Un mundo nuevo Suivre l’histoire

ciamar F. Ciamar

Los magos y científicos de la división de exploración han descubierto un nuevo mundo, y deciden mandar a un pequeño equipo para explorarlo. Se trata de un trabajo rutinario en un mundo deshabitado. Tomar unas cuantas muestras, sacar unas cuantas fotos y volver. Se supone que el único peligro real son los animales salvajes. Por supuesto, cuando se trata de viajes entre mundos, las cosas rara vez son tan simples, y los protagonistas pronto descubrirán que no estaban tan solos en ese mundo como pensaban...


Fantaisie Épique Tout public.

#alquimia #magia #portales #theauthorscup #fantasia #32816 #fantasia-moderna #viajeentremundos #FictionWriting
21
4.5k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Prólogo

I

Los forasteros, sus enemigos, se alzaban frente a él amenazantes, con sus extrañas pieles de un solo color resaltando de forma anormal bajo sus luces artificiales.

Hace unas horas, le habían parecido cientos, pero en ese momento pudo notar que en realidad solo eran cinco.

Cinco personas habían masacrado a toda su tribu sin apenas resultar heridos.

Y ya no les estaban prestando la menor atención.

Después de matar o incapacitar a toda la gente de la tribu, se habían puesto a conversar entre ellos, parados frente a los cadáveres como si la muerte a su alrededor no les molestara en lo más mínimo. No eran espíritus, como había creído en un momento, eran monstruos.

Mientras yacía ahí, la vida dejando su cuerpo lentamente, no pudo evitar pensar que deberían haberlo visto venir.

Y que todo era su culpa.


*


Al comienzo, las señales habían sido sutiles. Una baja en la cantidad de animales. Ramas y plantas rotas de formas que no eran consistentes con ninguna criatura conocida. Extrañas marcas circulares en la tierra… Su madre decía que todo era cosa de los espíritus, que estaban inquietos por alguna razón.

Kean no tenía el valor para contrariar a su madre, pero sentía que había algo más y sus suposiciones se confirmaron cuando encontró el primer objeto, tirado fuera de las cuevas de la montaña.

Se trataba de un tubo completamente negro, lo bastante pequeño para que pudiera tomarlo en una mano. Kean lo recogió con curiosidad, y notó que estaba hecho de un material duro y opaco que nunca antes había visto.

Giró el extraño objeto entre sus manos y vio que en un extremo tenía un material transparente, que brillaba cuando le llegaba la luz en el ángulo correcto. Nunca había visto algo como eso, y estaba a punto de arrojarlo al suelo e intentar romperlo, para ver si era algún tipo de contenedor, cuando descubrió una pequeña protuberancia en la superficie lisa del objeto. Parecía estar… suelta. La presionó, y la impresión lo hizo soltar el objeto bruscamente cuando una luz brillante salió de un extremo.

Cada vez más curioso, se acercó al extraño objeto. La luz que salia de este era distinta a cualquier cosa que hubiera visto antes. No se parecía a la luz tambaleante del fuego, pero tampoco era tan brillante ni poderosa como la luz del sol. Era algo completamente diferente.

Volvió a tomar el objeto entre sus manos y descubrió que si volvía a presionar el botón que había encontrado antes, la luz se apagaba.

Hizo el camino de vuelta a casa corriendo, queriendo mostrar el descubrimiento a su gente.

A la primera que encontró fue a su hermana pequeña, que estaba jugando con la tierra cuando él llegó. No dudó en mostrarle el objeto y lo que podía hacer.

La niña quedó tan maravillada como él, encendiendo y apagando la luz repetidamente solo para comprobar que podía hacerlo.

No pasó mucho tiempo antes de que los demás habitantes de la pequeña tribu llegaran hasta ellos, atraídos por los rayos de luz que expulsaba el objeto.

Todos querían tocarlo, probarlo, llegando casi al punto de pelearse por él.

Los cazadores comentaban como sería de gran ayuda navegando el bosque en la oscuridad y asustando a los animales peligroso, los sabios afirmaban que era un regalo de los espíritus y debía ser atesorado como tal y los niños simplemente lo querían para jugar.

El objeto pasó de mano en mano y la noche se llenó con sus extraños rayos de luz mientras este era prendido y apagado un millón de veces… hasta que simplemente dejó de funcionar.

—¡Lo rompieron! —exclamó la madre de Kean— ¡Era un regalo de los espíritus! Una luz para usar en tiempos de necesidad, no un juguete. Ahora debemos guardarlo y rezar por que algún día vuelva a funcionar.

A pesar de sus palabras, el objeto siguió pasando de mano y en mano. Todos querían intentar presionar el botón, como si los espíritus fueran a concederles solo a algunos el privilegio de encender la luz. Cuando hasta el último de ellos comprobó que no había forma de volver a encenderlo, tomaron en serio las palabras su madre.

Ella se llevó el ahora inútil tubo negro y lo guardó en la caja de madera donde tenía todas sus hierbas y amuletos.

Todos estubieron desilusionados, por supuesto, pero las cosas no tardaron en volver a la normalidad.

Pasaron los días y el objeto cayó en el olvido… al menos hasta que comenzaron a encontrar más cosas extrañas.

Delgadas hojas de colores y formas que nunca habían visto crecer en los árboles. Trozos de ese material transparente que tenía el tubo en un extremo y que cortaba si no se tenía cuidado. Incluso encontraron un collar de metal con detalles tan finos y delicados que tenía que ser obra de los espíritus.

Kean estaba maravillado por todos estos objetos misteriosos, y solía pasar sus días viendo si podía encontrar más de ellos, pasando mucho más tiempo del que acostumbraba fuera del pequeño poblado al que llamaba hogar.

Fue durante una de esas salidas que todo se arruinó.

Estaba caminando tranquilamente por el bosque, poniendo especial atención al suelo para ver si encontraba algo interesante, cuando escuchó un sonido fuerte y violento, que pareció causar un revuelo por todo el bosque.

Por un momento, su instinto de supervivencia y su curiosidad estuvieron en guerra, pero eventualmente la curiosidad ganó y se encontró a si mismo corriendo en dirección al sonido.

Ese fue su mayor error, pero no fue el único.

En el camino, se encontró con dos jóvenes de su tribu y una chica poco mayor que él, y juntos comenzaron a buscar en los alrededores para encontrar la fuente del sonido.

Estaban a punto de darse por vencidos cuando sonó de nuevo, y los cuatro jóvenes corrieron hasta un claro en el bosque, donde vieron lo imposible.

A simple vista, parecía un hombre normal, pero al mirarlo con más detalle, Kean pudo ver que era demasiado alto y que su piel era extraña, de un color pálido y liso, sin las manchas de colores marrones y verdes que lucían los habitantes de la tribu. Sus ropas también eran extrañas, no parecían estar hechas del cuero de ningún animal que el conociera.

El extraño estaba parado frente al cadáver de un enorme demonio blanco. Un animal con cuatro patas terminadas en afiladas garras, que tenía el pelaje completamente blanco y habitaba en la montaña. Era conocido por su ferocidad, y por ser casi imposible de matar.

Antes de que pudieran reaccionar, el hombre los vio.

La expresión del extraño probablemente reflejaba las suyas: una mezcla de sorpresa y fascinación.

Kean miró a sus compañeros, preguntándose si debían correr o intentar acercarse. Quien fuera ese hombre claramente era peligroso, ya que había conseguido matar a un demonio blanco por sí mismo.

Pero, por otro lado, tal vez si comenzaban a correr se enojaría y decidiría perseguirlos.

Otro extraño como el primero llegó de pronto. Flotando en una especie de tabla que iba mas rápido de lo que Kean jamas había creído posible. El nuevo se acercó a su compañero y los miró con la misma expresión de asombro y curiosidad.

Kean no entendió muy bien lo que sucedió a continuación.

Los extraños intercambiaron unas palabras en su propio idioma, luego hubo un movimiento brusco y el mismo sonido fuerte que los había llevado hasta ese lugar retumbó una vez más por el bosque.

Lo siguiente que supo fue que el chico a su lado estaba gritando de dolor y cayendo al suelo. Kean intentó ayudarlo, pero el sonido sonó de nuevo, y esta vez fue la chica quien gritó mientras se sostenía el brazo.

—¡Corran! —urgió Kean.

Se vio obligado a dejar al herido a su suerte y comenzó a correr hacia el bosque. Los demás lo siguieron sin dudarlo.

Corrieron a través del bosque más rápido que nunca en sus vidas, saltando raíces y esquivando árboles empujados por la adrenalina, sin preocuparse de los rasguños que las plantas dejaban en todos sus cuerpos. Los extraños intentaron perseguirlos y siguieron usando su ruidosa arma contra ellos, pero eran torpes en el bosque y no tardaron en sacarles ventaja.

El brazo de la chica sangraba copiosamente, y aunque ella estaba intentado parecer valiente, no podía ocultar las lágrimas en sus ojos.

Cuando estuvieron convenidos de que los extraños ya no los seguían, se detuvieron en una cueva formada por dos antiguos árboles y Kean hizo lo posible por detener la hemorragia con trozos de su ropa.

Tendrían que volver a casa para que alguno de los sabios pudiera mirarle el brazo y, con algo de suerte, curarlo. Pero en lugar de volver en seguida decidieron esperar hasta el atardecer, en caso de que los extraños aun los estuvieran buscando.

Lo último que querían era que encontraran la tribu y mataran a mas personas.

Por supuesto, eso no sirvió de nada.

Para cuando los tres llegaron a la tribu, esta estaba llena de extraños blandiendo sus ruidosas armas y masacrando a su familia y amigos sin razón aparente.

Algunos intentaron luchar, pero era una batalla perdida.

Para cuando el sol volvió a salir, ya no quedaba nadie en pie.

Mientras Kean yacía en el suelo, la vida dejando su cuerpo gota por gota porque aquellos monstruos no se habían molestado en terminar el trabajo, no pudo evitar pensar que todo había sido su culpa. Tal vez si nunca hubiera encontrado ese tubo negro, o si no se hubiera obsesionado con encontrar mas objetos, o si hubiera convencido a los otros de no seguir el sonido, o incluso si hubieran vuelto directamente a la tribu para advertir a todo el mundo…

Tal vez entonces todos seguirían vivos.

II

Se inclinó sobre la pantalla y revisó los resultados una vez más, sin poder creer lo que estaba viendo.

¡Había funcionado!

Su algoritmo había dado resultado, encontrando un camino hacia un nuevo mundo que podrían explorar, un mundo en el que podrían encontrar nuevas plantas, minerales, animales… La mayoría de los descubrimientos importantes de la última década habían comenzado con el descubrimiento de un mundo.

Desde que se había logrado crear el primer portal estable más de veinte años atrás, el estudio y descubrimiento de nuevos mundos se había transformado en una de las áreas más investigadas a nivel mundial, atrayendo todo tipo de profesionales, desde sociólogos hasta matemáticos.

No todo el interés había sido meramente científico, claro. Muchas personas habían visto los nuevos mundos como una una oportunidad para hacerse ricos rápidamente y se habían intentado crear cientos de expediciones no reguladas a nuevos mundos. Como crear portales era algo complicado, la mayoría de estas fallaban o acababan con los viajeros muertos. Después de demasiados de estos incidentes, se habían creado una series leyes para restringir el viaje entre mundos a organizaciones gubernamentales y para determinar que se podía hacer en esos nuevos mundos y que no.

También, se había fundado la división de exploración, donde ella trabajaba.

En general, su trabajo consistía en analizar datos de otros mundos, recolectados por exploradores o por robots enviados especialmente con ese propósito. De vez en cuando, era un trabajo interesante. La mayoría del tiempo solo resultaba tedioso.

Por eso había decidido comenzar ese proyecto hacia cosa de un año, y finalmente había dado resultados.

Casi saltando de la emoción, Lania salió de la oficina que compartía con cuatro trabajadores más y se dirigió hacia el final del pasillo, donde se encontraba su jefa.

Se detuvo un momento frente a la puerta de otra de las oficinas compartidas.

La verdad era que el algoritmo no había sido del todo suyo. Varios de sus compañeros habían trabajado en el proyecto con ella al inicio, y tal vez merecieran algo del crédito… Pero ellos se habían rendido.

Bueno, eso no era del todo cierto.

La directiva los había reasignado, diciendo que era inútil buscar nuevos mundos automáticamente, que era algo que solo se podía hacer a mano por magos experimentados. A ella también la habían reasignado, pero no había querido dejar ir el proyecto. Había usado su propio tiempo libre para seguir avanzando y finalmente sus esfuerzos habían dado resultado.

No, no tenía porque avisarles, no era culpa suya si sus compañeros o sus superiores no tenían visión de futuro, por lo que siguió caminando con paso firme.

Pero su determinación solo le duró hasta aproximadamente la mitad del pasillo, cuando los nervios comenzaron a hacer presencia. ¿Qué pasaba si estaba equivocada? ¿Si le decía a todo el mundo lo que había descubierto y luego resultaba que sus cálculos estaban mal? ¿Y si…?

Sacudió la cabeza. Sabía que pensar así era inútil, por lo que se forzó a seguir caminando.

Estaba a punto de tocar la puerta de su jefa cuando esta se abrió y dos mujeres jóvenes se apresuraron fuera, con expresiones de quienes acababan de recibir una reprimenda.

Había algo familiar en una de ellas…

—¿Lyra? —preguntó, intrigada.

Una de las mujeres se giró hacia ella mientras que la otra seguía su camino.

—¿Lan? ¡Han pasado años! —Lyra se acercó con una sonrisa y la abrazó— No tenía idea de que trabajabas aquí.

—Yo tampoco —dijo Lania—. ¿En qué área estas?

—Soy una exploradora —su antigua amiga no pudo evitar sonreír al decir esas palabras, y Lania le sonrió de vuelta.

Los exploradores eran quienes iban a mundos nuevos para recolectar muestras y realizar pruebas. A Lania le parecía un trabajo aterrador y prefería un millón de veces estar encerrada en su oficina, pero sabía que su amiga siempre había tenido un gusto por la aventura.

—Con razón no nos habíamos visto, yo estoy en el área de desarrollo —Lyra asintió, dándole la razón. La división de exploración era enorme y tenía una gran cantidad de departamentos que apenas si interactuaban entre ellos— ¿Estas en problemas? —preguntó, haciendo un gesto hacia la puerta.

A Lyra se le ensombreció el rostro.

—Solo fue una reprimenda por un pequeño error. Nada grave. —Su expresión y la forma en que miraba nerviosamente la puerta de la oficina indicaban que si había sido algo grave, pero Lania decidió no insistir—. Bueno, tengo que irme. Deberíamos quedar un día de estos.

Ambas se saludaron con un beso en la mejilla y Lyra se alejó rápidamente por el pasillo, dejándola sola frente a la puerta.

La pequeña conversación había conseguido relajarla un poco, pero ahora que estaba sola, los nervios volvían a hacer presencia con una venganza.

Respirando profundamente, tocó la puerta.

—¡Pasa! —exclamó una voz desde dentro.

Ella entró y se encontró en una oficina amplia, con un gran ventanal al fondo que daba a un pequeño jardín privado. La división cuidaba bastante bien de sus empleados, especialmente los que se destacaban.

En un rincón de la habitación había un ostentoso escritorio de madera, cubierto a partes iguales por papeles y dispositivos tecnológicos varios. pero no había nadie sentado ahí.

En lugar de eso, su jefa estaba sentada en un sillón junto a la ventana, y no parecía de muy buen humor.

—¿Necesitas algo? —preguntó directamente. Lania se acercó y se sentó delicadamente en el sillón frente a la mujer.

—El programa en el que estaba trabajando por mi cuenta… dio un resultado.

La mujer la miró con ojos entrecerrados, como intentado averiguar si estaba bromeando, y luego le regaló una amplia sonrisa que Lania nunca había visto en todos sus años de trabajo.

—Ya era hora de que alguien me trajera buenas noticias.




22 Mai 2019 15:28:13 21 Rapport Incorporer 12
Lire le chapitre suivant Capítulo 1: Preparativos

Commentez quelque chose

Publier!
Jheray Viñas Jheray Viñas
Me encanta. Sencillamente impresionante, la forma de narrar las dos perspectivas de la historia es mágnifica
5 Septembre 2019 07:26:35

  • F. Ciamar F. Ciamar
    Muchas gracias ;) Espero que el resto de la historia no te decepcione, hacia el final creo que me quedo un poco floja. 7 Septembre 2019 05:20:32
Lihuen Lihuen
Que historia magnífica, no he podido dejar de leer. Me impactado la forma en la que describe con tanto detalle y soltura que me cada escena resulta muy vivida. La trama esta bienarmada y es intrigante, aunque el comienzo es duro y triste. Seguiré leyendo los capítulos.
8 Juin 2019 18:16:40

  • F. Ciamar F. Ciamar
    Gracias por leer! me alegra que te gustara la historia. 8 Juin 2019 20:52:03
KL Karely Lee
Interesante :)
24 Mai 2019 21:21:46

KL Karely Lee
Interesante :)
24 Mai 2019 21:21:40
KL Karely Lee
Interesante :)
24 Mai 2019 21:21:37
Sofia Fernandez Sofia Fernandez
Me ha encantado la historia, ya espero leer loa siguientes capítulos :)
23 Mai 2019 17:38:31

  • F. Ciamar F. Ciamar
    Gracias! publicaré pronto :) 23 Mai 2019 17:56:38
Sofia Fernandez Sofia Fernandez
Me ha encantado la historia, ya espero leer loa siguientes capítulos :)
23 Mai 2019 17:38:30
Mor iLargia Mor iLargia
Hola!! Al principio vine a leerla solo porque tú has leído las mías, y me encontré con una grata sorpresa :D Escribes muy bien, y se ve muy prometedora. MMmmm mí única crítica constructiva, no es en realidad una crítica, sino más bien un cuestionamiento. Siento que la primera parte tiene mucha fuerza (la narrada desde el nativo) y la segunda parte tiene menos intensidad. No es necesario que la intensidad sea en acción de lucha, pero siento que mmmm parte muy fuerte y termina débil (aunque de todas formas termina algo intrigante). No sé qué ocurre más adeante, pero tal vez habría que darle una vuelta a este primer cap a futuro cuando edites, para que termine con potencia, ya que parte con tanta fuerza. No es una crítica, sino más bien mmm una sugerencia de evaluar el ritmo del capítulo (pero estoy siendo súper perfeccionista, porque en realidad está muy bien :D) Saludos y te seguiré leyendo!
22 Mai 2019 16:34:31

  • F. Ciamar F. Ciamar
    Hola!! me alegra que te haya gustado :D Tienes razón con lo de la segunda parte siendo mas "ligera" de alguna forma, y de hecho pensé en completamente omitirla por eso... pero sentía que igual era importante de mencionar, para poner un poco en contexto. También pensé en ponerla antes, para que lo mas intenso quedara al final, pero entonces no estaría en orden cronológico y podría ser confuso. Tal vez mas adelante, cuando este terminada, busque una forma de darle un giro mas "intenso" a la segunda parte... Saludos! 22 Mai 2019 16:49:07
  • F. Ciamar F. Ciamar
    También, acabo de leer tu reseña (gracias por reseñar, por cierto ;) y creo que tal vez me falto mencionar como viaja entre mundos, por que no es a través de naves espaciales ni nada parecido, si no a través de portales... solo lo dejo como aclaración por si después se hacia confuso. 22 Mai 2019 16:53:10
Frank Novalis Frank Novalis
Un comienzo prometedor. Voy a seguirte ;)
22 Mai 2019 14:46:57

Flavia M. Flavia M.
¡Hola! He leído tu historia para verificarla, pero antes de eso es necesario que corrijas unos detalles en la ortografía (son palabras que llevan tilde, por ejemplo "tenía" o qué cuando se trata del comienzo de una pregunta) y algún error de tipeo. Una vez hecho esto puedes responder mi mensaje y yo regresaré para verificarla. Por el momento la dejaré en revisión. Cualquier cosa no dudes en preguntarme. Es una muy buena historia, ¡sigue así!
22 Mai 2019 14:15:19

  • F. Ciamar F. Ciamar
    Me alegra que te haya gustado! No se como se me pudieron pasar tantos "tenía" la verdad, pero ya arregle eso y todos los otros errores que pude encontrar. 22 Mai 2019 15:23:26
  • Mor iLargia Mor iLargia
    Amiga, cuando dice "matado demonio blanco por sí mismo", ese sí creo que lleva tilde. Saludos! 22 Mai 2019 16:28:40
  • F. Ciamar F. Ciamar
    Toda la razón, gracias por la correcion 22 Mai 2019 16:30:50
  • Flavia M. Flavia M.
    ¿Me permites un consejo? Para continuar puliendo la historia, te recomiendo evitar las repeticiones de palabras todo lo que más puedas. Por ejemplo "su" "sus" o en un lado que dice "se encontró" y más arriba decías "se encontró a si mismo". Evitar repeticiones enriquece mucho el texto y hace la historia más fluida. (Esto es un consejo nada más) 22 Mai 2019 17:42:05
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!