Blog del Escritor Seguir blog

blog Jackie Inkspired Blogger Aquí encontrarás todos los consejos que necesites para finalmente empezar tu historia. Además, tendrás constantes tips para motivarte y pulir tus libros digitales, y así ganar más seguidores y fieles lectores. :)

#blog-tipsparaescribir
Doar para este autor
85.5mil
100.0mil VISUALIZAÇÕES
AA Compartilhar

Narrativa épica

La narrativa épica es sin duda uno de los géneros literarios más conocidos. Fácilmente reconocida por narrar los sucesos “legendarios” y por lo general ficticios de sus protagonistas, siendo estos por lo general (autoproclamados) héroes o dioses. Ejemplos de estas son varios, pasando desde los mitos clásicos de distintas culturas hasta la recreación del deformado subconsciente de su narrador u intérprete. Para abarcar de manera mas amplia este género, es necesario retomar los distintos géneros en los cuales este se divide.


Las Epopeyas

Empecemos por la mas antiguo de todas, la epopeya. Este genero se remonta a la época antigua, momento en el cual se narraban las hazañas y viajes que realizaban los dioses de dichas tierras. Eran utilizadas de forma tal que pudiese adjudicar las maravillas de su entorno a dichos protagonistas llenos de poder y misterio.

Ejemplos de este tenemos vario: Los poemas homéricos, el poema de Gilgamesh, o El libro de los Reyes.


El Cantar de Gesta

Adelantándonos en el tiempo hasta la edad media, tenemos al Cantar de Gesta. Este género retoma las ideas de la Epopeya clásica pero orientando el protagonismo de la historia a personajes humanos asociados al mundo anteriormente creado por aquellos dioses todo poderosos. Los protagonistas de estas historias eran por lo general calificados bajo el nombre de “HEROES”, adjetivo que a su vez difiere mucho con la idea de un personaje heroico que se tiene en la actualidad.

Para ejemplos tenemos: Cantar de los Nibelungos, Los sajones el Beowulf, y por supuesto, historias en torno al mas que conocido Rey Arturo.


Romance

Dejando de lado las fantasías mitológicas, el genero de Romance nos transporta a un universo mágico y maravilloso. Es una narrativa más inocente que el resto puesto que su encanto no está orientado a la acción, sino más bien a un ambiente mucho más tranquilo y simple.

Ejemplos: Roman de la Rose, Roman de Troie.


Poema Épico

El poema épico es una recreación del subgénero Epopeya pero adaptada al estilo de escritura moderno. Originalmente, este arquetipo era narrado de forma oral bajo el acompañamiento musical de algún tercero, pero con el pasar del tiempo comenzó a adaptarse al ambiente escrito. Ejemplos varios podrían ser: El Paraíso Perdido (John Milton), Canto General (Pablo Neruda).


Leyenda

La leyenda es una narración popular (natural o sobrenatural), por lo general utilizando elementos culturales de la persona que la escribe. A diferencia de los demás, este modelo de género puede encontrarse en multitud de medios mas allá de la escritura, y como tal, cuenta con una enorme cantidad de ejemplos tales como: El árbol de sal (Argentina), La Llorona (México) o La cruz del diablo (España).


Mito

Por otro lado, y a diferencia de la Leyenda, el mito es una narración corta que explica los personajes narrados en otras historias (He aquí su conexión con los anteriores subgéneros). El mito nos ofrece una cantidad muy basta de ejemplos, tales como: Pandora (Mitología Griega), los elfos (Nórdica) y las bestias divinas (China).

15 de Setembro de 2020 às 00:00 3 Denunciar Insira Financie esta história 19
~

La credibilidad de el personaje

Una de la cosas que como lectora no me gusta, es que al leer historias me encuentro con personajes totalmente falsos. Cuando un lector lee alguna historia lo que más ayuda a que este siga leyendo (además de la buena trama) son los personajes bien desarrollados.


Nadie que sepa de buena lectura va a disfrutar de un personaje que era un bobo al inicio de la historia y de la nada es un magnate con modales y bueno en la cama de un capítulo para otro. Y si los escritores novatos creen que eso atrae, no lo hace en absoluto. Por ello les daré unos tips que sin duda les ayudará con la creación de sus personajes para que estos sean convincentes.


  • Crea fichas de personajes. Parece ser una de las cosas que menos disfruta hacer un escritor, sin embargo, es sumamente necesaria para mantenerte en la piel de tus personajes. Si has descrito que el personaje tiene ojos castaños y al final resulta que ella se enamoró de sus ojos verdes, estamos haciendo algo mal. O bien, si el personaje tiene una personalidad colérica y otro de ellos la tiene melancólica y en un capitulo termina uno hablando como melancólico y el otro como colérico, entonces también hay una falla aquí. Busca una plantilla de fichas de personaje o solicita la nuestra en el mensaje directo del perfil de embajadores en Instagram.


  • Busca los tipos de personalidades y sus características en internet. Una de las cosas que ayuda mucho a la hora de crear personajes es conocer la personalidad de este. Es imposible que describas una chica carismática y de buen corazón y que de repente tiene episodios de enojo explosivo, a menos claro, que se trate de un personaje con un trastorno psicológico. Si no es el caso, es necesario que te apegues y juegues con la personalidad de tus personajes para que sean lo más fidedignos posibles a la realidad.


  • Realidad contra ficción. Una de las cosas que mas pasan mientras se escribe un libro es querer volver lo imposible en posible. Como por ejemplo, Grey. Tomo esto como referencia ya que es una de las historias que menos me he creído en mi vida. Si bien, no deja de ser una ficción para nada se llega a sentir identificado uno con los personajes. A menos, que seas un millonario de veintisiete años con un pasado oscuro que resuelve sus problemas existenciales con sexo. Si no es así, estas muy lejos de ser el tipo de hombre que millones de personas en el mundo idealizan platónicamente. Y aunque esto se vende está muy lejos de ser algo real, y por ello es causó sensación en su momento. La idea de lograr a conocer una persona así es una en millones.


El acierto aquí fue el hecho de que los problemas de el protagonista eran reales, miles de personas quedan huérfanas por diferentes causas, miles de personas son abusadas de varias formas en sus vidas y llegan a crecer con traumas, esto es lo que hace que el personaje se sienta realista aun cuando sea en un personaje pequeño. Busquemos esto para los nuestros.

  • Nombres anglosajones. Si tu historia no está siendo ambientada en un país anglosajón, por favor ten cuidado con el nombre que le pones a tus personajes. Limítate a ponerle un nombre dependiendo la zona elegida para desarrollar tu historia, o bien dale un respaldo. Por ejemplo: Tu personaje se llama Anthony pero vive en un pueblito llamado Tamandaro en México y sus familiares son originarios de tal lugar. El nombre se vuelve un tanto incongruente, a menos que la razón por al que se llame así sea porque sus padres eran fans de el personaje de John Travolta en Fiebre de sábado por la noche, Anthony Manero. Entonces tenemos un sustento para que se llame así, o bien, porque alguno de sus padres es originario de algún país extranjero o porque les gustó. Siempre, hay que dar un sustento para que tu personaje tenga congruencia.


  • La vida de tus personajes. Has de sus acciones algo que no se les olvide a los lectores. En Violet & Finch, tenemos al vida de un joven con fuertes problemas emocionales que ayuda a una chica a salir de los suyos. Podría ser algo incongruente que alguien que no tiene ganas de vivir ayude a otra persona con ese mismo problema. Siendo esta la premisa principal tenemos el desarrollo de los personajes que hacen que puedas comprender a la persona más allá de un problema psicológico, de manera que cuando se suicida logras comprender el porque y hasta sientes empatía por él. De igual forma tenemos un gran acierto en las acciones de Finch y es el hecho de los Post It, este es un detalle que hace que el personaje tenga un plus y a su vez algo peculiar que atrae de su vida. Añadir esas peculiaridades a los personajes los hacen únicos y atrapan a los lectores.


  • Las descripciones y desarrollo del personaje. Una vez más recurriremos a las fichas de personajes, esta es una gran herramienta que te ayudará para no perderte en las características físicas, sociales, emocionales y laborales de ellos. Esto te va a servir para que lo desarrolles a lo largo de la historia. Si al inicio de la historia el personaje principal es una persona con temores de triunfar, pero en el desarrollo podemos ver como va a aprendiendo a salir y vencer dichos temores de tal manera en el desenlace podemos ver a un hombre exitoso. De esta manera no dejemos que nuestros personajes pasen al olvido y se queden estancados, todos deben evolucionar, crecer, sea para bien o para mal. Esto lo defines tú.

Por el momento es todo, y espero que les sirva. Recuerden jugar con sus personajes y divertirse al crearlos, hagan que se vuelvan inolvidables.


Text original por: Ginya Les (@ginyales)

31 de Agosto de 2020 às 00:11 2 Denunciar Insira Financie esta história 43
~

Cuándo y cómo terminar una historia

Generalmente cuando estamos en la recta final de una historia podemos tener una idea de cómo debe terminar. O quizás fue conociendo ese desenlace que comenzaste la historia. DE una o cualquier forma te dejo aquí unos puntos que no debes dejar por alto al escribirlo.

  • Un final consiste no solamente de un capítulo, un final comienza su trayecto desde que comienzas a escribir la historia. Para que este sea consistente, no olvides la esencia con la que la comenzaste, es clave a la hora de que los lectores la lean. Si tu historia es dramática no olvides darle ese toque al final. Aun cuando el género manejado sea romance, añádele ese dramatismo que la caracterizó desde el inicio.


  • La historia debe comenzar su final luego del clímax. Ten en cuenta que el clímax de una historia es el punto más alto de esta, en donde los protagonistas se encuentran en su mejor o peor momento, ya sea que es cuando disfrutan el tiempo con su ser amado o cuando son perseguidos a todo furor por un asesino serial. Luego de esto, es cuando comienza el descenso de la trama, todo debe comenzar a concluir para que tengas un final consistente con la trama.


  • Cierra todos los cabos sueltos. Si mientras escribías añadiste que el protagonista no podía alejar de su vista algún viejo reloj, pero al final el reloj ya no se volvió a mencionar, entonces este aspecto se vuelve innecesario. Sin embargo, si dicho reloj cumplía la misión de atrasar el tiempo por dos minutos pero en realidad nunca se usó, también se vuelve irrelevante. Pero, si al final dicho aparato es lo que sirve para que el protagonista cumpla su misión, entonces, has cerrado ese hilo de la trama. Lo mismo aplica para todos los géneros.


  • No hagas un final para satisfacer a tus lectores. La mayoría de los lectores quieren un final de cuento de hadas, (dije la mayoría, hay sus excepciones pero este no es el caso). Si tu deseas que al final de tu historia de horror la protagonista salga con vida, adelante. Pero, si deseas que muera, hazlo. No te preocupes por la presión de los lectores, esta siempre va a estar ahí. Si tu quieres que tus locos enamorados no queden al final juntos, escríbelo. Pero no olvides ser coherente con el final que les darás, tus personajes te estarán agradecidos.


  • Tener consistencia y coherencia. Si uno de los conflictos del personaje en tu historia dramática era que no se aceptaba como tal y fue así durante toda la novela, por favor, no pongas un final en donde él o ella con solo una frase cambió de vida. Es un fatal error que muchos comenten y hacen que la historia se vuelva incoherente. Algo que encanta a los lectores, es que estas sean realistas en cuanto a la forma de vivir se trata, se quieren sentir identificados y es por ello que debes escribir ese proceso a lo largo de tu historia. ¡No de sopetón!


  • Escribe el final que merece tu historia. Si algo con lo que me he encontrado al escribir los finales, es que si no me hace suspirar el final, para mí no sirve. Debe hacerme sentir emoción, alegría, calma, euforia, temor, alegría; En otras palabras, debe emocionarme. Si a mí como escritora no me emociona, lo descarto.


  • Ten siempre lectores beta. Créeme cuando te diga que si ayuda, hace poco terminé mi cuarta historia y el final no me satisfacía en absoluto. Hasta yo lo sentía forzado. Así que le pedí a mi esposo que lo leyera y me diera su opinión, y la respuesta fue: Creo que le falta algo. Ese algo me llevó dos semanas averiguarlo, y para confirmar mis sospechas pedí lectores beta para todos los últimos capítulos de la historia, la respuesta: No nos convence. Así que no tengan miedo de mostrar lo que escriben, siempre es necesario conocer segundas opiniones para darle ese final digno a la obra que tanto trabajó nos lleva escribir.

Espero que estos pequeños consejos les sirva y que puedan encontrar ese desenlace que tanto buscan.


Text original por: Ginya Les (@ginyales)

25 de Agosto de 2020 às 22:39 3 Denunciar Insira Financie esta história 37
~

¿Cuánto tiempo le dedicas a tu escritura?

Escribir es el arte de plasmar en palabras las ideas que nacen en nuestra mente y que discurren a través de nuestros dedos, ya sea para asentarlas en un cuaderno o en un documento digital, a su vez, la idea va cargada de emociones que nacen desde nuestro corazón.


Y aunque parezca fácil de decir, llegar a concretar una historia necesita más elementos que solo inspiración, se necesita aprendizaje, dedicación y sobre todo: tiempo.


Todos queremos la satisfacción de una novela terminada y con muchos lectores, sin embargo, pocos se enfocan en el proceso para llegar a ese resultado.


Escribir tu novela o relato te tomará todo el tiempo que sea necesario, y aquel que estés dispuesto a brindarle, ni más ni menos.


¿Cuánto tiempo le dedicas por día a escribir la novela?

Si no lo sabes, no importa, a través de las siguientes líneas trataremos de darte algunos consejos que te ayuden a ordenar tu día de modo que puedas darle un espacio permanente a tu gusto por la escritura.


Para un escritor el tiempo es oro, muchos escritores famosos confiesan dedicarle demasiado tiempo a la escritura; al punto de desconectarse de la realidad. De allí que exista la concepción de que los escritores son seres que aman la soledad, lo que puede ser cierto en algunos casos, pero en otros, solo se trata de encontrar el equilibrio entre el tiempo para escribir y el tiempo para compartir con tus allegados.


Stephen King en reiteradas oportunidades ha comentado a la prensa que tiene como hábito o meta escribir 3.000 palabras diarias, no necesariamente de la misma historia o con el mismo hilo argumentativo, pero como sabemos, le ha servido muy bien esa forma de hacer las cosas.


¿Eres un escritor lento, constante y preciso, o uno rápido y furioso?

No todos somos Stephen, así que si en lugar de 3.000 solo escribes unas 500 diarias o quizá solo unas 1.000 palabras en toda la semana, no te desanimes ni estreses, todos tenemos nuestros propios procesos. El tiempo que dediques a tus escritos va a depender de muchísimos factores, como la salud, el trabajo, los niños en caso de las personas con familia, etc.


Así mismo lo que decidas escribir también marca un hito a la hora de establecer tus prioridades y tú tiempo. Si eres un escritor de cuentos, microrrelatos o historias cortas, quizá no necesites tanto tiempo para llevarlas al papel, o incluso puede que en corto tiempo logres escribir muchas historias. Pero si eres un escritor de mucho worlbuilding y de novelas largas, entonces si deberás fijarte metas para poder terminar tus escritos en un tiempo no tan lejano.


Algunas personas dejan su escritura en manos de la inspiración; ese ser mágico que llega de sopetón y trastoca cada fibra obligándonos a escribir. No obstante, si las ocupaciones del día a día evitan que esa descarga de imaginación sea desarrollada, solo la frustración se queda en casa para hacernos compañía.


Si hasta ahora no tienes un hábito de escritura, es buen momento para que te fijes uno, empieza con pocas palabras diarias y ve en aumento progresivamente, al principio te costará un poco, pero luego será algo muy natural escribir con fluidez y te evitará la dependencia de la escritura a los esporádicos momentos de inspiración.


Como ya lo hemos mencionado, no tienes que obligarte a seguir un hilo argumental o escribir solo de una misma historia, deja que la escritura fluya a través de pequeños disparadores, dedícale tiempo a las fichas de tus personajes, a la escaleta, a la sinopsis de cada capítulo y en general a los detalles que dejarán huella en las mentes de tus ávidos lectores.


Recuerda que, la idea de una escritura constante no debe ser un motivo de presión, sino un hábito saludable y progresivo, de manera que ni tienes que forzarte a escribir una historia perfecta o sin errores ortográficos, mucho menos una worldbuilding súper estructurado o que los tiempos de la historia encajen a la perfección como las piezas de un puzzle.


Olvídate de la perfección y solo escribe, ya luego tendrás tiempo para ordenar las ideas, pulir trama e incluso para dejar aquellas pistas necesarias que le den mayor impacto a las escenas, la descripción de los sucesos y las fechas en las que ocurrieron.


La escritura tiene que ser voluntaria y divertida, no te preocupes sobre si la idea es buena o mala, realmente todos nos auto-saboteamos con eso a diario, lo único que importa es que lo hagas tu historia realidad, y ya una vez planteada, los pincelazos finales serán una tarea más fácil. Tómate tu tiempo y ve paso a paso. Lo más importante es, que no te presiones personalmente con las manecillas del reloj. Eso sólo te hará correr en tu desarrollo y es poco probable que así escribas tu novela de forma adecuada o con todos los detalles necesarios.


Disfruta el proceso. Escribe todas las veces que pueda, y sea muy productivo durante las horas que tienes dispuesto para ello. Recuerda que la escritura es una pasión y no una obligación.

5 de Agosto de 2020 às 13:45 0 Denunciar Insira Financie esta história 15
~
Leia mais Página inicial 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19