wereyes W. E. Reyes

Felicity, la ciudad de cien millones de habitantes, enfrenta problemas en su orden perfecto; manejado por una casta privilegiada. Esta ciudad dividida en sectores, según los recursos de cada ciudadano, enfrenta conflictos sociales y políticos; la libertad se encuentra limitada y la represión aumenta. Los rebeldes, catalogados como terroristas, son buscados y diezmados. Al borde de la psicosis, la alcalde del sector rojo busca salirse con la suya, aunque sabe que tiene que enfrentarse a los otros regidores de sectores más adinerados Una joven cazarrecompensas, sobreviviente de la zona roja: Jade Black, junto con su compañero; y tal vez algo más, Timothy, deberá enfrentar los desafíos que se le crucen en su camino, encontrar su lugar en este mundo... y las respuestas que ansía. En esta megalópolis , con edificios de kilómetros de altura, en la que el aire tiene un precio... la aventura está por comenzar. Al final del camino, tal vez encontrará la verdad. Quizás no la que espera.


Post-apocalyptique Tout public. © (c) 2019 todos los derechos reservados

#ficcion #ciencia #distopia-agente #agente #black #distopia
Histoire courte
7
4.1k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Verde

Agente Jade Black, se le ha comisionado la eliminación de un insurgente de alta peligrosidad para la seguridad nacional. Recompensa: cien millones de unidades, puede cosechar los órganos del objetivo sin restricción.

«¿Era eso posible?, una recompensa tan grande por un insurgente y la cosecha carecía de gravámenes, ¿qué era todo esto? Un regalo de navidad o solo suerte…». Jade estaba, literalmente, a algunos pasos de saberlo.

Ese pederasta imbécil del día de ayer todavía le hacía hervir la sangre.

—¡No! ¡Por favor no!, tengo mucho dinero te lo puedo dar todo si quieres, como también cuatro kilos de X-Life, pero no me mates.

Había suficientes recompensas para hacerse rico, aunque el ochenta por ciento de la población estaba desnutrida y sobrevivía en gran parte comiendo proteína de larvas de mosca y carne de rata.

—¡No me interesa estúpido animal!

Con incredulidad la miraba el degenerado…

— ¡No, por favor, no!

—Ahora... gimes, cuando llegué trataste de volarme la cabeza con tu escopeta… fallaste, ahora es mi turno —esbozó una sonrisa.

Jade extrajo su daisho —dos espadas, una katana y una wakizashi— las colocó en forma de tijera sobre el tipo y las cerró sobre su cuello.

La cabeza, sangrante, del cura John O’Malley cayó dando tumbos en el suelo.

La proyección holográfica, del sistema de recompensa, se desplegó:

Agente Jade Black, se ha cargado la recompensa de un millón de unidades libres de impuestos a su cuenta. Proceda, si quiere, a cosecharlo.

La cosecha de órganos le entregaría más de setecientas mil unidades. Saldo que cargaría al filtro de su máscara de supervivencia, lo que le garantizaría el aire de mejor calidad por tres años. Sí, había sido un día bueno. Ya tenía veinticinco años, todo una hazaña para una sobreviviente que venía del sector rojo. Su padre había muerto a esa edad y su madre a los veintisiete.

Subió a la azotea, del Stairway Inn Sanhattan de mil pisos, y se dejó caer con su brazos cerrados en cruz portando sus espadas. Entró de forma estrepitosa en el piso setecientos y se dirigió a la habitación siete cero siete.

Joe estaba en proceso de ajuste del “verde”. En ese momento la puerta de su cuarto estalló de forma repentina. Buscó su arma de plasma y se escondió tras una pared.

—Joe Köening, presentate ante mí, estás declarado como terrorista nivel uno, eres una amenaza a la seguridad de la nación, date por muerto.

―No tienes idea de que estás hablando, no soy yo el problema… le temen al “verde”. ―Disparó una descarga que volatizó media habitación. Jade no perdió tiempo y dando una voltereta le clavó la katana en el estómago.

―Inventé el traje verde que ves allá… es capaz de hacer fotosíntesis, alimentarte, conservar el agua y producir oxígeno, por eso muero —dijo agonizante, con mirada tierna y comprensiva.

Jade, apretó los dientes y lágrimas de dolor salieron de sus ojos, comprendió que había sido utilizada por el sistema, se puso el traje y comenzó la revolución.

13 Avril 2019 01:42:33 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
8
Lire le chapitre suivant La Rata

Commentez quelque chose

Publier!
MariaL Pardos MariaL Pardos
Hola Waldo: veo que has comenzado una serie con este personaje principal. Muy buena idea! Lo seguiré con interés. Un saludo 😊
April 25, 2019, 05:56

  • W. E. Reyes W. E. Reyes
    Gracias, algo se pudo hacer. Me estoy poniendo al día con los pendientes ;) . May 08, 2020, 18:14
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Plus d'histoires