oneidabru Oneida Bru

Matías empezó a contar apoyando las manos contra la pared y cerrando los ojos. “Uno, dos, tres, cuatro...” Entre grititos y risas nerviosas, los niños buscaban el escondite idóneo para no ser encontrados. “Treinta y seis, treinta y siete, treinta y ocho...” Temblaban por los nervios, ya casi estaba. Tenían que permanecer en silencio. “Noventa y ocho, noventa y nueve y, ¡cien!” Esperaron tanto que se les durmieron los pies. Salieron y se encontraron todos en el centro. Todos menos Matías.

#horror #miedo #terror
  22 de Abril de 2019 às 10:03
AA Compartilhar

Comentar algo

0 Comentários
Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!

Mais microficções