jeissonn26 jeisson alvarez

Richard Saussure es un asesino. También es un policía retirado tempranamente de su carrera dentro de la fuerza, con la persistente reputación de nunca abandonar un caso sin resolver. Y ahora que un nuevo y extraño caso llega a su puerta, Richard Saussure también tendrá que adquirir la habilidad de resolver misterios paranormales.


Horreur Littérature monstre Tout public.

#239 #378 #402 #245
0
1.6mille VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

El descubrimiento

Era un 13 de Abril estaba lloviznando, por lo que ajusté mi sombrero y el impermeable antes de tocar el timbre. El clima hacía juego con el paisaje. Una planta trepadora entrelazaba sus ramas hacia arriba, cubriendo las paredes de la mansión eduardiana casi hasta la cima. El invierno se había llevado a las hojas con él, y el color los siguió de cerca no mucho después. Todo lo que quedaba era una alfombra de ramas verticales que intentaba devorar la casa con un frío abrazo. Este castillo tenía dos gruesas torres vigilando sus robustos flancos, como muletas que le permitían elevarse sobre el aplanado reino que regía.

Toda la construcción era de color gris, haciendo juego con el desvanecido marrón de los alrededores. Era un páramo vacío de maternidad, un mar de muerte por donde quiera que mirara, como si la vida hubiese escapado de ese pedazo de tierra siglos atrás. Aquella pila de ladrillos exhaustos y articulaciones cilíndricas era lo único que podía ver. No había otros edificios o construcciones. Sin árboles. Sin jardín. No había lagos u otro tipo de agua, a excepción de la que mojaba mi abrigo. Parecía que la tierra había decidido dejar de respirar en ese espacio en particular.

Ya olvidé cuánto tiempo me llevó manejar desde el portón de entrada hasta la casa. Dicho portón se encontraba conformado por barras de hierro grueso, algunos rizos aquí y allá, pero nada demasiado recargado. Estas personas eran dinero viejo, ya no tenían nada que demostrar. Una rica austeridad transpiraba de todo el lugar.

El timbre sonó casi mecánico, rompiendo el nublado silencio con su pico agudo. Esperé. Y esperé. Y esperé. El mutismo se enmendó donde fue desgarrado, como si nada hubiese pasado. ¿Tal vez había llegado al lugar equivocado? Seguí las instrucciones que me habían dado. Estaba comenzando a pensar que la vida humana se había escapado del interior de aquellas paredes también. Todo el lugar hacía equilibrio sobre la cuerda floja entre la vida y la muerte, inclinándose hacia la última más y más con cada paso. Tal vez mi esperanza debía morir allí también.

Mientras caminaba hacia mi vehículo (después de pulsar el timbre por tercera vez) un repentino soplo de aire fétido me tomó por la nariz, llamando mi atención, y se negaba a dejarla ir. La puerta había sido abierta por un cuerpo dentro de una librea. Era posible que yo estuviera influenciado por el entorno, pero mi instinto me decía que aquel hombre pertenecía a ese lugar.

Resultó ser que eso tenía pulso. Apenas, como todo lo demás en aquel lugar olvidado.

—¿Con prisa, señor? —me preguntó una voz arrugada, proveniente de una cara aún más arrugada.

Aquella piel contaba con tantos surcos impresos en ella, que cualquier línea de expresión se perdía por completo para el ojo humano. La máxima paradoja: había tanta expresión en su rostro que no tenía expresión definitiva. «Demasiado de algo puede ser malo» pensé para mis adentros. Más tarde entendería cuánta verdad contenía mi azarosa afirmación.

—Creo que Lord Hurlingthon lo está esperando, ¿señor...?

—Saussure. Richard Saussure —contesté mientras corría dentro de la casa. La lluvia era cada vez más intensa.

—Por aquí, por favor —dijo el mayordomo, moviéndose a un lado y mostrándome el camino hacia las escaleras.

El interior de la mansión me quitó el aliento. La sala de estar en la que entré tenía unas dimensiones tan increíbles que me hicieron olvidar que me encontraba bajo techo. Era curioso como el cielo oscuro bajo el que había estado terminó siendo más pesado que el cielo raso sobre mi cabeza. El aire libre con su terca soledad terminaba siendo mucho más opresivo.

Dentro de la casa, la falta de austeridad era la regla. El festival generoso de muebles lujosos y texturas exquisitas infundió en mi cuerpo toda la vida que había perdido afuera. Las alfombras y los tapizados, las cortinas, los candelabros, la chimenea ardiendo con exuberancia, las pinturas y esculturas… todo había sido creado para dar un pomposo abrazo que calentaría hasta la habitación más fría de cualquier corazón. Un abrazo de dinero, claro está, uno humano parecía mucho más difícil de obtener.

—Lo veremos arriba, señor Saussure —dijo el cadáver parlante—. Por favor, no se desvíe al llegar.

Y mientras me preguntaba «¿Arriba de qué?», el mayordomo dio la espalda a mi desconcertado rostro e ingresó en algo que solo puede ser descrito como una jaula para pájaros de gran tamaño. Cuando las puertas se cerraron automáticamente y el sirviente comenzó a despegarse del suelo, comprendí que era un elevador. La escalera se envolvía en torno a este, así que corrí hacia arriba, observándolo todo el tiempo. Era la primera vez que veía un ascensor dentro de una casa de familia. Por supuesto, nunca había tratado con una «familia» como esa. Debo admitir que me molestó que el muerto con traje de mono no me llevase con él. Sin embargo, no estaba seguro de querer compartir un ascensor con un hombre así sin tener una ballesta conmigo... en caso que resultase ser un zombie .

Una vez arriba, fui guiado rápidamente hacia otra habitación enorme. Esta parecía más un espacio multifuncional, aunque su objetivo primordial era ser un dormitorio. Una cama de cuatro postes inundada de satén y terciopelo carmesí, con sábanas edulcoradas en encajes, dominaba el fondo de la habitación.

Hacia la derecha, una ventana que ocupaba casi toda la pared, dejaba entrar una mortecina luz gris, generando así una sombra. Alguien, sentado en un sillón y mirando a través de la ventana, era la única persona en el dormitorio. La pared opuesta estaba cubierta de piso a techo por estantes desbordados de libros. Un escritorio con nada sobre él, a excepción de una lámpara perezosa que esperaba desde hacía tiempo ser utilizada, completaba la escena.

—El señor Saussure ha llegado, Lord Hurlingthon.

Noté que lo que en principio creí un asiento común, resultó ser en realidad una silla de ruedas. Sin embargo, la falta de luz no me permitió una visión lo suficientemente detallada como para dibujar un rostro.

—Un placer conocerlo, señor Saussure —la voz de sombra saludó.

Si había pensado que el sonido proveniente del mayordomo era viejo, el nuevo sonido que acababa de entrar a mis oídos estaba más allá de cualquier tipo de reconocimiento. No solo era arrugado, sino que parecía estar cubierto de polvo. Se oía delgado, frágil, e increíblemente inhumano. Tratando de captar oxígeno primero, para luego romperse en miles de astillas cada vez que era liberado en forma de palabras. Estas, a su vez, sonaban como si el material del que estaban fabricadas se quebrase en filosas puntas al ser pronunciadas.

—Un placer conocerte-lo, conocerlo... Lord Hurlingthon —respondí, caminando hacia el hombre y extendiendo mi brazo para estrechar su mano.

Nunca antes había tratado con nobleza. No pensé en su momento que el saludarlo tomando su mano, podía no ser la mejor opción en términos de buenos modales.

—Tendrá que disculparme, señor Saussure, pero no puedo levantar los brazos. Por favor, siéntese. ¿Tal vez Marlon puede ofrecerle una bebida, o un café?

—No, gracias.

Me quité el sombrero al tomar asiento. Fue un milagro que encontrara el sillón, no solo por la falta de luz (problema que fue casi inmediatamente solucionado por «Marlon») sino por la hipnótica imagen delante de mí. Aquel hombre no se parecía a nada que hubiese visto antes.

—Entiendo por su silencio que mi apariencia lo perturba. —Había empezado a murmurar una disculpa, pero él me detuvo—. Está bien, no se preocupe. No he podido mirarme en el espejo desde hace unas cuantas décadas. No sé exactamente cómo se ve mi aspecto externo, pero sé muy bien cómo me siento por dentro… y no es agradable.

Estaba más que acertado en ello. Su presencia era aterradora y fascinante al mismo tiempo, como si su voz se hubiera corporizado. Si Marlon parecía muerto, el cuerpo de Lord Hurlingthon aparentaba estar en pleno proceso de descomposición. Su piel cubierta de arrugas, líneas y surcos, era de un espeluznante azul pálido, a punto de estrechar manos con un verde acuoso. Algunas de las venas estaban tratando de ser rojas, de fingir que albergaban un poco de sangre, pero fracasaban estrepitosamente.

Esa pila de restos humanos semidescompuestos estaba envuelta en un exquisito traje italiano, pero ello no lograba desviar la atención del hecho que se encontraba tan drenado de vida como las tierras que observaba por la ventana. El cabello de Lord Hurlingthon había desaparecido, solo quedaban algunos mechones de pelo amarillento por aquí y por allá, retorciéndose inútilmente sobre la manchada piel que se encargaba de cubrir un cráneo bien definido.

Los brazos caían sin vida a los lados.

Sus ojos habían abandonado su rostro hacía rato. Los globos oculares se mantenían dentro de sus cavidades, sin embargo, estaban cubiertos por un velo de niebla cerúlea que les impedía cumplir su función biológica. Este hombre estaba y no estaba allí al mismo tiempo.

No había manera de refutar la declaración del anciano, así que fui derecho a los negocios.

—Estoy aquí a su servicio, Lord Hurlingthon. ¿Qué es lo que requiere de mí? —Traté de suavizar el borde perturbado de mi voz. Aún no me acostumbraba al panorama inhumano frente a mí.

—Al punto, me gusta que se maneje así, señor Saussure. Nada de tonterías. No tengo tiempo para perder. —«Está en lo cierto acerca de eso» me dije a mí mismo—. En realidad, eso no es del todo correcto. Parece ser que poseo todo el tiempo del mundo para derrochar. Pero en mi estado, como usted seguramente puede apreciar, no lo disfruto en lo absoluto.

Eso me desconcertó. ¿Qué quería decir? Lord Hurlingthon parecía estar a punto de morir en los próximos cinco segundos, si no estaba muerto ya.

—Yo... eh… No estoy seguro de comprenderlo, Lord Hurlingthon.

—Tengo doscientos trece años de edad, señor Saussure.

Una sonrisa comenzó a formarse en mi boca, pero la cara en blanco de los otros hombres en la habitación detuvo el reflejo. El silencio de muerte a mi alrededor parecía aseverar la declaración.

—Eso no puede ser cierto. ¿Está tratando de engañarme? ¿Qué clase de broma enfermiza es esta? —Traté de parecer más indignado que perplejo, que era como realmente me sentía.

—Marlon, por favor entréguele los papeles. No es broma, señor Saussure.

El lacayo se acercó y me entregó un montón de papeles. El primero era un certificado de nacimiento para un tal «Hugh Hurlingthon», hijo de «Lord Frederick» y de «Lady Adora Hurlingthon». La fecha en aquel pedazo de papel amarillento corroboraba la declaración de Lord Hurlingthon, pero eso no hacía que fuera cierto.

—Tiene que haber un error. Es simplemente imposible que usted sea tan viejo. A mis ojos, no hay absolutamente ninguna diferencia entre usted y Marlon.

Una declaración totalmente falsa, pero tenía que decir algo antes de desmayarme, o vomitar sobre la refinada alfombra persa bajo mis pies. ¿Dónde demonios estaban las ballestas de este mundo cuando uno las necesitaba?

—¿Cuántos años tiene usted, Marlon?

Marlon miró a su señor. Lord Hurlingthon hizo un movimiento de cabeza casi imperceptible.

—Cumpliré ochenta y cuatro el noviembre próximo, señor Saussure.

—Bien, entonces ¿qué edad tenía cuando comenzó a trabajar para Lord Hurlingthon?

—He estado al servicio de Lord Hurlingthon desde niño. Nací aquí, en esta misma casa. Recuerdo ser un infante y ayudar a mi padre con sus tareas.

—La familia de Marlon y la mía han estado entrelazadas por siglos, señor Saussure. Somos como una gran familia. —Una triste sonrisa de satisfacción apareció en el rostro de Marlon—. Bueno, ya no tan grande. —La sonrisa se disipó por completo.

—En ese momento, entonces, ¿qué edad tenía Lord Hurlingthon cuando usted nació?

—Ciento treinta, señor.

—No, mire… esto no es posible...

—Señor Saussure, —Lord Hurlingthon interrumpió mi leve rabieta—, no se exaspere. Puede ahorrar una cantidad considerable de energía si simplemente me permite unos minutos de su tiempo. Con mucho gusto se lo explicaré todo.

—¡No! ¡Exijo saber por qué estoy aquí! —Estaba fuera de control.

—¿Quiere que llame a la policía, Lord Hurlingthon?

—No, Marlon. Está bien. Entiendo su confusión.

—¡Por supuesto que estoy confundido! —aullé a través del dormitorio.

El miedo, sumado al desconcierto, me habían obligado a saltar del sillón y caminar hasta la puerta de salida.

—¿Está usted seguro, señor? —Marlon volvió a preguntar—. Los detectives privados se consiguen de a diez por dos centavos, no es necesario que tolere este tipo de comportamiento.

—¡¿Siquiera sabes usar un teléfono, viejo saco de huesos?! —grité en su cara imperturbable.

—Señor Saussure, le ruego que no insulte al servicio. Si se sienta, podré relatarle mi historia y la razón de su visita. Si cree que este no es un trabajo adecuado para usted, Marlon lo acompañará a la puerta de entrada y volverá a su vida cotidiana en un abrir y cerrar de ojos. Pero me gustaría que me escuche, ya que estoy desesperado por ayuda y las opciones se me están acabando.

El viejo tenía razón. ¿Qué tenía para perder? Ellos estaban obviamente desquiciados, y hacerles frente no sería de ninguna utilidad. En todo caso podría ser más peligroso, ya que no tenía idea en qué tipo de manicomio me había adentrado.

Caminar o no caminar, esa era la pregunta.

Lord Hurlingthon parecía un hombre bastante razonable. Más allá de tener más de doscientos años de edad, nada en su personalidad gritaba «¡desquiciado!». No me gustaba Marlon, pero no era una cuestión de salud mental, era una cuestión de piel. Marlon podía oler el viejo impermeable y los zapatos gastados en mí, yo podía oler jabón «Heno de Pravia» y pulidor de plata en él.

Él fingía ser rico, yo sabía que era pobre. Ese tipo de cuestión de piel.

—Muy bien, me quedaré a escuchar su historia. Pero que quede asentado que no creo ni una palabra de lo que dice ser.

—¿Debo tomar nota? —Marlon preguntó con cansada ironía. Definitivamente habíamos comenzado con el pie izquierdo.

—Marlon, conserva tus modales, por favor. Señor Saussure, sírvase de tomar asiento, esto puede tomar algún tiempo. ¿Café?

Acepté la oferta solo para sacar a Marlon de mi vista al menos por unos minutos, y rápidamente volví a mi sillón original. A pesar de lo intrigado que me encontraba por la historia de aquel hombre, lo único que pretendía era terminar aquella entrevista y salir corriendo de allí.

—Haga el favor de tomar los papeles que Marlon le entregó, así puedo explicarlos a medida que usted los examina.

11 Novembre 2020 00:24:23 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre…

A propos de l’auteur

jeisson alvarez soy un persona carismática elocuente que está enamorado de la lectura le fascina escribir y le gusta mantenerse al día con lo último en la plataforma para poder seguir creciendo y mejorar cada dia mas.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~