hoshi-yoo1595711510 Hoshi Yoo

Queriendo hacerse más fuerte para poder desquitarse de aquellos que lo humillaban, Tigre Blanco recurre a una sospechosa matriz de cultivo que promete darle el cultivo de diez mil años en una sola noche de sueño. El joven se aísla en su cultivo en un sueño profundo, pero cuando despierta se da cuenta que en realidad se mantuvo cultivando durante diez mil años y ahora el mundo a su alrededor ha tenido grandes cambios, siendo uno de estos que la energía espiritual ahora esta mezclada con algo llamado mana y su cuerpo inmortal espiritual no es compatible con eso, necesitando conseguir un nuevo cuerpo para que su alma resida. ¿Qué aventuras esperan a este cultivador inmortal en este fantástico futuro?


Fantasia Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#perles #alchemist #inmortal #alma #cultivo
1
2.7mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Matriz para cultivar diez mil años en una sola noche

Al principio Tigre Blanco podía sentir un intenso dolor recorriendo cada centímetro de su cuerpo. "¿Por qué lo hice? ¿Cómo pude atreverme?". El joven cultivador del alma sentía arrepentimiento, pero era muy tarde para volver atrás; ya no podía moverse para liberarse de sus ataduras, tampoco podía deshacer los sellos que retenían aquel pequeño espacio, reparándolo del mundo exterior o la matriz que dirigía la energía ancestral de su entorno hacia su propio reino espiritual. Él era consciente de que dependiendo de la técnica de cultivo elegida, el cultivador del alma podría sufrir diferentes dolencias en el transcurso de su cultivo; era algo natural, sin dolor no podía haber recompensa y entre más dolor soportará, la recompensa sería aún mayor. Sin embargo, el dolor que estaba sufriendo en ese momento superaba completamente sus expectativas. Si no fuera porque ya había recibido un estricto entrenamiento en el camino marcial, probablemente habría muerto por el dolor.

"Esto no es nada... No es nada. Solo debo soportarlo una noche y cuando despierte tendré en mi cuerpo un resultado como si hubiera cultivado por diez mil años. Entonces, todos los que se atrevieron a burlarse de mí, Tigre Blanco de la montaña marcial Tugxkani. Les haré tragar sus palabras con sangre".

El corazón del joven Tigre Blanco estaba lleno de sentimientos de rencor hacia sus contrincantes que se habían mofado de él y lo habían pisoteado y humillado en frente de todo el mundo. Desde una temprana infancia Tigre Blanco fue entrenado en el camino marcial en las llanuras de Toru. Para los habitantes de la llanura nunca fue cuestión de talento o capacidades; para ellos que vivían en un lugar plagado de peligros, se trataba de supervivencia. Todos, hombres y mujeres, aprendían a luchar desde que aprendían a caminar y Tigre Blanco solo era un chico más entre los jóvenes luchadores de la llanura, pero eso cambió cuando en medio de la cacería para conseguir su cena, conoció a un visitante extranjero que le enseñó el camino del cultivo del alma. La capacidad marcial del joven Tigre Blanco incremento conforme cultivaba y fortalecía su alma, hasta que consiguió el apoyo de los ancianos que gobernaban su aldea y fue enviado a la escuela daoista en la montaña Tugxkani para que así pudiera dedicarse más a su cultivo del alma y se convirtiera en un gran maestro. Ese era el plan, pero su camino encontró muchos obstáculos por parte de otros cultivadores del alma que competían con él, familias de cultivadores con generaciones de experiencia y demás, pero todo eso pudo ser superado si no hubiera sido por el mayor obstáculo en su camino. Su propio cuerpo.

Aunque gracias a su entrenado cuerpo le fue fácil abrirse pasó rápidamente a través de las primeras etapas de un cultivador aprendiz, cuando le faltaban dos etapas para culminar y convertirse en un maestro del cultivo, en la séptima etapa, la etapa insana, su cultivo se frenó abruptamente y no pudo avanzar sin importar cuanto se esforzará. Al cabo de algunos años, las personas que antes lo admiraban, ahora lo miraban con desdén. Todos los menospreciaban y lo pisoteaban, llamándolo basura inútil. Tigre Blanco quería volver a su aldea en las llanuras, pero no tenía cara para mostrarse ante las personas que lo habían apoyado para que siguiera su camino en el cultivo. No se atrevía a volver como un fracaso y así, no tuvo más remedio que soportar la humillación mientras continuaba intentando avanzar en su cultivo. Luego, los grandes maestros de la montaña Tugxkani decidieron retirarle todos los recursos, de cultivo, pues sentían que era un desperdicio y el joven Tigre se vio en la penosa necesidad de trabajar como vasallo de sus compañeros de cultivo, para conseguir algunas migajas y continuar su esfuerzo. Lavar la ropa, cocinar, devolver los libros a la biblioteca e incluso cuidar el jardín. Por suerte la paciencia es una de las virtudes que se enseñan en el camino marcial y Tigre pudo soportar todo eso, trabajando arduamente durante el día y esforzándose en el cultivo durante la noche, hasta que cierto día mientras regresaba los libros a la biblioteca encontró un viejo manual, bastante polvoriento, su título era "Matriz para obtener diez mil años de cultivo en una noche de sueño" o algo parecido.

Tigre Blanco, que había servido como vasallo para todos los discípulos y maestros en la montaña Tugxkani, tenía conocimiento básico en cada área en la que se había visto obligado a servir y tal Matriz en sus manos, fue una tentación que no pudo evitar, escapando esa misma noche con el manual, algunas píldoras un pequeño bonsái que había estado cuidando.

Luego de estar lo suficientemente lejos de la montaña Tugxkani, Tigre Blanco se refugió en una vieja aldea abandonada, donde construyó la Matriz con la que espera lograr superar el cuello de botella en su cultivo y finalmente volverse un poderoso maestro del cultivo del alma. La construcción de la Matriz tuvo algunas complicaciones, pero después de 6 meses logró completarla y ahora la había activada, pero el poder de la matriz era tan grande, que el dolor llegó a dejarlo inconsciente en repetidas ocasiones. Luego despertaba para continuar sufriendo y nuevamente perdía el conocimiento. Con tal ciclo repetitivo Tigre Blanco, perdió completamente la noción del tiempo. No sabía si había pasado unos cuantos minutos o tal vez horas, pero sabía que tenía que aguantar y dormir para que la matriz obrará apropiadamente antes de que amaneciera.

Después de un largo tiempo soportando el dolor, que había parecido una eternidad, su cuerpo finalmente se acostumbró a la enorme cantidad de energía espiritual ingresando continuamente a su reino espiritual. El dolor lentamente se fue y finalmente logró dormirse, entrando la matriz en acción real, para expandir su cultivo mientras dormía, sin poder notar el paso del tiempo fuera de la matriz.

Mucho tiempo después. Un lugar cercano a Tiredsland.

Tigre Blanco sentía que su cabeza iba a explotar, era una sensación semejante a una resaca, como si hubiera bebido de más antes de irse a dormir, pero él era un artista marcial y un cultivador del alma; no era esa clase de persona que bebe sin auto control. Con esfuerzo abrió sus ojos, notando al instante que algo no estaba bien, pero no podía decir que era exactamente.

— ¿La matriz funcionó? —Preguntó el chico para sí mismo mientras se incorporaba y observaba sus manos. No parecía que hubiera nada diferente, pero él podía sentirlo, la enorme cantidad de energía espiritual en su interior. Rápidamente tomó una postura de meditación a fin de indagar en su reino espiritual, notando enseguida cuán inmenso se había vuelto. Era formidable, probablemente podría compararse con él reino espiritual de los dioses del cultivo. ¿Acaso el mismo no se había convertido en u. Dios del cultivo?

Tigre Blanco estaba tan feliz que quería salir a gritarlo al mundo. De verdad, no sólo había roto el cuello de botella que retenía su cultivo, sino que también, ahora, se había vuelto tan fuerte como los dioses del cultivo. Ahora todos los que lo habían humillado y se habían burlado de él tendrían que pagar, pero antes de eso, necesitaba confirmar la situación de la singularidad a su alrededor.

La vieja habitación que había dejado como centro de la matriz que instaló en la aldea abandonada, estaba llena de polvo y muy sucia. Por supuesto ya era así cuando la encontró la noche anterior, pero ahora había mucho más acumulado. "¿Qué es esto? ¿Acaso dormí de más? Tal vez por un par de meses"

Al mirar debajo de sí mismo y encontrar un gran cúmulo de polvo, fue la conclusión a la que llegó. Dando un vistazo más a su alrededor, noto que la maceta en que tenía sembrado su bonsái estaba vacía. Bueno la Tierra seguía allí dentro, pero la planta ya no estaba. Incluso si había dormido por meses y su planta había muerto por falta de cuidados, aún debería quedar allí sus restos, pero no estaba, sólo había tierra.

— ¡Ah, malditos sean todos! ¡Si descubro quién demonios hizo esto, Lo haré papilla con mi nuevo poder!

Tigre Blanco tenía una gran sensación de pérdida. "Es una rama del árbol de la vida" fueron las palabras que la había dicho su maestra, la persona que lo había iniciado en el camino del cultivo del alma, en el momento que le dio aquel chamizo, que con el tiempo y cuidado, se había convertido en aquel hermoso bonsái. El chico, por supuesto, no lo había creído, pero aun así apreciaba cualquier regalo de su maestra y lo había cuidado con mucho afecto, pero ese no era el único problema en este momento. Con afán, Tigre Blanco escavo en la maseta, encontrando una pequeña bolsa de seda con bordados en hilos dorados. El contenido de la bolsa era una píldora de sangre celestial superior.

— ¡Demonios! ¡Se las han llevado todas! ¡Solo me han dejado una! —Gritaba lleno de desesperación, pero rápidamente reaccionó ante la rareza del asunto— ¿Qué mierda? ¿Qué clase de ladrón se tomaría el tiempo de verificar el contenido, tomar la mayoría y volver a enterrar la última?

La situación alrededor se volvía más misteriosa, Tigre Blanco se encontraba muy confundido, pero no había mucho que pudiera hacer solo quedándose allí. Tras dar unos pasos fuera de la casa, enseguida noto que el mundo que lo rodea a era incluso más diferente de lo que esperaba. Lo que era una aldea abandonada antes de que se fuera a dormir, ahora se parecía más a un gran bosque. La energía espiritual a su alrededor era bastante densa, pero parecía que pudiera ser refinada con un método de cultivo ordinario. Pero sin duda alguna, lo que resaltaba por sobre todo, lo diferente que era todo ahora que había despertado, era la enorme muralla de metal, que se alzaba y extendía hasta donde alcanzaba su vista, tocando las nubes en el cielo y probablemente el fin del mundo en el horizonte.

25 de Julho de 2020 às 21:21 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Leia o próximo capítulo La carta de Yun

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas