kuroganeikki Kurogane Ikki

Esta historia nos cuenta de como Carlos se unio al club de futbol Kirameku Hana y su deseo de pasar al torneo nacional y ganarlo


Récits de vie Tout public.

#deporte #futbol
3
6.7mille VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

— Oye hermanito Ruisu oigo golpes muy fuertes ¿tú no?

— Si Carlos, tengo miedo... —los dos salimos a ver qué pasaba y eran nuestros padres que se estaban pegando, sin saber que hacer me puse a llorar mientras que mi hermano Ruisu les paro poniéndose en medio.

Por favor papá, mamá... parar ya. —dijo llorando delante de ellos, lo que hizo que mis padres se calmaran y pararan—.

— Lo siento hijo, tu no mereces vivir esto; te iras conmigo y terminara este sufrimiento. —respondió mi madre con lágrimas en sus ojos.

— ¿Cómo que se ira contigo? Los hijos son nuestros. —pregunto mi madre.

— ¡Ruisu se ira conmigo! ¡Agradece que tengo compasión por ti y dejare a Carlos contigo! Si me denuncias a la policía olvídate de esta casa y del dinero que te daré para que podáis comer ambos. —grito mi padre con cara de furia.

— Eres un monstruo... —dijo mi madre.

— Me voy a España con mi hijo y no me lo impedirás. —esa fue la última palabra que escuche de mi padre, cogió a mi hermano Ruisu y se fue sin despedirse de mí. Me quede mirando la puerta sin saber qué hacer, y mi madre me abrazo muy fuerte llorando sin parar, al rato comprendí lo que pasaba no volvería a verlos, me puse a llorar muy fuerte abrazando a mi madre.

A un vagan en mi mente los recuerdos, ya ha pasado tiempo desde aquello…

Ya paso tiempo desde aquello ahora tengo 15 años, mi pasatiempo es jugar al futbol, y si digo la verdad es lo que mayormente hago, mi primer año en la secundaria de Japón fue un rollo ya que no había un club de futbol, así que insistí a mi madre para que me apuntara a uno que si tuviera, la logre convencer; y este año me apuntare al Kirameku Hana, una escuela de la ciudad de Sendai, su club de futbol es reconocido aquí en la ciudad por perder muchas veces en los cuartos u octavos de final del torneo de clasificación al torneo nacional de escuelas, pero no me importa, lo único que quiero es jugar al futbol y poder ayudar al equipo a que sea más fuerte.

Llegó el día esperado y fui a la escuela Kirameku Hana, al terminar las clases lo primero que hice fue ir al club de futbol a apuntarme, al llegar vi a una chica dando toques con el balón.

— ¿Hola? ¿Es este el club de futbol? —pregunte.

— Si es este el club, yo soy la capitana soy Eri Fujikawa. —se presentó.

— Encantando Capitana Eri, yo me llamo Carlos Migueru. —la dije con una sonrisa dándole la mano.

— ¿Carlos? ¿Eres extranjero? —quiso saber.

— Bueno soy japonés, pero mi nombre viene de mi padre que es español y mi apellido de mi madre que es japonesa. —le explique.

— Oh entiendo, ¿en qué posición juegas? —me preguntó.

— Pues juego de mediocentro ofensivo. —le respondí.

— Entiendo, ¿y porque quieres apuntarte a este club? —indago, por lo que me dispuse a responderle para saciar su curiosidad.

— Si le soy sincero; vine aquí porque es lo más cerca que me pilla de mi casa y más económico para mi madre, aunque sé que no sois un equipo bueno yo deseo llegar al torneo nacional y poder ganarlo. —le dije siendo de lo más honesto.

— Sueñas en grande chico, pero no sueñes algo que no se va a cumplir, además lo más seguro es que este equipo se vaya a la ruina. —le escuche decir.

— ¿A la ruina? ¿No entiendo? —la cuestione aun sin poder entender lo que expresaba ¿Por qué pensaba que el equipo se iría a la ruina?

— Mira… no quiero ser pesada, pero si quieres jugar al futbol de verdad vete a otra escuela, aquí no destacaras nada y no tienes ningún futuro como futbolista, la directora nos ha dado un ultimátum, si no pasamos este año al torneo nacional quitaran el club de futbol y demolerán este campo. —ella me explico.

— ¿Por qué harán eso? No lo entiendo. —le pregunté sin poder comprender por qué tomar una decisión tan drástica.

— ¡Dice que es una pérdida de dinero! ¿Sabes? este club lo construyo su marido, pero al fallecer se ha vuelto agria y quiere quitar todo lo que le recuerde a él... Sin pensar en los sentimientos de su hija... —al escuchar lo que dijo vi cómo le salieron algunas lágrimas.

— ¿Eres su hija? Oh vaya... ¿Sabes? Yo sabía que este club era malo, pero me puse un reto, quiero llevar este club hacia la victoria. —le dije con seguridad.

— ¿Y porque ese reto tan estúpido? —me pregunto con incredulidad.

— No lo sé, yo soy así, me gusta ponerme retos y cuanto más difíciles mejor. —respondí con convicción.

— Jajá estás loco. —le salió una pequeña sonrisa riéndose.

— Te has reído, he conseguido animarte un poco eh. —sonreí mientras se lo dije.

— Bueno, aun así este año lo tenemos difícil, nuestro entrenador se ha ido y mi madre no me ayudara a buscar uno. —me conto con tristeza.

— No importa, yo te ayudare a buscarlo, seguro que si insistimos encontraremos uno —le anime.

— Vale, está bien. Pero antes quiero que me muestres de lo que eres capaz, a las 16:00 quiero verte aquí, haremos un pequeño partido de 4 contra 4, ¿Entendido?

— Si como usted ordene mi capitana. —comí, me puse mis botas de futbol y me dispuse a correr al campo de futbol.

— Ya estoy aquí mi capitana.

— Bien, te voy a presentar a tus compañeros de equipo, este de aquí es Shinri Moki, es defensa. —encantado tío.

— A mi izquierda está Iori Hasegawa es centrocampista. —dijo mirándola. —¡ey!—saludó la chica que me presentaba.

— A mi derecha la portera titular del equipo Ikuko Amano. – Me presento a mi otra compañera-¡Encantada Carlos! —quien me saludó efusivamente.

— Y finalmente yo, que soy la delantera, allí atrás vienen tus otros compañeros que estarán en tu equipo. —dijo mientras dirigía su mirada hacia el resto del equipo.

— Oh hola Carlos, Eri-chan me ha hablado de ti, yo soy Kango Sai, soy centrocampista derecho, estos dos colegas son Tetsuya Shinoda, portero, y este de aquí Okita Nishimoto delantero. —me saludo para luego presentarme a los otros dos chicos.

— Encantado, será un placer jugar con vosotros. —les salude.

— Bien Carlos, este partido será a 3 goles, quien meta 3 goles gana, ¿sencillo no? —me explico Eri Fujikawa.

— Claro capitana. —respondí.

— Vale, en posición, ¿sacas tú? me da igual. —me pregunto.

— Vale, pues empecemos. —respondí. Nos colocamos todos en posición, como somos 4 solo jugábamos con una pequeña parte del campo del futbol, sonó el silbato y me dispuse pasar el balón a Nishimoto.

— Avancemos. –dijo Nishimoto mientras se dispuso a avanzar, Iori se le puso en medio intentándole quitarle el balón, al instante el me dio un pase, al pasármela hice lo que me mejor sabía hacer, tire desde lejos y logre meter el balón a la portería.

— ¡Gol! Bien, dos más y ganamos chicos. —al meter ese gol no me di cuenta de que todos se quedaron embobados mientras yo celebraba y la capitana soltaba una gran sonrisa.

— Oye, sí que eres bueno chaval veo que no fanfarroneabas de que quieres llegar alto. —me dijo Eri Fujikawa.

— ¡Claro Capitana! ¿Bueno seguimos? —le respondí para luego incitarla a seguir con el juego.

— Bueno. A ver si eres más bueno de lo que yo me pienso. —la capitana saco el balón...

12 Avril 2020 22:54:38 5 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 9 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien