subo al bondi y cuando me agarra la locura me puedo imaginar que soy como Don Quijote, pero ahí ya sí que me internan. Soy yo, esta incomprendida. Otros pueden serlo, y puede que sea tiempo de darnos una mano, no? De incomprendido a incomprendido. De humano a humano, requete-demasiado humanos. Hacernos cargo de una vez por todas de esta parte ridículamente dramática. De esta nota tensa que nos sobresuena. Dejarla sonar, 

Para tal vez luego reír,

no sentirnos tan solos, 

en lo que deberíamos ser

y cómo nos deberíamos sentir.

Como nos deberíamos comportar.

En estas líneas aunque sea...



Soy libre.


Bienvenidos a la libertad más desenfrenada del Todo y la Nada. 

18 de Novembro de 2017 às 04:01 1 Denunciar Insira 3
Continua… Novo capítulo Todas as Sextas-feiras.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Katt Rabal Katt Rabal
Increiblemente interesante.
1 de Fevereiro de 2018 às 07:42
~