My Blog: where lose ends come together Seguir blog

teresa-sadras Teresa Sadras "My Blog: where lose ends come together". Ideal for all those fluent in Spanglish, or those who like the unexpected.
História Não Verificada

##myblog
My Blog: where lose ends come together
0
13.3mil VISUALIZAÇÕES
AA Compartilhar

A day like any other

You wake up in the middle of the night smothered by a heart-wrenching sensation of nostalgia. You miss them more than you thought possible. You miss the life you had, the life you could have had if you’d stayed together. You suddenly have a strange longing to have them in your arms again. You stare at the imaginary warm dent in the bed next to you, a dent which has long disappeared. A dent which has occasionally being filled by scrambling strangers that never made it in to your radar.

It hits you one morning, when you are innocently walking down the street, it is a day like any other, and you have gotten on with your life. But out of no where you have an insatiable craving for that Green Thai Curry from your favourite local restaurant. A tangible smell of cologne from a passing stranger, reminds you of the one they wore when you first met. And you are taken back by that song on the radio you thought they didn’t play any more, but today, in that suburb café, they did. And just as suddenly as these feelings appear, they are gone again. And your feet are back on the ground. You remember that a long time has passed, the months have left a mark on your calendar. You feel like you are finally ready to let someone else in. You want to feel that earth rattling love again, and you know it will be risky, but you think it is worth it. The part of your heart that feels like you sent off to a battlefield, has slowly healed, although you both know it will never beat quite the same way. And you have come to accept that the ones you have loved in the past, will never fully leave you, and maybe that is Ok. You get yourself out of bed, and you hear a quite whisper in the back of your head telling you ‘That is life, my friend. That is life.’

10 de Fevereiro de 2017 às 20:35 0 Denunciar Insira 0
~

Cuba Libre

Hace cinco días que estoy en la Habana. Se me cruza por la cabeza la película franca-española “7 días en la Habana”, la cual mi papa me recomendó que viera antes de embarcar en mi viaje. La filmación va desenvolviendo las historias de distintos personajes al transcurrir la semana, uno por día. Te encuentras envuelto en cada uno de los siete relatos que termina al llegar la noche, y tiene muy poca relación con el anterior; aunque se conectan de alguna manera en presentarse en lugares clásicos de la ciudad.

Llegue a Cuba el 30 de Marzo, en un estado enfermizo, promovido por algo improcedente que consumí en México en los días anteriores. Los primeros días sintieron algo como escenas de la película. Pase horas caminando las calles de la ciudad bajo el perseverante calor del caribe. Entre y salí de museos y de cafés. Me perdí por largos plazos de tiempo, solo para emerger en un barcito insólito retumbando con los cautivantes sonidos de un conjunto de música local. En las tardes dormía, ceñida de sueños de amigos de la infancia y ex-novios. Entre la fiebre, y la mente extraviada comí muy poco en esos días, y mis cenas consistían mas que nada en alguna bebida abarcando algúna especie de rum.

En la tarde del quinto día caminando nuevamente por las calles de viejo Habana, con el copo de sudor en la frente, al cual ya me había acostumbrado, sentí que se me aclaraba la mente. El malestar que me había plagado durante la ultima semana, se fue tan repentinamente como había llegado.

Me quedo quieta por un tiempo, mirando alrededor mío con ojos nuevos. Veo los colores individuales que definen al Hotel Inglaterra en la esquina de la Plaza Central, miro pasar a la gente local, sintiendo que conozco sus personalidades, sus olores y sus acentos. Empiezo a caminar lentamente, y de alguna manera fortuita se exactamente cuando puedo mirar a mi alrededor, y cuando tengo que prestar atención al piso para no tropezarme en una baldoza desgajada, como si siempre hubiese vivido en esta ciudad. La incertidumbre que sentí en mis primeros días se había desvanecido, y me sentí llena de familiaridad y parte de las calles. Cierro momentariamente los ojos, y siento el pulso efervescente de un ritmo de salsa, que suena ya constante detrás de mis parpados. Respiro profundo, y sonrio. Estoy en Cuba, libre. 

20 de Janeiro de 2017 às 04:43 0 Denunciar Insira 0
~

La Flor

No lo puedo creer. Le di todo el amor que tenia, y me sorprendi a mi misma con mi capacidad de ver su belleza crecer bajo mi inexperta atencion y paciencia. No pense que yo era capaz de eso, nunca fui muy buena con estas cosas. Luego llego el invierno, y podria decir que la descuide. Tristemente me despedi de ella, y segui adelante con mi vida, agradecida de su presencia durante los meses de verano, y la alegria que me trajo en aquellos dias. Pense que era el final, que no la volveria a ver. Pero hoy, casi un año mas tarde, amanecio un dia soleado. Me asome a mi jardin, y ahi estaba. Como si nunca se hubiera ido.

20 de Janeiro de 2017 às 04:44 0 Denunciar Insira 0
~