baltazarruiz154 Baltazar Ruiz

El sótano me provocaba mucho miedo, pese a que nunca estuve dentro. La puerta era blanca y desgastada; solía ver hacia el interior por la cerradura, había una mesa con frascos pequeños y una silla que cambiaba de posición de vez en cuando. Dejé fisgonear el día que ví unos ojos rojo del otro lado. Hablé de eso con mamá muchos años después y me trajo al sótano, se trataba en realidad de un armario muy pequeño. Al ver por la cerradura, los ojos rojos seguía ahí, viéndome, esperándome, iracundos.

  1 week ago
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções