clearymelody melody cleary

Juliana es una "Ghostwriter" , o lo que es lo mismo, un negro en el mundo de la literatura que escribe historias para que otros tengan el crédito al final del día. No un trabajo muy gratificante a los ojos de muchos, pero para Juliana termina siendo un trabajo al fin y acabo. Mientras tuviese la cuenta bancaria llena al final del mes es lo que de verdad importa. Pero, el problema es que, Juliana empezaba a quedarse sin ideas. Y un escritor sin ideas es un escritor muerto. Por eso, luego de haber pasado una noche entera emborrachándose hasta no más poder, hizo lo primero que la vino en mente: Contratar a un couch.


Romance Chick.lit Interdit aux moins de 18 ans.

#romance #interracial #agegap #ambw #bbw
0
3.6k VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

1

Hay un hombre de nacionalidad asiática delante de mi y no sé si pedirle disculpas o echarme a reír a lágrima viva en su cara.

Ninguna de las dos opciones me parecen válidas.

— ¿No soy de tu agrado?— Me pregunta él, a lo que yo niego rotundamente con la cabeza.

— No, ¡Por dios no!— Digo de forma enérgica.— Es solo que yo nunca hice algo así antes.

— Entiendo.— Responde él con amabilidad. — Es perfectamente normal, mis clientes suelen decir exactamente lo mismo.

— Es solo que....— Me costaba una barbaridad decir lo que realmente pensaba sobre todo aquello. — Es que yo...

— No piensas contratarme.— Respondió él por mi haciéndome sentir más incomoda aún si cabe.— Lo has hecho en el fervor del momento, suele pasar.

— Lo siento.— digo lo primero que me viene en mente, y de verdad lo sentía.— Perdona, ¿Me repites tú nombre?

— Hishimura Kawasaki.— dice. Y yo intento contener la risa que parece querer embargarme de repente.

Dios, estaba actuando como una completa perra. El pobre hombre vino a una entrevista y yo aquí, a punto de descojonarme en su cara por el nombre de concesionaria de coches que llevaba encima.

— ¿Qué edad tienes Hishimura K-Kawasaki?

— La suficiente para ejercer bien este trabajo.— respondió con una sonrisa honesta. Entonces yo le observé más a fondo. Para que no me quiera decir la edad que tiene será porque era mucho más viejo de lo que aparentaba. Sin embargo parecía incluso más joven que yo si cabe. Y tengo 22, no me jodas.

— ¿28?

— Es usted muy amable.— dijo él.— Pero cumpliré 48 este año.

— ¿¡Qué?! ¿Enserio?— Casi se me saltan los ojos.— Por favor ¿Quién es tu cirujano plástico? — Digo sin parar a pensar lo que acababa de decir, y veo avergonzada como Kawasaki sonreía de forma jovial.

— ¿Puedo hacerte una pregunta?

— Claro, por supuesto. Después de la perla que te acabo de soltar soy todas oídos.

— ¿Por que buscaste un couch para comienzo de historia?— Me observó detenidamente, y pude notar que en sus hermosos ojos color negro azabache albergaban una sabiduría poco común.

— Es usted muy directo señor Kawasaki.— digo todavía intentando contener la risa.— Pero lo hice porque no tengo ideas.

— ¿Ideas?

— Perdón, aparte de mi nombre no te he dicho nada más ¿verdad?— me pegué con la mano en la cabeza un par de veces antes de volver a mirarlo.— Placer, me llamo Juliana Monte y soy una escritora. O lo que es lo mismo, un negro.— Rápidamente me pongo rojiza al notar como la cara Kawasaki se puso pálida de un momento a otro.— ¡Hostias! Que no lo digo por el color de mi piel.— sonreí de forma nerviosa.— Sí, soy negra, pero no digo en este sentido ¿Sabes? Soy una escritora fantasma, una ghostwriter eso es.

— Te entiendo perfectamente señorita.— Me garantizó sin moverse un milímetro de su lugar mientras me escuchaba.— Así que una autora sin ideas eh? Supongo que es algo que se puede arreglar.

— Ojalá fuera tan fácil.— Negué con la cabeza mirando mis propias manos.

— Lo es.— Me ha vuelto a decir convencido.— ¿Hacemos una cosa?

— Dime.

— Hagamos un mes de prueba ¿vale?— comentó todavía sereno.

— ¿Un mes de prueba?

— Sí, estaré contigo por un mes entero, como lo haría una empresa.— explicó.— Y si al final del mes no te convenzo, me iré.— dijo como si fuese algo bastante razonable para él.

— ¿Pero esto te conviene? Es decir, estas perdiendo un mes de tu tiempo con una persona que no sabe si te contratará al final.

— No te preocupe con eso. — dijo rápidamente.— Si todo sale mal siempre podrás escudarte de que quien dio la idea he sido yo.

Y bueno, al final accedí.

Estaba sin ideas, y una buena distracción de vez en cuando era siempre bienvenida.

Solo no me imaginaba que aquél tipo pondría mi mundo del revés en un periodo tan corto de tiempo.

23 Décembre 2019 20:25:46 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre…

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~