wereyes Waldo Reyes

Los siete estaban en la entrada. Maddy fue al altar, donde permanecía Jefferson atado.―¡La oveja negra nos salvará!―Atravesó el pecho del senador con un candelabro. La sangre proveniente de el entró por los ojos de ella, y luego salió por su boca, en forma de una telaraña de arterias filosas que destrozó las cabezas del teniente, el juez, la viuda, el contador, el cantante, el mafioso y el guardaespaldas.—¡Vengan a mí! Los órganos trasplantados saltaron de los cuerpos y se arrastraron al altar.

#theauthorscup #themicrostoryller #horror
  20 de Maio de 2019 às 20:50
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções