luisrodriguezmi Luis Rodríguez

Lucía perdió muy pronto a su mamá, pero lo que ella no sabe es que ha estado siempre junto a ella.


Histórias da vida Todo o público.

#vida #muerte #esperanza
Conto
0
2.7mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Pequeña Lucía

Lucía fue una niña muy feliz toda su infancia. Era muy querida por su familia, por sus vecinos, por los comerciantes de la zona que se quedaban embobados al verla sonreír junto a su padre y por sus compañeros del colegio, donde tuvo incluso algún que otro pretendiente. Lucía era una gran estudiante, siempre era la preferida de los profesores, por ese encanto que emanaba de sus dulces ojitos azules, tez blanca y pelo rubio y esa preciosa voz que endulzaba hasta al profesor más estricto. Lucía lo tenía todo, pero a los 12 años empezó a preguntarse cosas, empezó a preguntarse de si toda esta vida que ella había pasado con esa felicidad, con ese cariño, hubiera sido mejor si al lado de ella hubiese estado su madre, la madre que la dejó nada más nacer durante un parto violento y con mucho dolor.

Era la edad de la curiosidad, cuando una niña empieza a afrontar la madurez con mayor rapidez que un niño, cuando el cerebro, el corazón, empiezan a guiarse por sentimientos propios y no por los que te hacen llegar tus seres más allegados. Lucía empezó a interesarse por los programas de misterio que trataban los temas de apariciones, voces del más allá, guija, etc.

Entonces ella decidió un día tras largas noches de pensamientos, intentar ponerse en contacto con su madre. Sabía que era muy peligroso y que podría provocarla un choque que la marcaría durante toda la vida. Pero también tenía claro que era la única manera de ver a su madre, de que la hable, de que la toque y no solo por los vídeos que su padre conservaba y que juntos, en el cumpleaños de Marta, su mamá, veían juntos hasta altas horas de la madrugada, con lágrimas en los ojos, con gestos de añoranza por parte del padre que había conseguido criar a una niña increíble y que pronto sería una gran mujer, como lo fue Marta.

Llegó el día. Era media noche, la hora de las brujas, pero era justo todo lo contrario para ellos, porque su padre también estaba allí, querían ver aparecer. Siguieron todos los pasos necesarios, colocaron la tabla, la rodearon de velas y con varias fotos de Marta. Ellos estaban de rodillas, apenas podían verse entre ellos y sólo la luz amarillenta de las velas reflejaban sus rostros y la tabla de la guija.

Colocaron el vaso en la posición inicial y ambos pusieron las manos sobre el vaso, primero su padre Juan y luego la pequeña mano de Lucía. Esperaron un tiempo... no paso nada, no había señal, su madre no aparecería, al menos esa noche.
Lucía lo intento sucesivas veces colocando grabadoras por la casa, haciendo preguntas a su madre, recurriendo la guija... pero pasaron algunos días, semanas, meses....e incluso años, .... tantos que Lucía ahora tenia 83 años, y era abuela de 5 preciosos nietos, y madre de 3 hermosas hijas, todas como ella.

Lucía se encontraba muy enferma, un largo cáncer la había martirizado durante los últimos años de su vida. Lucía nunca había cejado en la búsqueda de su madre. En el lecho de muerte de su padre, le había hecho llegar un mensaje – papá, si cuando llegues al cielo ves a mamá, dile que la he querido tanto en estos años como si hubiera estado físicamente junto a ella, que de ella he aprendido mucho y que todo lo que soy se lo debo de ella y a ti, papá. Con estas palabras el padre cerro los ojos y emprendió el viaje.

Lucía, minutos antes de fallecer, se encontraba en su cama, rodeada de sus hijas, maridos, nietos, amigos, vecinos; con miradas tristes, con lágrimas en los ojos. Todos, menos un rostro... un rostro pálido como la nieve, con unos ojos azules preciosos y un cabello rubio ondulado... sí, era mamá, era Marta, que con un rostro de emoción entre todos, alzo la mano hacia Lucía. Lucía no podía contener la emoción y la cogió por el brazo. Por fin tocaba a su mamá, y así... ligeramente fue ascendiendo hacia el cielo, volviendo a ser una niña junto a su adorada mamá.

14 de Julho de 2020 às 17:50 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Fim

Conheça o autor

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~