littlebear MichaTK

Su rutina se repetía todos los días. Ir al hospital, atender personas, regresar a su casa y despertarse al día siguiente para hacer exactamente lo mismo. Carecía de romanticismo aún cuando era un ser querido por cualquier persona que lo conociera, no porque fuera mala persona, sino por el simple hecho de que el hospital y sus pacientes le robaban la mayor parte de su tiempo, pero todo cambió cuando conoció a Jeon Jungkook, el hijo de la directora del hospital. Jungkook, un paciente con una enfermedad la cual lo obligaba a visitar seguido aquel hospital en donde Kim Taehyung residía como enfermero. Kim Taehyung deberá decidir entre seguir un trato de paciente y enfermero o seguir a su corazón. — Ya no tengo nada Taehyung — A mi... me tienes a mi


Fanfiction Celebridades Todo o público.

#romance #amor #bts #jungkook #vkook #taekook #taehyung
7
194 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Segundas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1

Su rutina se repetía día con día. Se despertaba a las 5 de la mañana para tomar una ducha caliente y después ponerse su uniforme, el cual era planchado y colocado estratégicamente la noche anterior para evitar arrugas en este. Al terminar de colocarse el uniforme se arregla el cabello, no utiliza gel, simplemente lo alborota un poco para no tener ese estilo de nerd con el cabello bien peinado. Después de aproximadamente una hora se dirige a la cocina, elige su termo favorito, uno verde con hojas de distintos colores el cual había sido obsequio de su hermana menor pues sabía que el color favorito de su mayor era el verde, además de ser un amante de las plantas. Enciende la cafetera antes de dirigirse a su habitación para doblar las cobijas, acomodar almohadas y colocar a su oso de peluche, el cual solo tiene un uso, ser abrazado por el castaño para poder dormir tranquilo. Al terminar con su habitación se dirige a la sala para así ordenar los expedientes de sus pacientes los cuales son revisados la noche anterior, únicamente con la finalidad de conocer más con respecto a ellos, aún teniendo en cuenta que frecuentan el hospital y los conoce de memoria. En esas dos tareas se lleva otra media hora, terminando así a las 6:30, para después llenar su termo con café, negro sin azúcar, y por fin dirigirse a la salida con su bolso en mano, en el cual lleva papeles importantes, su libreta en donde hace apuntes y sus materiales de enfermero. Termina de arreglar sus cosas no sin antes dejar comida en el plato de su pequeño amigo.


— Te veré después Yeontannie — dijo el castaño saliendo de su departamento. Si, vive solo desde hace tiempo. Al encontrar trabajo como enfermero en el hospital decidió ahorrar para así comprarse un departamento que para su buena suerte ya incluía muebles. Además de conseguir un pequeño automóvil en el cual se trasladaba de un lugar a otro, técnicamente su vida era la que siempre soñó.


▀ ▀ ▀


Cuando llegó al hospital fue bien recibido por todos como de costumbre, en especial por su pequeña paciente de 7 años llamada Aisha, quien corrió a abrazarlo en cuanto lo vio entrar a su dormitorio para su chequeo diario.


— ¡Enfermero Kim! — gritó la pequeña siendo observada por su madre, quien tenía unas ojeras enormes por el cansancio de permanecer ahí tanto tiempo.


— ¿Cómo está la paciente más hermosa de este hospital? — dijo el castaño agachándose para quedar a su altura. — Te tengo un regalo


— ¿Qué es? — preguntó emocionada. — ¿Un cuaderno? — preguntó cuando el castaño le dio el pequeño obsequio.


— Es un libro de deseos lunares — la niña la miró confundida. — ¿Te cuento una historia? — asintió emocionada mientras se sentaba en la camilla para ser inspeccionada por Taehyung. — Hay una leyenda de un niño que escribía sus deseos a la luna en un cuaderno… era tan grande su fe que la luna lo escuchó — dijo mientras preparaba una jeringa con el medicamento de la pequeña. — No podía cumplir todos sus deseos pero si los más anhelados — sonrió mientras la niñas veía feliz el obsequio. — Además la luna — hizo señas para que la niña se acercara y así poder susurrarle. — Es el guardián de todos nuestros secretos — la inyectó sin recibir queja alguna pues la niña estaba tan pendiente a su historia que no supo en qué momento había entrado la aguja en su brazo. — Todo lo que tienes que hacer es escribir, cerrar tus ojos y pedir con todo tu corazón que la luna te conceda ese deseo… si tienes suerte, te escuchará — la niña lo abrazó mientras miraba a su mamá.


— ¿Escuchaste mami? ¡Pediré que mi cirugía salga bien! — la mamá asintió sonriendo mientras veía al enfermero recoger su material.


— Gracias — susurró de lejos obteniendo una sonrisa de parte del castaño.


— Te veré mañana después de tu cirugía ¿si? — preguntó a la niña. — Si te portas bien pediré que te den una pequeña porción de helado — acarició su cabeza despidiéndose.


— ¡Lo haré! — gritó la niña mientras movía su mano de un lado a otro para despedirse de su enfermero.


El castaño al salir de la habitación recostó su espalda contra la pared pidiendo que su pequeña paciente saliera con vida de aquella riesgosa operación. El riesgo era enorme, pues debía extirparse el tumor canceroso que se encontraba cerca de su pulmón, además el tenía claro que dar esperanzas tan fuertes estaba mal, pero no podía quitarle la fe a un paciente… aún sabiendo que posiblemente este no sobreviviría. Pero Aisha es fuerte, ha vencido al cáncer 2 veces y puede vencerlo una tercera vez, así que el enfermero deseaba con todo su corazón que mañana por la mañana su pequeña paciente estuviera esperándolo con una sonrisa después de su cirugía.


Terminaba de dar sus visitas de seguimiento a sus pacientes, entregando a cada uno un libro de deseos lunares «como él lo había nombrado» escuchando diferentes deseos por parte de sus pequeños pacientes, los cuales eran personas de entre los 6 y los 20 años, todos con algún tipo de cáncer. Sus deseos iban desde querer un perrito hasta salir pronto del hospital, pues algunos llevaban semanas en tratamiento esperando ser dados de alta. Con su mejor sonrisa les daba esperanzas a todos de que si tenían fe y pedían con todas sus fuerzas, la luna posiblemente los escucharía y cumpliría su deseo.


Se encontraba en su puesto leyendo algunos expedientes en su computador cuando el enfermero en jefe se dirigió a él.


— Taehyung, la directora solicita tu presencia — el castaño se levantó rápidamente pues aunque fuera muy querido por su directora era raro que solicitara su presencia. Al estar frente a la oficina decidió tocar obteniendo un “pase” como respuesta desde el interior.


— Buenas tardes directora ¿me buscaba? — preguntó el castaño.


— Buenas tardes Taehyung, ya te he dicho que me digas Young, me haces sentir vieja — dijo riendo mientras con una mano le invitaba a sentarse. — Te mandé llamar porque necesito de tu apoyo urgentemente — el castaño se preocupó al ver que la pelinegra amenazaba con llorar.


— Lo que me pida directora — la invitó a continuar mientras le extendía un pañuelo.


— Hemos hecho encuestas a los pacientes para saber quién era el mejor enfermero… y el ochenta y seis por ciento ha contestado que eres tú — lo miró sonriendo mientras se limpiaba las lágrimas. — Es por eso que te pido que seas el enfermero personal de mi hijo — «Esperen… ¿su hijo?» pensó.


— Directora yo… no entiendo — dijo el castaño pues a lo que tiene entendido el hijo de la pelinegra tiene 23 años, tres años menos que el.


— Jungkook… — soltó un sollozo. — Tiene cáncer — seguía llorando mientras un muy preocupado castaño la miraba.


— Directora yo… lo siento mucho — extendió otro pañuelo hacia ella.


— Por favor Taehyung… eres el único que creo que podría animarlo — lo miró a los ojos y el castaño no pudo negarse. — Eres en quien más confío… por favor… te pagaré horas extra


— Yo… lo haré directora pero… no puedo prometer que funcionará — miró sus manos apenado.


— Muchas gracias, en serio te lo agradezco — dijo mientras lo abrazaba. — Vendrá a sus citas médicas pero te pediré que lo cuides también fuera del hospital… ¿puedes hacerlo? — preguntó.


— Por supuesto directora… se… será un placer — aceptó el castaño. «Genial, un paciente más con quien encariñarse aún teniendo en cuenta que posiblemente perdería la batalla»







Para los que lleguen a leer esta historia... Muchas gracias, prometo mejorar con mi escritura. :) Volvemos con el Taekook porque pues... los amo juntos, tengo pensado hacer una historia Yoonmin para los que estén interesados pueden darme temas de interés y haré lo que pueda con ellos.

31 de Março de 2021 às 04:58 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo Capítulo 2

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas