Countdown to The Authors' Cup 2020. Sign up now for chance to win prizes!. En savoir plus.
carlos-torres1569784736 Carlos Torres

Solrac, un chico de unos 20 años aproximadamente, ha perdido toda la fe en la humanidad luego de algunas situaciones que lo llevaron a optar esta actitud. Después de vivir una experiencia cercana a la muerte logra darse cuenta que el mundo estaba en caos y que todo lo negativo del entorno estaba repercutiendo en los seres vivos... junto a su otra parte, un espíritu de apariencia animal comienzan una aventura para responder todas las preguntas que se hace Sol en ese momento, la misión es combatir estas Poderosas Debilidades.


Fiction adolescente Tout public.

#valores #acción #emoción
1
3.8k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 10 jours
temps de lecture
AA Partager

Capítulo I: Rebelión energética

Era una tarde nublada, hacía frío pero aun así los niños jugaban alegres en el parque, despreocupados del entorno, simplemente disfrutando el momento, cerca de ellos se encontraba un grupo de personas conversando y compartiendo, felices viendo a los pequeños correr y saltar por el lugar.

-¿Te gusta lo que ves? (se escuchaba desde su mente), recuerda estas imágenes, nunca más podrás vivirlas. Pero no te sientas culpable, toda vida llega a su final.

En ese momento Solrac sentía una presión terrible en su cabeza se llevó sus manos hasta la cara y comenzó a gritar sin saber qué sucedía.

-Debes aceptarme, Sol, (se escuchó nuevamente) tu sabes que somos uno y si me aceptas puedo ayudarte a sanar tu culpa.

-DETENTE. ¿QUIEN ERES?... ¿QUÉ ESTÁ PASANDO?, NO... ¡NO ENTIENDO NADA!

En ese momento un flashback se cruza por la mente de Solrac. ¿Qué sucedió exactamente?

Se veía siendo perseguido por un grupo de personas que habían perdido la cordura, iban con armas, corriendo a una velocidad sobrehumana, dos tipos venían en un automóvil persiguiéndolo también a gran velocidad. Fueron ellos quienes mataron a todas las personas de ese parque, al ver que llegaron ahí por seguirlo a él, Solrac sintió una gran culpa y angustia, no pudo hacer nada, eran demasiados y él estaba muy asustado como para reaccionar. Mientras huía del lugar miraba las caras de las personas y no eran normales, tenían los ojos desorbitados, la piel pálida y no se entendía lo que hablaban. Cuando terminaron de matar a la gente que estaba en el parque volvieron a seguirlo y en un momento se vio rodeado por estos individuos. De pronto todo se oscureció y de sus ojos una luz muy potente brilló causando una explosión que destruyó la mitad de la cuadra siendo él, el único sin daño alguno.

Después de esa imagen cae al suelo desmayado.

-¡SOL!, ¡SOL!, Despierta... ¡SOL!...

Mientras recuperaba la conciencia Solrac acercó sus manos a su cabeza, aun sin saber qué ocurría exactamente. Se encontraba al medio de un bosque acostado bajo un árbol. Era un día hermoso, soleado y con brisa, nada indicaba que había vivido una tragedia hacía tan poco tiempo.

-¿Quién me está hablando? - preguntó en voz alta- ¿Dónde mierda estoy?

- Soy yo, Tú mismo.

Apareció un ser frente a Solrac, era casi como un fantasma, tenía la apariencia de un felino pero con aspecto humano, en su espalda tenía dos alas, una rota y la otra con unas plumas hermosas de un color brillante, tenía una cola partida por la mitad y vestía un manto negro que le cubría los hombros y el pecho.

- Me llamo Jarma, represento tu alma y tu karma. Debes aceptarme como parte de ti y podré explicarte lo que está sucediendo. No temas de mí ya que si te pasa algo malo también lo sentiré yo.

- Esto debe ser una broma, tengo que estar soñando (decía Solrac mirando el piso)

-Lamentablemente no es una broma, Sol. (Dice Jarma mirándolo desde abajo directo a sus ojos).

En ese momento Solrac toma un poco de distancia y comienza a hablar.

- Así que Jarma... dime... ¿desde hace cuánto tiempo que estás conmigo?

- Estoy contigo desde que naciste, somos uno como ya te lo dije.

-Es difícil de creer, nunca te había visto, nunca te había sentido. ¿Qué te llevó a mostrarte ante mí?

-Las energías de este mundo cada vez están peor, el egoísmo, la codicia, el odio, el miedo y un montón de otros factores, están haciendo a la humanidad cada vez más salvaje. Yo represento tu rechazo por la sociedad, tu misantropía y cada vez que te considerabas capaz de hacer todo por ti mismo, yo crecía dentro de ti. Estoy para mostrarte que nadie puede vivir sin apoyo, solo recuerda la imagen de las personas que murieron frente a ti, pensaste en que podías ayudar, pensaste que podría haber una forma de salvarlos, pensaste en pedir ayuda y eso fue lo que me invocó. Tu inconsciente me trajo al mundo terrenal, pero no solamente a mí, explotaron muchos lugares aparte de ese parque y no fuiste el único responsable. Las energías hablan, piden ayuda. Quieren que los humanos refuercen sus debilidades, que purifiquen el odio y vuelva la armonía y la supuesta cordura que los separa de las bestias salvajes. Cada vez que puedas armar lazos con otra persona me haré más fuerte y si yo soy más fuerte, tú también lo serás. Pero en caso de generar odio con otro ser humano otra vez mi poder irá desapareciendo y te transformaras en uno de esos seres que mataron a las personas en el parque. Tú decides, aprendes a pedir ayuda o tu egoísmo te matará.

-Por eso odio a la gente, no me interesa salvar a nadie ni mucho menos que se metan en mi vida, no quiero saber nada de nadie, estoy bien en mi propio mundo y sin depender de otra persona.

Una luz envuelve a Jarma y se transforma en un pequeño gato el cual ya no habla y se esconde en las ramas del árbol que se encontraba detrás de Solrac. En ese momento Solrac comienza a sentir sus piernas pesadas y dolor en el cuerpo.

- Creo que mis pensamientos contra las personas también influyen en mi estado de salud... supongo que deberé comenzar a hacer algo...

Solrac miró hacia la copa del árbol donde se encontraba Jarma

-¡Baja de ahí, Jarma! -Gritó-

Jarma lo miró y comenzó a lamer sus patas ignorándolo completamente.

-ohm creo que odio todo esto -dice Solrac mientras lleva su palma al rostro-, a ver... ¿cómo bajo a esta molestia de ahí...?

Comenzó mirando el entorno, solo estaba ese árbol detrás de él, de un momento a otro lo que parecía bosque a su alrededor comenzó a marchitarse y destruirse. Sintió mucho miedo, todo era extraño, aún no estaba consciente de la realidad ni de lo que estaba sucediendo en el mundo.

Miró nuevamente a Jarma y se decidió a trepar el árbol que quedaba en pie, cuando comenzó a subir, Jarma volteó a mirarlo mientras sonreía expectante.

- Estúpido gato me hace subir a un árbol y si lleva tanto tiempo conmigo debería saber que tengo pánico a las alturas, no hago esto por él, sólo lo hago para sentirme bien de nuevo... ¡AH QUE RABIA! ¡YA ME DUELEN LAS MANOS!

En ese momento comenzó a temblar muy fuerte, Solrac estaba a punto de llegar a la altura de Jarma cuando cayó del árbol producto de perder el equilibrio. Mientras caía cerró los ojos, apretó los brazos y gritó

-¡POR FAVOR SÁLVAME JARMA!

- Por supuesto, Sol.

Al escuchar la petición de Solrac, Jarma volvió a su forma normal en un abrir y cerrar de ojos, agitó su ala con plumas y formó un torrente de aire bajo Solrac antes de que tocara el suelo, se acercó a él y tocándole la cabeza le dijo:

-¿Tan difícil es confiar en alguien más?

- ¡CASI MUERO! ¡POR TU CULPA!, detesto las alturas - decía mientras se sacaba lágrimas de los ojos-

-¿No dirás nada más? Ja, ja, ja.

- Gracias, Jarma.

Solrac se puso de pie y al expresar su gratitud de forma sincera los árboles marchitos del bosque desaparecieron y comenzaron a brotar pequeñas plantas en su lugar.

-Los sentimientos honestos y las energías positivas son lo que nos mantienen con vida, recuerda siempre eso, cada palabra o acción que la gente haga repercute directamente en el estado de este mundo. Ya nada es como tú conocías, debemos recuperar la estabilidad y equilibrio de esta realidad para volver a vivir en paz. -dijo Jarma mientras observaba de cerca los nuevos brotes-. Ahora, Solrac, ¿Quieres mejorar tu mundo ayudándote a ti mismo?

-Supongo que deberé participar en esto... pero primero, ¿puedes decirme cómo es que llegamos aquí si yo estaba en el parque?

-En el momento en que te desmayaste y aparecí, aún quedaban humanos desnaturalizados cerca, por lo que decidí transportarte a un lugar que te fuese cómodo y como a ti te gusta estar solo, pues, llegamos acá.

-Entiendo... bueno y, ¿ahora qué?, ¿cómo volvemos a la ciudad? estoy totalmente perdido...

- no podemos volver ahí, no por ahora, está completamente perdida, te traje acá por otro motivo aparte de tu amor por la soledad. Cerca de este lugar se encuentra una persona que también es responsable de las explosiones cercanas, la diferencia contigo, es que él está solo contra su voluntad.

-si todo esto termina pronto y puedo volver a vivir tranquilo, entonces vamos.

Jarma toma nuevamente la forma de un gatito y se sube al hombro de Solrac

-Sigue este camino Solrac, mientras tu caminas yo descansaré, gasté mucha energía con todo lo que pasó, si te sientes en peligro no dudes en pedirme ayuda, recuerda que somos uno.

- No necesitare que me salves de nuevo, descansa Jarma.

Solrac comienza a mirar el sendero que se había formado con los brotes de plantas, al final del camino se lograba ver una luz que él sentía que lo llamaba e inconscientemente comenzó a caminar, Jarma se queda dormido y desaparece del plano terrenal dejando en claro que estaba en el interior de Solrac.

29 Septembre 2019 19:34:00 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant Capítulo II: ¿mamá?, ¿papá?

Commentez quelque chose

Publier!
Maverick Norambuena Maverick Norambuena
🙌👌
September 30, 2019, 00:18
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!