sergiosaavedra Sergio Saavedra

Ah, Laura, mi querida Laura. ¡Puta madre contigo, Laura! Te extraño tanto. Extraño tus besos y caricias. Pero te la pasabas chingando. Hay días en los que ni yo mismo me aguanto y pienso en ti, en tu bonita sonrisa. Lástima que en realidad fueras una hija de puta. Me encantaba tu sonrisa. ¿Sabes? Volví a comenzar mi vida. Me costó trabajo, mucho trabajo. Me lastimaste mucho, incluso casi creí que no lo merecía. Pero estoy seguro que lo que te pasó, tú te lo buscaste. De eso no tengo duda.

#horror #terror #feminicidio
  20 de Junho de 2019 às 18:51
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções