edwardsantos Edward Santos

Esta es una historia que estoy creando y me interesan sus correcciones. Son bienvenidos sus comentarios.


Conto Todo o público.

#301 #381 #332 #347 #343
Conto
0
907 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Las piezas del Escudo


A más de 20 años luz de distancia en el espacio exterior, un joven Santiano llamado Joee, lucha por su vida en su nave casi destruida, esquivando ataques y enormes rocas espaciales, tratando de escapar de dos naves de asalto que intentan derribarlo y rescatar al prisionero y otras criaturas únicas que este lleva consigo.

Él es el único sobreviviente de una fuerte batalla librada contra Iroshavni, un soldado del ejército del conquistador y tirano Lord Farano.

En la batalla, todos sus compañeros murieron, incluyendo a su capitana a quien esté amaba. Aunque lograron capturar a Iroshavni, el precio fue muy alto.

Ahora Joee debe sobrevivir y llevar a Iroshavni ante la corte del planeta Santi para que sea condenado por destruir y acabar con planetas y razas por completo.

—¡Tenemos que acorralarlo! — ordenó uno de los perseguidores— Dispara a los motores para obligarlo a detenerse.

—Si los pierden, arrancaré sus cabezas. Par de inútiles — dijo Lord Farano mientras observaba por los monitores.

—no lo defraudaremos señor.

La persecución se hace más fuerte y varios disparos son certeros sobre la nave.

—Sina (Sistema de Navegacion Automatica), encuentra un lugar donde pueda esconderme o esto terminara mal— tratando de apagar las alarmas de la nave y mantener el control de la situación.

—Hay un planeta cercano llamado tierra que posee alimentos y una atmósfera compatible para ti. No se han reportado tropas de Lord Farano en el. — Esas palabras le dieron aliento por unos segundos. El conocía el peligro que corria. —La mala noticia es que solo tenemos energía para llegar así que perderemos los escudos y el sistema se apagará por completo. La nave no podrá aterrizar.—

—No tengo opción. Envía toda la energía a los propursores y entremos en Velocidad Fotónica.

Llevando toda la energía a los motores, la nave pudo volar a gran velocidad como un rayo o más rápido y desapareció de la vista de los perseguidores.

—¿Donde rayos esta?—No lo se. No puedo verlo—

Lord Farano estaba muy enojado por la situacion —Mas vale que lo encuentren.— exclamo con ira —Seguiremos buscando Señor.

Nuestro joven héroe logro escapar de su desgracias para llegar hasta el inicio de su mayor aventura.

Eran ya las 10:45 de la mañana en el planeta Tierra y un sujeto llamado Evans se encuentra con su hermana Tina y su sobrino adolescente, Alex, escalando una de las montañas más conocidas del caribe, el famoso Pico Duarte ubicado en la Cordillera Central, en el centro de la Isla de Santo Domingo.

Más al Noreste, casi llegando a la Bahía de Samaná, se han activado las alarmas de un Laboratorio de Biotecnología Avanzada. Al parecer los satélites han detectado un cuerpo que se acerca a la tierra en dirección al mar caribe.

—Esto parece una nave espacial pero la velocidad con la que se acerca es como si pensara chocar.

—Estamos calculando su trayectoria pero no logramos ver de donde vino. Se acercó a la tierra en una fracción de segundo.— Respondió el asistente del Dr. Duarte.

—Si sigue su trayectoria creo que se estrellara en..... ¡¡¡Santos cielos!!!! No caerá en el Mar... Se estrellara en la Cordillera Central.

—Alisten el helicoptero. Debemos llegar antes que el ejército.— El Dr. Duarte tomo su chaqueta y corrió hacia el helipuerto.

MIENTRAS TANTO... Joee lucha por reiniciar el sistema de la nave, pero esta no reacciona para nada, así que se coloca su cinturón de seguridad y se prepara para el impacto.

Escucho hablar a su prisionero —¡Eres un idiota! Ahora morirás con el impacto y yo probablemente sobreviva. Jajaja. A ver si eres tan fuerte, niño Santiano.— Riendo y burlandose por la situacion

—¿En serio? Porque no veo que tengas un cinturón y estas metido en una jaula. Además ya estas muy mal herido.

Tan pronto la nave se acercó a la tierra empezó a fallar y a caer en dirección a la tierra. Sin escudos, sin armas y fuera de control, la nave empezó a caer libremente dando vueltas y destrozándose en pedazos.

El daño llegó hasta la parte trasera de la nave donde se encontraba la bodega donde guardaban en pequeñas cápsulas todas las criaturas que Joee y sus amigos habían capturado. La bóveda se rompió y las cápsulas salieron dispersas en el mar caribe. 53 criaturas dentro de sus cápsulas cayeron a la Tierra.

—¿Que rayos es eso? —Mirando la nave de Joee— parece un satélite o un avión del ejército.

BUUUMMMM —— La nave se estrelló a 500 metros de Evans y su familia.

—¡¡¡Hay que ir a ver!!!

—Mejor llamemos a emergencias y no nos acerquemos

—Podría haber sobrevivientes y morirán cuando lleguen a rescatarlos. Llama a emergencias y esperen aquí mientras yo voy a ver que pasa.

Con valentia, Evans trata de llegar a la nave lo más rápido posible en busca de algún sobreviviente.

—Hola ¿Hay alguien aquí? Hooolaaa.

Entra a la nave para explorar.

—Que rayos es esto. Es como una nave de películas o algo asi.

Mira a los lados sorprendido de lo que había encontrado pero no se ve mucho por el humo y el polvo que produjo el choque y de repente en el fondo vio este animal que a su vista parecía un oso, un lobo gigante, un hombre lobo o algún gorila mutante, sea lo que sea no es humano, no es de la tierra y es espantoso.

Se trataba de Kytilop, el fiel compañero del prisionero Iroshavni. Un monstruo enorme que a simple vista podríamos pensar que es un hombre lobo pero en realidad es algo peor y ahora acaba de escapar de su jaula medio rota.

—Santos cielos. ¿Es una broma?

Sale corriendo a toda prisa a avisar a los demás.

—¡¡¡Corran!!! ¡¡¡Corran!!!

— Mamá ¿Que está diciendo tío?

—Creo que dice que corramos, pero ¿Por que?

—No se queden ahi. Corraaaaannn.—iba gritando Evans mientras corria asustado.

De repente Tina y Alex ven esta cosa que corre sobre sus cuatro patas detrás de Evans y empiezan a correr.

—Ahhhh ¿qué rayos es eso? ¿Que hiciste Evans?

Corrieron lo más rápido que pudieron pero Kytilop es demasiado rápido. Es una criatura veloz y fuerte, con garras que cortan árboles y colmillos grandes y filosos como espada.

De repente estan acorralados contra algunas rocas y Evans decide distraer al Kytilop para que los demás escapen.

—Tranquilos. No se muevan.— Dijo Evans asustado sabiendo que la muerte estaba cerca pero aun asi mantenia la calma para no asustar a Alex y Tina.

—Vamos a morir.... o por Dios...

Tina y Alex lloraban asustados mientras Evans trata de interponerse entre ellos y Kytilop con sus brazos abiertos como una muralla humana. Mira a la bestia a los ojos y parece que hay fuego en sus ojos. Sus ojos son aterradores y su aliento huele a carne podrida.

Ambos se observan... Evans esperando un momento para huir o morir y Kytilop estudiando su presa y saboreando su olor.

Fueron los 20 segundos más largos de la vida de Evans, Tina y Alex.

Lentamente caminan hacia atrás con esperanza de escapar mientras Kytilop avanza lentamente hacia el frente agachando sus patas como hacen todas las fieras cuando se preparan para atacar.

Evans dice susurrando: —Cuando el salte ustedes correrán rápidamente sin mirar hacia atrás. No se detengan y no volteen.

Es el momento decisivo y todos incluyendo a Kytilop se mantienen en silencio como reverenciando el momento, pero Kytilop no resistió más y saltó sobre ellos....

—Ahora, corran!!!

Kytilop mordió a Evans por un brazo y lo sacude de un lado a otro para desprenderlo cuando de repente alguien golpea a Kytilop con un puñetazo cargado de electricidad, se escuchó como el choque de dos cables eléctricos de alto voltaje. Son Franck Sanchez y Raymond Mella. Compañeros y amigos del Dr. Duarte que intervienen en el momento justo.

Mella ataca con una rafaga de balas que salen desde su brazo robótico equipado con armas de distintos calibres, mientras Sanchez sujeta a Kytilop por el cuello con sus brazos metálicos que liberan una poderosa descarga eléctrica.

—Suban al helicoptero. ¡Rapido! ¡Rapido! ¿Que esperan?— El Dr. Duarte aparecio en su helicóptero y lanza una escalera de cuerdas para rescatar a los demás pero el rescate no se puede realizar por completo en medio del combate.

Kytilop se libero de Sánchez y con sus garras destrozo uno de sus brazos. Mella ataca fuertemente con un brazo en forma de arma pero sus disparos no funcionan. Kytilop sana muy rápido y las balas apenas atraviesan su piel.

Con kytilop enfurecido no hay esperanzas para los héroes rescatistas. De repente una luz cubre todo y se ve como un rayo pasa entre todos y golpea a kytilop lanzándolo unos 50 metros y destruyendo los árboles a su paso.

La luz desaparece lentamente dejando a todos medio segados y logra verse en una pequeña roca y brillando con el sol, la silueta de un sujeto de altura promedio, como de 1.70 metros, con músculos pronunciados aunque no era un fortachón musculoso. Era Joee que con sus últimas fuerzas hizo un último ataque lanzando un rayo de energía desde el centro de su pecho y luego cayó desmayado y sin fuerzas.

—No se queden ahí mirando. Suban y traigan al herido y también a ese otro del rayo.—Apurado insistia el doctor.

—No parece humano mira su tono de piel gris y estoy seguro que ese rayo vino de su pecho.—replico Sanchez

—No se de que lado esta pero no parece amigo de esa cosa que nos ataco. Subanlo.

Kytilop se puso en pie sacudiendo la cabeza y un poco aturdido por el impacto del rayo. Se enfoco nuevamente en sus presas y cuando se disponia a volver al ataque se detuvo y miro hacia atrás. Levanto la cabeza como si escuchara algo y olfateo un poco el aire. En unos segundos salio corriendo alejándose de nuestros héroes pero no sin detenerse y mirar a Evans herido. Lo miró como si dijera... —"No he terminado contigo. Nos volveremos a ver".

Así se marchó adentrándose en el bosque.

Nuestros héroes en el helicóptero ven como Kytilop se aleja y se preguntan... "¿Adonde va? ¿Que hizo que se detuviera de su ataque?...

Desde el otro lado de la montaña están llegando patrullas y ambulancias que se disponen a atender la emergencia sin saber lo que se encontraran. Algunos helicópteros del ejército dirijidos por el Teniente Garcia llegaron y exploran el área luego de que nuestros amigos se marcharan.

—Quiero un cerco en toda esta área — Señalando al rededor de la zona de impacto —Un equipo buscará por tierra y otro por aire.

—¿Que buscamos señor?

—Cualquier cosa que crean que no deberia estar aqui.—Nadie debe acercarse a la nave hasta que yo lo diga. —Fue la orden de Garcia para iniciar la operacion.

Y así se apoderaron del terreno y la nave para estudiarla y ver de qué se trataba. Algunos pensaban que podría ser de los japoneses o los americanos y que la usaban para espiar a los países pequeños y otros pensaban que era una nave extraterrestre y que algún monstruo se encontraba acechando para matarlos a todos. Algo típico de las películas.

Ya eran las 8:00 de la noche o las 20:00 horas en algunos países y lejos de ahí. En el almacén de un molino de arroz que ya estaba cerrado Kytilop e Iroshavni observan las luces de las patrullas y de los helicópteros que rodean el área en busca de cualquier cosa extraña para ellos.

—tranquilo viejo amigo. Este Santiano novato nos ha regalado un nuevo planeta para conquistar, solo debemos esperar en la oscuridad y avanzar poco a poco, luego podrás divertirte como quieras.—mientras acariciaba el lomo de Kytilop en la oscuridad de la noche

16 de Maio de 2020 às 14:59 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas

Mais histórias

(A)manhã (A)manhã
Noite Escura - Série Coração Dekassegui Noite Escura - Série...
Manoela e o peixe Manoela e o peixe