Eres mi trastorno Suivre l’histoire

azale Sara García

El objetivo de Hannah es encontrar la absoluta libertad, pero ésta es utópica. Ella es joven, de perfectas imperfecciones, tiene toda una vida por delante, e intenta que cada segundo de su existencia sea intenso. Lucha por no apagarse, por no dejarse consumir por la angustia, la ansiedad y la depresión: pero lo tiene difícil.


Romance Romance jeune adulte Déconseillé aux moins de 13 ans.

#romance #theauthorscup
29
2843 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Bailando con el diablo

Un grupo local tocaba en directo, dentro de una discoteca no muy grande. El cantante agarraba el micrófono con fuerza y repetía la frase: "destrúyeme, no me importa, porque ya estoy jodido y roto en pedazos", con voz gutural. A pesar de que fuera llovía, dentro hacía un calor insoportable, y el batería del grupo sacudía su cabello para deshacerse de las gotas de sudor que lo empapaban.

Hannah estaba en primera fila, saltando y alzando el brazo, gritando los estribillos de vez en cuando. No conocía ninguna de las canciones, pero le resultaba bastante fácil cogerles el ritmo y acordarse de las palabras más importantes. Agitaba la cabeza de derecha a izquierda, y de izquierda a derecha, con rabia, mordiéndose el labio inferior, sintiendo sus mejillas arder. Su corazón latía acelerado por los saltos y el placer de escuchar un tipo de música violenta con el que ella se identificaba: letras sádicas y depresivas.


"¡Destrúyeme!", gritaba enfurecida, al borde de las lágrimas. El cantante la observó, casualidad más que nada, pero de entre todas y todos los que allí estaban, Hannah fue la única capaz de llamar su atención y hacer que detuviera su mirada en alguien por más de cinco segundos. Podría ser una fan emocionada ante la presencia de su grupo favorito, pero se había dado cuenta de que no se sabía las canciones; podría haber ido a acompañar a un amigo o amiga, pero estaba sola, y lloraba. Hannah lloraba de rabia, porque llevaba semanas sin hacerlo y necesitaba desahogarse. Cuando en sus labios sintió un sabor salado, se secó las lágrimas con el dorso de su mano y alzó sus oscuros ojos, encontrándose con los castaños del cantante: Dante.


—Destrúyete —cantó, penetrando los ojos de la joven.


Ella le sonrió de forma amarga, y levantó nuevamente su brazo, pero esta vez remangándose para mostrarle que ya lo había hecho: ya se había destruido. Podían apreciarse cicatrices de quemaduras y cortes en su piel.


Dante se impresionó, pero no mostró ningún cambio en su actitud. Siguió cantando, parecía impasible ante aquella escena. Hannah negó con la cabeza, todavía con una sonrisa, y se dirigió a la barra para pedir algo de beber. Se decidió por una copa de vodka caramelo. Llevaba ya veinte euros gastados aquella noche en alcohol, y se sentía un poco derrochadora y culpable, debería de estar ahorrando por si le hacía falta en un futuro y así no tener que suplicarle a su padre, que tan solo le echaría en cara lo de siempre, que lo quería solo por el dinero.


Mientras bebía escuchó el final de la canción del grupo Mental Disorders, y comenzó a sonar música ambiente, alguna de Queen bastante famosa.


—Dante, encantado —Hannah percibió la voz dulce de un chico, para nada similar a los guturales de la anterior canción. Sin embargo, ahí estaba, a su lado, el cantante que la había hecho llorar por tensión acumulada, agarrando una botella de cerveza con su mano derecha.


—Vaya, buen concierto, ¿has visto?, me he puesto a llorar y todo —comentó Hannah, restándole importancia a aquel momento—. Ya veo que no te asusta mi forma de destruirme —sonrió, bebiendo el resto de vodka que le quedaba en el vaso, dejando tan solo dos hielos—. Sé que a los hardcoretas os gusta el peligro, por eso estás aquí, porque lo hueles.


Dante alzó una de sus cejas, divertido. Él no había bebido en toda la noche, y era consciente de que ella sí lo había hecho. Hannah no solo había conseguido llamar su atención por su comportamiento, sino por su físico: sus mejillas coloradas por el calor del local, su cabello fino y negro, sus ojos oscuros como la noche, su palidez, y su cuerpo delgado y pequeño. Aparentaba fragilidad, pero se la veía fuerte, con agallas.


—Así que me estás diciendo que hueles a peligro, ¿eh? —Dante se aproximó a ella y hundió la nariz en su cabello, cerca del cuello—. Pues sólo me hueles a champú de vainilla.


Hannah sonrió, e instintivamente lo empujó para que se alejara.


—¿Compusiste tú esa canción? —preguntó con curiosidad—. ¿Tiene alguna historia?


—Sí —hizo una pausa para beber un trago de cerveza—, una pelirroja que decidió dejarme porque ya no me quería, y sin embargo, venía a buscarme por las noches y se iba por las mañanas diciéndome que todo había sido un error y que estaba demasiado confusa.


Hannah apoyó el mentón en su mano, mostrando interés en sus palabras.


—Debes de ser muy bueno en la cama para generar ese tipo de confusiones —trató de comprender, porque realmente aquella pelirroja le daba igual: no la conocía, no podía juzgarla.


—Quizás sea un imán que atrae el caos —Hannah no dijo nada, porque ella misma se considerada una persona caótica, y ahí estaba, frente a él; Dante pareció entender su expresión muda—. O quizás el caos me atraiga a mí, tú lo llamas "peligro", ¿no?


—Sí, he decidido advertir a las personas antes de hacerles daño —trató de aclararle, y a él le pareció graciosa la forma en la que había dicho algo tan poco común con tanta seriedad—. Eso me hará mejor persona.


—¿No pensaste en que podrías ser tú la víctima?


Hannah tardó en contestar, pensativa.


—Me gusta serlo, por eso no tengo miedo a ello —se sinceró.

11 Juillet 2019 06:47:12 4 Rapport Incorporer 16
Lire le chapitre suivant Un pedazo de ti

Commentez quelque chose

Publier!
Lilie T Lilie T
Muy muy buen comienzo, me encanta!
23 Août 2019 16:40:26
Marta Albalà Marta Albalà
¡Impresionante!
11 Août 2019 13:39:05
Paola Stessens Paola Stessens
Muy buen comienzo me deja intrigada
11 Juillet 2019 08:22:30
Ana Isabel Andrés Velasco Ana Isabel Andrés Velasco
Buen comienzo ,te sigo en tu nueva historia 😉
11 Juillet 2019 03:06:57
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 8 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!