wereyes Waldo Reyes

Belisarius y Jodie abrieron las puertas del templo. Los órganos trasplantados entraron en el cuerpo del sacrificado. En el Altar, Matson volvió a la vida... ciego. ―Eres mis ojos ―le dijo a Maddy. Se los sacó para ponerlos en sus cuencas vacías y le arrancó la cabeza. Los detectives miraban espantados. En el piso se abrió un abismo de lava y fuego del que salió una mano gigante que agarró a Miles. ―Hijo… se acabó el recreo. ―Se lo llevó al infierno del cual nunca debió haber salido… a jugar.

#horror #themicrostoryller #TheAuthorCup
  19 de Maio de 2019 às 21:10
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções