nacaruu NacarUu ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Mark es un agente de Provie, una poderosa organización presente en el campo interestelar que busca lograr la paz y el orden en el universo conocido, él lleva cuatro años al servicio de la misma haciendo uso de su experiencia como un cazarrecompensas; y anhela llegar a una posición alta, preferiblemente a los altos mandos; le está dedicando su juventud a Provie. Ha realizado tantos trabajos que podría haber jurado que difícilmente algo le sorprendería, esto hasta que después de conocer a Sarah, una científica humana, presencia una irregularidad en el espacio Nerok, un espacio vacío en el que normalmente transitan las naves y que disminuye el tiempo requerido para avanzar de un sitio a otro. Los eventos extraños siguen ocurriendo, y parece que el espacio Nerok no es lo único que se está viendo afectado. Unas naves que ingresaron desaparecieron sin dejar rastro, otras han sido encontradas destrozadas, y con su tripulación muerta, e incluso con inteligencias artificiales destruidas por algo que no son capaces de interpretar. Ante estos extraños acontecimientos aquel joven agente cemaran se ha puesto a investigar, así que sus planes tendrán que posponerse gracias a lo que sea que origina todo ello.


Ficção científica Ópera espacial Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#espacial #aventura #space_opera #alienígenas #aliens
19
6.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Un trabajo más

— Mark, tienes una misión —interrumpió una voz mientras aquel cemaran se encontraba comiendo con relativa calma.

— ¿De qué se trata esta vez? — habló Mark dejando de inmediato su alimento en aquel comedor.

— Se requiere que te adentres en una nave perteneciente a los Orubus para obtener información sobre la supuesta nueva droga en elaboración —habló la inteligencia artificial de aquella nave mientras desde aquella mesa mostraba los datos que serían relevantes para la realización de esa labor— Sabotear el sistema de la nave, posteriormente darás la señal y el enjambre hará su trabajo. Esto en pocas palabras.

— Suena bien... ¿Cuánto tardarás en llevarme hasta allí?

— Realizando el salto serían aproximadamente 20 minutos.

Mark solicitó que iniciara el desplazamiento y corrió lo más rápido que pudo hasta la habitación que tenía, como cualquier otro cuarto en la mayoría de naves no era muy extensa, pero si tenía el espacio suficiente para almacenar sus pertenencias. Debía preparar sus herramientas de trabajo, sobre todo cuando se trataba de involucrarse con Orubus, aquel molesto grupo que se dedicaba al desarrollo de compuestos químicos ilegales que distribuían en sitios tan peligrosos como lo eran Neraru-III y Saito-Beta. Como un agente que laboraba para Provie no podía desaprovechar las oportunidades que se le presentaran, tanto tiempo como cazarrecompensas y posteriormente ingresando como miembro de uno de los enjambres para estar cada vez más cerca de su anhelo: llegar hasta los altos mandos de Provie.

— Mark no olvides llevar una extensión mía contigo —le dirigió la palabra aquella IA

— Es imposible que olvide llevarte, Cemitono.

— Lo lamento, pero no confío del todo en la memoria de las formas de vida orgánicas, así que es mi deber recordártelo — habló Cemitono.

— Ah, no hay problema, solamente dame esa extensión y la guardo de inmediato.

Cemitono era algo molesto con sus recordatorios, pero el joven Cemaran no podía enojarse, después de todo solo seguía su programación, y tenía la función de mantener el debido proceso de Provie, ya que no todos los agentes tenían la inclinación por seguir toda indicación u orden que se le diera. Llevaba un par de meses desde que a él y a otros agentes les habían asignado aquella nave y por supuesto a Cemitono, así que en cierta forma ya estaba acostumbrado a sus indicaciones, y eso mismo aplicaba a sus compañeros que en ese instante estaban ausentes. Guardó el contenedor de aquel fragmento en uno de los bolsillos de su traje, y estando seguro de que tenía todos los implementos que consideraba necesarios caminó hasta la zona de abordaje. Sin pensarlo mucho esperó a que aquella inteligencia artificial le diera el aviso, y así pudiera comenzar y cumplir con ese trabajo. Mientras esperaba miró aquella nave en la que debería subirse, y los demás vehículos que pertenecían a Provie, no es que no le gustara conducir, realmente le agradaba, pero esperaba no tener que hacerlo por décadas. Mark sentía que debía aprovechar su juventud antes de que esta se acabara, después de todo con la vejez debía llegar una decadencia infrenable y debía tener unas buenas bases para poder soportarla; si lograba una de las 10 posiciones más altas de aquella organización podría decir que no tendría mucho de qué preocuparse cuando fuera mayor.

— Estamos lo suficientemente cerca de la nave objetivo Mark, es momento de que pilotees la nave tipo E y empieces a cumplir con tu misión—anunció dando fin a esa espera

— Ajá... Cemitono, por si acaso deberías preparar un poco la enfermería. Ya que esto no aclaraba con cuantas personas tendré que lidiar si llegan a descubrirme.

— Entendido Mark. Sé prudente, no tomes muchos riesgos.

Ya en aquella nave la dirigió hacia el objetivo, la ventaja de aquel pequeño transporte de sigilo era que le permitiría acceder sin muchos problemas hasta aquel sitio; era una pieza de tecnología creada para ser indetectable mientras los sistemas estuvieran funcionando al cien; pero primero debería deteriorar un poco las defensas del dichoso objetivo, obviamente no podía hacer algo que diese cualquier advertencia o estaría condenado a una muerte estúpida, temiendo tuviera algo que les notificara de que algo se había adherido a la cubierta decidió hacer uso desde el comienzo de aquel fragmento de Cemitono. Sacó ese dispositivo y decidió ponerlo en funcionamiento para que sirviera de apoyo.

— Bien, no me falles Cemitono —habló Mark al activarle— ¿Puedes adentrarte en el sistema? Necesito que les causes unos cuantos problemas mientras esta nave logra romper los cascos y pueda ingresar. Que en lo posible no lo noten, o será demasiado problemático.

— Entendido Mark. Para eso sugiero un sabotaje a la inteligencia a bordo, se desconoce el tipo que sea, pero debería ser posible para mí perjudicarla como mínimo deteriorando la recepción de imagen y audio. Pero si puedo hacer algo más lo haré. ¿Te parece esa idea?

— Funciona para mí. Haz lo que creas necesario para que se cumpla la orden.

Dicho eso la voz de Cemitono entró en silencio, siendo un aviso de que ya estaba laborando. Era frecuente que algunas inteligencias artificiales entraran en conflicto, y esperaba que lograse su objetivo, porque si se lo habían asignado era porque se había estimado de que podría lograrlo. El estilo de Provie no era de enviar personas a misiones imposibles en las que seguramente perderían su vida. Entonces asumía que los resultados serían positivos. No tuvo que esperar mucho ya que de un momento a otro empezó a recibir los audios en su comunicador por el caos que ocasionó la IA, y el cómo hasta había logrado que su presencia fuese interpretada solo como un "virus" por lo que los protocolos de la víctima serían distintos a los de un ataque por intrusión. Esto le permitió poner a funcionar la nave E sin tener que preocuparse mucho, todo debería estar bien y salir según lo planificado. Se hizo la perforación de los cascos e ingresó, nadie fue advertido. Con el fragmento de su lado podría empezar a buscar la información por su cuenta, ya que no pensaba exceder la capacidad de Cemitono porque podría resultar peligroso, para su integridad física obviamente; porque la Inteligencia Artificial que le esperaba en aquella nave color escarlata no recibiría daño en caso de que esa extensión fuera destruida.

— Nora al 39% de su capacidad —escuchó que decía uno de los miembros de Orubus desde los parlantes de emergencia— Solamente las funciones más vitales permanecerán activas, para mejorar el rendimiento de Nora.

"La IA Nora es obsoleta desde hace 6 años, no me extraña que incluso un fragmento de Cemitono cause tantos problemas, ¿no se supone que estos idiotas tienen bastante dinero? Bueno, mejor para mi" pensó Mark mientras se las arreglaba para entrar hasta uno de los laboratorios que había encontrado. Parecía que esa rama a cargo de la nave era realmente mediocre, porque con una IA antigua y sin las medidas de seguridad sería ridículamente fácil. Solo buscar, guardar registro, y destruir los existentes en la nave para poder largarse,

— ¡¿Y qué hay del homo sapiens sapiens que tenemos?! ¿No escapará o algo así? —habló otro de los delincuentes captando la atención del cemaran de forma inmediata.

— Imbécil, si bien las celdas ya no tienen energía las puertas están cerradas, ¿y a donde crees que irá si no tiene nave? Además, cualquiera aquí podría vencerle. Es muy débil.

— Psss, ¿qué tan cierto es que tienen un humano aquí? —habló en voz baja Mark hacia su comunicador para consultar con el fragmento. Después de todo no sería una labor que consumía tanta capacidad, y se encontraba solo en ese mismo laboratorio, así que era seguro.

— Estoy revisando, dame unos segundos... — dijo Cemitono

— Capitán, el sabotaje se ha extendido hasta los registros —habló la inteligencia artificial Nora– Intento detectar el origen de la señal, pero no he tenido éxito.

— ¡La prioridad son los datos pedazo de basura! ¡Por eso le hemos tenido trabajando!

— Confirmada la presencia de un ser humano en la nave, sin embargo, debo recordar que tu misión consiste en obtener la información sobre en lo que están trabajando.—respondió la inteligencia artificial a ese agente de Provie, con poco volumen, para evitar inconvenientes.

— Y eso haré. Por cierto, enciende los ordenadores del sector, debo revisar los datos. En estos debe estar la información, generalmente todos están conectados y guardan lo mismo, desde que no se encuentre en el cuarto de algún tripulante.

— Entendido.

Con el acceso que obtuvo gracias al caótico estado en el que se encontraba Nora tuvo menos problemas de lo previsto, era cuestión de tomar una copia de los datos antes de dar la orden a Cemitono de que destruyera la información, en caso de que la IA enemiga realizara el envío a otra nave de Orubus. Revisó por encima las primeras hojas, y definitivamente se trataba de escritura humana, por lo que eso justificaría el que tuviesen a uno de ellos prisionero. Por más que fuesen dominantes en el mercado no todos se tomaban la molestia de aprenderse esos caracteres, después de todo cada especie tenía su forma de hacer las cosas y realizar descubrimientos, incluso cuando se intentó establecer un código común. Entre más observaba se notaban errores de dedo, algo que le extrañaba, solían ser corregidos casi de forma automática, pero lo más lógico sería que no dejaron intervenir a algún programa, y antes de realizar una posible transferencia ahí si se realizarían las ediciones.

Mark no tenía muchos conocimientos en cuanto a química, pero supuso que era una sustancia psicoactiva, era algo bastante frecuente, con tantos individuos de cientas de especies andando por el cosmos se había dado una especie de "intercambio"; el problema radicaba en que los organismos podrían tener distintas reacciones ante una misma sustancia. Algunas podrían ser placenteras, y otras sumamente dolorosas; ante los altos mandos intervenir sería necesario para mantener cierta armonía en donde interactuaran seres tan variados. Después de todo esa ideología de intentar forjar la paz era la que movía a la organización a la que se había unido. Claramente lo que llegase a resultar podría ser peligroso, si llegaba a ser consumido por un organismo que lo asimilara de alguna forma diferente.

— Empieza a borrar esos documentos Cemitono, nada de copias de seguridad, mientras tanto veré si los hay en físico—le habló una vez ya tenía esa información en su poder.

— ¿Por qué estás saliendo del laboratorio Mark? ¿Vas a buscar al ser humano?

— ¿Tú que crees? Debo confirmar que tanto tiene que ver con esto... Todo señala que es partícipe en esto, y dudo que voluntariamente.

— Eso no es parte de tu trabajo.

— Ya sé que no me van pagar, pero, es como un deber moral, no lo entenderías. Pero no te alarmes, siempre sé donde apuntar.

Empezó a revisar habitación por habitación esperando dar con la ubicación de aquel ser humano, pero encontraba solo desorden y artículos personales a los que simplemente ignoraba para ir al cuarto siguente. Escuchaba como Cemitono le estaba llamando la atención dando esos molestos recordatorios de que debería dar la señal hacia el enjambre y retirarse; se sentía tan aburrido de escucharlo que decidió silenciarlo por unos cuantos minutos. Cuando viese a esa persona con sus propios ojos ya sabría qué tenía que hacer dadas las circunstancias.

Finalmente, su búsqueda dio frutos, allí estaba aquel ser humano, se trataba de una mujer de piel blanca y cabello negro que intentaba liberarse de aquellas ataduras que le fueron impuestas. Parecía estar tan enfocada en observar aquel rincón que ni se había percatado del momento en el que la puerta fue abierta. Mark lentamente se acercó a ella, ya que había escuchado que las hembras de esa especie solían gritar bastante cuando eran tomadas por sorpresa, y no quería comprobarlo poniendo todo en riesgo; así que pensaba aparecer en su campo visual y advertirle que mantuviera su boca cerrada. Al aproximarse le hizo la señal, ella se había alcanzado a sobresaltar, pero no hizo ningún ruido fuerte. Mark entonces notó los ojos de aquella mujer, sabía que los ojos de los seres humanos podían tener unos colores algo extravagantes desde su punto de vista, pero no había esperado que tuvieran un color tan verdoso y una esclerótica tan blanca. Solo le resultó curioso ese detalle, pero no se iba a distraer en algo tan trivial y carente de importancia.

— No hagas ruido —le habló Mark mientras buscaba entre sus cosas una herramienta para poder liberarle. No había sido la primera persona a la que veía prisionera de esa forma.

El cemaran con aquel objeto en sus manos levantó el cabello de la mujer, y buscó la cerradura que debía tener ese sistema de aros y cadenas. Sabía que se encontraba nerviosa y lastimada por la presión que aquellas cosas ejercían sobre su cuerpo y hubiera esperado que del temor que le invadía tomaría distancia, sin embargo, ella no se resistió. Liberó primero las que le tenían atadas sus muñecas, luego descendió para llegar hasta los que hacían presencia en sus rodillas. La mujer seguía en silencio, y solo observaba cómo esos malditos aparatos caían uno a uno; y no podía evitar sonreír al poder tener más movilidad ya que solo la tenía cuando la forzaban a trabajar. Por un mal movimiento falló en desactivar uno de los aros y de inmediato ambos recibieron una descarga que servía como advertencia.

— Lo siento, cometí un error —dijo Mark tras retirar el aro de la forma correcta, dicho eso se enfocó en los restantes para finalmente hacer que ella recuperara su movilidad. Se enfocó en evitar que aquellas corrientes volvieran a aparecer, puesto a que su intensidad sería aumentada hasta poder llegar a quemar la carne. Ya había visto lesiones así por rescates mediocres.

Ella guardó silencio mientras que el último aro fue soltado, el cual había sido ubicado en su tobillo. De inmediato volvieron a hacer contacto visual, le dirigió una sonrisa, y usó su mano de apoyo para ponerse de pie. Se estiró un poco, había pasado en esa posición por horas, y había tenido que guardarse sus comentarios, o hubiese sido golpeada en repetidas ocasiones hasta que dejase de emitir algún sonido. Mark reconocía fácilmente las expresiones de los seres humanos, después de todo por algún motivo en cuanto a los movimientos faciales no había tanta diferencia entre los cemaran y los humanos; no hacían falta palabras, era tan claro que estaba agradecida y aliviada.

— Muchísimas gracias—habló la mujer, parecía estar confiada en que su seguridad debería estar garantizada, por lo que su voz fue un susurro, uno no tan bajo como lo hubiese deseado aquel agente que tomó esa labor extra.

— Humana, creo que es momento de que nos retiremos de este sitio, ya que debo dar una señal para que un enjambre venga hasta aquí, y pues podría ponerse bastante feo—intentó explicarle mientras se dirigía hacia la puerta, esta se abrió por pura complicidad de Cemitono, tal y como había ocurrido antes.

— Mi nombre es Sarah Montenegro, ¿y el tuyo? —habló y tomó una bata que se encontraba en la esquina de la celda. Ese trapo claramente llevaba sus iniciales bordadas, por lo que hubiese sido estúpido cuestionar si le pertenecía.

Mark Yenter.

— Suena un nombre muy humano.

— Ah, no realmente... —le respondió con incomodidad, después de todo los caracteres empleados por su especie eran distintos y estaba seguro que el significado no era idéntico o parecido como mínimo.

— Como sea, tú mismo dijiste que deberíamos irnos ya —dijo Sarah mientras se dirigía hacia la puerta para poder seguirle el paso en lo que rogaba que fuera un escape del que saliera ilesa.

— Y, por cierto, deberíamos dejar de hablar y solamente irnos, o nos descubrirán. Considero que es algo básico si no queremos salir con alguna lesión significativa.

— Bien, ¡pero déjame decirte que tu acento al hablar español es muy lindo! Adoro los acentos.

Mark sintió vergüenza en ese momento, podía hablar con fluidez su idioma nativo y Neidiak. Pero por más idiomas que había intentado aprender tenía problemas con idiomas humanos como el inglés y por supuesto el español, que claramente eran los únicos en los que se había molestado en entender porque resultaba importante con tantos de esa especie rondando por varias galaxias. Pero procuró que no se hiciera notoria su pena, para dar una buena impresión.



★★★★★Mini glosario★★★★★


Debido a que esta historia piensa abarcar planetas y culturas inventadas obviamente habrán palabras inventadas, y algunas palabras podrían tener otro significado en alguna otra parte del universo. Un ejemplo de esto es el nombre Mark, que aquí tiene su origen en el dios romano Marte, pero para los Cemaran tiene otro significado.


También incluiré en esta sección nombres de grupos.

Cemaran: Especie originaria del planeta Cemara. Su piel tiene un color grisáceo el cual suele presentar algunas marcas de tonalidad más oscura llegando al negro. Humanoides, con extremidades inferiores más curvas a diferencia de los seres humanos, provistos de una excelente visión y unos apéndices adicionales enrollados en sus muñecas que pueden controlar a voluntad.

Cemitono: Inteligencia Artificial bélica que pertenece a Provie. Como es de esperarse está encargada de supervisar el buen comportamiento de los agentes y el estado actual de la nave.

Orubus: Grupo delincuencial dedicado a la venta de sustancias ilegales para la mayoría de planetas. Es bastante respetado en las zonas nivel IV.

Provie: Una organización formada por diversas razas que procura generar la paz en el universo, algo sumamente ambicioso, si bien ese es su objetivo tiene bastante armamento a su alcance que ha uso para dar fin a guerras por medio de amenazas severas. También tiene una función similar a la de policías espaciales, buscando y dando recompensas a cambio de individuos que sean considerados una amenaza.

Mark: En Cemara ese nombre significa "el que lucha hasta el final".

Yenter: Apellido que significa "Tierra umbría".

Neidiak: Idioma creado para ser usado universalmente, sobre todo cuando se trata de comercio y relaciones internacionales, debido a eso su enseñanza es obligatoria. Se recomienda que si piensas salir de tu planeta tengas un manejo básico del idioma, o pagues a un intérprete.

5 de Dezembro de 2020 às 20:20 6 Denunciar Insira Seguir história
12
Leia o próximo capítulo Conociendo a la humana

Comente algo

Publique!
Sun Catcher Sun Catcher
Gran comienzo para esta historia espacial. Tanto el ritmo de la historia como la narración me parecen muy buenos y todo el ambiente que creas alrededor de los personajes está muy bien detallado. Sin duda alguna estaré expectante para ver como se desenvuelve la trama. ¡¡Gran trabajo!!
December 27, 2020, 14:36

Ig. Torres Ig. Torres
¡Que emocionante capítulo! Tus descripciones hicieron que todo se sintiera real e inmenso, las acciones eran muy claras y fáciles de seguir. Me encantaron los personajes, desde su personalidad hasta forma de hablar. En especial tu protagonsta, se nota que es listo. Seguiré con emoción tu historia, gracias por haberla recomendado.
December 12, 2020, 21:38

ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
Ciencia ficción definitivamente mi género favorito, hola nacaruu, me ha gustado mucho tu historia, gracias por publicarla.
December 07, 2020, 19:22

~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 41 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!