21
6.5mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Traición Celestial

No tenía otra opción, mi salvación dependía de hacer aquel último trabajo que demostrara mi fidelidad y arrepentimiento.

Siempre tuve la concepción de que, entregar a una persona, convertía a su delator en un maldito ser humano. ¿Cómo se califica a uno de los míos traicionando a quien considera su maestro?

Su dedo se presiona con leve fuerza alrededor de mi anillo, de ese anillo.

Su risa me acaricia suave el rostro en cuanto su manita rosa torpemente una de las elevaciones del anillo, el sello que se presionó en aquel Armisticio.

La hora ha llegado, en cuanto los demás guardianes tomen posesión de él, regresare a mi lugar como si estos siglos nunca hubieran sucedido.

—Ya sabes que hacer. — Deposito su cuerpecito tibio en sus rechonchos y flácidos brazos. Cubre de suaves y húmedos besos toda su cabecita.

— ¿Volverá? — Me detiene, es algo inquietante en la manera en la que me lo pregunta.

—No lo sé. — Me pierdo en la oscuridad y a la intemperie de ser cazado por mi traición o absuelto por la decisión que tome.

La flor del viejo durazno al final de su jardín desprende su fragancia, la misma se cuela por el aire. La sensación de su piel acurrucada en mis brazos me penetra hasta ahogar mis sentidos.

Voy a extrañarla.

Sucedió como lo predijo el mismo príncipe de su flamante ejército, está preso en un lugar de donde no saldrá jamás. Cada miembro de su escuadrón recibió su castigo, y yo la recompensa por mi fidelidad.

¿La echas de menos? — Se desliza libre por mi mente sus sabias y certeras palabras.

Asiento en silencio. Continúo con mi mirada acechando a mi próxima víctima, el aura invisible del cielo hace mi trabajo más fácil.

Nunca me he alejado de ella, he habitado diversos cuerpos. He tomado su manito cuando su trasero cayó extasiado en el arenero por la simple sensación que le provoca. Le regale un dulce como un viejo anciano que alimenta palomas aunque eso provoco que la regañaran.

—Hoy es su cumpleaños. — Me limito a decirle sin volverme a ver sus ojos.

—Ve. — Quita de mi cuello el collar de soldado redimido.

— ¿Estás seguro? — Ocultar mi felicidad es una pérdida de tiempo.

—Es una orden. — Se marcha quebrando entre sus manos mi insignia, el único artefacto que los guiara a mí.

{…}

Camino entre las hierbas, otra vez el aroma a dulce de durazno se cuela en mi sentido del olfato.

Temor, solo temor y ansiedad es lo que se apodera de mí y continúa reinando libremente.

Llevo dos siglos lejos de ella, seis años para mi pequeña redención.

No soportare que no me reconozca, ni que me rehúya. Pero sé que es egoísta y cruel que ella le haya hablado de mí, es tan improbable como hallar una aguja en un pajar.

Las palabras de Miguel regresan a mi mente: Si desciendes, sabes a que te enfrentas.

Por ella lo haría una y un millón de veces más.

Vislumbro su diminuta figura en la oscuridad, tiene una muñeca pendiendo de su manita. Luce hermosa.

Camino despacio, mis botas hacen crujir la graba seca bajo mis pies.

Escucho en cuanto la puerta que la lleva al patio trasero de la casa se abre de repente, me mantengo oculto en la oscuridad, observo detenidamente como sus pasitos descienden con dificultad por las escalinatas, aun se le complica por sus pies planos.

No debería dejarla sola.

— ¡Nella! — La llama preocupada.

Ella no responde, solo se queda en silencio e inclina su cabecita de un lado al otro, arruga sus ojitos como queriendo ver con más claridad. Miedo se apodera de mí, no puedo dar un solo paso.

Su boquita se presiona y por primera vez escucho su voz somnolienta, ahora me doy cuenta por su atuendo, tiene un pijama rosa, recién se está desperezando de una larga siesta.

— ¿Papi? —

2 Avril 2020 15:30:44 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
5
Lire le chapitre suivant Castillo de tela

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 11 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!