La vecina de al lado por Elisabeth Thor y Elena Siles Seguir história

elenasiles Elena Siles Bernal

Vera y Xavier se han mudado a su nuevo apartamento para comenzar una nueva vida, pero su nueva vecina Mara no es lo que aparenta ser. (TERMINADA)


Suspense/Mistério Para maiores de 18 apenas. © Todos los derechos

#accion #novela #suspense #policiaca
3
11.1mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1 Elisabeth Thor

Mara escuchó un extraño ruido, alzó la mirada y se dio cuenta que provenía de la escalera. Curiosa, la joven se acercó a la puerta y miró por la mirilla, pudo ver como la puerta del piso de enfrente se abría. Hacía tiempo que los últimos vecinos se fueron, tres años para ser exactos. Vio a dos jóvenes saliendo. Le llamó mucho la atención el atractivo chico, acompañado por aquella chica de su mano. Mara se relamía viendo al joven, era tan guapo y fuerte. Miró a su espalda sonriendo:

— Mamá por fin tenemos vecinos — dijo Mara.

La pareja buscaba con todas sus fuerzas comenzar desde cero. Reno era una ciudad perfecta para sus nuevas vidas, allí podría encontrar Vera la tranquilidad que necesitaba para volver a intentarlo de nuevo. Xavier sabía lo que había sufrido su mujer y quería volver a verla sonreír de nuevo. Vera quería ser madre y después del primer aborto cayó en una dura depresión que la llevó a un intento de suicidio. En su mente no paraba de recordar cómo sangraba mientras se daba una ducha y cómo su hijo moría en su vientre. Xavier se sentía culpable por haberla presionado para ser padres, la encontró con una sobredosis de pastillas meses después del aborto. Tras ver el nuevo apartamento Vera abrazó fuertemente a Xavier, podía ver mentalmente cómo sería su nuevo hogar, podía ver que con un poco de pintura y algunos muebles sería un sitio perfecto.

— Xavier es un sitio perfecto, quiero comenzar desde cero aquí cariño — Vera abrazó fuertemente a su marido sonriendo — Aquella habitación del fondo, pintada de azul celeste con dibujitos de pequeños conejitos, sería una habitación perfecta para nuestro hijo.

Xavier la apartó de su lado y le acarició el rostro lentamente forzando una sonrisa — Por favor Vera no te preocupes, siempre hay tiempo...quiero que descanses

Vera asintió con la cabeza, sentía como aún en su vientre se moviera aquel hijo que perdió y que un día la dejó para siempre.

El vendedor salió del apartamento mirando a Xavier y a Vera — Que me dicen, no encontraran un apartamento mejor en esta zona y tampoco a este precio.

Era extraña la forma en la que había bajado el precio de ese apartamento, por una extraña razón los inquilinos lo abandonaban. Xavier se quedó pensativo, mientras que Vera esperaba con esperanza su contestación.

— Nos lo quedamos — contestó Xavier alegremente.

Vera le miró a los ojos sonriendo, tendrían algún sitio dónde empezar desde cero. Quería volver a dar clase en algún colegio de la zona y así poder ayudar a pagar el apartamento, pero había algo que la destrozaba de todo eso. Era mirar a esos niños y recordar de nuevo cómo había perdido a su hijo.

Cada día era el mismo trabajo, Mara conseguía maquillando a esos cadáveres que volvieran a la vida de alguna forma. Que estuvieran como los recordaba la familia.

Hace cuatro años que la joven trabaja en la funeraria. Veía el rostro blanquecino de un ser sin vida y en su mente nacían cientos de colores para colorear esa piel sin vida. Muchas veces tras el trabajo se quedaba para el entierro, se quedaba para escuchar a los familiares al ver su creación. En silencio escuchaba el dolor del ambiente y esperaba que la gente se diera cuenta de su trabajo.

Al terminar de maquillar aquella anciana una sonrisa pareció en el rostro de Mara — Sabes deberías de ser una mujer muy guapa…

Estaba tan acostumbrada a su soledad que muchas veces hablaba a los cadáveres, lo más seguro es que si algún día le contestaran no se asustaría.

Al salir del trabajo, la joven fue al supermercado. Compró harina, huevos, levadura y azúcar, con ello haría una rica tarta. Tenía que ser una buena vecina y presentarse a sus nuevos vecinos con un regalo. Al recorrer su eterno camino hacia su casa, como siempre atajaba por el parque. En pleno invierno aquel lugar estaba casi desolado y no se veía ninguna alma. Mara se paró frente a algo que le impresionó, delante de ella había el cadáver de un gato que estaba siendo devorado por cientos de gusanos. Ella dejó su bolsa de la compra y cogió su cámara de fotos. Siempre la llevaba encima ya que nunca sabría cuando se cruzaría con la muerte. Le fascinaba los cuerpos sin vida, le gustaba capturar aquellas cosas para recordar la fragilidad de los seres vivos. Vera miró la habitación, había estado toda la tarde pintándola. Con un color azul tan suave como el mismísimo cielo. Sabía que su marido no quería que volviera a perderse en sus fantasías. En esas fantasías donde era madre, que de su vientre nacía una nueva vida. Xavier no quería que Vera volviera a sufrir un desengaño, no quería que ella volviera a sufrir. Ella cerró los ojos, imaginó un niño en su cuna y como ella le cambiaba los pañales con una sonrisa en los labios. Sin darse cuenta Xavier la abrazó lentamente, y le acarició el rostro lentamente. Ella abrió los ojos y le ofreció una sonrisa.

— Te quedó perfecto, me gusta este color — Miró a Vera a los ojos acariciándole la barbilla — Como te fue el día — preguntó Xavier.

Vera bajó su mirada y acarició con sus dedos la brocha que había usado para pintar — Bueno Xavier, no tengo amigas en esta ciudad. Si al menos pudiera trabajar conocería a alguien en el trabajo — Vera forzó una sonrisa — Tú seguro que conoces a más gente que yo en el trabajo — Suspiró la joven.

Xavier cogió por las manos a su Vera y le miró a los ojos — ¿Por qué no salimos esta noche a cenar algo?

Los labios de la joven pareja estuvieron a punto de tocarse sellando un tierno beso, pero sonó el timbre de la puerta. Xavier suspiró viendo como Vera iba abrir la puerta. Al abrir lentamente la puerta pudo ver a su vecina Mara, una joven de grandes ojos muy expresivos, de frágil figura y finos labios donde se posaba una bonita sonrisa. En sus manos un pastel recién echo.

— Hola soy Mara Anderson y soy su vecina...

3 de Outubro de 2017 às 08:43 2 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo Capítulo 2 Elisabeth Thor

Comentar algo

Publique!
Allie Fray Allie Fray
Me ha gustado mucho esta historia! Les sugiero que separen con espacios las distintas historias simultáneas porque esto genera un poco de confusión, pero definitivamente es una gran trama, de seguro la terminaré (:
5 de Agosto de 2018 às 17:19

  • Elena Siles Bernal Elena Siles Bernal
    Gracias, está historia tiene bastante tiempo y sé que tiene algunos errores, pero es debido a que lo escribimos siendo muy jóvenes. Espero que te guste la historia . 5 de Agosto de 2018 às 17:39
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 24 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!