1
2.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Celos (ONE SHOT)

Nuevamente tendría la oportunidad de verlo, sabía que lo ignoraría, que lo haría sentir invisible como todos esos años, esos largos y dolorosos cinco años; pero no le importaba.


Kim Taehyung, un hermoso hombre de 25 años, nacido en Corea del sur, es uno de los actores más reconocidos en la industria cinematográfica del extranjero.


Tal carrera había comenzado hacia ya casi seis años, junto con él, empezó también un pelinegro que lamentablemente no llegó al estrellato tan pronto como lo hubiera deseado.


Gracias a Jungkook -su mejor amigo de infancia- y la inmensa nesecidad de llamar su atención es que se encontraba ahora en la cima de la fama, con tantos reconocimientos, una experiencia que al principio jamás creyó poder disfrutar; sin embargo, en la actualidad lograba hacerlo y en demasía.


Aunque la razón no era exactamente la pasión por tal carrera, más bien era el hecho de poder tener la oportunidad de ver y saber del muchacho nombrado anteriormente.


La historia de ellos dos era algo bastante bonita al principio, dos chicos que se querían como hermanos -a excepción de Taehyung que lo veía con otros ojos- la unidad era lo que más se destacaba en su larga y sólida amistad, uno era apasionado por la actuación y el otro sólo se dedicaba en querer llamar la atención del primero, cosa que nunca pudo lograr.


En realidad para el mayor lo primordial era su cercanía, y sin dudas podía soportar el ser solamente amigos, si eso aseguraba que lo tendría cerca.


Pero todo acaba y su amistad no fue la excepción, un día simplemente el menor de los dos dejó de hablarle, ignorándolo por completo y Taehyung aún no podía lograr saber la razón.


Esa que tanto deseaba saber...


Tan solo unos pocos meses después de ingresar a un set de grabación el castaño había sido elogiado y alabado por su gran potencial en la materia, sí, Taehyung parecía ser un dotado en el arte de la actuación, no obstante, ninguna persona además de él sabía que eso estaba muy lejos de la realidad.


Todo se debía a un arduo trabajo, realizado con el fin de conseguir ser el mejor, y no por él, claro que no.


Por un momento el chico se había alegrado infinitamente por lograr ser seleccionado en aquella primera película, como protagonista, su primer logro, el cual podía presumir y enorgullecerse al mostrarle a su querido Jungkookie.


Esperaba su reacción sorpresiva, aunque alegre, una de "No pensé que lo harías, pero veo que sí, ¡felicidades Taetae!"__ junto con una sonrisa gigante, más nunca se esperó que ese día simplemente lo haya relegado, que no se haya tomado la molestia de acercase; para felicitarlo por tan merecida realización y aún peor, que ni siquiera tuviera la decencia de mandar un simple y estúpido mensaje.


__¿Tan ocupado está?__ esa fue la pregunta de pura decepción que se realizó Taehyung a sí mismo, viendo que su pequeño estaba distante y completamente indiferente con él.


Eso había dolido... ¿Y su esfuerzo qué? pero nada se pudo comparar con lo sucedido en los proximos días y semanas.


Jungkook simplemente llegaba al set, se instalaba en su camerino, estudiando su libreto -Estaba entre el reparto secundario- y no se molestaba en siquiera mirarlo, ya no lo saludaba con tanto entusiasmo, esos abrazos habían desaparecido junto con los molestos hábitos de tocarle el mentón, el lóbulo de la oreja o cualquier otra parte de su anatomía.


Eso solamente había sido al principio, días más tardes él ya no se retiraba de la agencia junto con su mayor, pedía su propio taxi -ya que siendo menor aún no podía conducir- y se marchaba sólo, ya no comían juntos en sus tiempos libres, ya no visitaba frecuentemente su casa, mejor dicho; ya no lo hacía.


Taehyung intentaba obtener alguna respuesta por parte de su menor, se acercaba y le preguntaba directamente, muchas veces al borde del llanto y aún así, Jungkook lo ignoraba, lo hacía sentir totalmente invisible, tan diferente a los demás.


Poco después, otra agencia fue a por el chico, con el gran éxito de la película, y la eminente fama que Taehyung había adquirido fue rápidamente solicitado por grandes empresas dedicados al entretenimiento coreano y otras extranjeras.


Taehyung terminó por aceptar mudarse al exterior, ¿y porqué no hacerlo? Ya no había nada que él pudiera obrar, para que Jungkook lo notara, el chico lo detestaba por alguna razón que aún desconocía y por más que intentara lograr, que por lo menos una vez en su vida lo mirara con admiración y no como a alguien incapáz de hacer cosas productivas, además de molestarlo con abrazos pareciendo un tonto Koala, no podía.


No era nadie ante sus ojos y el dolor causado por la falta de atención hacia su persona, era demasiado. Irse era lo mejor, aunque pronto se arrepintió de no seguir intentando arreglar el enigmático problema.


En fin, así fue como en su totalidad Jungkook y Taehyung terminaron su relación de mejores amigos, para convertirse luego en enemigos muy reconocidos dentro de la industria.


~•~●~•~


__¿Quieres dejar de perseguirme?!__ Habló Jungkook algo cansado y un tanto fastidiado por las constantes persecuciones de parte del mayor.


__Eso solo pasará cuando me digas la estúpida razón por la cual te alejaste, no, el porqué me alejaste__ había hecho esto tantas veces que ya podía lograr estar un poco más repuesto, ya no le era tan difícil evitar llorar en frente suyo, consiguió mantener la mirada fija en sus ojos, y permanecer firme sin que sus piernas le flaquearan.


A veces se preguntaba porqué seguía haciendo eso después de tantos años, Jungkook parecía hallarse muy bien y feliz con su lejanía, tenía nuevas amistades y con la fama que obtuvo después de la ida de Taehyung, había atraído a muchas mujeres hacia él; o a su cama en todo caso. No pretendía volver a ser amigos si Jungkook no lo deseaba, y obviamente jamás le dejaría saber que lo amaba, pero esa sed de verdad era insaciable, necesitaba conocer sus razones y así por fin estar tranquilo.


Jungkook seguía de espaldas a su mayor, en medio del pasillo del establecimiento donde prontamente se grabaría una escena de la nueva película que realizaban juntos.


__¿Por qué no entiendes que eso no importa Taehyung? te vez patético haciendo esto.__ Siguió su camino con pasos tranquilos y relajados, ingresó a su camerino asignado y cerró la puerta...bueno lo intentó, el peligris tras suyo lo detuvo y se adentró junto con él.


"Ahh~ ¿por qué no me sorprende?" Pensó el pelinegro y volteó para enfrentarlo, observó los enrojecidos ojos de Taehyung y su corazón se encogió, pero de algo le tenía que servir el ser uno de los mejores actores ¿no?, fingió desinterés y volvió a darse la vuelta, se sentó en un cómodo sillón y tomó entre manos su celular, tecleando a su amigo Hoseok para que viniese a interrumpir la escena, no quería volver a ver llorar a Taehyung.


__Claro que me importa...__ la quebradiza voz del castaño se escuchó y Jungkook tembló mientras tragaba duro. __Nuestra amistad y tú eran sustanciales en mi vida, Jungkook...después de mi familia, tú eras lo que más amaba__ una lágrima cayó, aunque no lo viera el pelinegro sabía que ya estaba llorando.


__Eras tan importante...que hasta una carrera que no me gustaba hice por ti__ ya nada importaba, como se dijo anteriormente; él no pretendía arreglar las cosas, sólo conocer la verdad y de paso hacerle saber su verdad al menor también.


La forma en que reaccionara ya no era significativo, tanto tiempo ocultándole aquello, que ya no podía más, era una carga del que se debía deshacer.


Jungkook lo miró nuevamente, su ceño fruncido hasta más no poder.


__¿De qué hablas? ¿Por mí?__ Rio __Apenas dije que quería participar en un casting y te lo propuse, en broma__ Recalcó eso último. __Tú aceptaste__ dijo incrédulo por lo que había escuchado.


__¡Porque te amaba!__ Aún lo hacía, pero prefería guardarse aquello muy en el fondo, era mejor creer que ya no.


Dolía menos.


__Ya lo dijiste, ¿y cómo no hacerlo? ¡Todos lo hacen! Soy el mejor amigo que pudiste haber tenido, pero me aburrí, me hartabas con tus cosas, y eras tan inútil para todo; que ser tu amigo era vergonzoso ¿eso querías saber? Pues, ahí lo tienes__ Era eso, sí, Taehyung lo suponía, a pesar de ello, dolía confirmar que nunca fue importante en la vida de su menor.


Sus labios temblaron, la vista fija en el pelinegro que también lo veía, pero con seriedad, si bien sus lágrimas habían cesado, tan rápido como empezó a modular el nudo en la garganta lo obligó a llorar nuevamente.


__Te amaba...__ Repitió. __m-más que como un amigo__ sorbió su nariz y siguió con la atenta mirada de Jungkook, éste ahora parecía estar en shock, sus ojos y boca abiertos de sobremanera. Toda clase de expresión burlesca desapareció, sólo denotaba sorpresa.


__Cada que crecías te hacías más lindo, fue inevitable no mirarte...era difícil verte de manera normal, como lo hacen los amigos. Es que tú, tus ojos, tu sonrisa, tu voz, tus caricias; todo tú me gustaba y me era imposible retroceder.__ Sonrió de forma dulce mientras su mirada estaba postrada en sus pies.


__Ya me había enamorado__ volvió a sollozar. __Sin embargo no pretendía decirtelo jamás, ser tu amigo me era más que suficiente__ El pelinegro abría y cerraba la boca con la intención de decir algo, pero no podía, su respiración comenzó a ser irregular, lo que escuchaba era demasiado.


__Como tú dices; siempre fui un bueno para nada, un inútil, en cambio tú a cada segundo me demostrabas lo genial que eras en todo, y yo...yo sólo quería que tú me admiraras de la forma en que yo lo hacía contigo, aunque sea una vez__ Su mirada estaba perdida, al igual que él en sus pensamientos; por ello no podía notar las lágrimas que caían, pero no en su mejillas, sino en las contrarias.


__En los estudios no era bueno, en el baile fracasaba, no era el mejor en los deportes tampoco, en dibujo o pintura; apenas y sacaba algunas fotos visibles, tú en cambio...__ se alzó de hombros. __Eres increíble en todo__ Admitió.


__Practiqué, practiqué tanto, tanto que por fin pude hacer algo bien, la actuación fue lo único que logré concretar eficientemente y todo gracias a que siempre te veía hacerlo y...__ secó sus mojadas mejillas y mordió su labio superior.


__Y aún así después de que todos me felicitaran por lo bien que hice tú...tú no me veías, seguías sin notarme__ Tomó aire y alzó la vista topándose con algo que lo impactó. Jungkook lloraba mientras lo veía sin siquiera parpadear.


__Tae__ su voz sonó tan bajito que si el mayor no tuviera esa excelente audición, no podría haber escuchado aquel susurro.


__Yo...yo no-no sabía__ dijo mientras lo miraba suplicante ¿qué había hecho? Se levantó lentamente y se acercó a Taehyung, éste estaba con el ceño fruncido sin entender nada, la reacción de Jungkook era tan...tan irreal, que hasta llegó a considerar que era una actuación, después de cinco años ignorándolo olímpicamente, no podía simplemente venir y llorar dejándolo tan desconcertado.


__Tae__ Jungkook se acercó y cuando llegó, Tae tragó saliva. __Lo siento__ Pidió. Alzó la mano y tomó su mejillas acariciándola con cuidado.


__J-Jungkook ¿qué haces?__ El mayor temblaba, su toque había logrado erizar cada rincón de su cuerpo.


Esperen...¿Le había pedido perdón? Sí, pero ¿por qué?.


__No entiendo__ dijo bajito.


__Soy un estúpido, un egoísta...__ Las lágrimas caían en abundancia por sus mejillas. __Tae, yo...te mentí__ bajó la mirada. Taehyung estaba cada vez más intrigado.


__Te mentí en lo que dije hace un momento, no me alejé por esa razón. Lo hice porque estaba celoso...celoso de lo que habías logrado__ Ahora el que se encontraba en shock era Taehyung.


__Perdóname, no soporté el hecho de ser el segundo, de no ser el mejor. Se suponía que era yo quién debía de resaltar, pero lo hiciste tú y mi enojo fue más grande que la cordura, no pensé en tí, ni en nuestra amistad...ui un imbécil.__ Sorbió mientras negaba.


__¡¿Todo fue por unos malditos celos?!__ Tae empujó al menor enojado, tan dolido, el llanto de nuevo descomponiendo su rostro.


__Tae, lo siento, en verdad__ rogó.


__¡Un maldito 'lo siento' no arregla nada Jeon!__ Gritó. __Pasé cinco años intentando descubrir porqué mierda me ignorabas, me preguntaba si tenía la culpa o si únicamente nunca te importó nuestra amistad y... __


__Claro que sí__ interrumpió.


__Pues no me pareció__ Contrastó.


__Fui un idiota, lo sé__


__No, yo lo fui, yo fui quien siempre intentó llamar tu atención; sin logro alguno. Nunca debí hacerlo ¿para qué si al final iba a pasar lo que tanto me temía? Te perdí__


__No lo hiciste__ jungkook se acercó. __También me gustabas Tae, y por eso siempre quise ser el mejor, quería parecer cool ante ti, pero se me subió a la cabeza y pasó todo esto...es mi culpa, solo mía__


Se acercó un poco más, tomó su cintura y lo atrajo suavemente hacia su cuerpo. Tae se zarandeó y salió de su agarre, sin embargo el menor lo empujó y encerró contra la pared más cercana.


__Te amo Tae, siempre lo hice__ sus labios se rozaron y no hubo más resistencia, lágrimas caían por las mejillas de ambos chicos, mientras el beso se profundizaba. Los brazos de Taehyung estaban estiradas a los costados de su cuerpo, jungkook las tomó y colocó alrededor de su cuello, afianzó su agarre en su cintura y jugó con la lengua del contrario, los chasquidos opacaban todo el camerino.


Los hermosos belfos de Tae se adaptaban perfecto a la suya, como si fueran hechos a medida. Se separaron por falta de aire y se miraron un momento, antes de que Jungkook juntara sus frentes.


__Tae, yo...__


__Si esto es una jodida actuación, en verdad te voy a matar__ Susurró Tae interrumpiendo nuevamente.


__Ya te perdí una vez y no dejaré que eso pase de nuevo__ realizó pequeños círculos en la cadera del mayor. __Dame una oportunidad Tae, por favor; remendaré mi error y te haré el hombre más feliz de este mundo__ la súplica en su voz hizo sonreír a Taehyung y jadear al chico pelirojo parado en el marco de la puerta.


__H-Hoseok__ murmuró Taehyung asustado.


__¿Qué mierda está pasando aquí? ¿ y porqué lloran?__ Preguntó. Sus ojos abiertos de par en par.


__Larga historia__ Jungkook dijo sin mirar, estaba limpiando el rostro del castaño con su dedo pulgar.


__Soy tu mejor amigo ¿porqué no me dijiste de esto Kook? Creí que se odiaban... ¡AHH!~No entiendo nada. Más te vale que en la noche me cuentes todo ehh~.__ Dijo histérico. Indignado apuntó a Jungkook con el dedo.


__Lo siento, saldré con Tae esta noche__ Respondió Jungkook.


__¡¿Ahh?!__ El castaño lo miró sin entender y Jungkook solo le guiñó un ojo, logrando con ello un violento sonrojo.


__Es hora de salir__ una pelinegra del staff de acercó a ellos para informar, y una “O”enorme se formó en sus labios al divisar a Jungkook agarrando de la cintura a Taehyung; y casi le da un paro cardíaco, al ver cómo luego el pelinegro lo tomaba de las manos y salían juntos de aquella habitación, pero no sin antes dejar un casto beso en sus labios.


💟FIN💙



13 de Outubro de 2020 às 06:50 1 Denunciar Insira Seguir história
3
Fim

Conheça o autor

Aquino Cinthia Mientras más cernanos son las personas, más cortas son las palabras.

Comente algo

Publique!
Vero Carreón Vero Carreón
Excelente one shot, me encantó no 💜
October 15, 2020, 16:30
~